Páginas

jueves, 9 de junio de 2011

Yerba mala nunca muere




 

Perdón por haber alarmado, tengo problemas de salud que se me están saliendo de las manos y creí prudente alejarme un rato del blog.
Estos días sin escribir han sido la muerte, más de dos años todos los días haciendo lo mismo e interrumpirlos de pronto han hecho mella en mi.
Gracias a los amigos que se preocuparon -ellos saben quienes son- no pensé que este medio me dejara gratas satisfacciones como el conocer gente maravillosa, gracias mil.

Perdón por haber preocupado.










+Hoy toca... en Escribicionistas

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales