Páginas

sábado, 11 de junio de 2011

¡Ay no!







La sangre se me sube a la cabeza, los cachetes se inflan, los ojos se inyectan de sangre roja como mi furia, empiezo a bufar como toro enojado, como vaca no porque las vacas no bufan, al menos nunca he visto una vaca bufando, se la pasan rumiando mastique y mastique el pasto, con ojos de ¨no pasa nada, tranquilo partner todo bien, tu relax¨.

Nunca he visto una vaca enojada, un día vi a un toro furioso porque nos metimos al llano para evitar dar una vuelta, acortamos camino por sus dominios, cuando vimos que estaba afilando las pezuñas contra la tierra y sacando algo por la nariz corrimos como almas que lleva el diablo, la única que no pudo correr fue la agüela, obvio como buenos hijos y familiares que somos la dejamos a su suerte, el toro se apiadó de ella, lo que hizo fue llevarla a la salida dándole pequeños empujones en la espalda, hasta eso se porto cuate el torito.

¡Ay mamá! ¡ay mamá! ¡ayúdenme! gritaba agüelita, nosotros la veíamos desde la salida muertos de risa, ¨me coge el toro¨ -gritaba- ¡Ayúdenme!.
Cautos como somos, vimos que no corría peligro y dejamos que saliera por su propio pie. ¨Pinches ojetes¨ nos dijo sacudiéndose la tierra. Sin duda esa fue la mejor cogida que le dieron a la agüela.

Ya hasta se me olvidó que estaba enojada bufando como toro.













Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales