Páginas

viernes, 20 de mayo de 2011

Lampiña o peludona.






Pasaba la media noche, recostada en el sillón, con sólo un camisón pequeñito de esos que despiertan al amor, a las bajas pasiones, a los instintos lujuriosos, descansaba haciendo que la diminuta prenda dejara a la vista mis torneadas piernas quedando lo demás a la imaginación, el calor sofocante y la quietud de la noche hacían que dormitara esperando que llegara el nuevo día para terminar con el suplicio de una semana sin mucha actividad.
La lámpara del buró alumbraba la oscuridad de mi recámara dibujando en las paredes seres extraños, formas humanas, penes grand... ah no eso no se veía.

Los ojos semicerrados no podían ver que alguien se acercaba peligrosamente a mi, sentí como poco a poco iba tocando mis muslos, me estremecí al instante que mi piel se erizaba, los pechos despertaron de su letargo a la suave caricia queriendo salir de su prisión de seda, me moví un poco intentando no sentir, el calor agobiante no me dejaba fuerzas para una noche de sexo salvaje como el que se veía venir. 

Imaginaba que era Enrique con su cuerpo flacucho que me invitaba a los placeres carnales, lo veía caminando hacía mi mientras se iba despojando de su ropa, las caricias casi imperceptibles en mis muslos hicieron que abriera levemente las piernas mientras seguía sintiendo como sus dedos se dirigían hacía arriba pasando por la cueva del placer sin asomarse, me pareció extraño pero seguí disfrutando el recorrido por mi piel, hasta que se situó en medio de mis senos, la súbita sensación tan real hizo que abriera los ojos, vi una cabeza grande, brillante que parecía invitarme a besarla, ahhh! gemí primero y después solté un grito desgarrador parecido al que lanza uno cuando llega a los límites del placer -es lo que me ha contado la prima de una amiga no sé yo- entonces con los ojos bien abiertos vi a una pinche araña panteonera que estaba encima de mi, grité tan fuerte que desperté a todo el fraccionamiento. Con gran valor, fuerza y coraje que anida en mi solté un manotazo haciendo que la araña panteonera jija de su madre volara hasta los confines del cielo de las arañas panteoneras, con eso de que las lluvias comenzaron, ha proliferado una cantidad de arañas de todos tamaños grandes, chicas, gordas, flacas, lampiñas, peludas, cabeza grande, cabeza chica en fin parece que las hacen al mayoreo y yo que estaba soñando que por fin Enrique me haría suya, plop!









41 comentarios:

  1. jajajaja ! que buena historia y con un final tan inesperado!!
    me agrada como escribes con esa facilidad que hace imaginarse a uno hasta los mínimos detalles.
    A poco te gusta tanto el tal Bunbury como para desear que te haga suya? órale! ;-)

    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Ciertamente, me estaba haciendo toda la película, la película me atrapaba y apareció la araña y plop!

    ResponderEliminar
  3. Jajajajaja, lástima que sólo haya sido una araña, sinoo creo que no hubieras tenido tiempo ni de escribir :P

    ResponderEliminar
  4. ohhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!!!!! y ese final no me lo esperaba!!!!!!!! Bueno.... BESITOS Y SALUDITOS DESDE ESPAÑA.
    PLA, PLAS, PLAS, PLAS, ya sabes que siempre aplaudo tus escritos... ERES GENIAL!!!!

    ResponderEliminar
  5. jajaaa y yo que venia corriendo a decirte que lampiña totalmente!pelos solo en la cabeza por Dios!
    jajaaaa
    :P

    ResponderEliminar
  6. Sabes que araña, paradójicamente, llaman en este país, al sexo femenino, a la crica, ahora con tanto afeite, deberán llamaran la calva. Me encantó el cuento, porque no es previsible, y si uno se espera una sorpresa, esta no es la que uno piensa. Un beso. carlos

    ResponderEliminar
  7. Querida Flon,

    Lampiñas, peludas, patonas flacas o gordas, no importa!, pero que muerdan bien rico, ke no? jaja.

    Feliz Viernes y finde. =D

    chau!

    PD Si te gustan grandes, gruesas, peludas y rasposas, compra toallas La Josefina...

    ResponderEliminar
  8. lo bueno fue que se fue de largo y no se quedó (como dice el perro bermudez) donde las arañas hacen su nido que si lo hacia ouuchh que dolor... jeje

    ResponderEliminar
  9. El título y los primeros párrafos te llevan a una exquisita narrativa rayando a lo sensual...
    después es imposible evitar una risa a carcajadas por la irreverencia.

    jaja, excelente, un abrazote Malque

    ResponderEliminar
  10. jajajajaja, a que araña tan entrometida, caray, ya me empezaba a poner "chinito".

    saludos malque.

    ResponderEliminar
  11. Esos sueños tuyos malque!!!!

    Esta riquisimo tu relato., le pones las palabras perfectas a lo que sucede día con día!

    Besos

    ResponderEliminar
  12. Yo iba por otro lado y pensaba opinar que me daba lo mismo mientras el centro estuviera despejado, je je je.

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. hauahuahauhauahauhaua estubo muy bueno la verdad es que nunca me lo imagine deberias fumigar tu casa para que no te pase otra vez, y asi te aceguras que la proxima sea enrique

    ResponderEliminar
  14. Me mataste, como de grande habrá sido la araña para que la confundas con una mano jejeje.

    Pero debes agradecerle la fantasía que te hizo soñar.

    Saludos Flor

    ResponderEliminar
  15. Hola Ángel:

    Qué buena historia.
    Yo me imaginaba otra cosa sobre lampiña o peluda.
    Já.
    Hay de todo.
    Besos Flor.

    D

    ResponderEliminar
  16. Jajajaja, bueno yo ya estaba en el clímax total y zas! La araña! Jajajaja muy bueno, muy bueno

    ResponderEliminar
  17. JIJIJI NOS ENGAÑAS QUERIDA MARLQUE.

    ESE NO PARECÍA SER EL FINAL.
    ESCRIBES DE MARAVILLAS, CON UNA TRAMA PERFECTA.
    SOSTIENES EL DECÁLOGO DEL BUEN CUENTISTA: INTRODUCCIÓN, NUDO Y DESENLACE.

    MARAVILLOSO...

    BESITOS

    ResponderEliminar
  18. jajajajaja ayyy pobre de tí , con un sueño tan rico como osa la araña esa hacerte semejante cosa

    ResponderEliminar
  19. espero que por su salud, a enrique nunca se le ocurra disfrazarse de araña cuando vaya "al ataque", que puede terminar confundido en ún "paraíso" totalmente extraño para él. un beso.

    ResponderEliminar
  20. Bien merecido tiene la araña haberse ido directito al cielo de las arañas panteoneras, como osa despertarte de tan dulce sueño.

    Abrazos comadre :D

    ResponderEliminar
  21. jajajaja me muero le tengo pavor a las arañas tanto como a las cucarachas :S que horror!!!!!!!! que manera de terminar con el momento :S esta como cuando soñe con mi adorado Johnny Depp uff que cosa jajaja.

    saludos Reina :D

    ResponderEliminar
  22. Querida Malque:

    Esos sueños te van a perder...

    Besos.

    ResponderEliminar
  23. ¡Qué maneta tan brusca de apaciguar loa animos!
    Jaja, ese pinche Enrique se te sigue resistiendo.
    ¿Qué onda con Barry, a él no le tocaba matar la araña? ¡Chale, parece, pero no es albur jajajaja!
    Cuídate Malque, luego nos leemos.

    ResponderEliminar
  24. Jajajajaa! Me encantó! Qué tomaste para tener ese sueño? Pásame la receta! Jajaja

    Un beso

    ResponderEliminar
  25. jajajajaja aaaanda Malquerida, que no me imaginaba semejante desenlace, que si bien resulta divertida de primera instancia, es triste saber que la araña no iba a lograr "ese final feliz" que me imagino era la ilusión ante el primer contacto, en fin, para otro viernes será :P
    Van apapachos ;)

    ResponderEliminar
  26. Muy bueno, imaginación al poder.
    Una pregunta si me lo permites ¿Qué hubiese pasado si hubiera sido él, tambien nos lo hubieras narrado?
    De todas formas me ha encantado, me has divertido y me has hecho reir... un besote

    ResponderEliminar
  27. Con lo bien que parecía empezarte la noche... ¡Que mal acabó!

    Eso sí, como a tantos otros comentaristas, me sacaste la carcajada... Escribes de maravilla.

    ResponderEliminar
  28. Ja! no manches, inche araña pantionera tan inoportuna :P

    Estamoe en Frecuencia.

    P.D. me recordaste a la Almita

    ResponderEliminar
  29. jajajaja che araña panteonera fea D:

    A mi me hubiera dado el telele



    ah que sueños estos xDDD

    ResponderEliminar
  30. Ya va siendo hora que publiques ese libro...

    ResponderEliminar
  31. ¡AHAAAAA! ¡Diosas del Olimpo! ¡Qué bueno está esto! Primero me arrastra a pasiones carnales y luego ZAZ dejas caer cualquier ilusión con una imagen espeluznante de una ARAÑA panteonera... FUF!!!

    Jajajajaaj.

    Muchos Saludos.
    Tan excelente como siempre

    ResponderEliminar
  32. ja ja ja ja ja!!!!!!!!!

    chinche araña libidinosa!!!!!!!!!!! ja ja ja ja

    ResponderEliminar
  33. Que no tenías fuerzas para una noche de sexo salvaje?????....Ehhhhh????...jajajaja Dile a tu neurólogo que te lo recete y ya le doy yo a Enrique tu correo y ya te pones de acuerdo con él (todo sea por tu salud, claro)..jajajaja
    Un besito

    ResponderEliminar
  34. jajajajaja tu siguele soñando, nunca está de mas una fantasia de vez en cuando.

    un abrazo, malquerida.

    ResponderEliminar
  35. Una vez me acosté con una arañota segun ella era multiorgásmica y si eso se refiere a gritar como mala actriz porno y a sacudir sus 6 piernotas al cielo si lo era.

    Mslquerida le tengo una queja (es la primera vez que me quejo con usted) evite el plop por favor, es un recurso mal plan del estilo mal-chavezco-del ocho.

    Pero si le gusta condorito dejeme decirle que eso me diria algo nuevo de usted :O)

    ResponderEliminar
  36. Pa que veas que nosotras somos bien abusadas y sabemos a quien subírnosnole y por donde caminarle ;)

    ResponderEliminar
  37. Jejejeje... Me hiciste sonreir con este relato erótico-festivo-zoológico.

    Un abrazote :)

    ResponderEliminar
  38. jajaja, ni hablar no esta noche, saludos ¡

    ResponderEliminar
  39. jajajajajaja qué buena te la aventaste!!!!

    saludos,

    =))))

    ResponderEliminar

Soy un ser navegando en la incomprensión de sí misma.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje