Páginas

martes, 12 de abril de 2011

Senda.






Cuando nacieron mis hijos pensaba que lograr que llegaran sanos al primer mes era un gran reto, los cuidaba mucho, casi no dormía y estaba atenta a cualquier movimiento que hicieran.
Cuando entraron al jardín de niños, el reto era despertarlos cada día, que se fueran contentos a la escuela, hubo veces en que se echaron a correr porque le tenían miedo a las profesoras. Y otras veces en que querían llegar pronto a su salón.

Entraron a la primaria, el reto fue empezar a enseñarles a elegir amistades y a ser cumplidos y educados.
Así fue en cada etapa de su vida, un gran reto que al cumplirlo ya había otro en puerta.

La vida siguió con cosas nuevas saliendo adelante, no hay nada que no hayamos vencido. 

Cada día se presenta un reto diferente, desde hacerlos reír cuando están tristes, decirles ¨Te quiero¨ cuando sienten que el mundo está en su contra , abrazarlos cuando piensan que nadie los quiere, darles ánimos para salir adelante cuando no ven la salida, vencer miedos que les dan las nuevas relaciones, trabajos en los que sienten no son aptos, tantos y tantos retos que hay que cumplir y que gracias a la unión que hay entre todos es como se sale adelante.

Cuando crecieron pensé que había terminado con las preocupaciones, pero ahora es más difícil porque aunque ellos me hacen mucho caso, deben vencer sus propios miedos sin ayuda mía. La ayuda que les damos los hace fuertes porque puede ser que muchas veces no movamos un dedo para ayudarles pero con estar es más que suficiente para hacerlos fuertes.

Y es entonces cuando ellos estando solos ante sus dudas empieza el verdadero reto: el de saber que todo lo que sembramos en ellos sirvió de algo y sabrán qué hacer, será otro reto cumplido, el que hayan elegido la senda correcta. y yo estaré al final del camino con los brazos abiertos esperándolos.

Si.












34 comentarios:

  1. Es cierto que llega una etapa en la vida en que las decisiones dependen de uno y tus papás ya no te pueden contener más. Sin embargo si los acompañaste, como creo que fue, en cada paso ten por seguro que irán por la senda correcta, y cuando no, cuando caigan, sabrán ponerse de pie de nuevo.
    Y cuando tú los necesites, ellos estarán ahí por ti.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. ¡MALQUEEEEEEEEEEEEEEEEEE!
    apenas entre a mi blog vengo al tuyo para contarte chismesito: SOÑÉ CONTIGO! aw, locomil... creo que postearé al respecto, alrato vuelvo a leer con calma tu post.

    ResponderEliminar
  3. Hola Doña Flor.
    Que bueno que tengas esa certeza y la satisfacción de ver a tus vástagos ser personas de bien.
    Cuídate, que estés muy bien, luego nos leemos.

    ResponderEliminar
  4. Muy bien, lo importante es la educación que les das a los hijos, despues ellos sabrán elegir el camino.

    ResponderEliminar
  5. Todos los que tenemos hijos pasamos por lo mismo, Malque, nunca dejamos de sufrir por ellos, siempre serán nuestros pequeños aun cuando ya sean grandes.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Comprenderas que no se mucho de el tema pero puedo decir que todo eso se resume a decir mamá :) muy bonito malquerida

    ResponderEliminar
  7. Mamá...

    ¡Qué bonito post! Justo estaba pensando que hace mucho no te leo y vengo a encontrarme con la sorpresa de que nos dedicas a mí y a Miñín éste hermoso escrito.

    Yo te dedico mi vida y es poco para lo que haces a diario por mí.

    Te amo, gracias por estar siempre.

    ResponderEliminar
  8. Que lindo post Flor, yo estoy comenzado esta serie de retos, ya he pasado por la etapa de no dormir preocupado por la vida de mi recién nacido... me esperan muchos retos, muy difíciles seguro, pero me siento emocionado de poder vivirlos.

    Eres mi ejemplo Flor, voy a tratar de ser como tu.

    Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  9. Mis respetos..
    Eres una gran mamá..

    Gracias porque de alguna forma me dices lo que mi mama me demuestra a diario.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  10. Una madre como cientos de ellas, me ha gustado, un besote preciosa

    ResponderEliminar
  11. Seguro estan más que preparados .P

    Estamos en Frecuencia.

    P.d. yo apenas empiezo :S

    ResponderEliminar
  12. esta es neta

    Cada día se presenta un reto diferente

    choose your own adventure!

    ;D

    buen dia malque

    ResponderEliminar
  13. Querida Flor:
    Este post es magnífico!
    Tiene el perfume del amor y el orgullo propios de una tarea que no termina nunca.
    Felicitaciones amiga!
    Besos desde Buenos Aires!

    ResponderEliminar
  14. Fantástico post, se desprende de él que detrás hay una madre orgullosa y orgullosa de sus hijos y eso es muy grande.
    Siempre he pensado que lo más importante que nuestros padres nos pueden aportan (después de traernos a la vida y asegurarnos la supervivencia)es la tranquilidad, la tranquilidad de saber que siempre vas a tenerlos ahí en los momentos difíciles.
    Intentaré pasarme más a menudo.

    ResponderEliminar
  15. muy lindas palabras las que dices malque , y si , creo que asi es eso de ser padres sembrar semillas de buena educacion y valores en ellos y esperar con ansia a que germinen ya que despues no queda otra mas que dejarlos ser y tomar sus decisiones por si mismos , el amor d eun padre es incondicional , muy lindo!
    besos!

    ResponderEliminar
  16. A veces como hijos creemos que los padres lo pueden todo, que miedos no tenían y que sus “no” eran injustificados, cuando te toca vivir la vida sin estar de la mano de ellos entiendes tantas cosas…que bello texto, que bello ser humano que eres..

    ResponderEliminar
  17. los hijos, tengamos la edad que tengamos, nunca dejaremos de ser "los niños chiquitos de mamá"

    saludos malque

    ResponderEliminar
  18. Es cierto mi querida Malquerida, (jà, que chistoso se escucho eso)
    Bueno creo que nunca dejan de preocuparnos nuestros hijos, pero alguna vez escuche que : Hijos chicos = Problemas chicos. Hijos grandes = Problemas enormes!
    Y creo que es vdd.

    BESOS.

    ResponderEliminar
  19. Se siente una satisfacción muy grande cuando vemos a nuestros hijos crecer y que van tomando sus propias decisiones.
    (Lo bueno es que en algún momento aparecerán los nietos)

    Un beso

    ResponderEliminar
  20. Una vez de que uno tienen el titulo de padre, los retos no terminan nunca...
    Luego viene el titulo de abuelo, y los retos como que vuelven a renacer...jajaja
    Salud y besitos

    ResponderEliminar
  21. Me recordaste a mi mamá y a mi papá, a pesar de ser una "chiva loca" como me dicen, siempre están ahí para mi, con sus consejos y cuidados; es curioso cuando estas lejos de casa todo se vuelve un tanto tenebroso pero con solo escuchar un "Hola como estas" se alivia el corazón


    :D Saludos!!

    ResponderEliminar
  22. Que Mujer!¡¡¡

    Eso de tener hijos considero que es la mayor responsabilidad pues de pequeños somos barro fresco el que moldeado por las manos de los papas nos formamos., nos educamos y encontramos nuestro camino. Que de errores también aprendemos claro! pero siento que las mamás no quisieran eso., nada mas acuerdate que el error lleva al aprendizaje.

    Te mando un beso

    ResponderEliminar
  23. Ni que lo digas Malquerida, la actividad de una madre parece que nunca tendrá fin, así que a agarrar fuerzas para sobrellevar ello de la mejor forma :D
    Quizá por eso estoy prolongando la paternidad :P
    Van apapachos ;)

    ResponderEliminar
  24. Y sí!!! Me parece maravilloso tu blogs.
    felicitaciones y fuerzas!!!
    Amalia

    ResponderEliminar
  25. Querida Malque:

    Hermoso lo escrito, yo te dire que estoy MEGA-ORGULLOSA de mi Bebesota Hermosa.

    Besos.

    ResponderEliminar
  26. malque, la neta yo no se nada de cuidar crios, porque no tengo uno, pero me imagino, al leerte, que tu si supiste hacerlo.

    un beso para ti.

    ResponderEliminar
  27. Buenos días, siempre será un reto y una constante, para mis padres siempre seré su niño, pero emprendemos un camino solos, lo inculcado nos servirá, lo aprendido nos defenderá, de nosotros depende el camino del bien o del mal, paso tras paso y sin pensar depende la importancia de los progenitores, sí fue bueno lo dado bueno será.
    Gracias por la visita. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  28. Siempre he pensado que tener un hijo supone mucha responsabilidad, muchas dudas, muchas decepciones pero también demasiadas alegrías para privarte como persona de la maternidad. Yo no tengo hijos, no se dió la circunstancia ni el momento,pero sigo pensando que tiene que ser muy difícil puesto que los hijos no vienen con un libro de intrucciones bajo el brazo. MUCHOS BESITOS Y SALUDITOS DESDE ESPAÑA.

    p.d. No te preocupes, que eres una buenísima madre... no dudes, algún día te lo dirán directamente aunque hoy por hoy te demuestren lo que te quieren con sus gestos.

    ResponderEliminar
  29. Qué fortuna de ellos. Que desmadre ser papá :S

    ResponderEliminar
  30. Ya volví para leer esto,
    híjole malque, qué linda eres, este post me llegó, me llegó... me hiciste recordar a mis padres y en lo mucho que los extraño, ojalá ellos también me esperen en algún camino!

    :)

    ResponderEliminar
  31. Mundo lindo lo que decís. El rol de un padre/madre es fundamental en la vida de todos. Como decís, te forma.
    Yo todavía no tengo hijos, aunque espero tenerlos con ansías cuando sea el mom oportuno, pero lo veo todo desde el punto de una hija.

    ResponderEliminar
  32. Los niños vaqn creciendo y los problemas también , lo más importante es ayudarles a saber elegir y que poco a poco ellos tomen su decisiones , aunque seguro que muchas no nos gustarán a los padres

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Habrá de disculpar la falta de respuesta a este soliloquio intrínseco en el que me hallo.
Visitaré su blog agradeciendo la visita tan pronto el tiempo y la memoria me lo permitan.

Suya hasta que me canse de pertenecer.


la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje