Páginas

jueves, 27 de enero de 2011

Reír es cosa seria.





Le gustaba ver las nubes y al cielo que tímido se asomaba a darle los buenos días. Separada su casa de la de nosotros por un gran patio en el que estaba prohibido jugar a menos que ella nos lo ordenara. O nos mandara a casa con los juegos infantiles y cara de tristeza. La abuela estaba enojada... otra vez.

Eran las siete de la mañana. El intenso frío que se sentía hacía que Abuelita, saliera tapada con su chal tejido y con un suéter. Las medias gruesas bien estiradas. Nada de arrugas porque eso quería decir que era descuidada con su persona. Zapatitos de medio tacón y vestido de color negro. Color que se quedó a  acompañarla desde que murió el abuelo Miguel
Se sentaba en el quicio de la puerta a esperar que el amodorrado sol saliera por entre las montañas detrás de la casa.
Quieta en la sillita azul, esperaba con su bastón que los nietecillos llegaran a saludarla todas las mañanas. Cada uno, desde el más chico hasta el más grande le besaban la mano, nunca la mejilla. Y se quedaba mirando el cielo atenta a lo que cada nube le quería decir.

Si las nubes eran negras decía que nos apurásemos a hacer todo lo de afuera porque llovería temprano. Si había nubes desgajadas significaba que el viento era fuerte y pronto se acercaría a donde estábamos. Habría que asegurar todo para que el aire no se llevara lejos las tejas o ropa secándose al sol. Cuando el aire empezaba a soplar había que agarrarnos los vestidos infantiles y no enseñar más de la cuenta a los hombrecitos de la casa so pena que nos diera un bastonazo por desjuiciadas.
Nosotras solo queríamos que el aire se llevara nuestro pelo largo a todos lados dejándonos tan despeinadas que mi madre tenía que sentarnos ya dentro de la casa a trenzarnos el pelo.
Nos gustaba que el aire nos moviera los pequeños cuerpos como rehiletes sin control. Que sensación sentir el aire freso en la cara golpeando las mejillas.

En su afán de ver el cielo, la abuela nos decía que las nubes rojas significaban mucho calor. Hay veces que había cortinas grises en los cerros y debíamos apurarnos pues la granizada estaría azotando los techos queriendo entrar y al no poder hacerlo alfombraba el patio de blanco.

Cuando el cielo era azul intenso decía que era un buen día para morir.

El aire empezaba a acariciarle la blanca cabeza despeinándola. Entonces se ponía su chal tapando sus trenzas  y como virgen anciana esperaba que la vida pasara recordando risas fugaces y otoños amarillos de amor.
El cuchicheo de los árboles la invitaban a soñar en sus ramas, pero siendo una abuela enérgica no se permitía el lujo de soñar.

La abuela no era como la de los cuentos, la abuela era gruñona. Regañaba a los nietos si jugaban en el patio haciendo alharaca o aventándose unos a otros.
Los instaba a jugar a ¨La víbora de la mar¨ o ¨Doña Blanca¨ . Y así se quedaba mirándolos como atrapaban las risas con sus manitas sucias y caras lacrimosas. 

Tenía un nieto favorito. 

Pero no era favorito para consentirlo. Era el nieto favorito que recibía los castigos por ser el peor portado. Mi hermano Marco, el demonio en forma de jovenzuelo inquieto.
La abuela lo mandaba lavar las porquerizas o chiqueros donde cerca de seis puercos habitaban presos de sus chillidos cuando mi hermano hacía acto de presencia.
Sentado en la barda, les lavaba y echaba agua al suelo para quitar toda la suciedad. Los demás nietos le ayudaban a pasar el agua pero no más porque era su castigo no el de los demás.
Terminando tenía que hacerles la comida con tortilla remojada, cema y agua. Batirla hasta hacer una pasta y ponerla en los comederos.
Cambiarles el agua y si el castigo era fuerte, había que bañarlos. Y así era el castigo impuesto a Marco. La abuela veía que todo estuviera limpio como le gustaba y le ordenaba  que se fuera a sentar en las piedras de la barda de nuestra casa. Desde ahí podía ver que estuviera quieto hasta que el sol empezaba a quemar o mi hermano tuviera que irse a la escuela.

Abuela nunca sonreía, no sé porqué. Tengo grabada su cara de una única sonrisa. Ya no tenía trenzas y un hueco en sus dientes decían que reír era cosa seria. No estaba invitada a su cara ninguna alegría.

No, la abuela no era como todas las abuelas. Mi abuela no tenía permitido sonreír, le faltaba un diente y eso para alguien tan soberbia como ella no era cosa de andarlo mostrando.

La abuela con su bastón, sus medias estiradas y su sonrisa muerta no era como todas las abuelas. La abuela heredó a los apellidos ilustres la seriedad que muchos ahora tratamos de dejar a un lado sonriendo a cada instante.

La abuela Candelaria era tan particular como los amaneceres que se asomaban todos los días a su cachito de cielo, cuando se sentaba en la puerta a ver pasar las risas y amores que se fueron con las nubes que tanto gustaba mirar. 
La abuela nos heredó el arte de predecir el clima viendo las nubes y la no-sonrisa en los labios.

No se porqué Barry se sorprende cuando le digo si va a llover o no, le atino y no sonrío.








47 comentarios:

  1. HOLA
    BIENVENIDA A MIS SEGUIDORES!!!.
    ME ALEGRO QUE HAYAS VENIDO A MI BLOG AUNQUE SIEMPRE ESTÁS PRESENTE CON TUS COMENTARIOS TAN ACERTADOS Y PROFUNDOS.
    SOS UNA GRAN ESCRITORA Y UNA BELLA PERSONA.
    UN BESO
    LUJAN

    ResponderEliminar
  2. que relato tan chido malque,
    me quedo con esta frase:

    "cuando el cielo era azul intenso decía que era un buen día para morir"

    ResponderEliminar
  3. Que relato, por Dios!!

    Me haces recordar mi infancia, los castigos impuesto por mi abuela. Si, mi crié con ella.
    Pese a todo ella si, sonreía. Pero era malvada, tal vez, por que me quería mucho.

    No lo sé.

    Besos, te quiero mucho!!

    ResponderEliminar
  4. Otro día para morir, ja.
    Muy, muy buen relato. Mola ;D





    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Mi abuela aún es de ésas aunque cuando solo está conmigo se permite una que otra broma y si también tiene cierto grado de atinación en cosas de la naturaleza :D

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  6. Estimada Flor:
    Hace poco tiempo que tengo el placer de leerte. Cada día que pasa, tus relatos se van superando y adquiriendo una entidad propia muy difícil de lograr. Suerte la mía por hallarte! Felicitaciones desde el corazón! Un beso enorme desde Buenos Aires!

    ResponderEliminar
  7. Hay abuelas de todos los tipos, no hay duda. Me gustó mucho mucho el post =)

    Besos Malque!

    ResponderEliminar
  8. Que bonito final.
    Sabes, yo también puedo predecir el clima, aunque con el calentamiento a veces ya no le atino.

    ResponderEliminar
  9. los abuelos eran sabios en cuanto al pronostico del tiempo....

    perrrrroooo no puedo imaginarme una abuela gruñona, regañona y estricta.......
    lo que pasa que las mias eran cariñosas, un mar de amor, estricas en cuanto a inculcar valores como respeto, obediencia y responsabilidad pero con consejos y sobre todo con ejemplo....

    la infancia de toda la primada fue asi de infantes.....inocencia, ignorancia y felicidad.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Querida Malque:

    Hermosas lineas, y que sabios eran los Abuelos.

    Te dire que mis abuelos no fueron gruñones, eran adorables, los cuatro, apapachadores con tod@s sus niet@s.

    Con mi Abuela Materna disfrutaba de comer tacos de cacahuates, de cheetos, y de semillas, mmmmmmmmmmmmmmmmmm, deli-deli.

    Besos.

    Mariposa Errante.

    ResponderEliminar
  11. srita. malque...
    su relato muy llegador...
    me hizo añorar el cariño recibido-negado de los míos...
    qué padres recuerdos los suyos; de verdad...
    besitos...

    ResponderEliminar
  12. :O Las abuelas siempre sabias, nadie como ellas...

    Yo recuerdo mucho a mi abuela materna... era grandiosa, sabía tanto de la historia, ella sí sonreía, muy poco, pero sonreía...

    ResponderEliminar
  13. A mi abuela la hacia sonreír nuestras sonrisas e igual todos los nietos la saludábamos de beso en la mejilla al llegar de la escuela/trabajo.

    ResponderEliminar
  14. Hola MAlque!!!! Pasaba a saludarte!!!! BESITOS Y SALUDITOS ESPAÑOLES.

    ResponderEliminar
  15. Saludos mañaneros Querida La Mal.
    ¡¡Qué buen relato!!
    Salpicado de tus frases pintorescas; muy agradable conocer a la Abuela.
    Pero le atines o no al pronóstico de lluvia, sonríe.
    Un abrazo, cuídate, luego nos leemos.

    ResponderEliminar
  16. HOla, Malquerida, el retrato que haces de tu abuela es excelente. Me ha gustado mucho. Se notaba una mezcla de ternura y frustración, al menos, así lo he sentido yo.
    Un beso enorme, y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  17. Que buen relato Malque, yo tengo mi abuela bien pequeñita pero que preserva esa presencia imponente que nadie se atreve a interrumpir, pero es sólo cuestión de que le des un beso en la mejilla y sus labios arrugaditos forman una sonrisa que gracias a sus postizos nunca se priva de mostrar.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  18. Yo pienso como tu abuela: El mejor dia para morir es uno de un intenso azul.

    ResponderEliminar
  19. Yo tuve la suerte de tener una abuela un poco autoritaria pero manejable jeje.
    Un bonito relato.
    abrazos, malque

    ResponderEliminar
  20. ... yo no disfruté a mis abuelos.. =(
    ____________________
    :::: peroo!!! peroo!!! yo también puedo saber si llueve, si saldrá el sol!! __ como??
    __ miro la web.. *** meteorológico en Perú! **

    jash jash!! xD
    Saludos!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  21. Yo tuve la dicha de vivir con mis abuelos y guardo de ellos un recuerdo imborrable. Mi abuela sabia sonreir y cantar.


    Un beso

    ResponderEliminar
  22. Hola Ángel:

    ¿Ése es como un don heredado? ¿Le pegas o no al pronóstico?

    La falta de sonrisa o alegría en los abuelos, sobre todo en los muy viejitos se les adjudica a migrar de Europa y la Guerra; suele decirse que llevan penas por esas cosas.

    Aunque la falta de sonrisa es adecuada en una mujer, por la falta de algún diente. Coquetona.

    Besos, Flor.
    D

    ResponderEliminar
  23. A reir, para no llorar. Ah verdad, se tuvo que borrar tu comentario en mi blog por que tuve que borrar y volver a escribir la entrada, por algunos problemas, disculpame de verdad.

    saludos

    ResponderEliminar
  24. Que lindos recuerdos, mi abuela era muy estricta también, era como un coronel, nos tenía a todos firmes y obedientes, todo el mundo le tenía miedo... ahora la recuerdo con ternura. Las abuelas vivieron otra época que las obligó a ser como eran.

    Que bien que heredaste los poderes meteorológicos de tu abuelita, pero no dejes de sonreír.

    Un abrazo Flor.

    ResponderEliminar
  25. Muy buen relato y es que los abuelos son siempre los que mejores consejos dan.

    ResponderEliminar
  26. awwww pero qe tiernoooo :)
    me encantoo !
    sos muy creativaaa, deberias recopirarlo y ponerlo en un libro !
    hasta podrias ser famosa :D

    ResponderEliminar
  27. Las abuelas son la onda... gruñonas, dulces, enojonas, alegres, juguetonas, pero siempre están para sus nietos...

    RELATO CON "N" DE NOSTALGIA!!
    MUY CHIDO!!!


    P.D. Me dices quien mató al chorizo??? Investigo e investigo y no doy con la respuesta a tu prgunta!!! Saludotes!

    ResponderEliminar
  28. Mi abuela todo lo contrario de la tuya, y como siempre heredamos algo de ellas.
    Que lindo tema!
    Saludos
    malque!

    ResponderEliminar
  29. Querida malque, sabes que tus escritos me encantan, pero este me gusto más, lo siento tan especial.
    Siempre es un gusto pasar por aquí.

    saludos!!!

    ResponderEliminar
  30. Hola, Malque.
    Más sabe el Diablo por viejo que por Diablo. Algunos ancianos tienen esa extraña habilidad de saber si lloverá o no solo observando al cielo, y también descubren la mentira mirando a la persona directamente a los ojos, je je je.

    Besos.

    ResponderEliminar
  31. Que bonito que tengas ese recuerdo de tu abuelita, a mí me gustaba mucho platicar con ella y tenía infinidad de historias para contarme.

    ResponderEliminar
  32. Hola Flor...con este post me hiciste recordar más todavía a mis abuelitas...ya no estan conmigo fisicamente pero viven en mi corazón siempre...mi abuela materna era dulce y le encantaba sonreír al igual que yo...mi abuelita paterna era estricta y mucho eh? Asi que mi caracter es una mezcla de las dos...

    Muy lindo tu post...me emcanta el cielo azul pero también me gusta la lluvia...

    Que gran sabiduria tienen l@s abuel@s por eso hay que cuidarlos y no abandonarlos nunca..un abrazo

    ResponderEliminar
  33. QUE BUEN RETRATO SOBRE TU ABUELA.
    ME HACES ACORDAR A MI QUE SIEMPRE ESCRIBO SOBRE ELLA.
    LOS ABUELOS NOS DEJAN SUS RECUERDOS Y NO IMPORTA SI FUERON GRUÑONES O APÁTICOS.
    ERAN OTRAS ÉPOCAS, PERO SIEMPRE EL MISMO AMOR.

    UN BESO
    LUJAN

    ResponderEliminar
  34. oh! las abuelas y sus particularidades, eso si que aunque no sonrian mucho, seran unos ángeles siempre…

    ResponderEliminar
  35. Luján: Hola.

    Muchas gracias Luján.

    Un abrazo.

    Gerardo: Gracias por tus palabras.

    saludos.

    Saqy: Malvada porque te quería mucho, un poco contradictorio.

    Un beso.

    También te quiero Saqy.

    DvD: Que bueno que mole mi relato je.

    saludines.

    Ziilyta: Que bueno que aún tienes abuela jeje yo no tengo literal jaja.

    besos Ziilyta.

    ResponderEliminar
  36. Bee Borjas: Quizás sea suerte de las dos jeje.

    Gracias por las felicitaciones.

    Un abrazo.

    Boleyn: Que bueno que te gustó.

    Un abrazo.

    Ariadna Cornik: Jaja yo le atino casi siempre ja.

    Saludos.

    P´Pito: Con razón eres tan alegre Pepe pero no todos tuvimos la fortuna que tu tuviste.

    Esta es la vida real que tu no conoces afortunadamente para ti.

    Besos alegres.

    Mariposa: Hola.

    No disfruté a los abuelos, todos se fueron muy rápido.

    besos.

    ResponderEliminar
  37. K i v a: Srita Kiva que gusto!.

    Coincidencias llegadoras je.

    Gusto leerla.

    besos tamarindosos.

    La Maquinista Yey★: Al menos sonreía je.

    saludos.

    Peyote: Tu abuelita ha de ser de nueva generación ya no tan enojonas ja.

    Saludos.

    Liova: Hola Liova.

    Besos.

    PHERRO: Saludos nocturnos Pherrito.

    Gracias.

    Ya sonrío Pherrito más seguido.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  38. RAMPY: Hola.

    Captaste bien el escrito: ternura y frustración.

    Un gusto leerte por aquí.

    Un beso.

    Munani: Gracias.

    Igual tu abue debe ser generación nueva, de las que sonríen jeje.

    saludos.

    Araña: Yo prefiero un día lluvioso.

    :)

    Romek: Esa si fue suerte.

    Saludos y gracias por tus palabras.

    Un abrazo.

    TitoDolores: =(

    Ay siiiiiiii! jajaja hasta yo adivino así el tiempo jaja.

    besos.

    ResponderEliminar
  39. reptilio: Noporolo, hoy no hay nubes, solo hará frío.

    ;)

    tauromquico: Y que bueno que la recuerdes tan lindo.

    Un beso.

    Dan: Hola Dan.

    Casi le pego, casi.

    Coquetona como todas las mujeres je.

    Beso dan.

    pocofre: No tienes que pedir disculpas no pasa nada.

    Saludines.

    Micky: Gracias Mariquita.

    ResponderEliminar
  40. Carlo: Las abuelas eran tan estrictas que se olvidaban de vivir.

    No dejaré de sonreír.

    Un abrazo Carlo.

    Julio-jagdo: Sin duda Julio.

    Un abrazo.

    Morena: Eso dices porque me quieres jeje.
    Te lo agradezco mucho.

    besos.

    Gus Zuppa: Gracias por tus palabras.

    Ya te dije quien lo mató jaja.

    saludines.

    Gaviota: Ojalá la hayas disfrutado Gaviotica.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  41. Didii: Que bien que te gustó el relato.
    Gracias por tus palabras.

    Un abrazo.

    Antony: Hola.

    Los abuelos tenían tantos dones antes que no sé porqué se perdieron en el tiempo.

    Saludos.

    NTQVCAXYZ: ¿Platicabas con mi abuelita?, jeje no es cierto.

    Besos.

    Alma: Hola Alma.

    Hay que cuidarlos y quererlos los que aún los tienen.

    Beso.

    Luján: Ya iré conociendo de a poco tus escritos y a tu abuela.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  42. Toño: Siempre y seguro ahora siguen siéndolo.

    Un abrazo Toño.

    ResponderEliminar
  43. He regresado para quedarme jaja... ahora me voy a pasar mas seguido por estos lados...
    beso enorme

    ResponderEliminar

Usté habrá de disculpar la falta de respuestas a este soliloquio intrínseco en el que me hallo.
Visitaré su blog agradeciendo la visita tan pronto el tiempo y la memoria me lo permitan.

Suya pero no de usted

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje