martes, 29 de septiembre de 2009

Música en vivo.



Llegó hace cuatro o cinco días, no lo sabemos...solo apareció.
Todas las mañanas, empieza tocando suavemente. Los primeros acordes salen tristes, meláncolicos, suaves.
Va subiendo de intensidad la melodía, hasta llegar al clímax y empieza a bajar el sonido.
De pronto se queda callado... unos segundos... y empieza de nuevo.

No sé donde se mete en  el día.
Nunca lo he visto.
Pero las mañanas-madrugadas empieza con su concierto... a dos manos.
Limpia bien su instrumento y empiezan las notas musicales saliendo poco a poco.
Son los mejores conciertos a los que he ido y sin pagar un solo centavo.

Hoy Barry ha preguntado...
¿dónde está?
no lo sé, le he contestado.

De pronto lo ví, estaba detrás del librero grande.
¡Aquí está míralo!
Déjalo ahí, no importa... déjalo que siga tocando.

Entonces se quedó callado y no tocó más.

Hoy de nuevo lo vi, estaba en las escaleras, saltaba de un escalón a otro.
Solo rogué que no muriera aplastado bajo las chanclas del oso amistoso, o bajo los pies descalzos de la princesa Kiku, ó tal vez aplastado sin querer por los pies del 7 de Barry.

Nunca moriría aplastado por la reina Hongo, se fija muy bien donde pisa y más si sabe que ahí anda.
Y aunque no pueden dormir por el concierto que da todas las noches, no lo sacarán. Dejarán que él solo se vaya o ... que muera.

Después de todo El Grillo llegó por su propio pie... o pata... igual se irá.

No nadamás Charles Dickens tiene su grillo.
En el castillo de la MaLquEridA, también tienen su grillo del hogar.

Creo que Grillo tiene el don de la ubicuidad.
He visto otros más en varias partes del castillo. O serán sus parientes que llegaron porque Grillo les dijo lo bien que lo hemos tratado, deberé hacer algo al respecto, sino pronto tendremos a La Sinfónica Real de Hongolandía.





lunes, 28 de septiembre de 2009

Niña de diez.



Era una niña muy inquieta, siempre tenía que estar haciendo algo porque se desesperaba el que la tuvieran sentada.
Si encontraba algo extraño, curioso, veía la forma de destaparlo para ver como es que estaba conformado el objeto de su atención.
Leía todo libro que caía en sus manos, los devoraba completamente, sin importar de que tratara dicho libro.
Nunca daba problemas en la escuela, aunque era muy platicadora por lo general se comportaba en clase.
Alguna vez tuvo un incidente con su maestra de tercer año, todo quedó arreglado debido al carácter férreo de su madre y la sonrisa de ella.
Era muy risueña...el tiempo y la vida le fueron moldeando el carácter... haciéndolo hosco...duro.
Fué una niña aplicada. No había que andar trás de ella para que hiciera las tareas. Tenía muy buena ortografía, cosa que conserva en la vida actual.
Sacaba buenas calificaciones, casi siempre dieces. ¨Es muy inteligente decían sus maestras¨, ¨no dejes de estudiar, puedes llegar a ser alguien en la vida¨.
En sexto de primaria sacó diploma de 2o, lugar y aunque eso no la traumó en lo más mínimo, debido a que la niña que sacó el primer lugar era su amiga, si le dejó un sabor amargo en la boca.
Cargó la bandera, la que iba doblada, que solo se usaba en el asta cuando se hacían ceremonias importantes... la del segundo lugar.
Su amiga llevó la bandera con la escolta, su corazón estuvo apretujado, pero como toda AzMz. pudo sobreponerse y sacó adelante la ceremonia. Iba de blanco.
Tuvo su diploma de segundo lugar con promedio de 10, no tuvo un solo nueve, ni ocho...solo 10 de calificación.
Calificación perfecta.
Esa era ella... ¨la inteligente como le decían¨.
En secundaria, sacó también buenas calificaciones. Tuvo de promedio 9.4 y ahí ya no sacó diploma. Ya no importaba. estaba cambiando.
Entró al CCH, en la mejor zona de la ciudad, solo que a ella no le gustaba la escuela, quería entrar a la preparatoria de la UNAM, pero solo quedó en el colegio de humanidades... ni modo.
Fué entonces que empezó el declive de una alumna que iba encaminada a ser una gran profesionista, a ser  una gran psicóloga, era lo que quería ser una reconocida psicóloga.
Pero el destino le tenía preparado algo, que para muchos puede no ser trascendente.
A ella le cambió la vida.
Se la destrozó.
La separaron de sus amigos, los que quiso mucho, los de estudiar en los exámenes, los de sin dinero igual que ella, los que solo tenían lo justo para ir y regresar a casa, los que tenían que pedir los libros prestados a quien si podía comprarlos, los que compartían un trozo de torta al que le tocara llevar. Los amigos de vida... de los que no se olvidan.
Fué un duro golpe para ella y ya no se repuso. Ya no le importó aprobar los exámenes, no le importó reprobar materias, no le importó nada.
Ella misma se truncó su futuro.
Ella misma se puso el pie.
Ella, la que no se pudo levantar más, la inteligente, la mejor...

Nunca más quiso hacer amistades, ya no...¿para qué?...
Quedó anulada...
ella...
la niña de diez, la de la primaria... la de la bandera doblada...la del segundo lugar.




El Club....(que alguien me explique).





No sé que es mejor.
Quedarse en la ignorancia, así sin querer saber más que quien es el actorcillo de moda ó que actriz se operó la nariz o tal vez en que quedó la telenovela de la noche.

Ó el querer saber más, para que no me duerman facilmente.
Aún cuando esto traiga cosas no muy buenas, como el poder entender que político es más sucio -ufff- que exposiciones hay en los museos a los que no puedo ir, o leer un libro que uno se encuentra por ahí, arrumbado o recién comprado con mucho esfuerzo - vaya que cuesta comprar un libro-, ó escuchar las últimas noticias para saber que es lo que está pasando en mi entorno y tenga tema de que hablar.

Y hojeando un libro precisamente es que me encontré esto:

¨Si comparamos, en líneas generales al hombre y a la mujer, cabría decir que esta no tendría el genio del adorno si no poseyera también el instinto de desempeñar el papel secundario¨.

¿QUEEEEé?...


¡¡¡que alguien me explique!!!




Y antes de decir una barrabasada, prefiero que los compañeros hombres me lo expliquen, antes de que empiece a aventar platos y cacerolas...


y en contra parte... ¿qué entienden las mujeres de esta frase?...




domingo, 27 de septiembre de 2009

Sentidos aletargados.







Tengo los ojos fijos en el televisor... mis ojos no ven nada, están dentro de mi cabeza.
Estoy acurrucada junto a Barry que ve la pelea de box. Su mano entrelazada con la mía, apretándola fuertemente para que deje de temblar... al fin lo logra.
Mi mente está dando tumbos repasando el quehacer cotidiano, cada cosa que hice en el día... buena o mala.
Cada palabra, cada sonido... cada acto, desmenuzado con la más estricta paciencia.
Mi nariz, percibe el suave aroma de mi perfume favorito, ése que tanto le gusta a Barry, y que siempre uso para agradarle... para que me recuerde todo el día... toda la noche...siempre.
El suave suspiro de la noche se va quedando en mis ojos y los va cerrando con sus manos de seda.
Oigo una canción triste. A mis 40 y 10 de Joaquín Sabina, que refleja claramente la época que estoy viviendo. Ahora es mi canción... la de ésta época... la de este momento.
Mi boca tiene el sabor dulce de la vida plácida, la que me da mi familia. Sin preocupaciones, sin enojos, sin sobresaltos.
Voy recreando la canción en mi mente, solo un verso se me queda tatuado en el alma... en el corazón... en los sentimientos...


A mis cuarenta y diez,
cuarenta y nueve dicen que aparento,
más antes que después, he de enfrentarme
al delicado momento,
de empezar a pensar,
en recogerme, de sentar la cabeza,
de resignarme a dictar testamento,
perdón por la tristeza...

Y sigue la melodia triste...
Cada vez tengo mas temor de que llegue diciembre.
de que llegue mi cumpleaños...

Cierro mis ojos...  lentamente el velo de la oscuridad me va atrapando en sus garras.
No escucho nada, no veo nada, no siento nada... solo la mano de Barry, que ha empezado a relajarse...
 ... es solo el asomo de lo que será un domingo gris, lluvioso, frío... de los que me gustan.




sábado, 26 de septiembre de 2009

Fobias.




He visto un programa en donde un tipo se come unos gusanos y no he hecho más que voltear la cara y no ver más.
Me dan miedo terrible los gusanos, no lo puedo superar... es algo más grande que mi miedo a a las alturas.
Dicen que debo enfrentar mis miedos para superarlos y yo digo que no... nunca agarraré un gusano... primero muerta.
Cuando tengo que pelar tomates o elotes o algo que pueda tener gusanos. lo que hago es ponerme guantes y solo agarro las verduras con dos dedos.
Y es que me han salido gusanos y se me dispara la presión al punto máximo, a grado tal que mis hijos han tenido que ir a ayudarme.
Otra cosa que hago es decirle a Barry que me ayude a escoger las verduras y así ya las compramos casi para cocerse. Gracias Barry, porque siempre estas cerca de mi.
Alguna vez a mi vecina se le agusanó la basura y algunos gusanos se pasaron a mi casa. Los gritos que pegaba se oían hasta el norte de Japón.
Tampoco soporto a las lombrices, babosas u otros animalejos que se arrastren... es más de lo que puedo aguantar.
Para evitar todo toque con gusanos y parientes, he dicho que cuando muera quiero que me incineren, así me aseguraré de que los bichos no me toquen.

Otra fobia que tengo es a las alturas.
Cuando he querido vencer mi miedo, me he asomado, pero siento que el vacío me jala y no puedo oponer ninguna resistencia.
Aunque ese miedo si he querido superarlo subiendome al bungee, pero no me dejan por los problemas de la presión.
He ido a los miradores de los edificios altos, pero me aseguro que alguien esté cerca de mi, para que no me jale el vacío.
De alguna manera lo he superado, porque he viajado en avión y no me he sentido mal,,, solo prefiero no ver.
Me quedo lejos de la ventanilla o volteo cuando siento que el panorama es azul  ó blanco.
Estoy segura que esa fobia si podría superarla, pero el miedo a los gusanos no... ni siquiera he podido poner una foto de esos bichos.

He visto gusanos de colores tan brillantes.
Cuando era pequeña, en los jardínes de las casas ricas, siempre había árboles frondosos, y en julio o agosto era cuando salían.
Eran muy bonitos, de tamaños y colores atrayentes... pero los veía de lejos... jamás me acercaba.
Había otros que se llaman azotadores y tienen michas espinas. Son gris, negros o cafés, pero si llega a tener contacto con la piel una espina de ésas, deja una roncha del tamaño del mundo, incluso provocan intoxicaciones.

En Sonora trabajé en un supermercado, en el departamento de verduras.
La gente de ahí no es mala, pero los que me tocaron de mi departamento, me ponían a pelar elotes. Tenían unos gusanos como de color café y parecen de terciopelo...¡horror!, me acuerdo y se me enchina la piel.
Sabían que me daban miedo y me encerraban en la cámara frigorífica para limpiar los elotes y no me dejaban ponerme guantes.
El terror que sentía era indescriptible.Tal vez de ahí se  haya acrecentado mi fobia por los gusanejos.

Sin ánimo de ofender, prefiero a los hombres que a los gusanos. Por lo menos los hombres no me causan horror.... algunos.
Y que nadie se sienta aludido, que los hombres son lo mejor de la especie humana... después de las mujeres claro.

Y es que algunos hombres son literalmente gusanos, por lo mal que se portan con las mujercitas y en descargo de eso diré que hay mujeres que se portan mal, pero no como gusano...
¿ó alguien de ustedes conoce a una gusana?...




viernes, 25 de septiembre de 2009

Mudanza de ideas.



Me he cambiado muchas veces de casa.

Cuando me casé, nos fuímos a vivir a una colonia de clase media...media ratera, porque nos abrieron el coche y la gente nos veía escondidos, atrás de las cortinas... atisbando.
Los alcanzábamos a ver de reojo.
Después, tuvimos que cambiarnos cuando mi padre falleció, porque yo estaba embarazada de Kiku, y mi madre me cuidaría.
Nos fuímos a vivir a la casa de mis padres, después de la reconciliación de él con Barry.
Alguna vez Barry quiso que tuviéramos algo nuestro y compró un terreno...muy lejos. Construyó una casa y nos fuimos para allá.
Se inundaron los alrededores, sin contar que en la noche, la colonia  parecía cueva de lobo. y aunque la casa no se inundó, dejamos todo lo que Barry había comprado, muebles,  aparatos, todo. Se lo dejamos a su hermana.
Y nos regresamos a la casa de mis papás.

Tiempo después nos fuimos a vivir a dos casas de la casa de mis papás. Ahí disfrutamos mucho la infancia de mis hijos y la convivencia con mascotas y aves de corral.
Nos pidieron la casa que rentábamos.

Entonces nos regalaron un departamento. Bueno, nosotros teníamos que pagarlo, pero nos lo dejaron, que era lo más importante.

Ahí vivimos los 15 años más maravillosos de nuestra historia familiar.
Aunque también los más tristes, los de maduración como pareja y como padres... en fin.
Los mejores.
Fué entonces que Barry haciendo un máximo esfuerzo, compró una casa.

Y se inundó.

Solo duramos una semana ahí, porque empezó a llover mucho, las calles empezaron a inundarse y el agua de las coladeras empezó a salir.
Agarramos los aparatos eléctricos, subimos a los niños al coche y nos fuímos a la casa de su mamá.
Y al otro días nos regresamos al departamento...sin nada.
Al paso de los años, se puso feo el ambiente en las calles, la delincuencia empezó a llegar y tuvimos miedo por los niños. Fué entonces que nos venimos a rentar acá.
En esta casa llevamos seis años.
También han sido muy buenos. Es como la consolidación de la familia.
Tenemos dos hijos, dos chihuahuas, un pez beta, y...
no tenemos casa.
Después de tantos experimentos, Barry se quedó sin dinero y ya no pudo comprar nada.
Pero no importa, ya aprendí a  que las cosas materiales no son lo importante, porque cuando muera nada nos llevamos.
Lo que vale es lo que se queda en la mente y en el corazón.

Ayer fuí a ver una calle. Una calle a donde nos vamos a cambiar.
Hay muy poca gente, pero todos son muy amables, cordiales... incluso gente conocida. Muy cercana a mi.
Ellos viven ahí y yo ni siquiera sabía.
Le dije a mi familia que me quiero cambiar y ayer empecé la mudanza... me voy a cambiar...

a ¨La calle de los abrazos¨..., ahí vive una gran amiga mía...la única... me gusta ahí.

Y aunque me cueste trabajo adaptarme, ahora sé que solo sobreviven los que se adaptan más rápido a un ambiente, solo sobreviven los más hábiles... los más fuertes.

Por eso me voy a cambiar.






jueves, 24 de septiembre de 2009

Me voy...




Tenía los ojos muy apretados, estaba semi-inconsciente, pero aún así la pude escuchar.
¨Me voy Flor, te quiero mucho¨.
Abrí los ojos tan pronto como pude y me di cuenta que aún era de noche, traté de recordar lo que pasaba pero solo atiné a recordar ésas palabras.
Vivíamos a dos casas de la de mis padres.
Cerré de nuevo los ojos y traté de conciliar el sueño... ya no pude.
Fué entonces que escuché fuertes golpes en mi puerta, nos levantamos apresuradamente, asustados, temerosos, esperando- no sé por qué una mala noticia- y fuímos a abrir.

Eran mi madre y mi hermano.
Tenían que salir de viaje, mi cuñada estaba enferma... muy grave.
Los fuímos a dejar y nos quedamos esperando noticias.
Tenía ella 42 años y estaba embarazada de Ricci, era una edad peligrosa para embarazarse y sin embargo no le importó y decidió tenerlo.

Fué una de las mejores amigas que he tenido- sino la única- me quería mucho, me ayudaba cuando lo necesitaba, incluso fué intermediaria en las constantes luchas de poder que teníamos mi hermana mayor y yo.
Me quiso mucho, tanto que ya antes le había puesto mi nombre a su hija mayor... cosa que siempre le agradecí.

Se habían ido a vivir al nivel del mar, porque mi hermano estaba enfermo del corazón y decidieron radicar allá, debido a que mi cuñada tenía familiares en el norte del país.
Nunca la volví a ver.
Cuando murió, yo no sabía que estaba enferma
Vino a despedirse de mi...eran cerca de las 6 de la mañana.
La trasladaron a San Luis para que allá naciera Ricci y al dar a luz... murió.

Tanto me quiso que sintiéndose a las puertas de la muerte, su espiritú viajó miles de kilómetros para decirme adiós.

Me susurró al oido,,,¨ya me voy Flor, te quiero mucho¨ y me dió un beso en la mejilla.
Después supe que a la hora que murió, ella se estaba despidiendo de mi.


Nunca te olvidaré Ramona.



miércoles, 23 de septiembre de 2009

¿Cómo se llamaría?.




Es gordo, como diccionario antiguo.
Está escrito en un idioma extraño... nunca nadie lo ha entendido.
Algunas veces se ha llenado de polvo y otras le han salido hongos.
Chiquito y compacto, muy grueso debido a todas las vivencias, tiene muchas páginas escritas con sangre.

Pero también tiene otras escritas con mucho amor.

El de sus hijos, el de su esposo, el de la gente que la rodea.

Tiene páginas escritas con lágrimas... demasiadas... tal vez más de las que quisiera.
Lágrimas de dolor, de vergüenza, de humillaciones, de frustraciones, de sinsabores en su adolescencia- las más-, en su niñez- las menos-,de alegrías y tristezas. Escritas con tinta mágica, de esa que escribes y no se ve pero ahí está.

Si preguntaran cómo se llamaría el libro de mi vida, no sabría decirlo... nunca lo he pensado.

Analizandolo bien, ni siquiera creo que el libro exista, más bien es un borrador... un cuaderno de muchas hojas,tiene muchos rayones, muchos taches, hojas arrugadas sin arrancar, escritas con lápiz, con tinta... borroneadas.

También tiene hojas en blanco...
Hojas que no he querido escribir... ó vivir.

Y como dije un día, mi libro está casi por terminar.... con todo y enmendaduras, solo que mi libro... no tendrá una segunda edición.

Mi libro ni siquiera tiene nombre...




martes, 22 de septiembre de 2009

Mis hijos... los otros.




Se levantaba a las cuatro de la mañana para dar de desayunar a mi padre  y esperar que se fuera a trabajar.
Ya no se dormía. Empezaba a preparar los guisados del día. Hacia chicharrón con salsa verde, papas con longaniza, arroz, papas con huevo, frijoles refritos, picadillo y salsa verde...mucha.

Preparaba todo, los trastos en donde pondría los guisados y después empezaba a levantar a la bola de chamacos para darles de desayunar y que nos fuéramos a la escuela.

Nos arreglaba, nos hacia las trenzas je! y nos revisaba los útiles a los más chicos. Nos íbamos a la escuela en lo que ella terminaba de hacer los guisados, para que a las 10 de la mañana se fuera a vender. Todo lo ponía en una bolsa grande de mandado y entonces salía de la casa rumbo a la escuela.

A las 10.30 ella ya estaba instalada, con su puesto de tacos para chamacos de primaria. Y empezaban a llegar como mariposas revoloteando.

¡Me da uno de chicharrón!,
¡Me da uno de papas con longaniza!,
¡A  mi me da dos de huevo!,
¡Yo quiero uno de frijoles!,
y así, todos gritando esperando a ser atendidos. Le ayudábamos a mi madre para que no se fueran sin pagar, porque sino el negocio no funcionaría.
Muchas veces le pedían que les prestara ¨dos tacos y mañana se los pagaban, se lo juro Señora, mañana se los pago¨y aunque sabía que no se los pagarían, ella se los prestaba, bueno en realidad un taco porque había algunos que al otro día era lo mismo y traían dinero pero nunca pagaban.
Algunos niños llegaban y se sentaban atrás de donde estaba mi madre... esperando pacientemente.
Cuando los descubría, ya sabía que pasaba.
No llevaban dinero, pero no pedían nada. Es entonces que mamá les daba un taco de arroz y si los veía con mucha hambre- que casi era siempre- les daba un taco más... ó dos.
Antes de terminar el recreo, ya se habían acabado los tacos, pero no la salsa.
Llegaban los más pobres y pedían a mi madre que les regalara un taco, pero solo había quedado salsa... solo  salsa.
Y no importaba, ellos lo aceptaban porque no tenían nada en el estómago.
Se acababan las tortillas, la salsa, todo.
Empezábamos a guardar los trastos vacíos y mamá guardaba la bolsita del dinero y se iba para la casa mientras nosotros entrábamos de nuevo a clase.

Llegaba cansada a casa, pero tranquila.

Había conseguido dinero para dar de comer a sus hijos...los de su casa,
Y también les había dado algo de comer a sus otros hijos... a los de la escuela.

Ahora, había que empezar a preparar los hongos, las flores de calabaza, el huitlacoche,  para las quesadillas que vendía en la tarde, a la puerta de mi casa y además la comida para nosotros... once hijos y un esposo.

Ésa era mi madre.





lunes, 21 de septiembre de 2009

El Club. (Vivencias y realidades).



El pueblito donde nací, era muy pequeño, todos nos conocíamos, en la calle siempre había alguien conocido a quien saludar y a quien sonreir.
Hay muchos árboles, aún cuando estén construyendo fraccionamientos para gente rica y por ende los tiren. Hay un monte donde se puede ir a jugar, a correr, a andar en bicicleta, a recoger hongos.
Las mañanas son frescas... limpias. El cielo es de un azul tan intenso que no se creé... las nubes son muy blancas y empezando el otoño el frío es tan fuerte que hay que andar muy abrigado.Tanto que los niños muchas veces traen las mejillas coloradas como manzanas y hay que ponerles vacelina para que no se les partan. El agua amanece con una capa de hielo y las plantas hay que ponerlas a buen resguardo para que no se quemen por la escarcha que cae en las madrugadas.

Cuando era chica, junto con mis hermanos nos subíamos a la azotea de la casa para ver por la parte de atrás, mirábamos la parroquia de la región que era separada de nuestra casa por un llano muy verde y grande, en donde pastaban las vacas y borregos y en septiembre veíamos las carreras de caballos que llevaban a cabo los ricos del pueblo. Sus caballos esran bríosos, bien alimentados, majestuosos. Veíamos como las amazonas hacían suertes y además iban ataviadas con vestidos de colores múltiples y listones que enmarcaban sus trenzas negras, como las que alguna vez tuvo  mi madre.

Mucho tiempo el pueblito no aparecía en el mapa, pero debido a la representación que hacen en semana santa, la gente llega por montones... no tanta como la que va a Iztapalapa, pero si es mucha.
Gente que deja basura, se orina en cualquier lado, se emborrachan, hacen desmanes y al final se van.

No sé en que momento dejé de conocer a las personas que habitaban en mi colonia. Empezó a llegar gente de otros lados, con otras costumbres y otras ideas, debido a eso muchos de mis familiares se han ido.
Aún está la escuela que está casi junto a mi casa. También existe la parroquia, donde los domingos siguen dando misa de 7am para pobres y la misa de 11am que es para los ricos... nunca se juntan... cada quien sabe su hora.
La colonia está separada por un puente vehícular, separa a la gente de ¨arriba del puente¨que es donde están ahora los fraccionamientos para ricos y se está convirtiendo en una zona exclusiva, los colegios particulares y las zonas arboladas.

La parte de ¨abajo del puente¨, es donde está el mercado, las secundarias, las escuelas de gobierno, es donde vive la gente pobre.

Muchas cosas han cambiado, sobre todo la gente... pero muchas siguen, como la pobreza y la riqueza...

...separadas por un puente.




sábado, 19 de septiembre de 2009

¡Caray!.


Qué difícil es ser educada.
Después de mi larga vida, he empezado a ser una persona diferente,antes solo daba órdenes, nunca pedía las cosas por favor ni daba las gracias, ¡ash! que mala tipa soy, je!.
Claro que con otras personas si soy educada, solo soy una maleducada en mi casa, digo groserías y a veces juego a ver quien hace cosas más pesadas con mis sobrinos, pero todo tiene límite, tampoco soy una naca.

Ahora alguien, se ha echado la tarea a cuestas de educarme, o mejor dicho de hacer de mi una persona decente y bien portada, educada y gentil.... ¡uy! vaya que será difícil.

He empezado hoy.

Ordené a Kiku que me pasara algo y de inmediato rectifiqué y le pedí las cosas por favor y le dí las gracias...ni siquiera se dió cuenta. Eso quiere decir que si cambio, poco a poco no se darán cuenta de mi evolución.

Ya se los advertí, voy a cambiar pero no me digan nada cuando vean cambios notorios en mi porque van a hacer que me avergüence de mi cambio drástico, así que.. tómenlo con calma, esto va a ser más difícil que cuando le dije a Barry que lo amaba, ó cuando acepto los abrazos de mis hijos, ó los besos de mis hermanos ó las caricias en mi cabeza de mis cuñados.

Pensé que eso era difícil.

¡Ah! pero ser una persona educada... ¡caray! creí que eso ya había pasado para mi.

Es más fácil reencarnar en la princesa Aurora, mi favorita de las princesas.

¿Qué?, yo también fuí niña y quise ser la Bella Durmiente.



viernes, 18 de septiembre de 2009

Lo bueno y lo malo.



Hay dos cosas por las cuales no olvido ni olvidaré el año de 1985.
Una es que nació Muny, el ¨pequeño¨ de la familia y la otra es porque me di cuenta entonces de lo ruin y mezquina que puedo ser.

Es una vergüenza con la que cargaré todo lo que me resta de vida, poco ó mucho, es un círculo que no cerraré ni quiero cerrar, ¿para qué?.

La mañana del 19 de septiembre de 1985, despedia a Barry para irse a trabajar, cuando nos dimos cuenta que empezó a temblar, nos asombramos por lo fuerte que estaba y corrimos para la casa para ver que Kiku estuviera bien, ella jugaba con sus muñecas y no se enteró de nada, estaba chiquita.
Barry decidió no ir a trabajar e ir a ver a su familia que vivía en el centro de la ciudad, en donde después supimos que fué lo más dañado junto con otras colonias.
Se fué caminando entre los escombros, no podía entrar con coche y en su camino se detenía un poco a ayudar a la gente.
Con mucho trabajo lo dejaron llegar hasta donde vivían sus padres y no podía creer lo que veía, la casa- su casa- en donde había crecido y sido feliz ...ya no existía... estaba derrumbada, se asustó mucho y fué entonces cuando vió a su mamá y sus hermanos... estaban bien afortunadamente.

Su familia al sentir el temblor había corrido a la calle y todos estaban a salvo, había que ir a ver a sus hermanas que vivían en el centro mismo, afortunadamente todos salieron ilesos aunque si se llevaron un buen susto.
Empezó el calvario, había que quedarse en los campamentos que el gobierno instaló para los damnificados.

Nunca les ofrecí mi casa, ni ayuda... nada.

En ese entonces no me llevaba bien con ellos, somos muy diferentes- el agua y aceite, el cielo y el infierno- no podíamos llevarnos bien, aunque nunca peleamos, no nos llevábamos bien.
Nunca entendieron porqué no me gustaban las fiestas, porqué prefiero estar en un ambiente silencioso que en uno con tanto ruido y música, no entendían como es que me gusta leer en lugar de salir a divertirme.

Ellos son muy alegres, yo soy muy callada, no hay manera de llevarse bien.

Barry les hacía comida y se las llevaba, yo tenía siete meses de embarazo, fué un segundo embarazo pesado, muy cansado, me sentía mal y hacía muy poco por ayudar.
No los visité por mucho tiempo,no sabía como estaban ni tampoco preguntaba. Barry era prudente y no me decía nada, pero sé que le dolía mi indiferencia, mi falta de humanidad con su familia.
Pasó mucho tiempo antes de que los volviera a ver y la primera vez que fuí al campamento, me ofrecieron de comer y no dejaron que hiciera nada para ayudar. Siempre me han tratado como reina, me avergüenza que me traten bien cuando yo nunca lo he hecho.

He pensado en algún momento pedir perdón a la mamá de Barry, pero pienso que eso ya pasó y no tendría caso.¿Para qué remover viejas heridas?. Tal vez ella ni se acuerde de como me porté, siento que no vale la pena recordalo y recordárselo. Es un círculo que dejaré abierto, tal vez por ahí pueda salir todo lo mala que fuí.
Ella tiene un poco más de 80 años, le gusta mucho platicar, pero nadie le hace caso, es una abuela como la que quizá me faltó,los nietos que la tienen no la aprovechan. Es muy querida, pero no la toman casi en cuenta para nada. Tiene mucho que contar, pero no hay quien la quiera escuchar.
Cuando voy a su casa, me pongo a platicar con ella y aunque a veces su voz es apenas perceptible, no me importa, me quedo con ella, le gusta que alguien le ponga una poca de atención.
Al menos creo que con eso pago un poco la indiferencia con la que traté el derrumbe de su casa, el derrumbe de sus ilusiones que quedaron sepultadas junto con todo lo que había podido comprar en todos ésos años de lucha tenaz, de desvelos y sacrificios,de mantener a sus hijos, de cuidar a su esposo, de tejer miles de guantes para manos desconocidas

No es la mejor forma, pero pienso que es la mejor.

No me gusta recordar el temblor del 85, creo que a nadie, pero a mi menos.

Me recuerda que aún sin proponérmelo puedo ser la persona más ruín y mezquina de este mundo, con alguien que no se lo merecía, y encima tengo que cargar con el amor de Barry que me recuerda todos los días como es que se puede ser una persona de bien, con alguien que no lo merece.

Bofetada con guante blanco.



jueves, 17 de septiembre de 2009

¡No es justo!.


Me habían prometido pronto comprarme  mi computadora, ahora me dicen que será hasta diciembre-el día de mi cumpleaños- y en eso no habíamos quedado.

¡No es justo!, ya me había hecho ilusiones,¡no es justo!.

Mi familia me dice que me la van a comprar hasta diciembre, porque así ya no pediré nada de regalo, si de todo modos ya saben que aunque me regalen la computadora, voy a querer algo más, para eso soy reina.

Ahora Muny al ver el post del piano, me ha dicho que quiero, si la compu ó un teclado.

Ese no era el trato.

Quiero la computadora y no se hable más, que para diciembre ya sé que pedir.


martes, 15 de septiembre de 2009

Piano.


Uno de los instrumentos musicales que mas me gustan es el piano.
De chica siempre quise que mis padres me mandaran a tomar clases, pero nunca se pudo.
La muchacha con la que vivía tomaba cursos, a mi nunca me mandaron, siempre quise aprender solo que nunca tuve oportunidad.
Y es que la música de piano me parece de la mejor, sus notas melodiosas, el ver la danza de los dedos sobre las teclas, la forma en que las manos acarician el teclado, me parece sorprendente, hay que tener mucha sensibilidad para sacar sus mejores notas.

Creo que hubiera sido una gran pianista, la mejor.

Tal vez entonces tendría sensibilidad...  tal vez entonces.

No imagino a la MaLquEridA tocando el piano, la MaLquEridA, no... sería difícil de creer.
Si me pongo a pensar todo lo que no pude ser  y quise, no acabaría nunca, pero de lo que más me arrepiento, es de no haber aprendido a tocar piano, si tan solo hubiera tenido una oportunidad...

si tan solo....



Quisiera que pudieran oir algo que está en la parte de arriba, se los agradecería mucho.
Gracias.
Agradezco al blog dechileydemanteca.blogspot.com, la entrevista, muchas gracias.

Los más guapos.


¡Caray!, cada vez me gusta más este mundo virtual, y aunque cada vez paso menos horas frente al monitor- bueno, un poquito menos, algo es algo- conozco mucha gente.
Mujeres y hombres por demás interesantes.
Pero lo que mas me gusta es cuando charlo con amiguitos en el chat.
He conocido a muchos hombres teniendo el blog, mas de los que había conocido en mi vida real, y eso me gusta.
Hablan de todos los temas, desde literatura, pasando por música, anime, filosofía  y ... sexo... he aprendido mas de sexo que lo que pudiera saber en toda mi vida...¡argh!, aún me da pena.

Me gustan los hombres, hablen de lo que hablen, ya no me asusto de nada, con eso no quiere decir que sean maleducados, al menos hasta hoy no he conocido a alguien que de alguna forma pudiera ofenderme.
He encontrado hombres muuuuy guapos, pero son igual de gruñones, con uno de éstos me casaría hasta mi tercera vida.
También conozco uno que tiene la voz mas sexy del mundo ¡y me quiere! eso es lo mejor... pero casi casi es mi hijo, buahhhh!.
Hay otro que está solo, pero cuando escribo voy diciendo en voz alta lo que escribo para que él me escuche, es como un pacto que hicimos.
En este mundo virtual todo se vale.
Conozco otro que me manda textos todas las mañanas y que me hacen pensar, pero me cuesta trabajo poner en práctica sus consejos, tengo cabeza de piedra, soy inteligente pero no pongo en práctica la inteligencia, bueno no mucho... a veces.
Hay otro que cuenta chistes todas las mañanas y me hace reir mucho casi siempre...y así muchos más.
Pero hay uno que.... me mata... literal.
Me trata muy lindo, diferente a como me han tratado siempre y no quiero decir que me hayan tratado mal antes, es solo que diferente.
Es sabio, dice muchas cosas que me hacen reflexionar, me manda besos y abrazos y aunque es muy serio y educado, es el No.1, me la paso bien cuando hablo con él.
Solo que es un hombre muy ocupado...¡ash! que chiste.
Me hace suspirar, me hace sentir bien, me gusta lo que me dice, nunca me ha dicho cosas feas, bueno si, cuando me regaña porque ando de broncuda por los blogs que visito, pero no me ofende, en realidad me dice la verdad y a mi no me gusta.
En el mundo virtual la MaLquEridA se siente bien cuando platica con él, chatea con ella cuando él siente que ella necesita consuelo... ¿cómo lo sabe?... por lo que ella escribe.
Y es que hay veces en que la MaLquEridA está hundida en un mar de dudas, y siente que el barco de su vida se está hundiendo y él como buen marino ó salvavidas ó pirata, lo que sea que él sea, siempre la salva.
¡Ahhhhh! me hace suspirar.

 Me gusta este mundo irreal.

Lo bueno de todo es que Barry no lee mis post, lo bueno es que...
¡Papaaaaaaaaá!...
No nena, espera no es lo que creés..
¡Papaaaaaaaaá!
No nenita, mira, espera deja te explico... no es lo que parece...
¡Papaaaaaaaaá!
¿Qué quieres que te haga?, dime...¿quieres una sopa de fideos?...verdadera, no de sobre...¿quieres?...
¿Quieres unas enchiladas con mucho queso?...dime...
¡Papaaaaaaaaá!
¡Ya sé!, me dejo que me abraces todo lo que quieras, ¿si?...
Anda Kiku ven, te voy a abrazar...(...nche chamaca)...
¿Eh?...¿qué dices mamá?...
Nada, nada nena, ven te abrazo fuerte...




¡Argh!, ¿porqué no me gustan los abrazos?....








        

lunes, 14 de septiembre de 2009

El Club. ( Sueños).



La lluvia en la tarde del domingo caía muy fuerte, hacía mucho que no llovía así, era la primera de la temporada con esa intensidad.
De pronto sentí la necesidad de ir a la ventana, el granizo caía de forma estrepitosa y se juntaba en las orillas de los jardines de las casas vecinas, había una poca de niebla producida por los vapores del calor intenso que había hecho en el día.

Y de pronto recordé...
mis ojos se cerraron, aspire el aroma de la tierra mojada y me dejé llevar por un sueño.
Mi mente se transportó a la casa de mis padres, cuando mi madre nos ponía a mis hermanos y a mi a rezar en la ventana, mientras las gotas de lluvia bailaban incesantes.
Ponía hojas de laurel a quemar lentamente en el comal, para que la lluvia amainara y la gente que estuviera fuera regresara con bien a casa.
Ahora yo estaba en mi casa, con mi familia a salvo, recordando tiempos pasados.
Desperté de mis recuerdos, ahora estaba ahí, viendo caer el llanto del cielo, pensando en qué momento dejé de soñar.

Nunca he tenido sueños, no he deseado nada intensamente, vivo de realidades y mi carácter no se da el permiso de soñar.
Tal vez en algún momento, cuando era muy materialista... deseaba una casa con jardín , pensaba poner un columpio para poder jugar como antes... cuando era niña, mecerme tan alto para poder tocar el cielo y las estrellas, respirar el aire limpio de la madrugada... pero era un sueño... no tengo casa y columpio menos, pero ahora... ahora eso no es lo importante.
Ahora no tengo sueños, ahora vivo realidades.
Y sin embargo pienso si esta felicidad que estoy viviendo es un sueño...

...el sueño que mi madre quería para mi...
no lo sé...



domingo, 13 de septiembre de 2009

El poder del dinero.


Muchas veces Barry ha estado en casas de gente importante, ha ido a casas de actores, de políticos, cantantes, pero así que digamos im-por-tan-tes.
Y eso nunca le ha provocado el más mínimo temor.
Va a trabajar y no le impone ninguna persona, por más importante que esta sea.
Ha ido a la casa de Olga Guillot, que si no lo saben es una cantante cubana, de hace mucho tiempo.
Estela Núñez otra cantante, Lucía Méndez, la fotógrafa Mariana Yazbek, con la periodista Martha de la Lama, en fin.

Ha tenido varios encontronazos con algunas de ésas personas que creén que por tener dinero, deben tratar a la gente con la punta del pie y que les deben hacer el trabajo gratis, a mi no me lo parece.
Y es que muchos piensan que todos están a su servicio, solo por tener dinero. Alguna vez Barry fué a trabajar con el dueño de una empresa televisora y lo estaba esperando en el recibidor de un departamento que tenía; la secretaria le dijo que se sentara y Barry así lo hizo. Fué entonces cuando este tipo de cuarta entró y le dijo que se levantara que nadie le había dado permiso de sentarse.
Barry todo abochornado, más por la vergüenza de que le hayan gritado, se levantó rápidamente y sintió que todos los colores se le subían a la cara.

Otra vez, con otra señora im-por-tan-te con la que estaba discutiendo, le dijo que seguramente había estudiado en Harvard, solo porque a él se le ocurrió decir... ok.

Algo que le admiro mucho al buen Barry, es su sangre fría y es que le pueden decir cosas y quedarse tan tranquilo, como quien oye volar la mosca, porque dice que no vale la pena enojarse por algo tan estúpido, aunque por dentro se lo esté llevando la chifosca, y así hace enojar más a las personas ó les dice algo que las deja calladas.
Y le pregunto por qué se deja que le griten o lo traten mal y me ha dicho que si se enojara por todo lo que le dicen, estuviera peor que yo... es solo el poder que da el dinero Chikis- me ha dicho- no te fijes.
Yo no lo pienso así, creo que si algo semejante me hubiera pasado, me le hubiera ido directo a los... em...er... a donde alcanzara a darles unos buenos mandarriazos, a mi nadie me va a humillar.
Pero Barry sabe como tratar a la gente, sabe a quién le puede contestar y a quien no. Sabe como tratarlos... yo no.
Yo si les ando partiendo toda la cara... soy chiquita pero brava, aunque a veces ya no sepa ni que decir; creo que si hubiera estado en una situación semejante ya hubiera pisado la cárcel unas cuantas veces.
Lo único que puedo hacer para desagravio de Barry, es no ver esa televisora para nada.

Si algo hay en este mundo que no soporto es que me quieran pisar, no lo aguanto de nadie.
El médico me ha dicho que muchas de las enfermedades que ando arrastrando, se deben a mi carácter fuerte y es que dice que está bien que uno se enoje, pero no todo el tiempo.

Lo único que espero es que de verdad lo entienda, no es fácil cambiar de la noche a la mañana y menos aún cuando uno siente que en la vida ya todo está dicho.






¡Ah! así se pone Barry cuando se enoja.

viernes, 11 de septiembre de 2009

¿Quién paga?.



Muny llegó el lunes, normal, como todos los días... solo que no era como todos los días.
Yo estaba escribiendo en la computadora, de pronto tocaron y me levanté a abrir... era Muny.
Lo vi normal, como siempre, solo que no me saludo, seguí escribiendo cuando de pronto algo me hizo preguntar como le había ido...
¨Me asaltaron mamá¨.
Dejé lo que estaba haciendo y pregunté que había pasado, entonces me contó.
Kiku estaba arriba, no oyó cuando llegó su hermano.
Estuvimos hablando y llegó Barry, le dijimos lo que había pasado y no lo podía creer, con ésta son tres veces que asaltan a Muny en menos de un año.
Cuando nos cambiamos para acá, lo hicimos pensando en el bienestar de ellos, en el departamento ya no era seguro vivir y nos mudamos a este fraccionamiento prácticamente nuevo.
Todo iba bien, hasta hace dos años que se soltó la delincuencia, entonces ¿ahora a dónde nos mudamos?...ya no hay lugar seguro.

Lo que me pregunto es ¿quién va a pagar las lágrimas de dolor y frustración de Muny?,
¿Quién va a pagar las lágrimas contenidas de Kiku al ver a su hermano menor llorando?,
¿Quién va a pagar las lágrimas furtivas de Barry, tratando de que nadie lo viera llorar porque él es el fuerte de la familia?
Pero sobre todo ¿quién va a pagar mi dolor e impotencia al no poder hacer nada a ese respecto?.
Sé que si hubiera ido con él, ahora tal vez estaríamos muertos los dos, eso es seguro, yo hubiera reaccionado mal, lo sé.
Muny traía una mejilla muy roja y le pregunté si le habían golpeado, él solo me dijo que el rufián le había dicho...¨no te pases de valiente, porque si pones en peligro mi libertad, haré que tu pinche madre muera de dolor junto contigo¨, mientras con la pistola apuntaba la cabeza de mi pequeño, al mismo tiempo que le arrebataba el celular y la cartera y aún humillándolo más aventándole unas monedas.

La impotencia que sentí y que siento ahora mismo es tal, que le he dicho a Barry, si podemos hacer algo.
Él me ha dicho que no.
A Muny le robaron la Blackberry, apenas tenía cuatro meses con ella, ahora anda sin celular y Barry dice que es mejor que no traiga nada, aunque si no trae nada también le pueden hacer algo.

Lo único que me pregunto... ¿quién paga todo eso?...dolor, frustración, impotencia, ¿quién paga?.
Solo debo agradecer que Muny esté vivo y que no le hayan lastimado.

Hasta anoche pensaba que Dios ayuda a los maleantes y hoy tengo claro que no, es solo que el demonio...
le ha ganado la partida a Dios.

Me da vergüenza vivir en México.


jueves, 10 de septiembre de 2009

El lado oscuro de las margaritas.


Las personas que me conocen saben muchas cosas buenas y malas.
Saben lo que me gusta y lo que no.
Las personas que me conocen,saben que hay muchos lados oscuros en mi vida.
Que no todos tienen porque conocerlos, ni aún mis grandes allegados que creén conocerme conocen los lados oscuros de la MaLquEridA, y pareciera que si.
Las personas que me conocen saben de mis fobias, mis temores, mis angustias, mis horrores, los accidentes más íntimos,los más vergonzosos, los más graciosos,etc.,que entran en mis lados oscuros.

Y de entre todos los que me conocen saben que las flores no son de mis regalos favoritos. Nunca he entendido a las personas que tienen que cortar una flor para hacer felices a otras personas, no lo entiendo.
Claro que no puedo negar que se me ilumina la cara cuando me regalan flores, aunque después piense en las pobrecitas que las tuvieron que cortar.
Las personas que me conocen saben que de entre todas las flores que no me gustan están las margaritas.
Y saben que de entre las flores que me gustan están las violetas.
Las margaritas tienen una presencia muy importante en mi niñez y adolescencia.
Las margaritas tienen un lado oscuro en mi vida, en la vida de la MaLquEridA.
Esta es la verdadera historia del lado oscuro de las margaritas en mi vida.



¿Y de verdad pensaban que les iba a contar la historia?.

Nah!, ustedes no conocen a la MaLquEridA.


miércoles, 9 de septiembre de 2009

3er. Encuentro Swingers.

Por primera ocasión está invitada a escribir en mi blog Elina López, chica argentina. ¡Bienvenida.    
El que este libre de pecado...

                                          
Ya hace dos años que vivimos juntos y aun me dan bronca ciertas miradas... ¿Porque la gente es tan prejuiciosa y tan hábida de criticar SIEMPRE??
Algunos conocen mi historia, otros no... En resumen...
Tengo 34 años y mi marido 65, la diferencia de edades no es ni fue un obstaculo a la hora de amar, no vi en el la edad, vi al hombre maravilloso que dia a dia me demuestra que vale la pena soportar esas miradas acusadoras cada ves que nos vamos de parranda por ahi...
La gente que nos conoce, sabe que nuestro amor es puro y verdadero, y la que no, habla a rolete y opina sobre situaciones que no es interesa en lo absoluto, es mas, hace unas semanas fui bastante bruta y grosera con una vecina de mamà... les cuento en dialogo la escena:
vecina: -me dijeron que te separaste del papa de tu hija!!! (con tono de lastima)
yo:- si... asi es...
vecina:-tambien me dijeron que estas en pareja nuevamente!!!
yo:- si...si...
vecina:- y estas bien vos??, digo, como es mas grande que vos
yo:- que quiere saber Doña Lola... si se le para??...Siiii!!!!... Si se le para, y no sabe de lindo que lo tiene, parece un pene de 40 años no de 65...
Se imaginaran la cara de mi mama cuando la vecina se puso de todos colores y me dijo que ella no queria saber eso!!!
jajajajaja
Ahora me rio, pero al principio me costo, sentia que tenia que dar explicaciones a todo el mundo... Hasta que comprendi que el mundo no importa, que la felicidad que hoy me toca vivir es autentica, una felicidad que muchas veces me fue negada y que hoy, me llena de orgullo!!!
Espero no haberlos cansado con mi relato y perdon si son sensibles a algunas palabras, pero creo que la cosas deben decirse sin pelos en la lengua.
Por supuesto, millones de gracias malquerida por permitir que entre en tu casa, dejandome llegar a toda la gente que lee tus posts.

Besotes
Elina


E Elina López la pueden encontrar en elinaveronicalopez.blogspot.com
Y a mi me pueden encontrar en Cháchara y opiniones, blog de Mariano Salas.


Un gusto.

lunes, 7 de septiembre de 2009

Slogan.



Si tuvieras un programa, ¿cómo le pondrías?... ¿cuál sería el slogan?, me preguntaron.
No supe que decir, la verdad es muy difícil para mi pensar en que pueda tener un programa, ó más bien una sección de un programa en internet.
Y es que tal vez sería mucha responsabilidad.
No sé...
Tendría que dar una opinión, acerca de los temas que  traten, sería con mis propias palabras y partiendo del punto de vista de la experiencia que la vida me ha dado, ja!
No sé que tan bueno sea, tengo quien me ayude y la persona que me lo está proponiendo confía mucho en mi.. .pero...
¿Y si no doy el ancho?...
bueno, el ancho nunca lo voy a dar, más bien ¿si no cumplo las expectativas?
Pues sería un fracaso para mi y una vergüenza a nivel nacional, lo bueno que solo me conocen en mi colonia y en Chihuahua algunos y en Sonora otros y en Monterrey unos cuantos y en el DF, otros más y en Coacalco muchos y en Phoenix unos diez...¡cielos! creo que si me conocen.
Bueno, dejando de lado eso, ahora lo primero es hacer un slogan... solo que  tengo el cerebro seco cual chile pasilla y a pesar de tener casi una semana pensando no se me ocurre nada.
Lo mas difícil es crear el slogan que lo demás es pan comido
¡Señor de todos los micrófonos, ayúdame en este trance en el que me he metido!.
¿Cuál será mi slogan?, ¿cuál será?.
Si cien cabezas piensan más que una... mmm...¿ me ayudan?...
¿si?...
¿porfa?...
¿porfa?

Les prometo que el que gane...


será ¡El ganador!, se los juro que si.



El Club ( Amigo imaginario).


Emilio...
Así se llamaba el amigo de KIku...Emilio.
Hablaba con él de pequeña, cuando creía que nadie le ponía atención, su amigo siempre tenía una sonrisa dibujada y unos ojos redondos y negros. Le gustaba hablar con él, Emilio siempre le decía lo que Kiku quería oir.
A mi nunca me gustó Emilio, o tal vez no es que no me gustara, es solo que me daba miedo. Siempre la regañaba cuando hablaba con él, le decía que ya lo dejara en paz, que ya no hablara con él, pero  nunca lo hizo hasta que nació Muny, fue entonces que  ya no volvió a salir, ahora Kiku ya tenía con quien platicar, ahora ya no tendría que hablar más con Emilio...

Emilio era su dedo.

Si Kiku supiera que ahora soy yo quien tiene amigos imaginarios, seguro se reiría de mi. Lo bueno de todo es que mis amigos imaginarios, si existen, eso les quita el ser imaginarios... tienen cara y dicen palabras aunque no las escuche, solo las lea. Nunca me han dado abrazos, aunque me los manden, ni besos, que siempre me dan muchos.
Mis amigos imaginarios no son un solo dedo, mis amigos imaginarios empiezan a salir cuando mis dedos comienzan a teclear.
Mis amigos imaginarios también tienen nombre.
Mis amigos imaginarios también están en mis dedos.




Hoy es cumpleaños de uno de los 4 Fantásticos, así que ¡celebremos!.


sábado, 5 de septiembre de 2009

Los pies en la tierra.

¨Mueves un dedo y el mundo se mueve¨.
Es lo que me dijo Kiku, anoche estando mi familia y yo viendo el partido de fútbol, solo porque pedí algo de comer y no había.
Barry y Muny salieron a buscar lo que se me antojó y fué cuando Kiku me dijo eso.
Y creo que no me he dado cuenta del poder que tengo sobre mi familia ó tal vez no me he querido dar cuenta de eso.
¨Mueves un dedo y el mundo se mueve¨.
Si creo que si, mmm... tendré que pensar muy bien si el camino que estoy llevando con ellos es el indicado, no quiero que piensen que me aprovecho de ello.
No quiero que un día el sueño en el que estoy sumida se acabe, y es que pienso que toda esta felicidad en la que estoy inmersa sea pasajera.
Creo que no estoy acostumbrada a ser feliz, porque si así fuera, no me importaría reirme todo el tiempo y no darme miedo lo que venga.
Hoy he sido muy feliz, gracias a mi familia, no tengo miedo a nada.

Por lo pronto iré poniendo los pies muy firmes sobre la tierra, no sea que pase lo que en Caborca.









Hoy aprendí a hacer otra cosa en el blog, gracias a Kiku.

Pensamientos estúpidos.


Me despierto casi de madrugada, tengo que dormir tarde para que el insomnio no me haga su presa y despertar a la 4.30 de la mañana para levantar a Muny.
Me pongo a pensar y muchas veces las cosas de las que hablo en el blog se me ocurren en ese lapso de tiempo.
No siempre pienso cosas agradables o tengo pensamientos lindos, hay veces como hoy en que imaginé cosas tontas por no decir estúpidas.
Pensé en la forma en la que no me gustaría morir o suicidarme.
Si, había pensado en suicidarme- no ahora, ya no- hace mucho tiempo... en que no le encontraba sentido a la vida.
Y la forma en la que no me suicidaría, pues sería así...

No me gustaría suicidarme con un cuchillo o tijeras, porque tendría que ir derecho al corazón ¿ y si fallo?...mancharía de sangre todo y las manchas no salen fácil, así que objetos punzocortantes...descartados.

¿Pastillas?
Las pastillas me dan mucha  náusea, solo ver dos aspirinas-mis favoritas- hacen que se me revuelva el estómago... y pensar que para suicidarme tendría que tomar un frasco entero o la mitad hace que de plano... no.

¿Lanzarme a las llantas de un coche ó camión?
No, a la gente por lo general se le salen los zapatos, no me gustaría salir volando, además los autos me dan miedo... descartado.

¿Tirarme de un edificio alto?
Tengo acrofobia, me dan vértigo las alturas y ¿si caigo encima de alguien que no tiene ninguna culpa?...descartado.

¿Aventarme a las vías del metro?
Tan solo pensar que el metro pasaría encima de mi pequeña humanidad y que no dejaría rastro ni de mi nombre, me da pavor. No me imagino el sufrimiento de mi familia al no saber en donde estoy.

¿Perderme en el alcohol?
Tendría que tomar mucho para volverme alcohólica, pero me tardaría tanto en acabárme todo el alcohol que pudiera, que sería muy difícil morir de alcoholismo a menos que me diera una congestión... descartado.
Y todo eso, todas esas formas, harían que saliera en los periódicos, nononononono, ¡jamás!...¡nunca!.

Así que he decidido esperar a morir como debo morir, que espero que sea de muerte natural y sin dolor, en mi camita y con mi familia al lado.

Y bueno, no todos los días pienso en cosas bonitas, también tengo pensamientos estúpidos, aunque pensar en la muerte no sea para nada estúpido... es la realidad.

Sino ¿para qué nacimos sino para morir?.







viernes, 4 de septiembre de 2009

Esta caliente.




Supongo que mi padre con el sueldo que ganaba y con mi madre ayudándolo lavando ropa ajena, era muy difícil mantener a tanto chamaco como lo éramos nosotros.

Y es que si bien es cierto que algunos leían, otros jugaban, los más grandes entretenían a los más chicos, pues algunos latosos como yo no tenían forma de quedarse quietos.
Así que mi padre decidió comprar una televisión.
Una televisión que para entonces era un lujo, un lujo que él pago con muchas semanas de arduo trabajo bajo el sol.
Teníamos prohibido encenderla cuando él no estuviera y ¡ ay de áquel que lo hiciera!, porque entonces su furia y sus cinturonazos caían sobre áquel que la encendió y sobre áquel que la haya visto.
Como algunos querían quedar bien con mi padre, entonces ellos eran los encargados de acusarnos.
Yo siempre estaba del lado de los acusados, ni modo mi inquietud me hacia pagar caro.

Había veces en que mamá  estaba tan ajetreada que ya no podía con tanto chamaco y tanto ruido, tan solo quería un momento de paz y nos dejaba prender la tele solo si le prometíamos que nadie diría nada y que la apagaríamos con el tiempo suficiente para que se enfriara antes de que llegara mi padre.
Y así lo hacíamos.

Solo que  a algunas veces los menores no tenían prudencia o se les escapaba un dato importante de lo que habíamos visto en la televisión y entonces todo nuestro cuidado se iba al demonio.
Había que  prepararse, los cinturonazos no tardarían en llegar a nuestra bien formada pompita.

Mi padre empezaba a preguntar, mis hermanos en su inocencia le decían y entonces si...
A ver...¿ dime quién encendió la televisión?
El gemelo mayor.
¿Y quién la estaba viendo?
Todos.
No es cierto yo no la vi, decía mi hermana Adriana que siempre estaba leyendo libros y estudiando.
Bueno, Adriana no, pero todos los demás si.

Y vale, que se formen porque van a empezar los cintarazos y los llantos. Y pobre de áquel que llorara muy fuerte, porque entonces le daban otra ración.
Algunas veces los gemelos prendían la tele cuando mis padres se iban a trabajar, nos quedábamos solos y entonces todos quietecitos y sin hacer ruido, con un hermano en la puerta vigilándo que mis padres no llegaran,
Otras tantas mi padre le decía a mi hermano, al que en ése momento estuviera de chismoso- digo, de su lado- que tocara la tele -la parte de atrás- y le dijera si estaba caliente.
Si había dado tiempo de que se enfriara nos salvábamos y si no... solo teníamos que confiar en que mi hermano dijera que la tele estaba fría.
Solo que eso nos costaría hacer el trabajo que le tocaba a él hacer en la casa o ser su sirviente por un rato hasta que nos cansábamos del chantaje y ya no nos importaba nada.
¡Vaya recuerdos!

Y ahora me admiro de que cada quien pueda gozar de tener una televisión propia... aunque no haga falta.
Últimamente la televisión de mi recámara casi no se enciende, han pasado días en que ni siquiera tomo el control, está abandonada... eso sería bueno si el tiempo que pasaba viéndola, lo ocupara en algo productivo.
No es así, bueno de alguna forma estar en la computadora es algo productivo, pero creo que es mucho ya el tiempo que le estoy dedicando.
Tengo que hacer un alto.
Aunque sea de quince minutos porque la verdad... soy adicta.
No quería decirlo, pero lo reconozco ante todos.
Soy adicta a la computadora, a ésta en especial.
Lo bueno de todo es que  ya la voy a dejar.

Porque ahora falta poco para que Barry me compre una para mi solita, la voy a tener en mi recámara, no se la voy a prestar a nadie, y así cuando me canse de estar sentada...
pues me acuesto.


Musa de un Toro Salvaje

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Hey si de cuando en cuando nos preguntamos qué demonios hacemos aquí.