Páginas

domingo, 31 de mayo de 2009

Control.


No sé donde lo dejaste.

Lo acabo de dejar aquí.

si lo hubieras dejado ahí,ahí estuviera.

me lleva la chingada,dónde está?

no séeeeeeeeeeeeee¡¡¡


ya encontraste el control?

si,estaba debajo del cojín

te dije.





..........................

No viste dónde deje mi pañuelo?

otra vez?

es que lo deje aquí

toma otro,pero no lo pierdas

te lo voy a poner en la camisa con un seguro,como niño de kinder para que no se te pierda

si,si pero ahorita quiero encontrarlo

ya te di otro

si,pero quiero saber en donde dejé el otro

ash¡ te odio cuando no sabes donde dejaste el pañuelo.





.............................

No viste mis lentes?

no

es que aquí los dejé

pues no,ahí no los dejaste,ahí estuvieran

alguien los agarró

quién va querer ponerse tus lentes?

no sé,pero aquí los dejé

me lleva la chingada,dónde los puse?




.........................

Tú creés que no sé donde deje mi desarmador?

con quién fuiste?

con la señora Coty

pues entonces llámale y le preguntas


.........

que creés?

si dejé el desarmador con la señora Coty,

te lo dije.




Barry nunca sabe en donde deja las llaves,el teléfono,la cartera,nada, no sabe en donde deja nada,y basta con que diga :nohanvistotalcosaquenoencuentro? para que todos nos pongámos a buscarla.


Habrá algo con lo que se cure el desorden de Barry?

Nunca sabe en donde deja las cosas.


Y siempre espera que yo con un pase mágico se las aparezca.

Lo malo es que por lo general siempre encuentro lo que pierde.










Pensé que solo eran dos hijos los que tenía.

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales