Páginas

sábado, 18 de mayo de 2019

Esa no soy yo

Cuando el monstruo que me habita toma por asalto mi rostro deformàndolo sin dejar huella de mi, pienso que eso al final hará que Barry me deje de amar.

Eso dolerá más que cualquier traición de un amor verdadero.
Mis hijos se asustarán al ver a su madre con otro rostro. Una cara que no es la de su madre sonriente.
Ay de mi con un ente metido en mi cuerpo del que no puedo deshacerme.

Pasan cosas, hechos que me asustan. Tengo que recurrir a todo mi valor para no salir corriendo de mi.
Hago cosas dormida. Quizás esta etapa es una de las más  crueles que me ha tocadl vivir. Duermo. Duermo. Duermo. Paso tanto tiempo dormida que si no fuera porque estoy dormida cualquiera diría que estoy durmiendo. Bella durmiente despierta los príncipes azules no existen.
Me reiría pero no puedo dejar de preocuparme.
La otra  vez comenté sobre un post que publiqué no sé ni como. También mencioné del que borré igual estando dormida.

Soñé que estaba con el dentista. Cuando abrí los ojos tenía abierta la boca como si me la estuvieran revisando. Qué bueno que nadie me vio. De risa loca ¿no?

Ayer me quedé dormida de nuevo estando con Barry y mi hijo. Estaba hablando por whatsapp cuando me dormí. No recuerdo más. Cuando abrí los ojos por la voz de mi hijo resbaló el celular de mi mano.
Recordé que estaba hablando. Revisé el chat y me asusté. Había escrito tres renglones por separado con frases ininteligibles. ¡Yo no escribí eso!

Cierto que escribo en parkinsoniano pero sé lo que escribo. Esta vez no. Ni siquiera entiendo lo escrito.
Barry dice que no escriba cuando tenga sueño pero cómo si ni siquiera sé cuando duermo. Ahora mismo debía estar dormida pero la luna insustió en asomarse por mi ventana y es hora que no se va de ahí.
Jesuscristo de los escribidores de infortunios protégeme con el velo del raciocinio, no dejes que nadie más habite mi destartalado cuerpo.

¿Qué voy a hacer? ¿Y si los antidepresivos me convirtieron en zombie? Ellos no zombienvenidos. ¿Qué tal si me convertí en uno de esos que caminan dormidos y cuyo nombre acabo de olvidar?

Algo está pasando dentro de mí y ni siquiera sé como defenderme. Desconozco al enemigo.
¿Y qué tal si en algunos de mis ratos de soledad o insomnio escribo sin saber algo que no debo?
Soy una acérrima antisocial, con mayor razón lo seré ahora. Puedo quedarme dormida en medio de una conversación, puedo hacer una estupidez. ¿Qué voy hacer?

Mi familia se preocupa ¿cómo voy a tranquilizarlos si yo misma estoy aterrada.

Esto ya venía sucediendo pero era cómico. Ha dejado de serlo. El monstruo que me habita llamado  pp ha encontrado otro bastión para acabar conmigo.

Me alejo de todo lo que me pueda poner en peligro o vulnerar mi credibilidad pero no puedo alejarme del ser que me habita. Ha tomado por asalto mi cerebro y a no ser que me hagan una trepanación no hay forma de vencerlo.

Los solos terminan venciéndose a sí mismos adentràndose en su soledad para no dañar a los demàs.

Gracias por leer. Miren aquí tengo algo para ustedes. Les regalo un trocito de mi ser.

Tengan ♥♥♥












14 comentarios:

  1. Me gustaría poder abrazarte, se que ustedes tienen otra palabra más precisa, pero ya me entiendes.

    ResponderEliminar
  2. Pues ese ente que te habita, escribe tan bien como tu :)
    No dejes de comentarle todo esto a tu médico, puede ser un efecto secundario de la medicación y te la pueda cambiar o modificar la dosis...
    Yo si, te abrazo... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que cada vez escribes mejor y más lúcida.
    De corazón te lo digo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Si te hace escribir así de lúcida, es que ese pp, duendecillo burlón, no es un sátrapa. ni un dictador malvado.

    Porque las letras no jueguen en wasap, pero si lo hacen, que te hagan sonreír. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. A mí me sigues pareciendo la más lista y la más centrada.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Yo sé que escribir con tanta lucidez no te salva del monstruo, pero le plantas cara y le haces exorcismo.
    besos.

    ResponderEliminar
  7. Y a ti gracias por escribir.
    Ya ves que te entendemos perfectamente.

    Un beso grande❤️

    ResponderEliminar
  8. Los que en verdad aman no huyen, sin importar lo que deban atravesar.
    Aunque, claro, uno nunca puede dejar de pensar en ellos.

    Suerte.

    J.

    ResponderEliminar
  9. Creo que te preocupas más de lo necesario. Te leo lúcida y coherente. Besos.

    ResponderEliminar
  10. Siempre tierna, cariñosa, coherente.
    Siempre, Malque querida.
    Gracias, por tus regalos.

    Un beso enorme, mi querida Malque.

    ResponderEliminar
  11. Me gusta como escribes. Siempre te veo muy lúcida en tus escritos.
    Seguro que científicamente tiene una explicación y posiblemente sea que estas cansada y la medicación te hace dormir. Si tú estabas escribiendo, el sueño te abordó y seguiste escribiendo sin que las palabras tuvieran sentido. A mí me ha sucedido de estar hablando con mi pareja siendo las doce de la noche, y quedarme dormida mientras hablaba. A veces el sueño nos vence y la mente intenta seguir activa.
    Un abrazo enorme y con mucho cariño

    ResponderEliminar
  12. Un hermoso texto. Paciencia. Gracias por compartir tu experiencia, nos acerca a la empatía.

    ResponderEliminar
  13. ¿Y si esto lo escribiste dormida? ¿Podría significar que estoy dentro de tu sueño?
    Te dejo un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. aay mi bienquerida! me rompes el corazon, me he mudado muy lejos de mi vida para cuidar a mi hermana y entre tus lineas he identificado sus temores tambien. te mando un abrazo! te quiero!

    ResponderEliminar

La dueña de este blog, una dama exquisita dueña de su mente pero no de su cuerpo agradece la visita a este blog de chilanga triste.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales