Páginas

domingo, 13 de mayo de 2018

Hoy domingo se casa Benito con un pajarito

Así la vida pues se escribe sin tanto -vestigios del ayer- remordimientos. Dando por sentado nada trastorno sin sentido. ¿Desde cuándo fui excluída del equipo? Lo pensé bien quitando enojos y resquemores obtengo beneficios tal como seguir siendo autosuficiente en cierto grado de inmediatez. Quien se acostumbra a que le hagan todo se vuelve inútil. La vida da lecciones tardías. En lo superfluo soy inútil. En lo necesario no moriré por ello. Cuestión de actitud. Paroxismo ridículo -porque debe ser- en el que me encuentro. Y luego que no maldigas y luego por que estás tan callada. El tiempo no da explicaciones. Con capacidad suficiente para elevarme a tocar el cielo azotándome después en el suelo. Hablo de poesía si se me permite. Cambio tres días de mayo por un masaje en mis piernas. ¡Ay qué dolor, qué dolor, qué pena! Miedo del "algo" recargado en mi espalda. Pies descalzos caminan tras de mi. Siluetas negras danzando en mis noches sin dioses. Eb mi país matan -mueren- más mujeres que ilusiones. Babo Alejandro huyó de la casa otra vez. La Bella y Barry lo encontraron enfrentándose a tres furiosos canes enormes para su tamaño. ¡Pinche perro! Pa'lotra no te busco. Nos mata más -¿se puede morir menos?- imaginar a qué peligros se enfrentaría. El Alter Ego perro está ya muy viejo. Lo consentimos mucho. Es demasiado gruñón. Tiene suerte por partida doble. No le dan antidepresivos ni lo regañas porque no le da la gana comer. Empírico nomás. Quiero ser perro. Rescatemos de lo sosegado del entorno el saber hablar cuando se debe. Lo descubrí mirándome dormir. ¡Hey no me mires dormida! Estado vulnerable. ¿Dormida o despierta? la visita al departamento trajo consigo reencontrarme con dos antiguas vecinas. Las dos me abrazaron. Las dos me estamparon sendos besos en la mejilla. Yo... no supe qué decir. Me da gusto verlas pero termino la charla rápido. El escozor en el brazo -tributo a la felicidad- recordó mi época de bruja materna. Los recuerdos tienen telarañas en la memoria. ¿Que no se había muerto? Tengo miedo de tejer recuerdos con los hoy que me incumben, me gusta saberme viva... ¿ Y mi status dónde quedó? Permuto la capacidad de disentir por la de razonar. Se ajusta más al mundo de los humanos. El abuelo -mi perro viejo- es como yo. Mira la calle en el umbral de la casa sin atreverás a dar un paso fuera. Igualito que yo. Interfaz de lo ignoto. En los intervalos del aburrimiento aprendo a leer poesía y a tratar de entender la guerra en Siria. Un mundo alejado de otro. No hay relación de uno con otro. Nadie ha encontrado poesía en un niño muerto por una bomba. Aquel que lo encuentra será única y nada más un mercenario.

17 comentarios:

  1. En algunas contadas ocasiones, quedarse fuera del equipo es la mejor parte del día (vida), en otras no tanto.
    Pero el mundo continúa girando y debemos continuar nosotros con él.

    Saludos y suerte,

    J.

    ResponderEliminar
  2. Tu entrada parece como un manantial de aguas cristalinas que, al caer, se subdivide en cientos de chorritos, que son tus frases... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  3. Poesía es leer tu corazón.
    Vengo.
    Te leo.
    Me ilumino.
    Y me voy.

    Un beso agradecido.

    ResponderEliminar
  4. Ese perro es tan echao p'alante como la dueña.
    Es un lujo entrar a leerte, chamaca. Hables de lo que hables.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Me gustó la permuta de disentir por razonar.
    Aunque tú siempre razonas. No sé si se ajustará más al mundo de los humanos, pero creo que es mejor. Sentir y razonar.

    Un beso enorme, querida Malque.

    ResponderEliminar
  6. Solo te digo que me gusta leerte.

    Un beso grande, Malque

    ResponderEliminar

  7. Menos mal que en el mundo también hay poetas... ante tanto mercenario...
    Qué sería de nosotr@s sin ell@s...

    Otro beso y otro cálido achuchón.
    Y gracias por tu 'mirada cargada de poesía'.



    ResponderEliminar
  8. A mi también me gusta leerte,abrazo.

    ResponderEliminar
  9. la vida es difícil, sólo queda reponerse, seguir adelante y disfrutar de esos destellos de éxtasis que llamamos "felicidad".

    besos.

    ResponderEliminar
  10. No! No hay poesía en esa imagen que mencionas.

    ResponderEliminar
  11. Se dice que cuando los perros alcanzan el ocaso de su vida, se van por cuenta propia de la casa para morir lejos, sin causar problemas ni (tanta) pena. Eso se dice.
    Te dejo un abrazo, Malquerida.

    ResponderEliminar
  12. Hola hermosa, una vez tuve un perro que se llamaba Spancky, era muy feliz porque aunque era nuestro siempre cuidaba de los vecinos, iba y venía, tenía amantes en otras calles y dos que tres enemigos. A la casa que llegará a pasar la noche, le abrían la puerta y le daban de comer. Pero eso sí, bien ganado que lo tenía porque se conocía los horarios de todos y los acompañaba a sus actividades, se daba tiempo para todo eso. Dime tu si no es una vida envidiable. Saludos poéticos.

    ResponderEliminar
  13. Yo soy huraña, no me gustan las conversaciones con las vecinas.
    Como siempre un gusto leerte. Beso

    ResponderEliminar

Advertencia:
Este blog es administrado por una bruja psicótica que habla con los dedos mientras lanza maldiciones en idioma abstracto.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales