Páginas

sábado, 5 de mayo de 2018

Al sur del universo

Vencido el plazo para entregar el proyecto no queda más que hacer. Es el segundo año que trabajo en él, como todo lo que empiezo, nunca termino. Logré entusiasmar a Laura y al Tío Sam para que me ayudaran. El Tío Sam ya no está y Laura hizo más de lo que pudo. Este año avancé más que el pasado pero quien vive de realidades un sueño es eso y nada más. Revisar palabras, tiempos, acentos, ideas no es fácil para mi, ser imperfecto que hace las cosas y ya está. Revisar que todo esté bien me sobrepasa. Lo que está hecho no tiene remedio. Laura dice que si. Voy a pasos lentos ¿de qué manera si no podría ser? Habituarme al marasmo que me encuentro provocado por los antidepresivos ha sido rápido. Estoy como los letreros de las escuelas. "No corro", "No grito", "No empujo". Añado las mías: "No maldigo", "No vocifero", "No me enojo". En este período de prueba me volví un pan de Dios. Puedo enfrentarme a desafíos como aceptar los viernes con una sonrisa, decir en su cara al neurólogo que es muy enojón, o bañarme con agua fría sin echarle culpas a nadie. Estoy anulada compañeros. ¿De modo que esto es vivir la vida como se debe? Aguantar el bullicio de las mañanas sin querer salir huyendo habla mucho de la nueva actitud. Observo a Barry y a El Jefe platicar en el trayecto a la casa de los aviones. Si hay un ejemplo de amor de padre e hijo son ellos. Observo, observo, observo. Lleno los ojos de su -¿Por qué no hablas Flor?- pregunta El Jefe viéndome por el retrovisor. -No tengo nada que decir- respondo seria. En ocasiones sazono sus pláticas con una que otra grosería. Les causo gracia. No comprenden como yo tan propia pueda decir semejantes barbaridades. Mis silencios se han extendido hacia los dedos. "No hablo", " No grito", "Si pienso". Pienso, pienso, pienso. Tanto pensar me duerme, esté con quien esté. -¿Qué sueñas abuela?- pregunta La Bella. ¡Demonios! No me gusta que me vean en mi estado más vulnerable. Hablo dormida. Palabras ininteligibles. Balbuceo triquiñuelas. Susurro amores, medito querencias. Terminó el plazo de prueba del nuevo antidepresivo. Camino sobre nubes. Todo es armonía. Entre toda esa somnolencia todavía queda algo de la MaLquEridA de antes. Debo conocer a alguien. No quiero. Ser antisocial no lo olvido. Claudico a primeras de cambio. Acepto sin decir nada. Me gustó conocer a ese alguien. Deshinibida, segura de sí misma hablaba como si nos conociésemos de hace mucho tiempo. Y si, me conoce por su cercanía a Laura y porque "escribo". ¡Virgen del Chongo Parado, me ha leído! Me da una pena que me conozcan. Salí de la guarida para ver al neurólogo y ya está. Sigo en lo mío. Compré manta para mis blusas. Pasee con Laura. Y ya es todo. Ha llegado Natalia. -¿Qué escribes abuela?- -Escribo en mi blog- -¿Para qué escribes?- -Para que me lean- -¿Quieres hacerte famosa?- -No, nomás quiero escribir- -¿Por que no quieres ser famosa?, las viejitas también pueden serlo. Te amo mucho mi dulce abuela. Natalia es la primera niña en toda mi perra vida que un ser infantil me dice que soy dulce. ¿Dónde tendré lo dulce pues?
Soy una vieja gruñona y ya.Click!

24 comentarios:

  1. Un beso para la encantadora vieja gruñona :))

    ResponderEliminar
  2. Puede que gruñas Malke pero eres una dulce total aun así y todo. Un hermoso texto de verdad. Se te quiere !

    ResponderEliminar
  3. Eres gruñona para ti pero dulce para ella. ¡Qué suerte tener a Natalia! Un besazo.

    ResponderEliminar
  4. La gruñona más agradable del mundo.

    Yo sigo antisocial.
    Cada vez más.
    No me hablo ni a mí mismo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Gruñona, si quieres, pero dulce. La niña no se lo va a inventar. No hay mejor chocolate que el amargo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Todos gruñimos y si no es así ,que el que no gruña tire la primera piedra..
    Besitos Malque.

    ResponderEliminar
  7. Blusas de manta, lo mejor del mundo.
    Besos, Flor!

    ResponderEliminar
  8. Es que Natalia tiene razón, los niños captan, eres muy dulce y muy tierna.
    Toda la razón. Eso no se puede disimular, se nota en todo.

    Un beso, muchos besos para las dos.
    Y una canción para una de las personas más tiernas que me he encontrado y a la que recuerdo todos los días.

    Desde España a México, un besooooo ...

    ♪ ♫ ♪ ♫ ♪ ♫ ♪ ♫ ¡Hermosa y linda Malque! ♪ ♫ ♪ ♫ ♪ ♫ ♪ ♫

    ResponderEliminar
  9. creo que a veces te sientes como a una alter ego cuya personalidad no puedes controlar. no es culpa tuya. a seguir adelante.

    besos

    ResponderEliminar
  10. Vieja gruñona de sal...y azúcar...
    ; )

    Un beso para ti y otro para esa niña,Bella!

    ResponderEliminar
  11. Yo me había dado cuenta mucho antes que Natalia, lo siento ... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  12. Los pequeños sorprenden, algunas veces, porque pueden ver lo que los adultos dejamos de ver hace mucho tiempo.
    Algo habrá visto, algo imperceptible para los demás.

    Saludos!

    J.

    ResponderEliminar
  13. Gruñona pero entrañable.
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Es lo que hay... y lo que queda.
    No esperar nada, y seguir...

    Bss, Flor.

    ResponderEliminar
  15. Seguro que tu nieta tiene razón. Ella mejor que nadie te conoce y sabe como llegar a ti y verte como eres. No eres ese ogro que dices y ella sabe que desprendes amor y ternura.
    Abrazosssssssssssss

    ResponderEliminar
  16. Tu secreto
    Tu don
    Es que
    Siempre eres
    Ternura
    No hay gruñido
    Que supere lo que das
    Lo que transmites

    La dulzura anida en las miradas
    Mi gran señora y Bella lo sabe y la siente


    Abrazos grandes ♥

    ResponderEliminar
  17. Todos tenemos nuestro costado arisco y no siempre es bueno disimularlo.
    También tenemos el lado dulce, tierno y los niños tinen una capacidad enorme para detectarlo.
    Un gran abrazo, Flor.

    ResponderEliminar
  18. jajaja tú eres como el abuelito de Heidi... ¿qué importa el tono bronco exterior -si acaso- si dentro tienes esta inmeaensa sensibilidad que tú tienes, de ahí que nos tengas a todos aquí colgados de tus letras ... va a ser que tu nieta de te de dentro a fuera, como nosotros... no como tú, que miras el espejo y supones que solo eso es lo que se ve de ti ¡cegatilla! ; ) Estas confesiones de tu consciente inconsciente sincero no tienen precio. GraaaciaassS...
    Muchísimas gracias por seguir regalándonos estos deliciosos momentos en letras!


    Un beso enoorme mi querida MALQUE!

    ResponderEliminar
  19. Hola, vieja gruñona, qué hada más encantadora conversa contigo, para ella eres su abuela, es verdad; pero tú te dices viejita, nomás, y eso ya suena diferente porque Natalia te suaviza o ya lo eres, pero lo ocultas.
    Como me gustan esas conversaciones que os traéis entre las dos. Creo que la envidia me corroe y no hay envidias sanas como algunos dicen. Tendré que venir de vez en cuando a visitaros, paso un ratito agradable. Ahora tengo que dejaros que tenéis muchos visitantes y tampoco se trata de abusar.
    Os dejo un beso, bueno dos, no sé si a Natalia le gustan, mejor le das tú un divertido achuchón de abuela.

    ResponderEliminar
  20. Yo también te encuentro dulce. Sí, provocas ternura y admiración.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

  21. Una dulce gruñona...
    ...que escribe muy bien y con un estilo propio.

    Más de lo que muchos pueden decir.

    Un beso y un cálido achuchón!

    ResponderEliminar

Advertencia:
Este blog es administrado por una bruja psicótica que habla con los dedos mientras lanza maldiciones en idioma abstracto.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales