Páginas

martes, 14 de noviembre de 2017

Mar

Cuando estoy de esta manera
lueguito pienso en lo hermoso que sería
vivir cerca del mar.
Tiestos esparcidos en la arena
incapaces de volver a juntarse
formando un solo organismo.

El mar seria benévolo 
dejándome explorar el límite de sus aguas
corroborando
que todo tiene un fin
y en ese fin un comienza.
Onanismo de gracia sin manos.

Los meses, años, días, horas, minutos, segundos,
todo pasa sin dejar rastro.
Ignoto tiempo buceando
por las aguas oscuras del subconsciente.

Olas despeinadas por brisas frescas.
Apoteosis de unión hombre-naturaleza.

Quién necesita faro para llegar a la felicidad
de encontrarse con uno mismo
a salvo de tormentas furiosas
sin vientos escarchados de premura.

Sinceridad en cuatro tiempos.











18 comentarios:

  1. vivo a media hora del mar (si voy caminando). es un mar tranquilo y a la vez muy difícil como para sumergirse en él por lo que no es apto para los bañistas; pero estando en sus orillas se contempla la mayor parte del litoral, las islas y sus islotes más cercanos.

    besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suertudo eres Pirata, muy suertudo.


      Un abrazo fuerte

      Eliminar
  2. Me encantaría vivir en un faro. Beso.

    Salud.

    ResponderEliminar
  3. Yo lo tengo a más de trescientos kilómetros.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Vivo al lado del mar.
    Y voy cada día si puedo.
    Ayer mismo estuve por la tarde.
    Me relaja.
    Me sienta bien.
    El mar es mi verdadera patria.
    De allí vinimos los humanos y allí volverán mis cenizas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Soy del mar y no sabes lo que lo echo de menos cuando lo tengo lejos (que es casi todo el año).
    Es un bálsamo para mi.
    Me gustó ver tus olas despeinadas,casi estuve allí.
    : )

    Besos de pez.

    ResponderEliminar
  6. Hola Flor de María. Seguro que tienes un gran mar en tu mente y eso te llena de libertad a la hora de expresarte.
    Ojalá un día no muy lejano, todos tus sueños se cumplan.
    Un abrazo grande, tan grande como ese mar que sueñas.

    ResponderEliminar
  7. Vivo al lado del mar y realmente no sabría como la pasaría sin el,abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Me encanta leerte con tanta energia y vitalidad!!! :)
    Vivo cerca del mar, pero solo paseo por las playas en Invierno, lo detesto en verano plagado de turistas...
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  9. Esas olas despeinadas, me recuerdan que tengo que bajar al mar, a nuestro mar.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Un poema precioso, con tanto contenido, me encantó Flor.
    Sumergidos en el mar podemos encontrarnos a nosotros mismos, vernos reflejados en sus aguas.
    Un abrazo, linda.

    ResponderEliminar
  11. Las olas despeinadas me recuerdan tu pelito... Hermoso Malke se te quiere

    ResponderEliminar
  12. "Onanismo de gracia sin manos", para quedarse una pensando en eso.
    A mí no me gustaría vivir junto al mar.

    ResponderEliminar
  13. A veces, a 120 km, me parece sentir el olor del mar y echo de menos no vivir en sus costas.

    Saludos salados!

    ResponderEliminar
  14. Campeche, mana.
    Esto te quedó de premio. Es un regalazo leerlo.
    Besos.

    ResponderEliminar

  15. "... lo hermoso que sería
    vivir cerca del mar..."

    Pues sí... verdad verdadera.

    Un beso y un cálido abrazo como una ola.

    ResponderEliminar
  16. Me gusta el mar, pero no me gustaría vivir cerca, prefiero la montaña y el clima seco.

    Y me encanta lo que has escrito.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar

Soy un ser navegando en la incomprensión de sí misma.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje