Páginas

viernes, 25 de agosto de 2017

A más de cien

La primera salida "oficial" en silla de ruedas fue divertida. Laura es muy osada. El esfuerzo por empujar la silla en una ciudad que no es para discapacitados no la detuvo. Hizo el camino divertido. ¿Por qué hace de lado su sufrimiento para hacerme feliz? Ella es igual que Barry, primero todos antes que ellos. Yo soy al revés -mis "Yo" siempre son primero-. Siendo así evito lágrimas de decepción. La realidad lastima más que las utopías baratas de los desagradecidos. Hacer el bien sin mirar a quien tiene sus bemoles. Egoísmo sin afeites. Que nadie juzgue a los demás.
¿Te sabes 21 de octubre?
Sigo mi relato, no me distraigan.
Morimos de risa cuando tocó el turno del Barry atrabancado casi hace que salga volando por los aires dos veces. Oigan hay mucho bache en las banquetas carajo. La gente se nos quedaba viendo. Sortear los hoyos es un peligro constante. Imagino nuestras caras cuando en una ocasión por un pelo de rana rasurada salgo disparada de la silla. Laura me abrazó de susto. ¿Qué habría pasado si mis reflejos no me hubieses respondido agarrándome fuerte? Ah pues habría aterrizado en el suelo -¿Se puede aterrizar en otro sitio que no sea el suelo por dios?-. Me hubiese levantado y listo.
La gente quizá se sorprendería porque cómo puedo levantarme por mi propio pie si voy en silla de ruedas. El pp es inexplicable, hoy estoy caminando y al siguiente segundo ya no puedo dar un paso. Lo inexplicable es un sinsentido al que no hay que tomarse en serio.
El hospital de los renglones torcidos tiene todas las respuestas pero casi nadie quiere preguntar porque lo que uno quisiera es no estar ahí. Que preguntas ni que la chingada ¡Ámonos de aquí! El sufrimiento que se respira atrofia los sentidos. Y nosotros riéndonos. Barry se encarga de ello. Si yo fuera él creo ya lo habría abandonado. Sería como muchos que huyen a la primera prueba del "juntos en la salud y la enfermedad". No nací con madera de santo. Es más fácil huir. Ya luego en el final de los días me arrepiento y como diosito es muy bueno me perdona. Dice Sabina Bastante trabajo me ha costado cometer mis pecados para malbaratarlos en arrepentimientos vanos. Nada de perdóname Dios no sabía lo que hacía. Ego te absolvo... ¿Ya pecaste? Aguanta el castigo como los machos.
Y a todo esto ¿Qué tiene que ver Sabina, Dios y la chingada con la silla de ruedas? Npi, llevo tres noches sin dormir de modo que a estas alturas ya no sé ni lo que digo menos lo que mis dedos escriben. Tratar de entender es igual a preguntarse por qué el puto sol no se va si son las ocho de la noche. El sol anda más perdido que yo en este mundo de ocasos sin memoria.
(Podría regresar al rato a borrar errores pero la mera verdá me da flojera. Lo escrito dicho queda. Quiéreme tal como soy con y sin errores ortográficos. Del querer porque te quiero hablamos después cuando haya terminado de sacudir los polvos del olvido).



Gracias infinitas por leerme.















24 comentarios:

  1. Pues si el piso está tan malo de agujeros, barrancos y precipicios, no seria mala idea que incorporaras un cinturón, como los de los coches, en la silla, un paracaídas seria exagerado, aunque quien sabe...
    Te admiro, mantener el sentido del humor en tu situación no es nada común, y creo que es lo mejor que puedes hacer...
    Ojalá yo pudiera hacer algo para aliviarte... :(
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  2. A pesar de todas las vicisitudes, y adversidades, tienes un sentido del humor envidiable.

    Besos Malque.

    ResponderEliminar
  3. Uy pues es muy fácil. Mira Genín si tu pones esta carita :(. digo: me lleva la chingada, lo puse triste, eso no es chido.

    ¡Ya sé! Ahorita te contaré algo que me hizo llorar dos días seguidos. Nomás tenme paciencia porque porque me estoy levantando. Voy a escribir. Hacerlo es un reto que me pone a temblar de emoción.

    ResponderEliminar
  4. Llevo rato aquí y no sé qué decir.
    No quiero comentar nada compasivo porque no... además quizá de aquí unas semanas tengas más movilidad en silla de ruedas que como estabas antes.
    Aquí cada vez hay más gente en silla de ruedas... es el resultado del aumento de la esperanza de vida... la gente vive más años pero el cuerpo no funciona como antes por mil enfermedades diferentes.
    El paseo principal está lleno, especialmente los domingos, de gente en silla de ruedas, manuales, eléctricas (estos son peligrosos, van a mil por hora y se ríen de todo el mundo)... me temo que es el futuro de gran parte de la población.
    Ahora estás empezando, seguro que en unas semanas será mejor, los primeros días todo cuesta más.

    Quiero saber lo que te hizo llorar dos días seguidos.

    Venga!!!

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Uffff, qué pena que las calles no estén en condiciones... pero al menos os sirve para reíros. Eso siempre es saludable. Besotes!!!

    ResponderEliminar
  6. Muchas veces el sentido del humor nos echa una mano para salir p'alante.
    Me he identificado totalmente con esto : "Que preguntas ni que la chingada ¡Ámonos de aquí! El sufrimiento que se respira atrofia los sentidos"...y es que uno sólo piensa en salir de allí.

    Iba a decirte lo que Toro,que los primeros días todo es más cuesta arriba.

    Sea lo que sea ojalá no vuelvas a llorar dos días seguidos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Ni se te ocurra tocar el texto, que está perfecto.
    Miedo me das cuando le cojas el truco a la silla y vayas a toda leche por las calles. Deberías sacarte un seguro de responsabilidad civil.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Pronto serás una experta al igual que en las letras.
    Nunca dejes de reír.
    Besos 🌹 🌸 💐 🌼 🌷 🌺 🌻

    ResponderEliminar
  9. una vez hace décadas caminando por una calle ahuecada de mi ciudad capital le dije a unos amigos que con tantas maromas para esquivar los huecos iba a terminar aprendiendo a bailar. en todos los lugares se cuecen habas aunque a veces parezca que sólo se cuezan habas. ¡¡paciencia!!

    besos.

    ResponderEliminar
  10. Qué linda es tu hija. Bésala mucho. ... ... uf!
    Besos mi Flor.

    ResponderEliminar

  11. Mi padre enfermó y se quedó sin poder andar de un día para otro... literalmente.
    Un mazazo para alguien que ha sido muy activo y autosuficiente toda su vida.
    Nos dijeron que le quedaban unos seis meses de vida.
    Cuando tuvo que usar por primera aquella silla de ruedas manual que nos habían prestado, le dio un ataque de ansiedad.
    Todos tuvimos que aprender a usarla: El sentado, nosotros a su lado.
    Ante ese "...sufrimiento que se respira y atrofia los sentidos", esa silla con ruedas nos regaló unos de los mejores momentos de ese año y medio de la vida de mi padre. La silla y el sentido del humor... Para él era la llave de salida de la cama, para nosotros ver que él era feliz pudiendo salir, pasear y respirar las calles otra vez... cada día, a pesar de todos los obstáculos...

    Sí... "lo inexplicable es un sinsentido al que no hay que tomarse en serio".
    Y... "que nadie juzgue a los demás".

    Un beso y un cálido empujoncito a esa silla.

    :)

    PD: Gracias infinitas por escribir...;)

    ResponderEliminar
  12. A ese Barry hay que levantarle un monumento, eh!

    Saludos y saludes!

    ResponderEliminar
  13. ya estaba echando de menos esa prosa inteligente y la increíble resiliencia que te acompaña

    ResponderEliminar
  14. Parece que volvemos al amor con "poesí", eso es bueno. Descansa. Beso.

    Salud.

    ResponderEliminar
  15. Con el paso de los años evitar las lagrimas de decepción se haca cada vez más imperativo, sin dudas.

    Y si, Buenos Aires también es un caos imposible de transitar, no sólo en silla de ruedas, sino también a pie...

    Suerte!

    J.

    ResponderEliminar
  16. Las gracias infinitas te las doy yo a ti por escribir y volcar todos esos sentimientos y pensamientos tan infinitamente enriquecedores para mi. Creo que tienes esa cualidad que permite leer la verdad de un comentario, yo suelo ser bastante acertada en ello, así que no te digo más.
    Espero que puedas dormir hoy ☺)
    Un beso

    ResponderEliminar
  17. Hola Flor de María. Eres tan fresca y natural como tu nombre. Me encantaría ser como tú y tener ese humor que hace que levantes sonrisas antes la adversidad de la silla de ruedas, y tu enfermedad. Seguro que pronto manejaras, y manejaran la silla y con ello puedas acceder a más lugares y recrearte con las salidas.
    Un abrazo muy fuerte

    ResponderEliminar
  18. A ( más de ) cien cañones por banda
    viento en popa a toda vela,
    no corta el mar, sino vuela,
    un velero bergantín:
    MALQUE pirata la llaman
    por su bravura admirada
    en todo mar conocida
    del uno al otro confín.
    Nadie dijo que vivir fuera fácil
    pero puesto que estaos aquí
    en fragata, a pie o sobre ruedas
    ¡vive mi querida MALQUE! aunque
    a veces el miedo nos haga su rehenes
    - de eso no está libre nadie - vive, preciosa!!!
    Que las ruedas las conduzcas tú u otro, no cambia el hecho de q con ellas ganas en movilidad, comodidad y sobre todo seguridad ( dentro de lo razonable) porque de igual modo que tú puedes caerte de la silla y levantarte ( así me gusta :- ) quien viaja sobre ruedas en auto, por ejemplo, puede estamparse y levantarse o ... no contarlo.
    El medio de transporte que elijamos para desplazarnos, no nos hace mejores ni peores, simplemente nos lleva de un lugar a otro. De igual manera q hay personas q no saben o no quieren conducir un vehículo y otros las llevan, personas q prefieren ser pasajeros q conductores, a ti te llevan dos fantásticos conductores Barry y Laura.
    Ha decidido por ti el pp, pero solo tú decides si disfrutas del paseo. Hazlo cielo! y si hay baches en el camino agárrate fuerte, como si hicieras rally ...( los que participan en el París - Dakar eligen circular sobre dunas, botando sobre baches imposibles, hundirse en la arena y sobrevivir a mil dificultades ) no se necesita ser piloto para sentir la adrenalina de una carrera, cada uno tiene la suya y la tuya sin duda está al nivel de los pilotos de fórmula 1...
    Haz rugir tus motores en la parrilla de salida y gana!!! solo con terminar tu carrera ya has ganado ... cada día ganas. Nosotros siempre que te leemos. Mil gracias a ti siempre.

    Un beso inmeeeenso...
    Ajústate el casco, mi MALQUE,
    ya han dado el banderazo de salida y vas a la cabeza ; )

    MmuaaaaksS!

    En cuanto pueda te escribo en el siguiente piso.. este me ha impresionado tanto que llevo dos días sentada aquí ( siempre te leo aunque no siempre te escriba).. de aquí no podía irme sin decirte cuanto te admiro!!! todo lo que he escrito se resume en eso.

    ResponderEliminar
  19. Has vuelto rápida y furiosa.

    Nunca me he confesado y me gustó eso de "Bastante trabajo me ha costado cometer mis pecados para malbaratarlos en arrepentimientos vanos", además que tengo tan mala memoria que olvido los pecados y cuando los recuerdo ya ha pasado tanto tiempo que ya no parecen pecados.

    Ahora circula sin atropellar.

    ResponderEliminar
  20. Bien!!!
    Te imagino y recuerdo la época de la silla...
    Para eso están, para salir del encierro.
    En la primera operación porque no lo pensé, pero la segunda la viví de otra manera. Y silla fue igual a libertad.
    Doy fe de esas banquetas mexicanas, carajo, más de una vez me vi en el piso por estar en las nubes viendo el cielito lindo.
    ;)

    Se respira con una silla de éstas pero espero que la sueltes pronto también.

    Besote, pendejoncita linda.

    ResponderEliminar

Soy un ser navegando en la incomprensión de sí misma.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje