Páginas

lunes, 21 de noviembre de 2016

¡Ropa usada que vendan!


¿Cómo explicar a todos con los que convivo que mi capacidad de reacción ha sido mermada? Entiendo muy bien lo que  preguntan pero el cerebro tiene una velocidad diez veces menor que la normal.  Échele seño. Taim is mony ¿yu nou?
.
Cuando mi cabecita empieza a procesar la información tiran a bocajarro la siguiente pregunta. Luego la otra y la otra y la otra. Apenas atrapo una palabra de la primera respuesta cuando ¨¡mocos! llega otra pregunta. Me quedo lela sin articular palabra. ¿Cuál respondo? ¿La primera o la última? ¿o la que recuerde?

¿Cómo decirles que el hablar quedito no significa que esté sorda y que el no contestar rápido no significa nada más que lo que es?
La voz grave de los hombres lacera mi corazón. La de las mujeres insulta mi inteligencia.
La mía es un rumor fantasmal aplicable al amor.
Buuu.

¨Perdí la inteligencia sepasumadre dónde. Ha de haber partido junto con la imaginación al valle perdido de los asuntos otoñales. Resquebrajos inmortales. Palpita tan de al tiro muy zonzo. Súbele tres rayitas al volumen.

-¿Por qué no hablas?  ¿Por qué no me respondes? ¿Te comieron la lengua los ratones? ¿Estás enojada? Dime qué te pasa.  ¿Eres sorda?

¡Stop! ¡Tiempo! ¡Guai a momen plis!

Bip bip bip soy un robot. Los cables se dañaron. No hay refacciones. Los modelos antiguos sucumbieron al encanto de los chatarreros. El switch se averió. El disco duro está blando. La memoria llena. No se recibe cascajo.
¡Fierro viejo que vendan!
Lárgome a esconder a mi casita de adobe. Por allá lejos, muy lejotes, Por donde da vuelta el viento, tres cuadras a la derecha cerquita del infierno donde casi nadie quiere ir quesque porque está muy feo.
¡Achis!
¿Cómo saben si nunca han ido?
Cosa es ponerle flores y una sonrisa de soslayo. El infierno también puede ser bonito. Nomás que el miedo a las palabras hace temer a lo imaginable inexistente.
¿Por qué hablas tan feo?
¿No querías que hablara? pos aí tá. stoy hablando ¿qué no?

Después de todo el infierno o el paraíso lo construimos en nuestras cabezas.

Hoy como todos los días pongo cualquier pie sobre la tierra. Si el derecho o el izquierdo, elijo el izquierdo nomás porque sí.
De cómo me vaya se lo dejo al destino.
Me urge la mirada de sus ojos sobre los míos o seguiré en plan de diva sin suerte. La extraño señorita.
Temo volver loco a quién en mi confía.




festotago.









22 comentarios:

  1. No hay comentarios... Qué bien. La primera vez. Beso.

    Salud.

    ResponderEliminar
  2. ¿Qué? Me hacia ilusión ser el primero... No te enojes. Beso.

    Salud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El primero y el segundo jaja. Madruguë.

      Gracias siempre.

      Eliminar
  3. Se te podrá haber ido la memoria o la capacidad de reacción pero te garantizo que la inteligencia está intacta.

    Un besote!!!

    ResponderEliminar
  4. Me encanta tu capacidad narrativa. Ahí siento una persona inteligente, sensible y valiente.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Que prisas tienen por obtener respuesta de lo que sólo a ti importa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. "Cuando mi cabecita empieza a procesar la información tiran a bocajarro la siguiente pregunta. Luego la otra y la otra y la otra. Apenas atrapo una palabra de la primera respuesta cuando ¨¡mocos! llega otra pregunta. Me quedo lela sin articular palabra. ¿Cuál respondo? ¿La primera o la última? ¿o la que recuerde?"

    Puesta en tu lugar creo que solo puedo responder la que recuerde.
    Últimamente las palabras escapan de mi mente a la velocidad del Ave.
    Todo cuanto has escrito es una obra de Arte, Malquerida por quien a ti te parezca.
    Bienquerida por mi.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Difícil es comprender a los que llevan tanta prisa e impaciencia. No te afecte, que se desesperen todo lo que quieran. Tú tranquila, como cuando el tráfico, que rebasen todos los que quieran y uno a velicidad normal. Al fin que en el semáforo todos volvemos a encontrarnos.
    Un beso. Flor de María.

    ResponderEliminar
  8. Ya me explicarás cómo la haces para escribir también.

    Besos Malque

    ResponderEliminar
  9. Aunque perdieras la mitad de tu inteligencia tendrías más del doble que la de la mayoría de los humanos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. "Después de todo el infierno o el paraíso lo construimos en nuestras cabezas." Tienes tantas frases lapidarias que alucino.
    Si tú no tienes inteligencia ni imaginación los demás somos simios, niña. Me dejas alucinada y me haces reír, achís.
    Por cierto, ese inglés!!! Jajajajaja
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. ¿No querías que hablara? Pues me callo que estoy leyendo a la MaLquE. Un abrazo despacito.

    ResponderEliminar
  12. Da igual el pie que pongas, te va ir bonito... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  13. dale para adelante que acá se te escucha y tomate el tiempo que quieras no es tu problemas que los otros naveguen en una frecuencia distinta...

    ResponderEliminar
  14. Aquí podemos leerte,tan lúcida,cada uno a su ritmo.
    La gente en general tiene tanta prisa siempre...
    Yo también digo a veces...eh guan momen que no doy pa más...

    Abrazo tranquilo.

    ResponderEliminar
  15. Te exiges más que la mayoría.
    Inteligencia y sabiduría tienes para dar y vender, cómo decimos por aquí.
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Si tenemos que volvernos locos, nos volvemos, que el exceso de cordura tampoco es bueno.
    Besos, chamaca rebelde.

    ResponderEliminar
  17. Y yo vengo a leerte ahora, el día no me ha dado para más :)
    Algo ajetreado.

    'Quesque' ¡me haces reír!
    Te escucho en silencio y te dejo un beso grandísimo.
    ¿Festotago?, uy, Malque, mañana lo busco ...

    :)

    ResponderEliminar
  18. Desentraño de tu texto, lo que considero su columna vertebral, y cómo me ha gustado que lo toques:"Después de todo el infierno o el paraíso lo construimos en nuestras cabezas". Con ello pones sobre el tapete, la libertad del ser humano para hacer de su vida lo que quiera, entre ellas la de despeñarse como la de lograr hacer tangibles sus glorias. En eso de las glorias, el problema es que hasta donde llenan y satisfacen, realmente? UN abrazo,quién te aprecia y te quiere desde su cubil colombiano. Carlos

    ResponderEliminar
  19. Con tu chispa e ingenio no necesitás contestar rápido a nadie, porque hoy en día son pocos los que escuchan y por eso parlotean sin parar, así disimulan la poca inteligencia que tienen y el poco contenido de lo que dicen.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Hay mujer, yo lo único que te puedo decir, es que tienes una manera muy especial de expresarte. Haz dicho una palabra clave que me cayó como anillo al dedo:"Después de todo el infierno o el paraíso lo construimos en nuestras cabezas". Y si, en eso tienes mucha razón! En estos tiempos ya casi nadie presta atención en lo que uno dice, digo la mayoría de las personas se la viven con la cabeza en el horno de microondas.
    Un beso.

    ResponderEliminar

De reina a plebeya en tres pases mágicos. Eliminada por sí misma un día que el carácter le comió el entrecejo. Sin amores extraños palpita la vida entre Enrique y con el que la vida premió. No es coleccionar derrotas a punta de rencores se absuelve a sí misma con sus letras por encima.

Egocéntrica, pagada de sí misma escribe cuando la gana se le da miren que en eso de hacer berrinches se dibuja sola. Lenta que no lerda, callada flagela todos los días las ganas de escribir con latigazos de silencios.
Siendo dueña completa de su mente -que no de su cuerpo- regresa comentarios en cuanto el off lo permita.

Ai se lo haigan, Sobre advertencia no hay engaño.


la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje