Páginas

martes, 8 de noviembre de 2016

Por amores es que existo





Autorretrato con niña en colores escolares de puntas descarapeladas

Tal como la imaginación huye de mi cuando siente que la voy a poner a trabajar, así salió surcando los aires mi celular. Un arrebato de furia lo arrojó a tres metros de donde me encontraba -recuerden que soy chiquita con cabeza que cambia constantemente de color, mi alcance es diminuto- estrellándose en el piso de la recámara.

Nadie vio nada, nadie oyó nada. Nadie dijo nada. Cuando los ataques de furia arremeten contra mi,  todos ponen pies en polvorosa. Patas para qué os quiero.

Adiós Apellidos Ilustres, adiós contactos queridos. Adiós para siempre adiós. Ningún celular resiste semejante madrazo. El mío de manufactura antiquísima menos. Obsoleto casi al mismo tiempo en que fue echado al mercado. Ha resistido tantos golpes como desengaños mi vida.

Pasada la tormenta. La casa encerrada en un silencio hermético dio cuenta de los pasos de Barry subir las escaleras.

-¿Qué le pasó a tu celular?- preguntó recogiendo las partes en que mi dignidad digo el móvil había quedado.

Mirada fulminante. Silencio nocivo. Se acabaron las preguntas, dio media vuelta y se fue dejándome frente al espejo tratando de reconocer a esa mujer con el rostro pálido y tintes verdosos de origen desconocido en el mismo. (Según yo fue una especie de envenenamiento debido a la aspiración de algunos productos de limpieza con los que estuve trabajando más la bilis derramada y el arsenal de medicamentos circulando por mi sangre). Eso mi queridos masoquistas que me leen, es lo menos importante si es que en este arrebato hay algo de importancia que no sea más que la pérdida de un celular.
Puedo vivir sin él. Nunca sin mi iPad.


Cerciorándome que no hubiera nadie cerca me arrodillé -jamás ante nadie, lo lamento- y busqué lo que faltaba para armarlo de nuevo. Para mi mala suerte el móvil funcionaba de maravilla. Igualito que mi dignidad absurda a la que por más que busco eliminar sigue atada con lazos de acero inoxidable.

Hecha un feto, la almohada se tragaba mis lágrimas. Antes de cerrar los ojos lancé una botella al mar recibiéndola un novel escritor que de buenas a primeras apareció entre mis contactos -no encuentro aún la razón del porqué está ahí- escondiéndome en su isla particular de la que salí con -de nuevo- con la dignidad restañada. Sin daños exteriores. De interiores hablamos después.

Sigamos pues desnudando el alma ante quién sin ver a los ojos me envuelven en su mirada afable.


El placer es suyo como siempre. (y mío obvio).

Explicar la razón por la que el celular salió volando es lo mismo que explicar el chiste bobo de mi autorretrato.












22 comentarios:

  1. Ahora tengo que ir al mar
    y mientras pasee bajo este orballo que cala hasta el alma
    abrazaré esta tu frase que ahora es mía ( si soy ladrona de tus sentires que abrazo y lo creas o no ... me salva )
    "Sigamos pues desnudando el alma ante quién sin ver a los ojos me envuelven en su mirada afable."

    aunque no eres solo tu ehhh.... no te creas la única jaja


    ejem---- por cierto hablando de cel---- mire usté si aún va porque algo le tuvo que llegar y si no me tiro del malecón

    besos mojados y salados y abrazos que abrigan espaldas y curan lo que desde aqui se puede

    ResponderEliminar
  2. Si es que el móvil es como la dueña. Por más que quieran romperlo, ahí sigue funcionando. Besos!!!

    ResponderEliminar
  3. Al celular le entró pánico y se auto-reparó aterrorizado de que lo pudieras echar al WC...jajaja
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  4. Es que quieres uno nuevo para Navidad... y como sigue funcionando, porque los anteriores nunca se descomponen... ¿Y si lo ahogas?
    O ¿que le pase el metro por encima?
    Te quiero, mana.

    ResponderEliminar
  5. Deberías haber avisado antes de arrodillarte... imagina que te ve alguien y también sale volando...

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Creo que, como "reina del bosque de los hongos", tienes magia y tras hacer saltar por los aires el celular, vuelve a tus manos sano y salvo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Sabes yo odio los celulares. Jamas puedo ni escribir con ellos, ni buscar nada. jamas funciona cuando quiero o tampoco me llama quien quisiera lo haga y aunque tenga la fortuna que lo haga por milagro o por erros, no tendria coneccion. Como canta Don Serrat hay algo entre ellos y yo que no puedo explicar. Lo has contado maravillosamente Malke. A veces una voz del otro lado nos salva de mil infiernos premeditados. Ojala tu Pad funcione barbaro! Besitos corazon

    ResponderEliminar
  8. Mi querida Malquerida a veces es bueno desahogar la frustración lanzando el mobil o lo que sea por que aunque no lo creas ellos son como tu coraje eternos.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. La próxima vez envuélvelo en una toalla o algo similar, nunca sabes cuándo lo vas a necesitar, o él a ti.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Peroooo... tú tb eres de las que pagas tus brotes de genio con el pobre móvil? jaja a mi nunca me da por tirar nada ... soy más de lo que hiciste luego de agarrarte a la almohada y lloverle encima como si no hubiera mañana ... me alegra much´siimo que a pesar de todo tu móvil haya sobrevivido al impacto... el dibujo de NATALIA precioooooso .. dale un súper beso de mi parte ... ( de la de todos los que tenemos la suerte de disfrutar de ella a través d ti ;) .. de lo demás .. no sé, me he perdido un poco en lo de esa botella al escritor nobel ¿ fue él el culpable de que tu móvil terminara estampado en le suelo? ... conste que al empezar a leerte pensé que habías sido tú .. casi mejor el móvil ;)


    Mil besos precioosa!!!
    en adelante ... lanza mondas de naranja, bolas de papel o cosas así, blanditas ;)


    ResponderEliminar
  11. Bueh, si sólo fue el móvil...
    ;)
    Bss, mi cosita linda.

    ResponderEliminar
  12. Pues yo con la pasta que valen no creo que se me caiga, ni de rodillas ni de medio lado, y más ahora que lo tengo nuevo. Lo agarro, como nunca he agarrado ni a nada, ni a nadie.

    Besos Malque

    ResponderEliminar

  13. Y lo a gusto que se queda una después del lanzamiento con toda el alma y la llorera con todo el corazón... :P

    Existimos por amor... sí.

    Preciosas flores... tú y la 'Bella'. ;)

    Un beso y un achuchoncito!

    :)

    ResponderEliminar
  14. Es irrompible.
    Si te quedaste mejor...
    Besos

    ResponderEliminar
  15. bullying al celular. el pobre ya debe estar acostumbrado.

    besos

    ResponderEliminar
  16. Antes reaccionaba de forma violenta, hoy ya no.

    Besos

    ResponderEliminar
  17. Lo del escritor novel te lo puedo explicar, porque me encuentro en su misma situación. Entró a tu blog, te leyó y quedó rendido a tus pies por escritos como este. Y, como yo, se dio cuenta de que no tiene ni puta idea de escribir.
    Besos, Maestra.

    ResponderEliminar
  18. Si me viene un arrebato de esos tengo que pensar bien qué tirar por el aire... celular no tengo y la computadora es demasiado pesada.
    Finalmente, Malque, todo terminó sin daños. Me alegro.
    Besos.

    ResponderEliminar
  19. No hagas lo mismo con el Ipad. Necesitamos seguir leyéndote, maestra.
    Besos.

    ResponderEliminar
  20. Tranquila bienque, tranquila, agarra mejor una almohhada... son más baratas.

    ResponderEliminar
  21. Es tan duro como tu, formáis un buen tandem.
    Besos

    ResponderEliminar
  22. No creo que haga mucha falta mirarte a los ojos, se te nota la ternura incluso con 'tu móvil' ...
    Y eso de 'mis queridos masoquistas que me leen' me ha hecho mucha gracia ... :)
    Un placer :))

    Un montón de besos y achuchones.
    Y para Bella (el dibujo y el título me encantan) :)

    ResponderEliminar

De reina a plebeya en tres pases mágicos. Eliminada por sí misma un día que el carácter le comió el entrecejo. Sin amores extraños palpita la vida entre Enrique y con el que la vida premió. No es coleccionar derrotas a punta de rencores se absuelve a sí misma con sus letras por encima.

Egocéntrica, pagada de sí misma escribe cuando la gana se le da miren que en eso de hacer berrinches se dibuja sola. Lenta que no lerda, callada flagela todos los días las ganas de escribir con latigazos de silencios.
Siendo dueña completa de su mente -que no de su cuerpo- regresa comentarios en cuanto el off lo permita.

Ai se lo haigan, Sobre advertencia no hay engaño.


la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje