Páginas

jueves, 29 de septiembre de 2016

Pétrea

¿Alguien sabe cómo ser feliz sin sentirse culpable? No encuentro una razón de mi perenne ceño fruncido. Mis labios siempre están apretados. Me es más fácil llorar que reír o no. Es tan complicado dejar de ser dragón. Y cuando soy feliz -como al escribir- la culpa me señala diciendo: ese tiempo que estuviste ahí sentada se lo podrías haber dedicado a Barry o a Natalia o a tus hijos, o a... Reacia por costumbre a las fotos, dejo que me tomen algunas para ver si salgo bien. Tienen que agarrarme desprevenida para que la sonrisa no sea fingida. Me veo bonita... a veces. ¿Por qué maldita maldición me cuesta tanto estar contenta si es tan sencillo? Arruguitas. A Nati le gusta besar mis arrugas. Abrazo a todos, los beso con pena porque el nerviosismo me ataca y me hace sudar y pienso que doy asco. La cercanía de los seres que amo. La sinceridad del cariño de Los Apellidos Ilustres tantas veces rechazados por mi. Me gusta verlos, que me abracen, que se interesen por mi salud. A nadie enseñan a ser feliz. Uno lo aprende a madrazos igualito como yo. Disfrutar. Tan sencilla que es la vida cuando uno sonríe. Causé mucho daño a mi familia, a mis amigos con este carácter voluble, voluntarioso. No sirve de nada arrepentirse. Ni siquiera sé que ahora que soy un despojo de mi misma sirva el hacerles la vida un poquito feliz como ellos y como tal vez y en una de esas fortunas inesperadas también lo merezca. Si alguien sabe cómo ser feliz sin sentirse culpable que me lo diga. No hay formulas mágicas -sabido es- pero puede que en una de esas encuentre lo que he menospreciado en la vida: la sonrisa en mis labios. Hoy escribo desde el fondo del corazón con un cargo de conciencia. No puse mucha atención a Barry. Presté el iPad a la muñeca para que me dejara concentrar. Cuando terminé salimos a pasear bajo la lluvia con Natalia sentada en mis piernas y Barry empujando la silla de ruedas. Con que poco fuimos felices. Efímeros momentos que me hacen escribir desde el corazón. Escondido lugar donde sólo Barry ha podido entrar. Dio, kompatu min.
Aí los vidrios nos cortamos.

20 comentarios:

  1. Ok! de corazón a corazón... no hay fórmulas, tienes razón mi querida MALQUE, pero si algo creo firmemente es que la felicidad solo depende de nuestra actitud ... naaaaada más que de eso.. miras a los gitanillos saltando descalzos en la calle y te preguntas ... ¿por qué parecen felices? porque se dejan conquistar por la vida... sea lo que sea que les de... los demás vamos tiesos, rígidos, llenos de expectativas y frustrados casi siempre por ello... somos intransigentes hasta con nosotros mismos... y se trata de perdonarnos y dejarnos ir... no hay más historias. Evidentemente si te arrean un martillazo en una mano va a ser difícil que puedas revertir ese dolor en bienestar .., duele y hay que esperar a que se pase.¡ no hay más!.. cuando lo agudo está amortiguado pasamos a nuestro trabajo ... depende en lo que enfoques... en lo que te recrees, la sonrisa asoma o se escurre hacia dentro si tú sales o te escondes... sal! no tengas miedo.. déjate querer, déjate tocar ... xD! ¿¿¿ cómo vas a dar asco tú ??? ya puedes cimbrearte como un ciprés por el viento queeeeeeee más da...Natalia besa tus arrugas ¿qué mejor prueba que esa quieres? a los que te quieren les parecerás la mujer más hermosa del mundo.. ( hasta en letras se te ve preciosa) el asunto está en que tú te lo creas... sea así o no... si te sientes hermosa te ven hermosa.. si te sientes feliz dentro.. la sonrisa sale sola... incluso sin darte cuenta .. solo debes relajar tus músculos ... y si no te sale sola la sujetas con ¡palillos! ... jajaja

    Podía prestarte yo mi facilidad para sonreír que a veces me abofetearía entera queriendo poner cara seria y dura y nooooooo haya manera jajaja


    Mil besos cielo! ...
    Y no hagas más trampas... tú misma has descrito un instante de felicidad de paseo con Barry y Natalia en tus rodillas... segurísimo que tu sonrisa brillaba ....
    ¡PINICHA! ;)


    MmmuaaaaksS!


    PD
    Hoy no soy capaz de dormirme .. jaja en un rato salgo a la calle y mira aquí diciendo tonterías .. debe ser eso... los tontos somos más felices ;)

    ResponderEliminar
  2. jajajaja PINICHA nooooo quise decir PINOCHA .. de PINOCHO ... naricilla larga ;)

    ResponderEliminar
  3. Buenas madrugadas.

    Mientras escribas y haya un "o a..." serás feliz sin culpa. La culpa, si tiene dueño, es de los hipócritas que se dan puñetazos en el corazón ante su dios verdadero. Beso.

    Salud.

    ResponderEliminar
  4. El carácter viene de serie.
    Con la genética.
    No es culpa de nadie.
    Te quieren.
    Los quieres.

    Lo demás no importa.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. es una buena pregunta, a veces yo misma me hago ese tipo de planteamientos.
    Tranquila, todos te quieren tal y como eres.
    Yo te leo y cada día me sorprendes un poco más.

    ResponderEliminar
  6. A mí tampoco me resulta fácil modificarme, creo que a nadie. Aunque suene a frase manida, para hacer feliz a alguien primero tienes que estar bien tú. Así que ese tiempo tuyo, de escribir si es lo que te da felicidad, es muy importante, también para los que te rodean.

    ResponderEliminar
  7. Ahh yo me contento con quererlos y el que me quieran o no no me importa y siempre tendré la cara seria, así fui, así soy y así seguiré, es mi vida...

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Hay momentos de felicidad que te pertenecen,no te sientas culpable de disfrutarlos,son tuyos.
    Os he visto a los tres en ese paseo...un instante hermoso.Que tengas muchos como ese y nosotros que los veamos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Pues de la misma manera que damos felicidad sin esperar nada a cambio, tenemos derecho a ser felices sin que nadie se ofenda, porque además, el ser feliz es un estado y no impide otros sentimientos como el amor por los demás, incluso por uno mismo, por lo tanto, amiga, piensa que el dia tiene 24 horas y que hay tiempo para todo, pero si encima te sientes feliz, esa felicidad va a hacer felices a los que te queremos, así que amiga, estás obligada a ser razonablemente feliz, por favor... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  10. Te sale del alma.
    Les quieres, te quieren como eres (un cielo), y eso es lo importante.
    Disfruta de esos momentos de felicidad, sola o acompañada, son tuyos, únicos ¿por qué culpable?
    Disfrútalos, querida Malque.

    'Dio, kompatu min' :) (esto, asegurado, cómo no ...).
    Me encanta.

    Un beso grandísimo :) Te lleno el blog de besos :)
    Y para Bella :)

    ResponderEliminar
  11. También me cuesta ser feliz. Es que hay energías predispuestas para la risa fácil y sin cuestionamientos y otras, más reservadas, tienden a la melancolía a tomarse todo demasiado en serio.
    Lo peor es la culpa. Hay que erradicarla como sea, porque empaña momentos preciosos, como los que nos compartes.
    Pequeñas dosis de felicidad personal son necesarias para hacer felices a los demás. Son permisos que debemos darnos.
    Besos, linda.

    ResponderEliminar
  12. Aunque aparentemente puedes dar la sensación de no ser feliz, estoy segura de que internamente no cambiarías nada de los momentos que puedes pasar con aquellos que te dan su amor incondicional, por que te sientes feliz.
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Tu felicidad hace feliz a mucha gente. ¿Vas a sentirte culpable por hacer feliz a mucha gente?
    Besos.

    ResponderEliminar

  14. El agua y el viento moldean la piedra,
    el amor moldea el corazón.

    Ese paseo... esos instantes/momentos... son mágicos.

    Un beso y un cálido abrazo.

    :)

    ResponderEliminar
  15. la felicidad llega por ráfagas, breves lapsos de tiempo que uno disfruta en silencio pero con mucha alegría sin que uno se llegue a preguntar el porqué sucede así.

    besos

    ResponderEliminar
  16. Te querrán a pesar de tu maldito carácter, por que eres lo más importante para ellos de la misma forma que lo son para ti, por eso los quieres y seguirás teniendo momentos de felicidad mientras no pierdas el tiempo contabilizandolos. Disfruta todo lo que puedas con ello nos haces disfrutar a todos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Ni hablar de sentirse culpable. Estoy de acuerdo con lo que dice Chema.
    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Celebro tus momentos de felicidad y lejos de sentirte culpable, muy al contrario: tu felicidad hace felices a los demás, es la respuesta al cariño que te tienen.
    Sé feliz, sonríe, Malque. Tus escritos me producen ternura y admiración hacia ti.
    Una sonrisa, un abrazo para ti.

    ResponderEliminar
  19. Algo de cierto hay en lo que dices...
    Cada vez que me sentí feliz, sabía que de alguna manera iba a pagarlo después con lágrimas.
    Pero... en lo efímero de esos instantes reside toda su belleza con la que atesorar después en la memoria recuerdos para seguir viviendo.

    Besos, mi linda pendejoncita.

    ResponderEliminar

De reina a plebeya en tres pases mágicos. Eliminada por sí misma un día que el carácter le comió el entrecejo. Sin amores extraños palpita la vida entre Enrique y con el que la vida premió. No es coleccionar derrotas a punta de rencores se absuelve a sí misma con sus letras por encima.

Egocéntrica, pagada de sí misma escribe cuando la gana se le da miren que en eso de hacer berrinches se dibuja sola. Lenta que no lerda, callada flagela todos los días las ganas de escribir con latigazos de silencios.
Siendo dueña completa de su mente -que no de su cuerpo- regresa comentarios en cuanto el off lo permita.

Ai se lo haigan, Sobre advertencia no hay engaño.


la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje