Páginas

viernes, 23 de septiembre de 2016

Los pasados de moda


Un dispositivo en la cabeza como pequeño casco o diadema emitiendo estímulos cada cierto tiempo a mi cerebro para caminar sin paralizarme. Lentes especiales con rayo láser facilitando la marcha cuando vaya por la calle, -lástima no sea de tu brazo-, Un guante dando estímulos para no temblar. Cuchara con mango especial permitiendo la comida llegue a la boca sin derramar una sola gota. ¡No más manchas en la ropa Florecilla de amor!

Zapatos especiales trabajando los estímulos para evitar la rigidez. Operación del cerebro para volverme a la normalidad en un 80 o 90 por ciento sin quitar el riesgo de quedar "tontita" el resto de la vida. De eso ni hablar, mi cerebro trabaja a marchas forzadas para no vivir en desatino. Con todos esos artilugios y más que olvido me convertiría en una especie de robocop.

Echo una ojeada a la vida ahora que estoy despierta, quiero decir en mis cinco sentidos. Mantengo los silencios con base en un esfuerzo por acallar todo eso que quiero decir pero que pocos están interesados en escuchar. Seamos honestos, la hipocresía es una forma de violencia no manifiesta. ¿A quién le gusta oír lamentos y quejas contra la perra vida -no te sulfures Emilio es pa' darle sabor al texto- que ni siendo tanto tocó vivir?

La cabeza semivacía. Voy ligera de equipaje en el tren de no hay marcha atrás. Vivo los últimos de mis instantes, pocos o muchos igual da. Desecho recuerdos como barata de verano. Administro muy pero muy requetebién lo que quiero guardar en la memoria ocupada casi por Natalia. Con ella al lado el aprendizaje es constante. Tiene un genio de la patada pero cuenta con el plus de su sonrisa y don de gentes.
En la calle la saludan más que a mi. En honor a la verdad no se me acerca ni el perro. Mientras menos visible mejor. Así no me preocupa el rumbo que tome mi pelo ni que nadie descubra la ternura ignota de mi mirada o si traigo el ceño equivocado.
No deja de asombrarme la capacidad que tiene Natalia para sonreír, la misma que tengo yo para no hacerlo. No puedo sonreír a quien no conozco ¿habrase visto tal pesadez?

Y bueno...

Decían los viejos, ancianos, rucos, los pasados de moda de mi pueblo -es un decir porque yo ni de pueblo soy- que los padres pagan con los hijos lo que hacemos a los nuestros pero los expertos nunca dijeron nada de los nietos.

Dios o quién sea me mandó a Natalia para practicar la paciencia. Me mantiene todo el tiempo ocupada. Cuando estoy despierta -la mitad del tiempo- peleamos, discutimos, vociferamos terminando abrazadas diciéndonos palabras de amor eterno. Nadamás no me aprietes porque tienes mucha fuerza.

Siempre estarás en mi corazón abuela.

Cuando logro estar sentada permaneciendo despierta, el mundo puede girar al revés sin que me altere un ápice su mediana redondez. ¿A quién le importa si has dejado de quererme o si mi nombre te dice nada?

pero...

Los científicos deberían de crear un dispositivo para despertar al abuelo o abuela con un pinchazo entre ceja, oreja y media madre antes de que los nietos hagan una travesura como cortarse el pelo que cae sobre la frente y no deja ver nada abue. Amansar a base de caricias una catarina al punto de quedarse quietecita quietecita sin entender porqué ya no vuela o jalarle la cola al gato arisco.

Más que todos los dispositivos para tener una vida mejor me gustaría estar siempre alerta y no perder de vista a Natalia. Enseñarle a disfrutar la vida según yo aunque a veces y sin querer -lo jurito por mi Alter Ego- que no puedo evitar que aprenda lo que no debe.

-¡P*ta madre!

-¿Qué dijiste Natalia?

-Perdón pa' se me salió, no lo quise decir.

-Esas son palabras tuyas Flor

-Gulp-



















31 comentarios:

  1. dicen que el amor que regalan los nietos es maravilloso. Yo creo que Natalia es tu motor.
    Disfrútala y diviértete con ella.
    Muy lindo el retrato.
    besos

    ResponderEliminar
  2. Me encanta Natalia. Parece una niña muy tierna,amorosa y graciosa, jajajaja.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y aguda como la madre que parió a su madre.

      Eliminar
  3. jajajajaja Pero tambien ha aprendido muchas mas de ti que si las puede usar, de hecho, esas tambien son usables, según con quien. Pero lo mas importante es que estás transfiriéndole reflexiones, creándole recuerdos, dándole personalidad, y tantas otras cosas de lo mas positivas de las que no nos damos cuenta ahora, pero de que se le quedan, se le quedan y servirán para recordarte, o para la tópica exclamación de la gente, " Mira que chica tan inteligente, se parece a su abuela Flor" :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  4. Natalia te iluminó la vida.
    Y tú iluminas la de ella.

    Dos soles.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Es hermoso ver la complicidad que hay entre ambas!!
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Mil disculpas a Chaly y a Geraldine porque sus comentarios fueron borrados por error con la otra entrada igual a esta pero que blogger publicó doble y no hubo manera de copiarlos.

    Una disculpa enorme.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Jajajjaja me encanta Natalia.
    Te lleva y llevará siempre en el corazón,a mí me pasa con mi abuela...

    Un beso y buen fin de semana para ti y la Bella.

    ResponderEliminar
  8. Y qué importa si no conoces a quien sonríes. La sonrisa es tuya. Regala sonrisas y no lamentos. Buenas madrugadas. Beso.

    Salud.

    ResponderEliminar
  9. Qué bueno, una relación envidiable, me recuerdas a mis abuelas, cada una diferente, pero ambas muy tiernas, eran buenas, como tú.
    Siempre estarás en su corazón, Natalia tiene mucha suerte, ambas.
    Una frase me ha dejado entusiasmada: "ni que nadie descubra la ternura ignota de mi mirada", qué maravilla. La descubriría, es algo que capto enseguida, aunque creo que es imposible que en ti no se descubra. Traspasa la pantalla. Cuando pienso en ti, siempre lo hago como en una persona de ternura exquisita.

    Un beso y un achuchón, grandes, grandes, querida Malque, de Rosa Rosita.
    :)
    Y para esa niña tan sol :)

    ResponderEliminar

  10. Dicen que entre abuel@s y niet@s hay una conexión especial... ;)

    Un beso y un cálido abrazo para las dos!

    :)

    ResponderEliminar
  11. Yo tenía una complicidad con mi abuela semejante a la tuya con Natalia. Hace años que murió y todos los días está en mi pensamiento.

    ResponderEliminar
  12. Natalia, una razón de vida, a pesar de los pesares. Los abuelos, siempre han sido los alcahuetas. Mi abuelo paterno lo era. Menos mi abuelo, con apego a la iglesia, como una lapa a la piel. UN abrazo, bella. Carlos

    ResponderEliminar
  13. Ay, Malque, Malque... Te acordaste de mí cuando pensaba que nadie lo hacía. Quién sabe si tú, sin pretenderlo, has sido ese empujón que quizás necesitaba...

    ResponderEliminar
  14. Tener un nieto tiene que ser una pasada. Ya vemos la vida con otros ojos y sabemos lo que un niño realmente necesita. Ayer había una mamá en el súpermercado corriendo y riendo como loca detrás de su hija que reía a carcajadas. Eso.
    La nueva flor de Bella es precioooooosa.
    Yo quiero que inventen un botón de pause para el cerebro parfavar. Ya lo lancé en twitter también a ver si a alguien le da por financiar un proyecto de investigación al respecto.
    Hoy estoy especialmente charlatana Malque, así que paro antes de que me espantes jajaja.
    Besitos Flor

    ResponderEliminar
  15. Hace rato que vengo leyendo tus comentarios en las casas de amigos comunes y me gustan, porque tenés agudeza. Hace rato que me digo, la voy a visitar y después esto o aquello, el tiempo, bla bla bla.
    Hoy me decidí y aquí estoy, contenta de haberlo hecho, conocer un poquito de tu mundo, a Natalia, la originalidad de tus letras y la ternura que desparrama esta entrada.
    Como broche de oro leí el poema que te dedicó el Torito y se me anudó la garganta.
    Un gran abrazo, Malque.

    ResponderEliminar
  16. Qué linda narración, una abuela comprometida con su niña amada, que más se puede pedir solo ser feliz lo más que se pueda, un gusto pasar por tu casa, gracias.

    ResponderEliminar
  17. Que los nietos son perfectos y la nietas más, no hay dudas.

    Que "la bella" es la que te pone el gesto de ternura, ese que no ven quienes tienen miedo de acercarse, porque el dolor espanta, tampoco hay duda.

    Si necesitas algún dispositivo es, como dices, para no perderte nada de tu rol de abuela-cómplice.

    Siempre me emociona cómo cuentas y lo que cuentas, pero hoy como abuela me sentí representada e implicada.

    Muchos besos,

    ResponderEliminar
  18. Natalia tiene una ABUELA de ¡¡P*ta madre!! o sea la mejor.

    ResponderEliminar
  19. Me enterneces y también me haces reír. Eres muy buena tú, suerte que tiene Natalia.

    ResponderEliminar
  20. Bonita complicidad entre la abuela y su nieta.
    Un placer pasarme por tu casa Malque
    Mil besos
    Isa

    ResponderEliminar
  21. A pesar de los pesares, ambas son afortunadas porque se tienen la una a la otra.
    Tienes la habilidad de emocionarme.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  22. Entre nietos y abuelos hay una complicidad especial, eso es así y que lo disfrutes :)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Me emocionas hasta el punto de soltar una lagrimilla, y me haces reír a la vez.

    ¡Eres la hostia! xD

    Un beso, Malque. Y para tu nieta, dos. :)))

    ResponderEliminar
  24. Me gusta Natalia, porque te ayuda a mantenerte despierta ante la vida (y al mismo tiempo distraída). Te mantiene apasionada (y calmada). Es tu cable a tierra (y tu pajarilla en el cielo). Cuídala como a ti misma! Y que a ella, cuando le toque ser abuela, le toque una nieta como ella (no sé si te entiende el trabalenguas jaja).

    Más saludos!

    ResponderEliminar
  25. Quizá no lo has considerado pero tienes una gran suerte por tener es Bella cerca de ti. Eres afortunada ya sólo por eso... y todo lo demás

    ResponderEliminar
  26. Ella te da vida, y tú la vives en ella...
    Vaya par de dos!

    Y por mí, puedes echar todos los lamentos que gustes, Flor de María, otra cosa no, pero escuchar...

    Besos, carnalita.

    ResponderEliminar

Habrá de disculpar la falta de respuesta a este soliloquio intrínseco en el que me hallo.
Visitaré su blog agradeciendo la visita tan pronto el tiempo y la memoria me lo permitan.

Suya hasta que me canse de pertenecer.


la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje