Páginas

miércoles, 23 de marzo de 2016

Las horas perdidas

En vacaciones siempre pierdo un día. Esta vez no hay excepción, extravié el lunes. Salté del domingo al martes o miércoles. No supe en qué día estaba. Tuve que recurrir a mi hijo para salir de dudas.
Era martes, entonces hoy es miércoles -no se rían, esto es serio-. Pude haber perdido el lunes porque fue feriado. Fin de semana largo. Lo viví como si hubiese sido domingo, el martes como lunes.

Hoy he recobrado la memoria. Ubicada ya en el tiempo, existo en el día exacto. Digo que el lunes no lo viví. ¿Dónde se perdió? En algún lugar del espacio los días perdidos fluyen sin prisa a ser recobrados. Esto no es nada, viene el cambio de horario, surgirá la pregunta de siempre, ¿dónde queda la hora que nos quitan? Si se adelanta el reloj entonces no he vivido una hora. Hay cosas ridículas para otros -no para mí- como esta.

Hay cosas más importantes en qué pensar que estúpidas banalidades. Hay cosas que por obvias es ridículo preguntar. Y sin embargo las horas y días perdidos tienen un enigma dibujado en la nada. Los poderosos mueven el tiempo a su antojo, lo manipulan haciéndonos creer que es por nuestro bien y el del planeta. Dioses del dinero y los negocios. El tiempo es oro.

Regreso las horas, ¿qué sucedió el lunes? Creo que ese día cené con Adriana. Al día siguiente sucedió un hecho extraño con las llaves. Por más que repaso minuto a minuto lo que hice, no encuentro respuesta. Sucede en vacaciones. Sucede con el cambio de horario. Invariablemente siempre pierdo algo incluyendo un poco de razón.

Extraño a mi terapeuta favorita. Ella tenía el don de hacerme encontrar la respuesta adecuada por más descabellada que la pregunta fuera. Puede ser que más nunca la vuelva a ver. Mis pies no entienden de prioridades. Mi cuerpo no entiende de distancias. Mi cerebro no entiende que hay cosas contra las que no puedo luchar. El deterioro intrínseco que trae una enfermedad neurodegenerativa.
La cabeza ha dejado de latir experiencias nuevas. Sobrevivientes a una crisis económica jamás vista, soslayo de manera oportuna el ayer ofrecido. La memoria dando un último asomo a la locura. Los días perdidos no volverán, y yo viviendo un poco así tan sin embargo. No puedo o no quiero evitarlo. Pierdo el tiempo precioso pensando en lo que no mientras otros lo aprovechan. La culpa es de mis pies. Anclados la mayor parte del tiempo en un mar de inamovilidad no queda mas recurso que perderme en el algo inexistente.

















27 comentarios:

  1. No se ha perdido . Besos.
    Y un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. A mi tambien se me pierden algunos dias, pero no me desespero pues estoy seguro que el dia menos pensado los hallare y hare lo que tenia que hacer en ese momento.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Mientras los que se creen poderosos se dan importancia porque nos mueven una hora, nuestra Malque se como un día. Así es de grande mi chamaca favorita.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Pues a mi últimamente me pasa a cada rato, no sé en qué día vivo!

    abrazo ♥

    =)))))

    ResponderEliminar
  5. A ti se te pierden los lunes

    yo simplemente me pierdo

    besitos

    ResponderEliminar
  6. Bueno... yo he extraviado un montón de años, de nombres, de anécdotas, de todo.... y me da igual.
    Total ya pasó...

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. No te preocupes tanto, también se disfruta del tiempo haciendo lo que buenamente se puede en cada momento y muchas veces también se didfruta del descanso y no hacer nada.
    Un abrazote grandeeeeee.
    Ambar

    ResponderEliminar
  8. en relación al tiempo, para einstein todo era relativo. para los políticos, todo depende según sus poses y conveniencias.

    besos

    ResponderEliminar
  9. Igual otro día lo vives el doble...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Quizás no sea tan tremendo...
    😘 cuidate

    ResponderEliminar
  11. Quizás no sea tan tremendo...
    😘 cuidate

    ResponderEliminar
  12. Y tú viviendo, mi querida Malque. Es pura vida lo que dejas.
    Aprovechas muy bien el tiempo, no son banalidades.
    ¿Qué es el tiempo, Malque? No lo sé. ¿Quién lo sabe explicar exactamente?
    Lo que cuenta es lo que dejas y lo que recibimos de ti.
    Chiquis, Flor, qué linda es Bella.
    Flor de María. Linda flor de María.
    Hace un momento que llegué a casa, y estuve recordándote al mirar la imagen de María que pasaba por la calle, en una procesión.
    Gracias, por todo.

    Muchos besos, Malque querida, y para Bella.

    ResponderEliminar
  13. Jajaja... Yo nunca sé que día es, luego pregunto y me dicen, 'pues martes' en un tonito... Pero sigo preguntando por el número, A pues 13, 20, el que sea, pregunto de qué mes, me lo dicen, y el año???
    De veritas,Flor, por esta, te lo juro. Lo bueno que ya no mando cartas por correo, capaz que le pondría cualquier fecha. Jaja.
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Esconde o bota el reloj y el calendario, y ponle a los días la fecha que quieras: siempre es hoy. Tu infancia fue un día como hoy, tu vejez será un día como hoy. El "hoy" es atemporal, eterno, y se vive de un día a la vez. Cuando nos preocupamos por dividirlo y encasillarlo, es cuando nos enredamos y nos perdemos y nos angustiamos.

    ResponderEliminar
  15. "Disfruta y vive al máximo cada día" te lo dice con cariño alguien a quien se le escapan las horas y los días de entre los dedos.
    Mil abrazos!

    ResponderEliminar
  16. Disfrutaste con los tuyos. Las diez de la mañana o el lunes 21 es un invento nuestro no más.
    Qué bella es ella, la bella.
    Besitos malque

    ResponderEliminar
  17. Na!
    No te preocupes corazón, no se pierde nada, cuando menos lo esperas te lo encuentras, es como cuando uno pierde los lentes dentro de la casa, de repente, aunque sea como a mi, a los seis meses los di por perdidos y me hice otros, ese mismo dia por la tarde aparecieron debajo de un asiento del carro, y eso que había mirado ahí.
    Disfruta lo que puedas del presente sin mirar relojes ni calendarios, solo procúrate cuanta felicidad puedas, o por lo menos, pásalo agradablemente... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  18. Qué post más interesante me encuentro...Estamos hartos de oir que el tiempo lo pone todo en su sitio, que a mal tiempo buena cara, que el tiempo no espera a nadie...Pero a muchos nos pasa como a ti, perdemos días que no vuelven, son irrecuperables.
    Por tanto, no hay otra que estar atentos al presente, a cada minuto que vivimos y procurar no desperdiciarlo.
    Besos, Malquerida, y sé feliz con o sin cambio de horario.

    ResponderEliminar
  19. Todo el tiempo que conforma el sábado, como que es un día en el cual no trabajo, y por ello soy algo más libre, es total y absolutamente mío, con o sin adelanto o atraso.

    ResponderEliminar
  20. Besos.
    Gracias por tu bella visita.

    Ánimo Malque.

    ResponderEliminar

  21. A mí también me suele pasar...
    Misterios de eso llamado tiempo...

    Un beso y un cálido abrazo!

    ResponderEliminar
  22. Mi querida Malquerida durante el periodo vacacional es fácil que se pierda algun que otro día así que estate tranquila que no eres la unica que pierde días.
    Besos

    ResponderEliminar
  23. No es para estresarse amiga,si se perdió regresará,abrazos miles ¡genia!

    ResponderEliminar
  24. Bella,el tiempo no existe sin el hacer, no importa si estamos anclados, lo relevante, es que funcione el pensamiento. UN abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  25. Es que ya al pasar de tantos dias, ya una se pierde y si hay semanas por medio de vacaciones uff más.
    Besitos muchos

    ResponderEliminar
  26. A mi todos los días me parecen iguales tengo que hacer notas en el calendario, cuando alguno trae algo especial que toca mi corazón "es domingo".
    ¿Sabes lo que más me fastidia? que llegue la noche y encontrarme como un burro cargando alforjas. Pero intento buscar en el fondo de mis recuerdos cosas agradables y ya no sé lo que es verdad y lo que es producto de mi imaginación.
    Un abrazo grande amiga

    ResponderEliminar

Habrá de disculpar la falta de respuesta a este soliloquio intrínseco en el que me hallo.
Visitaré su blog agradeciendo la visita tan pronto el tiempo y la memoria me lo permitan.

Suya hasta que me canse de pertenecer.


la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje