Páginas

viernes, 6 de noviembre de 2015

De extremos colores y el primero en partir

(No leas esto)

Hoy parten rumbo al otro extremo del país cuatro miembros de Los Apellidos Ilustres. El reino de la Niebla. Hábitat disímbolo. El primero de los hermanos en partir al mundo del nunca jamás.
Heraldos del pésame.
Hermana-mamá  La primera y la última de las Marías del brazo del último de los José. El viaje de regreso.

-¡Yo voy!- dijeron prestos para despedir a uno de los gemelos. Leo whatsapp ultimando detalles. ¿Quién viene? ¿A qué hora llegan? ¿Quieres ir? (¿No ves que tengo un maldito puto miedo? No me preguntes sandeces).
Pon porfavorcito en su ataúd una rosa blanca en mi nombre. (Las flores son para los muertos). Será la forma mía de despedirme de él.
No acato símbolismos ni enciendo veladoras (no le compramos una-ninguna a mamá.). Ea pues, digamos adiós. El adiós de a deveras. El definitivo (Hasta no verte Jesús mío, diría Chucha Palancares). Las mamás no necesitan alumbrar su camino, su luz las guía. No hay madre sin luz propia. Yo tengo una lucecita en el dedo. Mira.

¿Quisieras ir? decían las letras en mi celular. ¿Eh? ¿Yo? Errrr... este... no puedo. La tierra de los cementerios pegadas a la suela de los zapatos. Mi suéter impregnado de almas. Requiero de alguien que cuide de mí. Ironía en forma de inseguridad. Alguien que me lleve al baño. Alguien que me acerque el agua. 

-Está bien- respondió la hermana-mamá. De pretextos vive el mundo o ¿eres tú la que busca excusas para ser invisible? Y las coincidencias se suscitan. El temblor mengua mis manos. El celular resbala. Lo detengo en su desmadrante caída con mis piernas.
¿Tú me llamaste?- 
-No- 
-¿Entonces quién me marcó?- 

La voz del primer sobrino-hijo que cuidé se escuchaba temblorosa. Su padre partió al mundo oscuro. (¿Habrá de verdad una luz al final del camino?) Yo lloro, no puedo acurrucarlo en mis brazos como cuando era niño. 
Coincidencias absolutas. No amedrentes la paz de mis desvelos tú a quién he pretendido olvidar. 
Se siente raro que te den el pésame ¿No? Me siento un poco hipócrita vertiendo unas lágrimas espontáneas. Mi hermano. El hermano. Lloro por él. (No quiero que llores por mi, ¿entendiste?). 
Preñada mi alma de lágrimas, apuesto por los momentos felices con The Beatles de fondo musical. 

La mitad de la primera rama de un árbol que comienza a secarse ha caído ya. El sinsentido hizo presa de él. en camino a su salvación. 
Hojas amarillo-marrón. El viento otoñal lo está dejando desnudo. Las ramas restantes, quietas, silenciosas miran de lejos la partida. Los Apellidos Ilustres de linaje triste en la mirada. Hermanos solitarios reunidos por la oración. Hermanos nunca jamás tan bien portados. El eco hizo ruido con las voces lejanas de un adiós que no se dijo. Él, Tú, Yo, ¿Nosotros?

 -¿Me quieres?- 
 -No sé, nunca me lo he preguntado. 
 -Eras su consentida- 
-¿Yo, Flor de María-niña?-
la MaLquEridA por mal nombre me dicen. Tristes tus ojos de desvelo, no menosprecies lo que tienes entre tus manos. Los después no existen.

-Te quiero- 
 -¿A mi?-

Nada existe en un después, el canto de los pájaros aboga por mi.












34 comentarios:

  1. Mi más sentido pésame MaLquE.

    Becho y abacho.

    ResponderEliminar
  2. Estoy un poco espesa.
    Te parecerà raro peto hoy no veo otoño aqui por ningún lado.
    Un beso fuerte .

    ResponderEliminar
  3. Te leo en silencio y que este mismo te acompañe, te hable, te diga, te cuente, te abrace con mucha ternura y más sentimiento, Querida.

    Besets!

    ResponderEliminar
  4. Te leo en silencio y que este mismo te acompañe, te hable, te diga, te cuente, te abrace con mucha ternura y más sentimiento, Querida.

    Besets!

    ResponderEliminar
  5. *en aquel camino sin señal de *prohibido el paso*
    solo quedó libre el último lugar
    tranquilo,
    en donde se alojaba para siempre
    el que escapó del templo de las inseguridades*
    Y lo arropasteis a abrazos
    hasta su otra morada
    de seguro,
    más feliz*
    La del descanso definitivo)
    Un beso, Flor

    ResponderEliminar
  6. *en aquel camino sin señal de *prohibido el paso*
    solo quedó libre el último lugar
    tranquilo,
    en donde se alojaba para siempre
    el que escapó del templo de las inseguridades*
    Y lo arropasteis a abrazos
    hasta su otra morada
    de seguro,
    más feliz*
    La del descanso definitivo)
    Un beso, Flor

    ResponderEliminar
  7. Hay instantes en que el dolor es más grande que las palabras para expresarlo, sin embargo entre lineas se siente y percibe.
    Una abrazo desde mi alma.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. No creo que haya nada.
    Nadie ha vuelto jamás.
    Todos siguen mudos y muertos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Te mando un abrazo con todo mi corazón.

    ResponderEliminar
  10. Malque, las pérdidas son muy dolorosas y no nos queda más remedio que sufrirlas a lo largo de la vida si no nos morimos antes.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Las despedidas son dolorosas, nadie está nunca preparado para ellas ni por mucho que se esperen.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Estoy confuso, no se si hablas de muerte reciente o del pasado, con eso del dia de los muertos, no lo tengo claro, pero en general pienso como Toro...
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hablo de muerte recién,
      miércoles,
      adiós sin decir.

      Eliminar
  13. La vida y la muerte caminan juntas, Malquerida y lo has expresado con tanta ternura que parece que la vida y la muerte son Uno. Lo das por descontado.
    Eras sus consentida, y no lo podías acurrucar entre tus brazos.
    Te quiero, Malquerida.

    ResponderEliminar
  14. No te niego hoy me entreveré,pero leyendo comentarios como que me aclaré,abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  15. Siento mucho tu perdida, no esperaba llegar nuevamente a tu casa en un momento tan triste pero así te podré dejarte mi abrazo

    ResponderEliminar
  16. Se necesita tiempo para asumir una gran pérdida. Al menos lo has disfrutado muchos años ¿verdad?y te quedan recuerdos bellos para pensarlo.
    Lo lamento sinceramente.

    Un enorme abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Se necesita tiempo para asumir una gran pérdida. Al menos lo has disfrutado muchos años ¿verdad?y te quedan recuerdos bellos para pensarlo.
    Lo lamento sinceramente.

    Un enorme abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Flor de María, ¿estás contenta? lo clasificaste en felicidad y eso me saca de onda, porque iba a darte el pésame, pero... no sé, me desconciertas. Independientemente, qué descanse en paz.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando leí tu comentario casi me atraganto -terminaba de comer- me dije ¿por qué me dice eso tan feo la mana? Soy mala pero jamás me alegraría por la muerte de alguien y menos si ese alguien es mi hermano.

      Así que sin pensármelo me levanté de inmediato y vine a leer en la computadora -te había leído en el celular- leí el texto y dije: en ningún lugar escribí estar contenta ¿entonces por qué el comentario?

      Di entonces con la etiqueta: ¨felicidad¨ dice.

      Tiene una explicación: Escribí el texto en el ipad. ¿y eso qué? dirás. Pues el ipad tiene texto predictivo o como digo el ipad escribe lo que se le da la gana. (sabes cómo funciona el texto predictivo)

      En la mañana al corregir el texto vi la etiqueta, era inteligible. No sé que había escrito. Lo corregí y quedó en ¨felicidad¨. Ni siquiera lo relacioné con el texto y así quedó. Me fui, hasta ahorita que veo y ¡Virgen del Chongo Parado qué dije!

      Ahora lo corrijo, no cabe en ningún lado esa etiqueta en este texto.

      Ese error te hace creer algo que no soy. Alegrarme por la muerte de un ser humano no va conmigo.

      Mil disculpas.

      Eliminar
    2. Flor ¡Perdón! No pensaría eso que dices de ti. Lamento muchísimo no haber entendido tu post, a pesar de que lo leí varias veces con toda mi atención. Ni leyendo los comentarios, ni la etiqueta. Por eso te pregunté, no debí hacerlo. Lo siento de verdad. ¡Perdón!



      Eliminar
    3. Flor ¡Perdón! No pensaría eso que dices de ti. Lamento muchísimo no haber entendido tu post, a pesar de que lo leí varias veces con toda mi atención. Ni leyendo los comentarios, ni la etiqueta. Por eso te pregunté, no debí hacerlo. Lo siento de verdad. ¡Perdón!



      Eliminar
  19. mi más sentido pésame.
    no importa que el difunto haya sido cercano o distante de uno, la muerte de un hermano siempre lo deja pensando a uno.

    besos.

    ResponderEliminar
  20. La muerte siempre me deja un sabor pastoso en la boca, sea quien haya sido el muerto, menos los políticos.

    ResponderEliminar
  21. Lamento mucho tu perdida querida Flon, hermanita,

    La Malque es un corazón
    de sol escondido
    y mil silencios largos...

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Muchos besos, Malque, con mucho cariño.

    ResponderEliminar
  23. Te dejo un abrazo ..
    ... creo que sobran ya palabras
    ( las mias digo)

    ResponderEliminar
  24. Las despedidas tienen ese amargor del chile que nos pica hasta el alma.
    Hoy te dejo besos, MaLquE.

    ResponderEliminar

Habrá de disculpar la falta de respuesta a este soliloquio intrínseco en el que me hallo.
Visitaré su blog agradeciendo la visita tan pronto el tiempo y la memoria me lo permitan.

Suya hasta que me canse de pertenecer.


la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje