sábado, 6 de junio de 2015

Pájaros profanos

Pido que no me lean, hoy no. Esto es una catarsis necesaria y no encuentro manera de hacerla. La señorita médica no está cerca. No hay otra forma a esta hora. Parezco estúpida colgando cartelitos pero ni modo. Hoy amanecí así un poco muy quién sabe cómo.
Sobre advertencia no hay engaño. Déjenme un poco en paz. Mi condición de ser un renglón torcido lo amerita.

Dicho lo dicho no me hago responsable ni admito quejas sobre el detrimento que esto haga en su día. Como siempre les digo, haciendo la frase del Ángel, mía: No dejes que nadie mueva tu paz interior.

Despierta, todo ha cambiado. nada es como habíamos imaginado...*

Lo he notado ausente, distante. Cuando converso con Él  veo su mirada perdida. No me escucha. No me entiende. Las palabras dejaron de ser claras. Y yo...necesito tanto hablar. No con los dedos, hablar con alguien. Contarle mis días. Tengo tanto qué decir y sin embargo quién quiero que me escuche está ausente de mí. Converso a media voz. Le bajé muchas rayitas al volumen.

Pase lo que pase no quedes fuera...

El tiempo se está llegando. Lo que he pedido desde que esto empezó por fin se ve en el horizonte. Sin dramatismos por favor. Me estoy dejando morir, esa es la mera verdad. Nada ya tiene sentido. Lo puedo ver claro como cuando escribo. Las ideas fluyen tranquilas. Estoy consciente.

Todo lo que hago es necesario. No estoy manipulando. Es la verdad. Nada más claro en ello que mis sentimientos ausentes.

Hoy te sientes distinto porque eres distinto...

Se acercan cautelosos los días en que las miserias de mi cuerpo salgan sin control. Alguien tendrá que hacerse cargo. Lo siento por quién asuma ese deshonroso papel. 
Cada día me parezco más a la abuela.
La dignidad se verterá en mi pijama. Al final terminaré siendo la niña que siempre quise. Ya no habrá tiempo de sonreír. Mi cuerpo es un saco de ambigüedades.

... y ahora está tan claro, es un día soleado no hay confusión...

Algo soñé pero no es por eso que estoy así. Es... lo he estado pensando. La última abstinencia me causó mucho daño. No hay remedio. Siempre he tenido claro sobre qué estoy parada. Y esto por más que se vea cabrón no hay para dónde hacerse. La pregunta es si es que quiero hacerme a un lado. 

En el sueño había mucha gente con túnicas blancas. Iban descalzas. Eran hombres y mujeres. ¨A dios gracias¨ no vi niños.
Todos corríamos para todos lados. Las caras asustadas. Manos desesperadas abriéndose paso. Nadie se empujaba. En las carreras nadie chocaba con nadie.

Respira y bébete el aire, ya no hay nadie que te lo pueda quitar...

Abismos a nuestros pies. Corre,  corre. Me veo, no estoy llorando. Tranquila de la mano de nadie sigo. Hay tanta gente de blanco. ¿Qué pasa?

Abro los ojos. 

No fue pesadilla. No desperté llorando agradeciendo la mano salvadora de Barry que como toda su vida ha velado mi sueño. No. No gemí ni tiré golpes ni lloré. Solamente abrí los ojos. Como en película dramática, abrí los ojos tranquila. Ni siquiera tengo miedo. No recuerdo más. La gente corriendo y yo con ella. Olía a drenaje. Es la primera vez que sueño un olor o sea me toca infierno. No esperaba menos.

Olvida, no importa qué digan, si no es alimento que se lo lleve el viento...

Dos veces he soñado algo parecido. La otra vez si estuvo más cabrona porque perdida entre los escombros un hombre de blanco me tendía la mano para ayudarme a salir. El dios de los católicos acudió a mi sin haberlo llamado conscientemente. De la inconsciencia no respondo.

Lo que fue siempre lo mismo y cambió, permanecía oculto en ti y ahora está tan claro...

No puedo reprocharle nada a quien toda su vida me la ha dedicado por eso no le recrimino que esté cansado, su paciencia de santo le merece el cielo si es que este existe. 
No voy a decir que voy a cambiar y hacerle más llevadera esta vida de infortunio con la que fue premiado. No sé si no quiero o no puedo hacerlo. Me cansé de luchar. De ir contracorriente. De tratar de cambiar mi carácter para hacerlos felices. Demasiado para mi. Con los brazos endebles peleo contra algo que de antemano he perdido. Me rindo.

¿Que hay personas que están en peor situación que yo y piden todos los días una oportunidad?
Si, pero eso no me ayuda. Todos tenemos un saco que cargar y nadie puede ayudar a aligerarlo. El mío ya me cansó. Pido tiempo fuera.

Y como dicen los que saben, los sueños, sueños son.

Mientras suceda lo que tenga que suceder voy  a desayunar con mi hijo aunque no sé si quiero ir. Barry no estará. Nueris no está muy contenta conmigo. Ni modo, me hago cargo de mi dicho. Yo y mi bocota.
Tengo tanto qué lavar. El flojo trabaja dos veces ¿verdad que si?
Quiero ir al baño y está tan lejos. Me duele un poco la cabeza. Es todo y normal. Allá ustedes.
Efecto retroactivo.
Hoy no comparto letras ni esquizofrenias. Ya me avergonzaré al rato. Mi siempre exclusivo desacredita a mi nunca. Todo es tan yo.


¡Despierta! ¡Despierta de una vez!




¨*Despierta, Enrique.








26 comentarios:

  1. Desde ayer a la tarde eres la primera persona , no, persona no, el primer ser humano ( me gusta más) que leo .. te tocó o me tocó , cuando estoy fuera soy como el cangrejo comienzo por lo más cercano ( se entiende el primer blog que me sale ... que luego los demás se me quejan) y voy caminando hacia atrás, por suerte en un blog no se tropieza dando pasos, a lo sumo se tropieza con gente y se abrazan personas , porque hay de todo.. en la viña de la vida que no se si es del señor ese de blanco con el que sueñas ...
    Te vacías el alma de una manera tan hermosa que pienso, pienso y siento que eres tal cual te leo y un ser así jamás estará solo, aunque a veces la soledad nos tapa los ojos y nos sentimos solos , no escuchados o ... incomprendido ( y una dese sacudirse ese sentir... porque no se desea estar solo, se busca un momento de soledad... un momento zen... pero no se busca estar solo)
    Si te digo que mi espejo me da la espalda a veces? creo que se cansa de escucharme ,de verme , de intentar agudizar el oido cuando le cuento mis cosas más intimas... esas que me ahogan o esas que me hacen volar , pero casi siempre recurro a el para descargar penas.. ah pobre espejo... un dia no lo encuentro pide la baja voluntaria y entonces a ver con quien habla esta loca ...
    Te pienso , te pienso tantas veces en tu vida y renace siempre un deseo ,
    ¡Quien pudiera tomarse un café con esta mujer!
    lo mismo acabaria loca, o acabarías loca jajjaja pero hay personas que deseas conocer , conocer su mirada, sus andares, sus gestos .. y no hablo de lo bueno .. hablo de todo .. hasta los gruñidos pueden ser encantadores ...

    bueno ya ves esta loca que te adora .. ( lo siento lo creas o no . te adoro y tb se de uno que te adora ... no hablo por hablar hablo porque lo se y a veces te pueden pitar los oidos jjajaja mea culpaaaaa)

    Te dejo mis cariños y sobre todo las gracias por ese abrazo que ayer me cubrió de cariño y me ayudo a volver a levantarme, a recoger algún pedacito .. y a abrirme los ojos a la realidad ..
    se que soy yo la que lo tengo que hacer .. lo sé
    Gracias por estar y por tanto que das

    ResponderEliminar
  2. Diablos, como expresar lo que sentí leyendo esto.
    Lo que debes estar pasando, pues ufff
    mucho cariño

    seguro que en casa lo afrontaran muy bien
    abrazo

    ResponderEliminar
  3. Pues como siempre, no te hice caso y seguí leyendo, para encontrar que tenemos, como ya sabia, muchos pensamientos comunes, pero los sueños no, los míos son diferentes :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  4. He desobedecido y te he leído. No te toca infierno, que lo sé yo. Besotes.

    ResponderEliminar
  5. Si no fueras tan lista podría intentar engañarte con algún comentario dulzón y vestido de falsas esperanzas.
    Pero es imposible.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Yo es que soy muy desobediente, y por eso te comento hoy.
    Al menos siempre hay que celebrar que tenemos conciencia de las cosas, aunque estas no sean o no parezcan ideales


    Besos, pendejona linda.

    ResponderEliminar
  7. ......pues, gracias por visitarme y comentarme ♥

    besitos =))))

    ResponderEliminar
  8. puedes ir como gustes: a contracorriente o a favor de las aguas. Sigue como tan bien consigues, haciéndonos felices. O no te rindas, así, de pronto.

    Besos

    ResponderEliminar
  9. es bueno escribir y dejar ir las cosas que nos agobian. tú escribe y no te preocupes por nosotros que aquí nadie te juzgará.

    que pases un bonito fin de semana.

    besos.

    ResponderEliminar
  10. Decir hace bien y eso es lo que cuenta.
    Besos, buen finde, amiga

    ResponderEliminar
  11. Bienvenida sea la catarsis... y ya ves que somos bien masoquistas, aquí leyéndote tus pájaros profanos.
    Un beso pa Flor.

    ResponderEliminar
  12. Creo que sirve escribir estas cosas,bienvenida catarsis,abrazos miles.

    ResponderEliminar
  13. Aguantando Malque, siempre aguantando ¿sí?.

    Besote y abrazo del oso para ud.

    ResponderEliminar
  14. Después del desahogo, vine un poco de calma. ¿no?

    manolo

    ResponderEliminar
  15. Es que eres tu, por más que no trates...y no es que ellos nos terapice a quiénes te leemos. Es que nos sentimos en tus textos, en laguna forma, como quien de desvela ante un espejo. Un abrazo. carlos

    ResponderEliminar
  16. De nuevo por tu casa disfrutando de las cosillas que nos dejas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  17. Ya sabes que la obediencia no es mi fuerte. Duelen tus letras tanto como lo que crece en los espacios vacíos.
    Ojalá este abrazo no te rasgue la piel

    ResponderEliminar
  18. Soy desobediente muchas veces.
    Sobre todo conmigo misma.

    Te dejo un abrazo y te deso que hoy te encuentres aunque sea un poquito mejor.

    ResponderEliminar
  19. Hacer catarsis en muy positivo, besos

    ResponderEliminar
  20. Cuánto te entiendo querida mía. El cansancio, el dolor, las preguntas, la Bella, la necesidad tan legítima de encontrar finalmente el reposo. Hay tanto que debatir dentro de ese corazón adolorido.
    Desde acá sólo puedo enviarte el más cálido y verdadero de mis abrazos.

    ResponderEliminar
  21. Lo siento no te obedecí, leerte es un maravilloso momento lleno de grandes reflexiones. ¿Juzgar? ¡Quién somos para ello!
    Un abrazo y un beso enorme

    ResponderEliminar
  22. Tampoco te he obedecido. Ni en no leerte, ni en juzgarte ni en otros aspectos...

    Y no, no te espera el infierno. Te lo dice alguien que ha soñado a detalle su muerte y hasta siente su consciencia evaporarse. Pero aun así comprendo en parte por lo que has de estar pasando... Así que te mando un abrazo.

    Auf wiedersehen!

    ResponderEliminar
  23. Hola Flor de María. Perdona por no haberte hecho caso y haberte leído. ¿Yo no soy juez para juzgar a nadie. He pasado por situaciones parecidas de querer tirar la toalla. Las personas sanas que no han tenido enfermedades graves no saben lo afortunadas que son de no tener la zozobra de pensar en su muerte, y de estar ahogadas porque ni siquiera el oxigeno quiere calmar la angustia de lo que se ve evidente por el deterioro que siente el cuerpo y la mente. Lo importante son las personas que te rodean, que te sientas querida a pesar de como seas. Las enfermedades transforman nuestra personalidad y nuestro carácter se vuelve gruñón y muy áspero, tan áspero que a veces araña el sentimiento de las personas que nos quieren. Con comprensión y cariño todo se pasa.
    Un abrazo enorme pero sin hacerte daño, esto te lo digo porque a mí antes de no saber que tenía intolerancia a varios alimentos, cuando alquilen me tocaba o mi compañero me daba un abrazo, me dolían los abrazos. Ya no me duelen desde que dejé de comer la comida que me estaba envenenando y hacía sentir dolor simplemente con una caricia. Con un tes de alimentación me ha desaparecido el asma, los dolores se han esfumado, no me agoto como me sucedía antes, y en mi boca no han vuelto aparecer llagas.
    Saludos y abrazos suavitos pero muy queridos

    ResponderEliminar
  24. Perdón, quise decir alguien.
    No me han desaparecido los dolores con el tes de alimentación, si no, dejando de comer lo que a mi cuerpo le hacía daño y se estaba envenenando poco a poco.
    Otro abracito chiquito pero con deseo de transmitir mejoría en tu cuerpo

    ResponderEliminar
  25. Ya sé que no paro de decírrtelo, pero es verdad que me fascina, me conmueve y a veces me duele leerte, pero no puedo remediarlo, y quiero hacerlo, porque además me gusta mucho cómo escribes.

    Siento que sufres y no hay nada que yo pueda decirte que alivie ese dolor.

    La fe ayuda, pero hay que ser muy ingenuo para creer.

    ¿Quien se atrevería a juzgarte?

    Las catarsis son como el aliviadero de un río crecido. No se evapora el agua, se desplaza y se evita que se desborde.

    Un beso y, pese a todo, trata de mimarte.

    Ah, tus sueños tienen una componente visual muy poderosa.

    ResponderEliminar

La dueña de este blog, una parkinsoniana medio reina medio bruja, prófuga de la cordura, fan sin estilo del poeta trashumante y amante sin suerte de Enrique, agradece la visita y comentarios los cuales serán respondidos cuando el modo off impere en su mente (el modo on lo ocupa para caminar enfundada en sus secretos, sin bastón ni artilugios mágicos). No desespere, tarde pero devuelve la visita (si es que no lo olvida antes de abandonar este sitio).
Dicho lo dicho tiene usted la palabra, comente bajo su propio riesgo.

la MaLquEridA

Musa de un Toro Salvaje

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Hey si de cuando en cuando nos preguntamos qué demonios hacemos aquí.