Páginas

domingo, 3 de agosto de 2014

Los monos no tienen alas

Ser libre, volar por lo alto sintiendo como mi cuerpo corta el aire. Parecido a lo que hago cuando no puedo dormir -creo que ya lo he dicho antes- juego al hoyo negro y me dejo caer al abismo sin pensar nunca en que puedo caer.
Hay muchas formas de libertad, para mi esa es la idónea, volar por los aires sin nada que me ate a este mundo. No es que me hagan infeliz, no, sino que siento que soy un lastre más que una bendición como dicen que son las madres. Soy una madre que piensa y que no se contenta con ver la vida pasar sino que siempre le ando poniendo peros al asunto.

Digamos por ejemplo, Laura no tendría que venir los domingos a cuidarme ni tendría que destinar parte de su salario a comprar mis medicinas. Podría tener lo que necesita y no estaría pensando en que no hay dinero que alcance en este mundo cruel que poco entiendo porque me tocó estar del lado de los sufridos insumisos.

Un gran defecto que tengo es que pienso por los demás.

Barry no sufriría por mi ni tendría ese dejo de impotencia en la mirada cuando me ve deambular por las noches en la casa sin poder dormir ni caminar. Tampoco gastaría la mayor parte de su sueldo en mis medicamentos y en comprar los domingos una felicidad que pocas veces valoro. Ingrata soy que se da cuenta de todo pero no hace nada por cambiarlo.

Mi hijo... a veces creo que mi hijo cierra los ojos fingiendo no ver lo que pasa porque no sabe como reaccionar, algo como lo que siento que le pasa a Luis cuando me tardo mucho en abrir la puerta y desde la ventana ve los esfuerzos que hago por caminar. Voltea para todos lados buscando algo de que asirse para evitar ver mis pasos inseguros. No saben qué hacer esos niños metidos en cuerpos de hombre.

Dice Laura que mi autoestima -puta palabrita- está muy baja. Cualquiera lo sabe y no tengo manera de elevarla. Me miro al espejo y veo que no soy fea pero mi rictus en mi carita me lo grita. La sonrisa que apenas empezaba a aparecer se difumina entre mis labios. Vuelvo a ser yo.

Soy feliz pero algo dentro de mi cabeza me impide serlo del todo. Tantas cosas que pensar, imágenes que se forman y no puedo desechar se agarran de mi mente impidiéndome disfrutar lo que tengo.
Una vez alguien me dijo: Quiero tener tu puta felicidad. 
Caray, y yo sin valorarla. Para ser feliz sólo es querer serlo. La mente inquieta que poseo debería adecuarse a mis circunstancias pero no, soy necia en modo imbécil.

Mi mente camina por laberintos sin salida. No puedo mantenerla quieta por eso me obsesiona ser libre y dejar que mi familia lo sea. 
Ayer les decía que la solución para todos es mi muerte pero blah como siempre que se los digo me dicen que no diga tonterías. Sé que si las cosas se ven fríamente sabrán que es la solución, lo pienso así yo que desde aquí la veo como única forma de salida. No es que sea cobarde -odio que digan eso de los suicidas- pero si yo no estoy todo es más fácil para todos. 
Mi forma de pensar los hace sufrir. ¿Por qué la muerte se asocia con sufrimiento si la muerte es libertad?

Uno debería escoger el momento para morir. Yo hubiera escogido el domingo pasado porque estuve con tres de los cuatro de mis hijos adoptivos, también con los hijos que nacieron de mi panza, con Barry, con Nueris, con La Bella Natalia. Ese instante hubiese sido bueno. Estaba en paz con todos. No le debía nada a nadie. Si me hubiese ido no habría pasado lo que está pasando y no estaría escribiendo estupideces sobre la muerte y esas cosas. Hay dolores que solo ella puede aliviar. Entiendo que mi vida no me pertenece por eso sigo aquí, buscando una salida con un poco de aires de victoria y sin que mi dignidad se ponga en entredicho. Dignidad, pinches palabritas que lo único que hacen es atarnos a etiquetas vanas. Si no existiera la dignidad no estaría sufriendo este dolor en el alma que desconozco cómo curar.

A veces no sé ni lo que digo porque de mi cabeza salen puras estupideces pero es lo que siento. Lo vengo a escribir, es una manera de sentirme libre. Disfrutar de esa libertad sin tapujos. Es cierto que escribo cada vez menos, prefiero hablar con Laura, con Barry, con mi hijo y ya no venir a contar los episodios de mi vida que en ocasiones es patética aunque Barry diga lo contrario. Ato las cadenas de mis sentires al ocio del pensamiento.

Me siento como mono en circo pero obvio los monos no tienen alas, no pueden volar.

Digan click!



.











21 comentarios:

  1. Es cierto que a veces nos faltan alas no para desaparecer sino para alejarnos un poco de vez en cuando. Animo niña mayor, mucho animo y fuerza. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Si, claro, muchas veces sucede que uno no sabe como exactamente expresar lo que siente sobre el tema que escribes hoy, yo cuando lo hago, en mas de una ocasión, con páginas enteras escritas y terminadas las he borrado sin que salieran a la luz porque al leer me encontraba con ese decepcionante , "Si, pero no..." y así ni modo de publicar nada que es "si, pero no", con lo que cuando leo sobre estos temas prefiero no dar consejos ni tan siquiera opinar, apenas, si acaso, cuento una anécdota sobre lo que a mi me sucede, y ya...
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  3. Los monos no tienen alas... cierto
    pero dan unos abrazos que te recomponen el alma.. o los huesos
    Un abrazo grande y un clik resorte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ablando de monos los invito a todos a mi nuebo blog para ke se desaogen del est res se llama estres outside.. kedan invitados todos no discrimino ok chaooo

      Eliminar
  4. Indudablemente las circunstancias de cada uno influyen notablemente, pero he observado que las personas sensibles e inteligentes encontráis más dificultad para alcanzar la felicidad. Quizá sea porque tenéis más capacidad para encontrar argumentos en contra por el camino. De todas formas yo creo que a los miembros de tu familia no les daría felicidad tener que dejar de estar pendientes de ti, sino que se la quitará el hecho de saber que te consideras un lastre para ellos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. No estés triste que tienes muchas cosas bonitas en tu vida, toda esa familia, animate.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Yo te miro desde lo humano; un ser que sufre, pero puede ser, en medio de las dolencias y ataduras física, ser feliz, porque tienes a los tuyos, que creo comprenden tu estado, y si algo sirve, a tus virtuales amigos, que sienten tus dolores, y arman fiesta con tu felicidad. UN abrazo desde estos afectos colombianos. Carlos

    ResponderEliminar
  7. no sé qué decirte, no sé consolar, pero sí decirte que eres valiente. y que mal de muchos ... ya se sabe. pero la automuerte no nos sirve querida. un gran abrazo y ánimo, que no hay diotra. ah! y no te trates mal por favor

    ResponderEliminar
  8. las madres (los padres tampoco) nunca llegan a ser una carga para los hijos porque es ley de vida, todos (o casi todos) llegaremos a ser padres y las enfermedades llegan debido al transcurso de los años y nos encontraremos en la misma situación que nuestros progenitores.
    la vida, debido al tiempo pasa indeteniblemente y es el amor que nos tienen lo que permanece siempre, a pesar de y contra todo.

    besos.

    ResponderEliminar
  9. POngámosle alas a los monos y volemos... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Tenemos días así, amiga, mañana seguro verás las cosas con más color.
    Así te lo deseo.
    Besitos

    ResponderEliminar
  11. Toma cafe Colombiano por las mañanas con bastante asukar eso te mantendra alegre y elebara tu auto estimaaa as kaso

    ResponderEliminar
  12. Yo elijo todos los dias para morir. Burda farsa para engañar a la muerte y no me soeprenda. escribes escarlata Malquerida. eso me gusta

    ResponderEliminar
  13. Coincido totalmente con Macondo. Besote Malque.

    ResponderEliminar
  14. Me quede sin habla Malque. Me recordo las frase de Frida "Espero alegre la salida y espero no volver jamas"
    Abrazo

    ResponderEliminar
  15. ¡Click!... Hermosa reflexión a cerca de la muerte. Si así la entendiéramos todos, las partidas serían menos traumáticas... supongo. No me crea, pero creo algo así pensó mi abuela (espero).

    Un abrazo grande y que sucedan más momentos felices.

    ResponderEliminar
  16. Besos para tu estima, a ver si sube... y vuela!!

    ResponderEliminar
  17. Concuerdo contigo en algunas pequeñas cosas, duele ver el torbellino de tristeza e impotencia que corren por tu alma, pero, eres afortunada al poder expresar, y de que forma, todo lo que sientes, piensas, sueñas y deseas, un abrazo malquerida !!!!!

    ResponderEliminar
  18. Contaba Facundo Cabral que ante la pregunta de cómo estaba, su madre respondía: "Yo estoy bien, mi cuerpo está enfermo".

    "Soy necia en modo imbécil". Te voy a citar seguido.

    No voy a escribir "click" a menos que sea por una fotografía. Querer que te dispare, majadera, ja, ja, ja.

    :) !!!!!

    ResponderEliminar

De reina a plebeya en tres pases mágicos. Eliminada por sí misma un día que el carácter le comió el entrecejo. Sin amores extraños palpita la vida entre Enrique y con el que la vida premió. No es coleccionar derrotas a punta de rencores se absuelve a sí misma con sus letras por encima.

Egocéntrica, pagada de sí misma escribe cuando la gana se le da miren que en eso de hacer berrinches se dibuja sola. Lenta que no lerda, callada flagela todos los días las ganas de escribir con latigazos de silencios.
Siendo dueña completa de su mente -que no de su cuerpo- regresa comentarios en cuanto el off lo permita.

Ai se lo haigan, Sobre advertencia no hay engaño.


la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje