Páginas

viernes, 21 de marzo de 2014

Entonces, ¿para quién?

Escribo para nadie en específico, lo hago y no pienso: ¡Ay me va a leer una señora muy popof! o me va a leer un escritor de renombre o el muchacho de la esquina, o el poeta de allá lejos, o la señora que vende chiles en el tianguis, no. Ronda una idea por mi cabeza y la aterrizo en el blog, es todo. Si me gusta lo publico y si no pues no, lo guardo y listo.
Si pensara a quien van dirigidos los relatos, tal vez no me hubiese metido en un problema -para mi lo fue- cuando tratando de entretener a la cada vez más inquieta Natalia, me di cuenta que mis ¨cuentos¨ no son para niños.

Quise contarle el de la araña descalza y nomás no pude. Busqué otro y otro más y nada. Con su dedito La Bella señalaba la imagen del relato que quería que le leyera. Comenzaba pero no podía seguir porque por más que buscara palabras para que entendiera no pude siquiera leer dos renglones.

Ella atenta me observaba
-¿Qué ¨buelita¨?-decía al ver que me quedaba callada
-Nada Muñeca, te voy a buscar otro.

Busqué otro
y otro
y otro y nada.

Entonces me dije suspirando: Flor de María tus cuentos no son para niños por lo menos no de la edad de La Bella.

¿Entonces?

Ni idea, nunca se los he contado a nadie de la vida real.

Después de buscar entre muchos -no imaginaba la cantidad de relatos que tengo- apagué el ipad y me puse a jugar con ella a:
Riqui rán
los maderos de San Juan
piden pan
no les dan,
piden queso
les dan un hueso
se les atora en el pescuezo
y se sientan a llorar
a la orilla del zaguán,
riqui riqui
riqui rán.

Eso fue más divertido para ella pero no para mi. Terminaré creyendo que mis cuentos no son para niños -como siempre me has dicho-. Da igual, Natalia es dueña de todos ellos. Puede que ahora no los entienda pero cuando esté más grandecita le gustarán. Ojalá porque si no es así me voy a cortar las venas con un apio con sal y chile para que arda y se me quite la costumbre de andar inventando cuentos y relatos tan así.

Si le gustan dirá orgullosa que yo se los escribí.
Si no le gustan ya ni modo, no pasa nada, de todos modos ya están ahí. Esa es la herencia que nunca pensé dejarle a nadie y es a ella a quien se los he regalado.
Eso me hace muy feliz, bueno no mucho porque tengo que esperar varios años para que los entienda y de este lado del monitor el tiempo vuela a velocidades insospechadas.


Click!










28 comentarios:

  1. Siempre he pensado que tus cuentos son maravillosos :D

    es un bonito legado

    ResponderEliminar
  2. algún día podrás contarles tus cuentos y quedaras complacida, mientras tanto, bájale el color, pero yo opino lo mismo, eres genial al escribir!
    saludos

    ResponderEliminar
  3. Claro que le gustarán.
    De aquí unos años.
    Fijo que si.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Siempre escribimos para nosotros mismos, como casi todo lo que hacemos, la vanidad nos dicta y por eso nos gusta que nos lean..
    Un placer.

    ResponderEliminar
  5. Estoy de acuerdo con tormentos. Lo hacemos porque nos gusta. Nos desahogamos. Y también porque como humanos que somos llevamos una pizca de vanidad. Porque todo arte (expresión de lo que sentimos) se hace para exhibirse. Nos lean o miren o no.
    Pero creo que todos sabemos que aunque no se tengan lectores se escribe
    igual porque también es una necesidad de expresarse.
    Los cuentos,seguro que le gustarán dentro de unos años,o igual son para adultos, y tendrás que esperar unos veinte años a que los lea, jaja
    Un abrazo, y no dejes de escribirlos si te gusta hacerlo.

    ResponderEliminar
  6. "Escribo para nadie en específico, lo hago y no pienso..." eso es lo mejor que te puede pasar!

    ya habrá quienes te lean con el entendimiento y otros que te lean con amor como lo hará seguramente tu Bella!

    cariños,

    ResponderEliminar
  7. Lo maravilloso es que mientras Natalia crece y los entiende, nosotros los disfrutamos mucho !! Un abrazo !! TQM !

    ResponderEliminar
  8. Te apuesto un beso a que aún ahorita le gustan todos...
    Veras como si le cuentas el que a ti te parezca que no va a entender, en la medida que le cuentes, ella te va a hacer preguntas sobre "lo que ella cree entender y que tu ni te imaginas" y solo tienes que responder a sus preguntas, sobre la marcha, con tu gran imaginación, aunque lo que le respondas no guarde relación con "TU" cuento, pero si con sus preguntas, verás como te escucha con los ojos como platos, aunque seas tu la que no entienda "SU" cuento... jajaja
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Va! Acepto la apuesta. El lunes le leeré un cuento. Preparate a pagar :P

      Eliminar
    2. ¡Y queremos post de ese experimento!
      Besazo
      PD: Lo de cortarte las venas con apio con sal y chile me lo quedo. Prometo decir siempre su autoría pero no me resisto a usarlo

      Eliminar
  9. no tenés que contarle cuentos a la bella.
    Tenes que contartelos a vos misma, pero cuando eras niña,
    es decir hoy, pero hace algún tiempo.
    Esa niña está dentro
    esperando a que la despiertes
    con el susurro de una buena historia, de terror, de amor, de aventuras.
    Es difícil dejar de ser grande por un rato
    pero se puede.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quiero dejar de ser grande Garriga pero no se como. Nadie enseña a nadie a recuperar la niñez.

      Eliminar
  10. Da gusto...hacerlo a gusto y disfrutar imaginando que alguién disfrutará con tus relatos en el futuro próximo. Besos, artista!!

    ResponderEliminar
  11. Le dejas un gran legado, con lo que escribes y con lo que eres. Te llevará en la piel siempre. ¿Cómo que no sabes ser niña? Es tan fácil. A mí me parece tan difícil ser adulta. Léele mis infantiles. Tengo algunos en el blog, con esa etiqueta.
    Abrazo sabastino primaveral, muy feliz!

    ResponderEliminar
  12. Les van a encantar. Están llenos de tu amor. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Las niñas acaban leyendo lo que su mirada quiere ver, así como escuchan los cuentos que su oídos les llevan al corazón, así tú tranquila.

    Será una gozada. Un abrazo para ambas.

    ResponderEliminar
  14. El tiempo pasa mucho más deprisa por la Bella que por ti, así que no te preocupes. Como contaba en otro blog, hoy he estado en cada de mi sexto sobrino. Cumplía 18 años. Cuando me ha pinchado con su barba agachando bastante su cabeza para acercarse a mi altura, he recordado su sonrisa de dos dientecillos que conquistó para siempre el corazón de su tío. Y te aseguro que esos 16 años que habían pasado para él a mí no me había dado tiempo de envejecer más que unas pocas semanas. Estoy más o menos igual de feo y deteriorado que entonces.
    Besos.

    ResponderEliminar
  15. una vez, ya hace diez años de esto, improvisé sin querer una historia con mi sobrina-nieta Lorena -que en ese entonces tenía unos cuatro años-, a partir de la palabra "energía" que escuchó -y repitió ella- de un anuncio por la televisión-

    -¿energía? -dijo ella.
    -sí, -le dije, y agregué: la energía es la masa por la velocidad de la luz al cuadrado. es una ecuación que halló einstein luego de trabajar muy duro sobre unos escritos que dejó inconcluso un tal lorentz que no lo terminó porque estaba muy viejito.
    -¿viejito? -volvió a manifestarse lorena.
    -uf, muy viejito. estaba tan en las últimas que se murió antes de llegar a la ecuación que por cierto casi la halla newton, uno que le gustaba reflexionar sobre aspectos físicos debajo de un gran manzano.
    yo estaba en esas divirtiéndome a mis anchas cuando sale diana -la mamá de Lorena- de la cocina y me dice:
    -oye, ¿qué le dices a mi niña? y mirénla pues, como si supiera ella toda seria te sigue la corriente.
    -diana, ¿sabias que después de que se cayera aquella manzana sobre la cabeza de newton se cayeron muchas más y terminaron haciendo pay de manzanas?
    -oye, -me dijo risueñamente- ¡¡a mí no me la vas a hacer!!
    fin de la historia.

    carina está muy bien y metida de pies y cabeza en lo que es subastas de muñecas. hasta en ebay está. ella está pensando en utilizar el blog que tenemos de "jugando con imágenes" y convertirlo en uno de muñecas.
    te envía saludos y besos.

    besos.

    ResponderEliminar
  16. La mayoría de los escritores escriben para sí mismo y sin nadie específico en mente, pero algunos tienen la suerte de que ese nadie se parece a mucha gente y eso hace que se los lea más que a otros...

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar
  17. A veces no son sólo para niños... Estamos rodeados de cuentos chinos para adultos... Un abrazo desde Murcia.

    ResponderEliminar
  18. Los cuentos de Ana María Matute tampoco parece que sean muy cuentos de niños...
    Besos.

    ResponderEliminar
  19. Tus cuentos son maravillosos... Ella ya sabrá apreciarlos cuando llegue el momento adecuado. Un besote!!!

    ResponderEliminar
  20. Hola, he iniciado un blog con un proyecto en mente: escribir 365 relatos en un año, uno por día. He encontrado tu blog navegando por internet. Me gustaria añadirte como blog que sigo. Qué te parece si te das una vuelta por mi blog y decides si me sigues tú a mí también? Mi blog es: http://pepitas-de-oro.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  21. Algún día ella apreciará tus cuentos. A mi me encantaron. Llegué por aquí sin darme cuenta pero prometo volver.

    ResponderEliminar
  22. Obvio que los apreciará! Son mágicos!!!!
    Ya verás! Hasta te hará una recopilación grande!

    ResponderEliminar
  23. Pues yo digo que sí son para niños, aclaro que no todos pero hay muchos que sí, como sea a mi me gustan, no veo porque a La Bella no, :)

    Saludos

    ResponderEliminar
  24. Ese es el secreto de que escribas tan bien, que no escribes para agradarle a nadie. Seguramente le van a gustar a la bella.
    Cuídate.

    ResponderEliminar

Chiquita, de cabeza que cambia constantemente de color. De mirada triste con pestañas de burro. Vive donde puede haciendo lo que quiere. Todo se ve mejor desde un segundo plano.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje