Páginas

sábado, 30 de marzo de 2013

Penitencia para subir a la gloria





Al final no hay a quien pedir perdón por el daño que he hecho a mi cuerpo. 

Hoy me miré al espejo sin vestiduras con las que engañarme. De súbito vino a mi mente los procesos a los que lo he sometido y de los que no me arrepiento.
No sirve de nada hacerlo, ni siquiera quiero que alguien me perdone, es mi cuerpo y lo que hice de él no es más que la vida que me fue dada y la manera que creí conveniente vivirla.

No hay tiempo atrás. 

Arrepentirse de lo hecho no me volverá a hacer la niña ingenua que fui y no sé si quisiera volver a serlo. Implicaría no haber vivido tantas cosas que me engrandecieron y otras que me sepultaron en el barro vil de lo no debido cuando creía que el infierno esperaba por mi.

Si debiera arrepentirme de algo, eso sería por haber deseado -en mi infantil estupidez- la muerte del ser que me dio la vida cuando un regaño envileció mi alma.
Le pediría a mi madre perdón hincada sobre brasas ardientes si supiera que con eso mi alma se limpiaría, pero ella ya no está y consumirse por ello sería vano, por eso no pienso en eso más que en casos en los que como este me pongo a reflexionar sobre la desconocida que está frente al espejo.

La culpa es un lastre que me ha impedido en ocasiones ser feliz tan sólo por el hecho de serlo.

Por lo demás puedo vivir en un cuerpo ajado y cubierto de cicatrices pero convencida de que viví como pude aunque muchas veces no como quise.

Mi cuerpo sabe que en él no caben hipocresías ni engaños sutiles de una vida mejor después de la muerte.

Será hora de pasar frecuentemente frente al espejo porque es el único que me grita las verdades a la cara sin miedo a salir lastimado.











14 comentarios:

  1. Texto frentero. Sin esquinces, directo,sin maquillaciones, desnudo y auténtico. Ese mirarse como se ese en el espejo de la vida. UN abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  2. No seas demasiado dura contigo misma, no nacemos enseñados. La vida nos enseña, y a veces a fuerza de palos.
    Besos, buen finde

    ResponderEliminar
  3. Estoy con Verónica en que eres demasiado dura contigo misma.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. todos los acontecimientos del pasado, buenos o malos, nos sirven como experiencia en el proceso de madurez y afirmación de la personalidad.
    es sólo parte del crecimiento y no hay que tener culpa alguna por eso.
    besos.

    ResponderEliminar
  5. Puede ser duro, tu texto, lo que dice, pero así es la realidad pura y dura.
    Bravo por serte sincera a ti misma, para que engañarse...
    Besos

    ResponderEliminar
  6. No se porqué esta entrada pareciera estar dedicada a Frida Kahlo...
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  7. Por eso no me gustan los espejos, se dice todo muy directamente, me gustan las cosas con amor.

    Te mando un abrazo Malque!!

    ResponderEliminar
  8. Arrepentirse, es una cosa; perdonarse, otra.

    Y, ¿la verdad?, es necesario y de justicia personal ejercer ambos capitulos pues, juntos, nos completan.
    Si yo me arrepiento de haberte tirado una piedra pero, aun reconociendo y corrigiendo el acto, no me perdono, ¿Cuanta comprension sobre el acto en si he alcanzado?... ¿Cuanto he comprendido el error? Si no me perdono, ja,as sabre como perdonar -de corazon- a nadie. Es la formula de la causa y el efecto, el ying y el yang, es decir: un efecto directamente proporcional.

    Por cierto; sabe desde ya -como madre que eres-, que toda madre -como niña que fue- sabe desde su entraña misma que, por deslices que puedan cometer sus hijos, estos siempre la quieren. Incluso mas alla de la muerte. Creeme; lo saben. Lo sabeis.
    Suelta la mano de esa idea enferma y vive feliz el recuerdo de tu madre; de su risa, su mirada, el tacto y el olor de su piel, de su cabello,... Busca esos rasgos en Kiku, en La Bella, en ti... Ahi reside tu madre; en la esperanza del futuro de su familia y, en ese corazon que te late dentro del pecho que te muestra el espejo.

    Bss, compi. :)
    Se feliz. Libre y feliz. O, felizmente libre; libremente feliz,... Jajaja... :D

    Solo vives esta vez; no quedes chapoteando en el barro: ¡Ven a nadar al mar! :)

    Namasté.

    ResponderEliminar
  9. Por cierto; me llama poderosamente la atencion el lema que tienes editado en margen izquierdo de tu blog que reza:

    "No copien nada, nadita, nada".

    ¿Por que?... ¿Que mas da?...

    Conozco algun blog que, incluso tiene activado un no se que para que no les tomen los contenidos que, previamente ellos, habian tomado de otros blogs o, simplemente, de La Red.

    Jajaja... :D

    De locos; vivimos un mundo de locos. Todos como Golums:

    "Miiooo,..." Jajaja... :D

    En fin,...

    Namasté.

    ResponderEliminar
  10. Compi: Era en referencia a los ¨cuentos¨que a veces se me ocurren y los quería para hacer mi libro de de bichos pero ya da igual los copien o no.


    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Besototes, reinaza. :)

    ¡MUAS!

    sarva mangalam
    Namasté.

    ResponderEliminar
  12. Eres, pasando por el espejo que sea, una total y completa maestra.

    Fuerza mi Malque!

    ResponderEliminar
  13. El espejo..........
    si pudiésemos atravesarlo, como hizo Alicia, ver desde muy, muy, adentro, con ojos de ingenuidad, arrancando las culpas como si de malas hierbas se tratase, porque lo son, porque se ataron a nuestros pies, a nuestra cintura, y no nos dejaron disfrutar de la felicidad porque a ésta también la convirtieron en culpa.

    Un beso

    ResponderEliminar

Soy un ser navegando en la incomprensión de sí misma.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje