Páginas

viernes, 22 de marzo de 2013

Ignacio y los tres guaruras






No sé a ustedes si les dan miedo los ratones pero a mi si. En realidad no les tengo miedo, les tengo ¡Pavor! Y es que se metió uno a mi casita y no lo encuentro para correrlo porque aquí no es bien recibido.

La señora de la limpieza descubrió la huella del diminuto ratón en el fregadero de la cocina. Sepa la bola desde cuando es mi huésped -sin yo saberlo- pero hoy al ver sus rastros, hice que la señora limpiara todo con cloro. 
Y vaya que fue mucho lo que limpió dado que al no saber por donde anduvo, mejor era revisar absolutamente todo.
Sin encontrar más huellas del ratón al que llamé Ignacio -en recuerdo de un novio que tuve y me dejó para casarse con otra el muy perro- ayudé a revisar toda la cocina.
El caso es que está haciendo mucho viento, se cuela por las ventanas produciendo un ulular macabro que me encuera el chino.
Pienso que Ignacio anda vigilándome para que en el momento que me descuide, ¡Mocos! me salte encima.

¡Tengo miedo!

Para colmo los chihuahuas están en estado modorro y Calixto -mi gato- está tan alta su camita que si Ignacio pasa por el suelo, ni siquiera se va a dar cuenta, ¡Pobre de mi!

Benito Tiki es tan tierno que si ve a Nacho seguramente lo deja quedar en su cama.




Tres guardianes y sirven para una pura y dos con sal.

No tengo idea por donde se pudo haber metido ni sé que fue lo que comió porque en esta casa todo alimento está muy bien resguardado en sus respectivos recipientes por si las moscas. Se ve que tenía varios días paseando por la alacena o por sepasumadre donde.

Según he valorado la vida de todo ser vivo y no debo atentar contra la de nadie que respire pero los ratones me dan miedo. Son fauna nociva igual que las cucarachas y se debe terminar con ellas, pero yo no seré la que mate a Ignacio.

¡Tengo miedo!

¿Y si me sale de debajo del escritorio?
¿O de la alacena? ¿Y si me ataca? Ni Babo Alejandro con su gesto fiero podrá hacer nada.



La última vez que estuve cerca de un bicho de esos fue allá por la adolescencia cuando una rata me brincó al pie y me tuvieron que poner trece inyecciones en mi pancita.

¿Y si se escondió en el sillón y me muerde la pompi? ¿O me muerde la oreja cuando esté dormida? 

¡Quiero que se vaya Nacho! así como se fue ese méndigo novio que se casó con la Benita -por eso se llama así mi perro- para siempre.

Diosito tengo miedo que Nacho vuelva a aparecer y trastorne mi vida como ya lo hizo antes.

¡Císcalo, císcalo, diablo panzón!











19 comentarios:

  1. ¡vaya tira de guardianes que tienes! eso te pasa por tener chihuahuas y no un buen perro labrador mezclado con rottweiler como tiene este pirata.
    en mi barco entraron dos ratas -en épocas diferentes- y él las persiguió hasta matarlas mordiéndoles en el cuello y dejarlas allí mismo para que uno las deseche.
    no te aconsejo que pongas bocado por aquí y por allá, porque tus mismos chihuahuas lo comerían.
    espero que lo elimines muy pronto.
    besos.

    ResponderEliminar
  2. Ay Malque y no vayas a quedarte dormida con la boca abierta que mira pues ... Ay no nooo ! Ni pensarlo ! Puajjjj ! :P

    ResponderEliminar
  3. Mi vecino es un puerco que le gusta tener sus chunches por toda su casa por lo que creo que hay ratones ya que de vez en cuando mi gata llega con uno y nos lo ofrece como regalo de buenos días.

    A mi me dan un asco enorme las cucarachas voladoras...

    Saluudos!!

    ResponderEliminar
  4. a estas horas ese ratón debe de andar más ebrio que yo, se me hace que no se aparece hasta por ahi de l martes en la tarde, y bieeeen crudo ha ha ha

    ResponderEliminar
  5. Antes que nada decirte que me alegro de no llamarme Ignacio.

    Y segundo decirte que debes confiar en los instintos de Calixto, que sin duda aflorarán llegado el momento y te liberarán de tan indeseado huesped.

    Y cuánta verdad en aquello que hay animalitos y bichos, según el asco que nos den.

    saludos

    ResponderEliminar
  6. ¡Ojo con los PEZONES!
    ¡Les encanta colgarse de los pezones, pero no pasa nada, se duermen chupándolos!
    Ahora ya no estoy seguro de si son los ratones o es el Barry...jajaja
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  7. Es "humano" no atentar contra vida alguna; mas al contrario: hay que comprenderlas para aprender a respetarlas y saber apartarlas oportunamente.
    Ahora, voy a tranquilizarte del todo:
    Los animales, todos, responden sin dudar ante el instinto, ¿no? Pues, bien, sabelo; convives con un gato, ¿crees, acaso, que los ratoncillos no poseen olfato?... ¿Crees que su hambre traicionaria su instinto, que le grita "¡Ponte a salvo, huye, insensato que aqui hay gato!" ? ... ¿Crees que, Calixto -que tampoco esta desprovisto de hocico-, rondaria tu casa tan tranquilamente si olisquease una posible milenaria victima?... Por otra parte, "Sherlock Compi", ¿Que hueyas ha dejado el roedor?... Ahora, a lo serio:
    Los chihuahuas, son perros ratoneros; los gatos, tambien. Y, para postre, los ratones nos tienen PANICO asi que, tranquila... si ha entrado un roedor en tu casa, con las mismas, ha salido ya de ella. Recuerda que son seres nocturnos, que buscan -sobre todo- seguridad porque, jamas viajan solos, se mudan siempre en familia.
    Asi que, ya ves; si nada de esto te convence de que no tienes ratones, pon una prueba: deja algo de comida en un lugar visible e inaccesible para los demas domesticos... asi comprobaras que, Nachito, te ha regalado un post pero, os ha dejado ya.

    Bss y duerme tranquila.

    Namasté.

    ResponderEliminar
  8. A mi también me dan miedo, jaja
    Quizás ya se marchó.
    Besos, buen finde

    ResponderEliminar
  9. ¿No sigues a Dolega? Pues hazlo. Me agradecerás el consejo, por lo bien y lo ameno que escribe. Me ha acordado de ella porque tuvo el mismo problema que tú: un ratón se metió en su casa. Al parecer sus gatos eran tan inútiles para la caza como el tuyo. Al final no fue el queso el que lo atrapó, sino el sexo. Te dejo el enlace de la entrada:
    http://www.dolega.es/el-sexo-atrapa/

    ResponderEliminar
  10. Esta noche dormirá contigo.
    Lo intuyo.

    :P

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. lo del cloro no es broma, el olor los aleja, aunque claro mas lo alejaria el aroam del gato, pero aun asi, una buena ratonera no vendria mal! jejejeje

    ResponderEliminar
  12. Sus lugares preferidos para esconderse son debajo de las camas. Yo no dormiría tranquilo... Lo que sí puedes estar segura, de no darle caza a tiempo, es que la Bella se quedará sin herencia. Beso.

    Salud

    ResponderEliminar
  13. No sé porque, creo que el nachimborris anda más asustado que tu!
    Ando toda aletargada, pero lo que quiero decir es que si pones tantito veneno en un pedazo de queso el nachimborris se te secará.
    Ah!!
    Ando mejor! que creees?
    Jijii

    ResponderEliminar
  14. Lo mejor es que le pongas un trozo de queso y se quede a vivir con vosotros de mascota jajajjaja . Besos, querida amiga.

    ResponderEliminar
  15. BUeno...hasta se aguanta un ratón, pero una rata. Animal asqueroso que morodea los albañales y alcantarillas. Hace unos años, después de ir al cine...regresé a casa...y fui como dicen los pudendos a hacer una necesidad fisiológica, y enhiesta, el la taza del inodoro una detestable rata. No me quedó más remedio que echarle la tapa encima para que no se fugara...bajar la llave. y mientras nadaba levamtar la tapa y acribillarla con una escoba. Aún en sueños, como en un cuento de Poe,la visión se repite, pero la rata mordiéndome el trasero. UN abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  16. Cuarto de lavado, closet, alacena y cuarto de tiliches son los escondites predilectos de los cabrones. Una vez que tengas bien identificado donde se esconde, cercalo y echale a Calixto encima. Veras que el minino se entretendra mucho sacando a su depredador interior.

    ResponderEliminar
  17. Malque, pero es un bebe!!! pobretito de él, cómo le vas a tener miedo! Puede ser un fiel amigo, tanto como Benito, Babo Alejandro o como Ignacio!!!

    Un beso Malque, suerte en la cazería!

    ResponderEliminar
  18. Querida Flon,

    Rrrraaaayyyooosss!!!, crei haber leido Ignacio y sus III guarras, y RAPIDO ME QUISE VENIR, sin albur =D =D =D

    Che decepcion!!! jaja

    Abrazos y mil besos.

    ResponderEliminar

Usté habrá de disculpar la falta de respuestas a este soliloquio intrínseco en el que me hallo.
Visitaré su blog agradeciendo la visita tan pronto el tiempo y la memoria me lo permitan.

Suya pero no de usted

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje