Páginas

sábado, 9 de junio de 2012

Como aves migratorias






 
Está sonando el reloj de alerta. Hay que empezar a pensar en izar las velas, vivir aquí está siendo complicado, es hora de empezar a volar.
No somos de los que permanecemos mucho tiempo en un solo lugar. Cuando ocurre -como hoy- emigramos sin pensarlo.
Hace pocos años -cuando llegamos aquí- nos costó adaptarnos. Viviendo en una unidad habitacional en decadencia tuvimos que alejarnos por la delincuencia y de la gente que comenzó a rondar las calles ya que abrieron una avenida y la única forma de llegar ahí era pasando por la unidad.
La delincuencia se hizo presente, tuvimos que alejarnos dejando la casa en la que vivimos la primera infancia de mis hijos.
En esta nueva colonia, las familias eran recién casados la mayoría, no había niños en las calles ni perros abandonados. Los días eran quietos con el canto de los pájaros el único ruido que había fuera.

Pero todo cambia.

Los niños empezaron a crecer. Los padres -debido a lo duro de la vida- tienen que trabajar dejando en muchas ocasiones a esos niños a la deriva desde la mañana hasta entrada la noche.
Los problemas comenzaron. 

Pintarrajeo de paredes, bandas de adolescentes peleándose por un territorio que a ninguno le corresponde, montados en motos haciendo un ruido infernal o hacinados en los coches de sus papis, con el volúmen del radio a todo lo que da, haciendo cimbrar los vidrios de las casas.
Graffiti constante en paredes pintadas y vueltas a pintar. Perros abandonados, aparición de comercios llegando con ellos cucarachas, ratas, y toda clase de bichos dañinos.

La paz de la colonia se terminó.

Ayer aparecieron pintadas las paredes vírgenes de propaganda política. La mayoría anunciando a un tipo  que todos conocemos y sabemos de sus triquiñuelas, aún así nos extiende la mano para ayudarnos.
Ya pusieron una cámara de vigilancia en la avenida principal. Los asaltos son constantes a pesar que las patrullas pasan las 24 horas haciendo mucho ruido con las sirenas.

Han hablado delincuentes a mi casa diciendo que tienen a familiares secuestrados, conservando la calma siempre evito caer en su juego.
Llegan a tocar los hermanos de Jehová invitándome a entrar a su religión o tipos con todos mis datos -no sé de donde los sacan- preguntándome por quien voy a votar.
La vecina de enfrente todos los días -sin mentir- pone la música a todo volúmen sin que nadie pueda hacer nada. La música es fea para mi gusto, horrible, espantosa. Para todo hay gustos pero hay que respetar a los demás hasta en los oídos.

Hace quince días a Kiku y a Barry les tocó ver a un hombre desnudo, muerto, tirado a las orillas de la avenida. El jueves un ladrón asesinó a un policía que lo perseguía por haber robado a una señora que salía del banco con una cantidad de dinero retirada minutos antes.
En mi calle vive un mecánico quien siempre tenía su entrada limpia, hasta que le robaron su taxi y su VW yéndolos él mismo a buscar, encontrándolos desvalijados. Los cascarones están fuera de su casa llenándose en las noches de gatos y perros vagabundos. Otro vecino tiene un coche de esos grandotes que parecen aviones de tan largos, abandonado a las puertas de su casa.
Mi vecino de al lado se viste de blanco y las malas lenguas cuentan que es un brujo y que hace ofrendas de animales en las noches. Por si las moscas siempre me sonrío con él, no vaya a ser el diablo. A su esposa evito mirarla, tiene una voz que de alguna manera me pone de malas el timbre tan agudo y la forma en que les grita a sus hijas. Me dan ganas de salir y darle tres cachetadas guajoloteras entre ceja, oreja y media madre.

Abrieron -con aprobación de las autoridades- en un jardín comunitario diversos comercios así como en la esquina de mi casa, una tienda que me hace el favor de vez en cuando que algunas cucarachas se metan por la cocina, por la sala o por donde sea. Afortunadamente estos bichos y yo nunca nos hemos llevado bien y las extermino hasta el último vestigio.

Pero así no podemos vivir. Sé que en otros lados están peor pero esto no es vida. No sé si nos mudaremos. He buscado algún lugar tranquilo para pasar nuestros últimos años pero me dicen que en la luna todavía no hay fraccionamientos.




*Imagen de google.













25 comentarios:

  1. Qué bonito sería que todos esos vecinos incómodos y esa "gente mala" no fuera tan "así"... por aquí todo está tranquilo, bueno, hace una semana pasaron unos niños golpeando puertas como a las 2 de la mañana, pero de ahí no pasan e__e

    Jejeje... ese que dices no es el diablo, es un mago blanco (?) xD ok no

    Bueno... si llegas a conseguir un lugarcito en la luna me avisas para irme a vivir contigo también, prometo portarme bien :) jejeje

    Nos leemos luego, Malque n___n

    Peace&Love

    ResponderEliminar
  2. Como dice Joaquín Sabina "ya no hay islas para naufragar"...

    Parecido a lo que me tocó ver en la casa q me regaló mi papá, está en una colonia digamos nueva pero se ha ido deteriorando que parece que carga todo el lastre de la indiferencia de la ciudad.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  3. Y todavia no te acostumbraste?
    En todo el mundo se vive esta ola de delincuencia e inseguridad social. En otros paises los escuadrones limpiaron las calles, pero la opinion publica los elimino a ellos y no a los politicos, por culpa de los cuales se ha incrementado la delincuencia. En fin, paciencia y buen humor.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Que suerte tienes, con esa vecindad tan movida no te entrará el síndrome de rutina.
    Yo no quiero hablar, pero te diré bajito para que no nos escuchen los cacos, que por ahora, todo en paz por aquí...
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  5. No debe ser fácil acostumbrarse a eso.
    Aquí nos quejamos de inseguridad ciudadana y en realidad esto es una ciudad Disney....

    Ánimo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Vaya que te toco un lugar difícil donde vivir. En donde vivo tenemos vecinos loco pero no llegan al grado de donde tu vives. Ojala con el pasar del tiempo encuentres un nuevo hogar y lugar mas tranquilo, saludos!

    ResponderEliminar
  7. Y dentro de poco ni la Luna quedará a salvo...
    Tiempos difíciles transitamos.
    Cuidate,linda Flor!!!
    Beso desde la furiosa Buenos Aires!

    ResponderEliminar
  8. Y en efecto es difícil poder vivir de tal forma, a veces parece que se olvidara que una vida sana requiere de tranquilidad y seguridad, pero en efecto lo acelerado de la vida le obliga a uno a hacer de la existencia un mercado de barrio y bueno, no es un estilo de existencia con lo que se desee llevar día a día :(
    Van apapachos Malque ;)

    ResponderEliminar
  9. terrible. espero que puedan encontrar un mejor lugar para vivir. un beso.

    ResponderEliminar
  10. Es increíble como alrededor del mundo esto es una constante. Aquí en Perú, ya no hay distritos seguros, todos son peligrosos. La delincuencia, el desorden y la inseguridad ciudadana han hecho que la gente ya no salga de sus casas sin tener "miedo" a que pase algo...

    Es verdad, deberían empezar a vender lotes en la luna, aunque estén más caros que la tierra entera.

    Un beso mi Malque

    ResponderEliminar
  11. hola amiga muchas gracias por visitar mi blog,el tuyo tambien es precioso y lo que cuentas la verdad no se puede vivir asi no hay nada como tener un vecino bueno,cuando te toca una malo si se puede mejor cojer camino,pa poder vivir tranquilos los tres dias que estamos aqui..... un beso muy fuerte y que tengas suerte...

    ResponderEliminar
  12. En el Edén sí...

    Soy nueva en esto, ha cambiado mucho en año y medio. ¿Me ayudas?

    Te quiero demasiadísimo aunque sólo nos leamos, mi Flor ñ.ñ

    ResponderEliminar
  13. Que linda imagen, pero que lamentable es lo que escribes...

    A nosotros nos pasó algo similar, cuando nos cambiamos a donde actualmente vivimos eramos de los primeros en el fraccionamiento, pero se ha ido llenando de gente extraña...de marihuanos, de un vagabundo que se dice loco pero está más cuerdo que yo...que se mete a las casas, que nos vigila y que aparentemente van dos veces que nos timbra en la madrugada...

    Robos, suciedad, etc....
    Eso si, hay un modulo para la policía, pero no lo usan para estar constantemente al pendiente sino para reunirse a platicar y para lavar sus patrullas..

    Saludos!

    ResponderEliminar
  14. Qué espanto ! Por ahora donde vivo pareciera que fuere una isla , ojala por siempre y nunca llegue ese tipo de contaminacion !
    Un beso Malque , lleno de animos ! :)

    ResponderEliminar
  15. En mi humilde opinión creo que deberías irte con tu familia a otro lugar, dentro de lo posible... el hogar es una cosa muy importante en la vida de una persona. Es fundamental ser feliz donde uno vive.

    ResponderEliminar
  16. ¡Qué triste todo esto! Parece como salido de una novela policíaca, depresión al pensar que es la realidad...

    En cuanto puedas encontrar un lote en la Luna, vete y salva tus últimos recuerdos, cuida a los niños y guarda los buenos recuerdos.

    Saludos.

    Pd. Me encanta entrar y jugar con Fungus, que bueno que lo tienes aquí.

    ResponderEliminar
  17. Hay situaciones insoportables, y es mejor no acostumbrarse a ellas.

    Sí, cuando alrededor todo va a la deriva, es que ha llegado el momento de cambiar el rumbo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. los vecinos cuantas cosas no podran ocultar jaja

    ResponderEliminar
  19. Siempre habrá alguien peor o mejor que nosotros.
    En Veracruz las cosas no van de maravilla, en colonia al menos unos 3 muertos al año y no se si sepas, pero en la ciudad ya nos corrieron a toda la policía y en lugar de ellos tenemos marinos y militares rondando las calles (que siempre me da cosa verlos pasar con la metralleta sobre los carros).

    Cuando consigas tu casita en la luna me avisas, de seguro habrá una vista maravillosa de la tierra :D

    Te mando un abrazote y como siempre cuídate mucho ;)

    ResponderEliminar
  20. Si algo he aprendido en mi corta vida es que cuando el "gusanito" de la mudanza comienza a aparecer... No hay quien lo detenga...

    Espero encuentres un bonito lugar tranquilo y como a ti te guste.

    Saludos

    ResponderEliminar
  21. nO MARCHES, MI QUERIDA FLORECITA, ME HAS DEJADO CON LA BOCA ABIERTA CON TANTA VIOLENCIA Y HECHOS RAROS.
    ES FEO VIVIR EN UN LUGAR ASI, AHORA QUE NI LAS CUCAS ESTÁN TRANQUILAS, SE ME HACE QUE POR ESO VAN A TU CASA, SE HAN DE SENTIR SEGURAS, LASTIMA QUE AHI SI ENCUENTREN LA MUEERTEEEE.
    CUIDATE MUCHO Y MIENTRAS MAS PRONTO BUSQUES ALGO MEJOR, CAMBIATE.DE VERDAD..
    tE QUIERO MUCHOTE.

    ResponderEliminar
  22. La luna está jodida, también. No hacer caso a la propaganda inmobiliaria de la NASA.

    Por suerte estás buscando es algo. Ojalá que encuentres pronto y mejor.
    Mientras tanto, hay que encarar.

    Cariños.

    Muy buena semana!

    ResponderEliminar
  23. Cuidate mucho, te entiendo perfectamente, no se pasa con nuestra sociedad, que lejos de ir mejorando va empeorando cada dia.

    saludos un abrazo desde el conflictivo, inseguro, caluroso, Mty.

    ResponderEliminar
  24. malque cuando consigas depa en la luna, apartame un lugar y seremos vecinos ¿q dices?

    ResponderEliminar

Usté habrá de disculpar la falta de respuestas a este soliloquio intrínseco en el que me hallo.
Visitaré su blog agradeciendo la visita tan pronto el tiempo y la memoria me lo permitan.

Suya pero no de usted

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje