Páginas

miércoles, 25 de marzo de 2009

La infancia perdida.

Era una casa pobre,sólo tenía dos cuartos hechos de prisa porque había que cambiarnos cuanto antes.
Mi papá los hizo,sin cimientos y con el techo de lámina negra,tenía una sola ventana que daba a la calle.
Dos cuartos que eran el comedor y dormitorio;no había sala,éso era para ricos y nosotros distábamos mucho de serlo.
La parte de atrás,era un patio inmenso,rodeado de una barda de piedra que mi Padre puso una por una con ayuda de mis hermanos.
Saliendo al patio había un columpio queunaniñaricayanoquiso y se lo regalaron a papá,cuando jugábamos mi hermana mayor y yo,mis hermanos nos mecían tan fuerte que solo estirar la mano,tocábamos el cielo.

También había en la parte de atrás una cocinita hecha de madera y sin puerta,en el centro había un fogón que siempre estaba prendido,en él había tres pilas de tabique que servían de base para poner el comal en dónde mi mamá nos hacía tortillas y donde invariablemente siempre había una olla con frijoles cociéndose y en la boca de la olla un plato de peltre que servía de tapa y al cual le poníamos agua para estarle echándo a los frijoles cuando se iba consumiendo.

Los sábados o domingos íbamos al monte a recoger leña en un carrito que mi papá hizo-bueno,éramos pobres y él hacía todo lo que podía y más-nos subíamos los más chicos al carrito y mi papá y los gemelos lo jalaban hasta llegar al monte.
Ahí recogíamos hongos,sólo los que mamá decía,algunos eran venenosos,entonces los enseñábamos a mamá y ella decía si servían o no;había una gran cantidad que recolectábamos pero de los que más recuerdo son unos blancos grandes y gordos que se llamaban orejas y otros largos y cafés que se llamaban señoritas,yo recogía muchos,pero si encontraba unos gusanos llamados ¨gallinas ciegas¨ que eran gordos y blancos y me aterraban,solo entonces dejaba de juntar hongos y me iba a jugar con mi hermana.Al llegar a casa mi mamá haría unas quesadillas de sabor inigualable.
Juntábamos leña para que siempre hubiera para bañarnos y para hacer la comida,era maravilloso cuando regresábamos,porque siempre hacíamos competencias para ver quien llegaba primero.

Recuerdo que cuando llovía,mi mamá nos ponía en la ventana a rezar para que la lluvia no cayera tan fuerte,donde vivíamos llueve mucho,con tormentas eléctricas tan espantosas que cuando caían los rayos hacían estremecerse la casa y a nosotros con ella.
Y mi madre ponía a quemar hojas de laurel en un comal para que la tormenta no fuera tan fuerte y mi papá llegara bien,y si,de verdad,ya no llovía tan fuerte como lo anunciaban las nubes tan negras que habíamos visto y que tanto nos asustaban.

Entonces empezaba la lluvia a colarse por el techo y no nos alcanzaban las ollas para ponerlas en las goteras.

Por esa misma ventana vi nevar las dos únicas veces que he visto caer la nieve,¡fué maravilloso¡nos dejaron salir solo un ratito para sentir la nieve en la cara.

Los sábados cuando mi mamá lavaba,ponía al sol la ropa blanca,con un polvo que se llamaba ¨La golondrina¨y que servía para blanquearla,se la pasaba todo el día lavando,es que con tantos hijos que éramos y sin lavadora,supongo que era la muerte
para mi pobre madre que quedó con los pulmones hechos polvo.

Esa fué la etapa más bonita de toda mi vida,si ahora tuviera oportunidad de vivir otra vez alguna parte de ésta mi loca vida,sé que escogería mi infancia,fuí muy feliz con todo y carencias,no recuerdo haber sido tan feliz.

Extraño mi casa,extraño mi infancia,extraño a mis padres y sé que se avecinan tiempos difíciles para mi y para ésa casa,sólo espero poder salir adelante sin que mis padres puedan sufrir por ello en donde quiera que estén.

23 comentarios:

  1. Es inevitable no ponerme a chillar con ese remate tuyo.

    Fíjate que en donde quiera que estén don Gato y Catita no pueden sufrir nada, es más, ellos ayudarán a que no sean tan difíciles los tiempos venideros.

    Extraña, pero siempre ten presente que el futuro también tiene cosas que te harán feliz, aunque de principio no lo parezcan tanto.

    ResponderEliminar
  2. No, mejor no digo nada.

    Pero imaginen las dos, Malquerida y CT, mi sonrisa por los recuerdos, que dicen mucho de quien además los cuenta, así, como si fueran poca cosa, pero que resultan testimonio de fortaleza.
    ---
    Por cierto, Malquerida: en las respuestas a los comentarios del post anterior algunos de los elogios que me dedicas no son para mí. Me basta con los míos, que de corazón te agradezco. Abrazo.

    ResponderEliminar
  3. sabes cuando volteamos hacia atras y lo hacemos con alevgria y orgullo nuestro camino que sigue es excelente por que no perderemos el rumbo con facilidad

    y aunque el camino sea angustioso, o muy pesado es un camino que recorreremos gustosos de andar

    ResponderEliminar
  4. CT:Aún afloran las lágrimas a mis ojos,pero afortunadamente cada vez son menos.Se vienen tiempos difíciles CT,muy difíciles.

    TE QUIERO.


    IVANIUS:Yo fuí muy pobre Ivaniuspero creéme que fuí muy feliz y el recordarlo también a mi me pone una sonrisa en mi boca.

    Perdón por mi torpeza al confundirme,perdón de nuevo.

    Me perdonas? :-(

    Querido Seichiro:El camino va ser muy difícil pero sé que saldremos adelante.

    Gracias por visitarme.

    ResponderEliminar
  5. Los tiempos dificiles siempre se pasan en compañía. dimelo a mi que a veces preferi tener un dia con el entero, leyendo o riendonos de cosas

    los tiempos, que imaginas son terribles, te apuesto que son los que mejor se reflejaran en cuant al sentido que necesitas para luchar...

    yo espero que en esos tiempos, los que sean que venga cuando lleguen, coomo sea que estos tengan que ser, me hagas saber que eres valiente...

    y seguro que no te ha de faltar gente que te quiere, te mando abrazos.

    Cuando te leo, a veces pienso que eso precisamente era lo que pensaba el... es muy duro
    pero yo quiero estar aqui, como sea que tenga que ser

    besos,,,, besos y abrazos
    verás que todo estará bien , no juzguez sin tiempo, no te apresures
    creéme no todo es gris.

    ResponderEliminar
  6. y sobre todo no tengas miedo.
    que aqui estamos para darte animo

    ResponderEliminar
  7. cuando nos damos cuenta de todo lo que dejamos atraz nos duele, recordamos todo y compredemos, aprendemos o recapasitamos. eso nos debe de dejar algo, la vida es bella y hay que disfrutarla.

    no se puede regresar hacía atraz pero si podemos recordar y tatar de ser mejores o vivir mejor.

    besos

    ResponderEliminar
  8. Nada que perdonar, Malquerida. Nada.
    Bueno, a lo mejor me perdonarás que volviendo a leer sólo me fijé en que se me antojaron las quesadillas de hongos. Pero es que no desayuné. =)

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  9. kisiera probar esas kesadillas de hongos ke kuentas...eso de rekolektar honguitos ha de ser relindo...andar corriendo como chamakitos por el monte buskando esas sombrillitas de colores

    es chido cuando tienes muchos hermanos, aunke a veces sean latosillos...

    vas a ver ke todo estara bien, tu amarrate a tus buenos momentos y piensa ke asi serà de ahora en adelante ok

    te mando muchos besos

    bye

    ResponderEliminar
  10. eltiempo pasa sin que nos demos cuenta, animos


    saludos

    ResponderEliminar
  11. todo tiempo pasado no importa en que condiciones fue mejor, eso siempre dice mi papa y la neta dia a dia veo que es cierto, tienes toda la razon, gracias por tu comentario en mi blog, te espero por alla mas seguido

    ResponderEliminar
  12. Queridísima Jolie:Tu siempre dándome ánimos,te lo agradezco.

    Espero poder salir adelante y créeme no soy cobarde,pero estoy asustada.

    Aki chiribiri:Los tiempos pasados siempre son mejores aunque ahora se vislumbren duros trataré de ser feliz.

    besos.

    Ivanius:Y si a ésas quesadillas le pones una salsita verde como la que Barry hace,mmmm,seguro estarías comiéndolas todos los días.

    xapulina de mi vida:Y qué dirías si tuvieras 10 hermanos?

    La ingeniero:A veces el tiempo pesa mucho y en éste momento quisiera que no pasara tan rápido.
    Gracias por asomarte al país de los hongos.

    Mantovanni:Lo que pasa que los tiempos de la infancia para la mayoría son de felicidad,no te parece?

    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. cómo nos aferramos a los recuerdos, y quizás sea eso lo que muchas veces nos saca avante, porque sabemos de lo que estamos hecho.

    no puedo más que decirte que me encantas tus letras, tan desnudas de toda careta.

    viaja y remontate al pasado, respira ese aire con olor a leños y regresa con nuevos bríos pa enfrentar la vida.

    suerte y considerame tu fan :P

    ResponderEliminar
  14. oye si en vez de quesadillas... nos masticamos unos hongos alucinógenos? jejeje

    ResponderEliminar
  15. Caleidoscópica:gracias por tus palabras,y por que te gusta lo que escribo,yee¡¡¡


    NTQVCAXYZ:lo recibo bien apretado

    :=)

    Jolie:Es lo que les iba a proponer,pero va,yo invito.

    ResponderEliminar
  16. Esos recuerdos con vestido de felicidad y costuras de sonrisas son los que hoy nos hacen sacar fuerzas desde lo más dentro de nuestro ser cuando más lo necesitamos.

    Porque aunque haya tiempos difíciles, nada es demasiado cuando se tienen recuerdos como esos por los cuales seguir luchando, para que la felicidad no se vaya de nuestro lado.

    Comparto toda mi energía contigo.
    Siempre pa'lante mi'ja, sonría.

    ResponderEliminar
  17. Nostálgica [fa]:Es que veo como viví de chica y como vivo ahora y me gusta recordar lo felices que éramos.
    Claro¡ ahora también vivo feliz,pero son otrs épocas.

    Gracias por pasar a saludar.

    ResponderEliminar
  18. MuYquErida

    Gracias por recordarme las prioridades

    a veces en el quehacer de los días y la presión constante lo olvido todo

    y gracias también a CT por hacerme saber que "siempre ten presente que el futuro también tiene cosas que te harán feliz"

    necesitaba todo esto.

    Gran lección.

    Besos a las dos

    ResponderEliminar
  19. Fantastico.
    Es un relato impecable y alegre, no siento que haya generado en mi un sentimiento de lastima, por el contrario me alegré mucho y corri a tu lado mientras recogias hongos... fuí enormemente feliz!

    Un abrazo, y yo te quisé con este post, entonces no eres tan malquerida

    ResponderEliminar
  20. Hola,

    No se como escribirte lo que me hiciste sentir con tu post, pero me hiciste recordar que la infancia nunca se pierde pues se queda guardada en el alma.
    Y cada paso que damos es simplemente un recuerdo de aquello que fuimos y nos formó.
    Cada quien quiere a su manera, talvez por los recuerdos y los sentimientos creados por la otra persona y yo, después de leerte ya te quiero.

    Hoy es la primera vez que te visito por Mauvenom.

    GRACIAS MAU..

    ResponderEliminar
  21. Señor Potter:Gracias por sus palabras y no,no soy malquerida.

    Siempre lo he sabido.

    Saludos.


    Srita Ana A:Al recordar mi infancia,los recuerdos fluyeron de tal manera que se agolpaban en mi mente y no sabía que escribir,entonces todo fué haciéndose claro y salió éste relato que al parecer a muchos les ha movido algo,ya que les ha gustado.

    Me alegro de éso,yo solo quise esribir lo que había vivido y al saber que a muchas personas les he transmitido algo,me llena de orgullo.

    Muchas gracias,también se le quiere.

    ResponderEliminar
  22. Ah, pero claro que ya había leído esta entrada y no sabes cuánto me gustó. Inmediatamente me trasladé a ese lugar, casi podía sentir la lluvia, el aroma de los frijoles cociéndose en leña y las hojas de laurel... que bonita escena. Yo estoy seguro de que a pesar de todas las carencias, las familias humildes en general viven más felices y prodigan mucho más amor que las familias acomodadas donde cada quien se encierra en su cuarto a ver su propia tv y se comportan como extraños entre sí. A veces paso por casas muy humildes. Por la ventana se ve que en un solo cuarto es la sala, el comedor y la cocina, humilde pero limpio y acogedor, y veo a la familia cenando, juntos, queriéndose, platicando... siento tantas ganas de tocar y pedirles que me dejen compartir ese momento, que me permitan respirar su amor, pero nunca me he atrevido. Hasta ahora. Saludos.

    ResponderEliminar

Chiquita, de cabeza que cambia constantemente de color. De mirada triste con pestañas de burro. Vive donde puede haciendo lo que quiere. Todo se ve mejor desde un segundo plano.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje