Páginas

domingo, 18 de agosto de 2019

Dolorímetro

Y alueguito que nos llevamos como alma que lleva el diablo al Babo Alejandro al veterinario. Desde hace poco más de ocho meses que mi Tiki partió al Valle de los Muertos, Babo en enseguidita le cambió el carácter. Se volvió callado, dormilón, ni lata da. Si no fuera porque se la pasa ladra que te ladra a la hora de la comida a ver quién es el alma piadosa que le convida un cachito de pan o carne o zanahorias... Babo comería piedras si pudiese. ¿Tienen perro?
 No era como el Tiki quién pacientemente esperaba sentadito a un lado con su carita triste un bocado compartido por la mano del que lo viese primero.
Tiki falleció el uno de diciembre del año pasado desde entonces la vida cambió radicalmente para Babo.

Parece que el alma de Tiki se metió al cuerpo de Babo enfermo desde entonces. Tanto enfermo para tan poco perro sin ánimo de ofender su tamaño tan pequeñito.  

Pues aí vamos corre que te corre el sábado con la doctorcita que despacha en el consultorio del doctor Fernando, retirado hace unos años por exceso de trabajo.  Un doctor muy chistoso porque amenizaba el estado del paciente con chascarrillos dulces respetando claro el dolor del dueño de la mascota. En ese lugar fueron atendidos desde que llegaron a casa hasta el veredicto final.

Babo ni siquiera se dio por enterado al lugar al que iba. Teniendo cataratas en ambos ojos pos no había manera de saberlo. 
Olfateaba el horizonte, la avenida, los perros. La mañana de cielo nublado contrastaba con el calor deleznable.  Tedio sofocante aderezado con sonido de campanas llamando a misa de ricos. Ruido de motores, carcajadas de niños latosos de domingo. Calor infernal. ¿Quién inventó el Sol?
¡Dios de los perros mándanos la lluvia plis! ¡Maldita canícula termina de irte de una vez!

La señorita veterinaria después de revisarlo minuciosamente nos fue enumerando el rosario de enfermedades que Babo tiene. Enciclopedia parecía. ¿Tiene algo sano este perro doñita? 
El veredicto fue el mismo de mi Tiki.  No aguanta las operaciones que requiere. Está viejo y enfermo. Fue volver al principio del fin. Decidir la vida o muerte del chihuahua.

En eso andamos. 
No me gustaría ser perro para que otro decidiera mi muerte. La vida es ansina como lo cuento. Metódica y rutinaria. Dolor de corazón.
¿Quién sufre más la muerte de una mascota? -me preguntaron.
El dolor tal como el amor no tiene medida. No es el que más llora o el que más lo recuerda. El dolor como el amor no tiene medidas ni tamaños. 
Te quiero de aquí a la luna, tres vueltas y media de rodillas y sin agua.
Nadie llega y pide ¨un kilo de dolor¨ o ¨un medio de sentimientos¨ porque ¨todavía tengo unos pocos en la alacena¨. 
¨¿Me da tres cuartos de dolor del fuerte porfa?¨

Y pos nada, aquí estamos viendo como Babo reaccionó favorablemente al tratamiento. ´tonces hay que inyectarlo de nuevo pa´ ver cómo evoluciona.
Andamos en eso.

Benito Tiki -el chihuahua viejo- y Babo Alejandro -el chihuahua joven- llegaron de la calle a mi casa. Los adoptamos.  Todas las mascotas han sido adoptadas.
Había prometido cuando muriera Tiki adoptaría al primer perrito callejero que pasara frente a mi casa. Desgraciadamente no lo voy a poder hacer. Tengo a la Señorita Gato, a Los Tres Huastecos, a Calixto y a Babo enfermo. Yo pues no soy un dechado de salud como saben. Apenas puedo cuidarme yo sola.

Babo está formado en la fila del no retorno.
En eso andamos, consintiéndolo para que sea feliz tal como Natalia dijo a Barry: ¨Disfruta lo que te resta de vida abuelo porque ya estás viejito¨.
Ni más ni menos.
La vida es.
















17 comentarios:

  1. es triste cuando un perrito debe partir por enfermedad pero llegado el momento debe hacerse porque sino el que sufre en demasía y por gusto, es él.

    besos.

    ResponderEliminar
  2. Se les quiere tanto...
    Ojalá viva mucho más.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Que no falte el sentido del humor.
    Deberías anotar en algún sitio las sentencias de Natalia. Recuerdo una de las primeras que pusiste, cuando era muy niña, porque la publiqué en las citas de mi blog: "¿Por qué voy otra vez a la escuela si ya fui mañana?" (Natalia, la Bella, nieta de la MaLquEridA).
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Si, los que tenemos animales te entendemos, en mi caso, antes tuve gatos de mis hijas conviviendo con mis perros, ya no tengo gatos, pero casi siempre he tenido varios perros, cuando se me murió el último, mi mastina Lola, vilmente envenenada, me juré que no volvería a tener perros, yo sufro tanto la muerte de mis perros como la de cualquiera de la familia, supongo que en algunos casos incluso mas, pero no cumplí mi juramento, ahorita tengo adoptada una perrita abandonada que por mucho que traté , nadie la acogió y como no la iba a dejar abandonada (Ella se opuso muy determinada...jajaja)Pues aquí estamos acompañando nuestras vidas, mutuamente, la Pitu y yo, que ya voy para anciano total... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  5. Las mascotas tienen su fecha de caducidad y cuando toca aceptarlo, duele, ni más ni menos que con cualquier pariente.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Mucho ánimo. Las mascotas acaban haciéndose uno más de la familia y duelen mucho, sí... Se las quiere de verdad.

    Un beso ladrado.

    ResponderEliminar
  7. Yo tengo una perrita de agua, y la quiero con locura. Te entiendo, ánimo y mucho cariño para ambas.

    ResponderEliminar
  8. Creo que los animales cuanto menos sufran mejor.

    Yo ví y soporté en mi perro una larga agonía,y sufrí mucho .

    Espero y pienso como Natalia, que sea feliz el tiempo que le queda.

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Es doloroso cuando se nos van. Son tan puros....

    ResponderEliminar
  10. Las mascotas, cuánta compañía nos hacen, y cómo les queremos. Cuando han de partir, se nos llevan con ellos un bocado de corazón

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Hola Bello Flor. Yo no tengo animales en casa. Tuve una conejita, Bolita, más de cinco años. Cuando se murió, lloré tanto que mi compañero me dijo que me iba a poner mala con una depresión de caballo. No más animales.

    Me encanta leerte porque lo haces muy ameno.
    Ojalá los animalitos que tienes tan viejitos aguanten con salud y puedan disfrutar con ellos. Si sufren y no tienen solución, pues yo sí que soy de las personas que ayudarían a no sufrir inútilmente.
    Abrazosssssssss

    ResponderEliminar
  12. Duele y mucho...son parte de la familia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Hay decisiones que nos pesan en el alma como una losa, cuando el amor y el cariño nos impiden ser fríos pues el alma no conoce de eso.
    Te leo y me traes recuerdos duros Malque , aún así, sé que la decisión que tomé fue la más "humana" o "piadosa" cuando tuve que decidir , aún así, como es habitual en ti, cuando te leo ( y te siento) salta más de una lágrima traicionera que sinceramente te agradezco ( y no soy masoquista)

    un beso y un abrazo al vuelo que te llegue con brisa de este mar y esta orilla que te ama

    ResponderEliminar
  14. Como dices tú, a todos nos llega, y a las mascotas también.
    Pero duele...
    :(
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  15. Si, no queda de otra, más que disfrutarlos hasta donde se pueda. Demasiado doloroso es que se vayan al otro mundo.
    Te abrazo.
    Saludos.

    ResponderEliminar

La titular de este blog, dama exquisita, dueña de su mente pero no de su cuerpo agradece la visita a este refugio de chilanga triste.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales