Páginas

domingo, 6 de diciembre de 2015

¡Me lleva la que me trajo!

Ahora que tengo oportunidad de mostrarle al mundo -bueno bueno nomás a los compañeritos de La Bella- de todo lo buena e ingeniosa que es su abuela-sarcasmo pa´ los que no sepan que así hablo- no encuentro el cuento de la lombriz de tierra que quería ser una gran guitarrista.

¡Me hierve el buche de pura piedra! 















22 comentarios:

  1. ¡Eres la reina genial!
    Besos, mi bien querida Flor de María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si manita, yo sé pero no lo encuentro. Es que en un arranque de furia borré algunos jaja, ay mana.

      Y lo necesito pa´mañana. (Es que somos de los clásicos que hacen la tarea el domingo en la noche, para sentir la adrenalina y trabajar bajo presión).

      Beso

      Eliminar
  2. Con tu ingenio, no dudo ni tantito que será un buen cuento. lo compartes acá, un abrazo de cocinero :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No no no no, ya lo inventé pero no lo encuentro.

      Chef pa´ que se oiga más nice :P

      Eliminar
  3. ni modo. a escribirlo de nuevo. no vaya a ser que tu cuento se pierda para la humanidad como tantas obras de los antiguos griegos, je.

    besos.

    ResponderEliminar
  4. No más que "lo que no se llevan los ladrones aparece por los rincones"!
    Aparecerá el cuentico cuentau.
    A no ser que....!se lo hayan comido las perversas lombrices!!!
    Besos, ingeniosa y querida Malque

    ResponderEliminar
  5. No más que "lo que no se llevan los ladrones aparece por los rincones"!
    Aparecerá el cuentico cuentau.
    A no ser que....!se lo hayan comido las perversas lombrices!!!
    Besos, ingeniosa y querida Malque

    ResponderEliminar
  6. Me pasó lo mismo con un poema hace unas semanas.
    Y no lo encontré.
    Intenté reescribirlo de memoria pero fijo que no fue lo mismo.
    Que rabia.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. A veces iniciamos algo y este se pierde en los renglones de la nada y no quiere salir, tal vez por que le da miedo ver la realidad.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Ya verás cómo aparece. Y si no, estoy segura de que te inventarás otro todavía mejor.

    Un besote!!!

    ResponderEliminar
  9. Pero eso no es problema para ti, con lo buena que tu eres, lo reescribes y punto. También les puedes dar cualquier otro, e incluso te inventas uno nuevo, tu eres muy capaz. Me acuerdo de cuando yo les contaba cuentos a mis niñas por la noche al acostarse, ellas ya no querían los cuentos de siempre, Caperucita y demás, querían nuevos, y además los querían nuevos todos los dias, así que los improvisaba, el problema es que con el tiempo se me olvidaban los personajes que había creado, pero a ellas no, así que terminé mezclando los personajes de un cuento con los de otros y al final todos interactuaban en los nuevos cuentos y así no tenia problemas. Es enternecedor como hoy en dia, casadas y una con hijos, se acuerdan de los personajes y su forma de ser, jajajaja
    Yo los tengo totalmente olvidados, como es natural... :(
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  10. Seguro que es una oportunidad para escribirlo aún mejor.
    Un beso

    ResponderEliminar
  11. Te hago un apaño por si no aparece q seguro que sí, a ver lo que me sale a la carrera:

    La lombriz amiga de la cigarra envidiaba las dotes de su amiga para la música, embadurnada siempre de tierra y sin bracitos, pequeña y sonrosada soñaba tocar la guitarra asomada en su agujero en las noches cuajadas de estrellas, soñaba congregar a su alrededor a todos los blanditos de la pradera pero .. no tenía brazos… no tenía guitarra, solo tenía un sueño y ganas. Una mañana cuando iba a salir de su agujero de tierra se topó con una enorme hoja de magnolio verde intenso la empujó con su minúscula cabecita y la hoja no se movió así que con sus dientecillos comenzó a roerla de lado a lado hasta el nervio central de manera que la luz penetró entre los flecos de magnolio que fue apareciendo como una especie de arpa verde sobre la que soplando se escuchaba un silbido melodioso que además la acariciaba como un inmeenso flequillo verde… en ese instante toda la pradera se quedó en silencio escuchando un silbido suave y melodioso que salía de la casa de la lombriz … el escarabajo corrió con el saltamontes y las tres parejas de hormigas q intrigadísimas agarraron de los ocho bazos a las arañas que dejando sus agujas de tejer silbaron a los mosquitos pringosos que colgaban de su tela para que se aproximaran.. aquella mañana la pequeña lombriz dio el primero de muchos mágicos conciertos en la pradera y ...

    Colorín colorado este cuento se ha acabado y aquí te dejo esto en reserva por si no aparece el tuyo para que salgas del apuro con Bella y sus amigos y ...

    Ahora sé güena, come todo lo que te sirvan en el plato y no olvides cepillarte los dientes después de comer jaja MmuaaaaaaassakkssS!

    ResponderEliminar
  12. Pues hay que encontrarlo, ese cuento promete, una lombriz que se convierte en guitarrista, si lo encuentras publícanoslo, por fa. Mira, te voy a dar un remedio de mi madre: coges un pañuelo blanco, lo atas por los cuatro lados mientras dices "San Ramón Nonato, los cojones te ato, encuentro lo que busco , o no te los desato", entonces tiras el pañuelo en un rincón de la casa, donde caiga y no le desatas los cojones al santo hasta que no lo encuentres. Según mi madre, que se pasa la vida atando y desatando cojones de santo, aparece fijo. Ya me contarás, jajaja
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Cachis, seguro que aparece. Seguro, seguro.

    ¡Me hierve el buche de pura piedra!, jajaja, qué bueno, nunca lo había visto.
    Me encanta la frase que dejas de la Bella. Qué rica, tan ingeniosa como su abuela, ya lo creo.

    Muchos besos, Malque. Muchos, muchos ...

    ResponderEliminar
  14. Lo buena e ingeniosa que eres ya lo has demostrado a tus compañeritos y sobre todo a ti misma, y un ataque de rabia, es de vez en cuando una descarga de adrenalina que al cuerpo, le sabe a gloria.
    Mañana lo superas, ¡seguro!

    Besos Malque, y...ánimo, mucho ánimo.

    ResponderEliminar
  15. Espero que lo encuentres!
    Me encanta el que te ha dejado María.
    : )

    Un beso para cada una!

    ResponderEliminar
  16. Ahora va a resultar que decir que eres ingeniosa es un sarcasmo. Cuando se te pase el cabreo escribirás otro igual o mejor.
    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Cuenta otro cuento, seguro que cuando dejes de buscarlo, aparece!

    ResponderEliminar
  18. Hola Flor de María. Pues inventate otro de otra lombriz que quiere ser guitarrista. Seguro que te sale muy lindo. Mientras tanto seguro aparece el que se ha traspapelado. Seguro que a la Bella y a sus compañer@s los dejas alucinando.
    Saludos y abrazossssssssssssssss

    ResponderEliminar

De reina a plebeya en tres pases mágicos. Eliminada por sí misma un día que el carácter le comió el entrecejo. Sin amores extraños palpita la vida entre Enrique y con el que la vida premió. No es coleccionar derrotas a punta de rencores se absuelve a sí misma con sus letras por encima.

Egocéntrica, pagada de sí misma escribe cuando la gana se le da miren que en eso de hacer berrinches se dibuja sola. Lenta que no lerda, callada flagela todos los días las ganas de escribir con latigazos de silencios.
Siendo dueña completa de su mente -que no de su cuerpo- regresa comentarios en cuanto el off lo permita.

Ai se lo haigan, Sobre advertencia no hay engaño.


la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje