Páginas

viernes, 30 de noviembre de 2018

Aberraciones en el Olímpo ¿o cómo era?

(Léase bajo el riesgo de sufrir daño mental).

A estas horas de la madrugada cuando el silencio llega al pináculo de su existencia me debato ante el dilema irresoluble -por ahora- sobre como se llamaba el tipo al que los dioses del Olimpo castigaron por desafiarlos al robar el fuego -creo- onomeacuerdoqué y lo condenaron a estar encadenado toda su vida y su muerte en una gran roca -¿o era una montaña?- y entonces llega un ave rapaz todos los días a comerle las vísceras por los siglos de los siglos amén. No recuerdo si es Icaro o Prometeo. Creo que Ícaro fue al que dijeron los dioses: mira muchacho no te acerques al Sol porque se te van a achicharrar las alitas, perderás el poder volar -algo así- porque mira, están pegadas con cera nomás pa' probar que tan obediente eres. Me imagino que el pinche Ícaro -¿o era Promrteo?- estaba en sus cinco minutos de rebeldía y dijo: chingue su madre voy a echar un vistazo al Sol para ver de donde sale su calor. Y aí va el pinche Ícaro -¿o era Prometeo?- vuela que vuela acercándose cada vez más al Sol sin fijarse que se estaba derritiendo la cera de las alitas. No recuerdo como es que los dioses se dieron cuenta de la desobediencia del muchacho este y ¡Tómala! que lo castigan. -Te quedarás ahí encadenado hasta que nos cansemos o hayas cumplido tu condena, lo que suceda primero. -¡Nooooooooo señores dioses perdón!- gritaba el Ícaro; pero los dioses nel, no dieron su brazo a torcer mandando encadenar al mozalbete desobediente encadenándolo a una gran roca -¿o era montaña?- mandando al águila a abrirle l panza pa' comerse las tripas del desafortunado.
¿Se imaginan todos los días comer tripas? No gracias oruga no, El Ícaro en un grito ¡Nooooooooo aí viene la pinche águila otra vez! Diositos perdónenme, no lo vuelvo hacer! pero si algo tienen los dioses es que son muy sordos luego entonces las súplicas del Icaro eran en vano. ¡Ah ya sé! Prometeo era el de las alitas en los pies ¿o ese era Mercurio? sepa la bola tengo tergiversados los hilos de la historia de los dioses. Con la última caída se me desacomodó la memoria. Ahora entiendo porqué no fui maestra. Sea por dios, mientras no se le ocurra a San Juditas meterse con los dioses del Olimpo todo irá bien, mesmamente como ha sido hasta ahora. Mañana -si puedo- saldré de dudas consultando el libro gordo donde todo se aclara y mi mente recobra la conciencia. Gracias al dios sabelotodo la educación de Natalia no va por mi cuenta porque si no su miss me mandaría a llamar como cuando Ricci se preparaba para su primera comunión: le preguntó su profesor:
-A ver Ricci ¿cómo se formó la tierra? -La tierra y todo el universo lo formó Dios profe. Me dice luego el maestro: -

Señora ¿pues qué les enseña a los niños?
-Y yo -Eh?

 Me voy a dormir aí después averiguo quién es quién.

12 comentarios:

  1. Una exposición de lo más pinche. ¡Viste!
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Un buen reborujo celestiel. Duerme un rato más con los dioses desobedientes del Olimpo.
    Besos, Mana. Te quiero.

    ResponderEliminar
  3. Con tal revoltijo, no hay dios que sin Olimpo no invente historias y hasta el origen de un universo

    Preciosa parida mental. Un abrazo grande

    ResponderEliminar
  4. Jajajajaja, muy bueno. el texto está de lujo. En cada cultura y en cada religión nos cuentan de una forma como se hizo la tierra. Ya somos mayorcitos y cada cual tiene su imaginación. Me ha encantado leerte porque tienes un desparpajo muy guay :-)
    Abrazossssssssss

    ResponderEliminar
  5. Seguro que sueñas y lo aclaras todo...jajaja
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  6. Jajajjaa me encantó el lío de pinches mitos.
    Lo que está claro es que los dioses tenían muy mala leche...

    Besos de Afrodita (vine flotando en una pechina hasta aquí...o fue a lomos del centauro Quirón?)
    :P

    ResponderEliminar
  7. meter a los dioses con la realidad siempre es un problema.

    besos.

    ResponderEliminar
  8. Yo de mitología nada de nada...

    Y de religiones menos.

    Mira que si la tierra no existe...

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Jajajaja, Malque, qué bueno con el maestro, a lo mejor los creó él, jajaja ... el cientificismo es así, quizá mejor repetir las palabras del espiritual Hamlet al intelectual Horacio: "Hay en los cielos y en la tierra, Horacio, más que lo que sueña tu filosofía".

    En fin, creo que mejor se lo explicas tú, al menos, dudará ...

    "-Y yo -Eh?", jajaja ...

    Me gusta mucho la Mitología y tú la explicas muy bien, en serio, no es ninguna broma.

    Un besooooo, querida Malque, me alegra mucho leerte.

    ResponderEliminar

  10. Pues arriesgué... y no veo más daño cerebral del que traía antes de atreverme a leerte... más bien todo lo contrario... leerte es un bálsamo para mente, alma y corazón.

    Un beso y un cálido achuchón!!

    ResponderEliminar

La titular de este blog, dama exquisita, dueña de su mente pero no de su cuerpo agradece la visita a este refugio de chilanga triste.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales