Páginas

viernes, 14 de agosto de 2020

Repeticiones

Hay que tener la mente despierta con la inteligencia a tope evitando entrar en lugares comunes que de tan comunes ya ni lugares son.  Hola, sí ¿cómo estás?

Estoy bien, muy bien.

Adornando epílogos completos con base en palabras bonitas con aroma melocotón. ¿A quién le gusta llorar sin razones? De que las hay, las hay. Tantas más que el número infinito. Desplegar atolondrada el alma sin abusar de ello. Los abusos no son buenos ni siquiera en palabrerías rotas. 

No mirar mucho las letras pa' no desgastarles el alma; luego suenan huecas igual que las tumbas vacías arropando calaveras desarmadas.

Deja salir la letanía de nuevas palabras, ve formando oraciones simples rebosantes de alegría. Total, siempre hay que responder al falso '¿cómo estás?' para que se te quite la etiqueta de 'malaleche'. 'Muy bien, gracias'. No se pregunta lo que se ve. Para amarguras, el limón. Para sonrisas el optimismo delegado en tus labios rotos.

Dicen que se puede ir sonriendo  a todo aquel que te encuentres. Es mejor traer una sonrisa tatuada que bajar la moral con un rictus amargo. La vida te trata según hayas escogido el camino. Tantas emociones libres mezcladas al aí se va, pero que digan algo ¿eh?

¿Aunque digan que sólo aceptas conocer gente si te reditúa alguna ganancia económica? La gente habla porque tiene boca echando semillas de mentiras en terreno despoblado.

Lueguito sigue la charla con más mentiras piadosas. La gente carga su máscara de payaso, con habitual cortesía sonriendo los desaires. De todos modos eres un ser inanimado acostumbrado a caminar de la mano con la mala de la historia. Las derrotas son inmortales. Los éxitos pecan de olvido. ¿Viste la cara que tenía? Seguro no tiene sexo en su vida barata y vacía.  Difícil sustraerse al que por todo sonríe. Ah si, tampoco puedes apartar la vista de los otros, ya sabes.

La vida se vive mejor viajando en los dinteles de la memoria. A lo mejor no existe esa palabra. Ni modo que la haya inventado, no soy buena para eso. 

-¿Para qué eres buena?
-Para todo menos para nada.

Hoy escribo al acecho de la madrugada. 

Haciendo a un lado los vapores de pragmatismo utópico, se vive la vida con sencillez absoluta. No quieras venir a presumir tanta palabrería dominguera. Desde que tienes tantos términos a la mano, presumes tu sapiencia con nadie. Mujer ignota, bruja arrabalera. Señorita a tres tiempos. Señora decente, obediente, sin diente.

Mejor escribe y no hables.

Ok.

 



13 comentarios:

  1. Qué soliloquio tan veraz, se nota tan discurrir de la mente que engancha. Sí, hemos de demostrar esa alegría educada, que no siempre nace de nuestras vísceras.

    Al acecho dela madrugada, qué post increíble hiciste. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Yo escribo a veces para liberar lo que siento, o quizás siempre por exceso dd impulsividad, y así me va, sea triste o alegre.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. En realidad no nos importa casi nadie... pero está feo decirlo, bueno, yo lo digo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Hola hermosa, la falsedad de las sonrisas y de las palabras. Porque todo se ha vuelto tan autómata que ni siquiera se escucha o se ve realmente a nadie. Hola cómo estás?, Bien y tu? También gracias. Yo a veces digo. Hola que haz hecho? Y responden igual, buen y tú? Así que la verdad prefiero como dice Torito ni enterarme de nadie, así ni se enteran de mi. En fin, lo importante es estar bien o más o menos porque tienes razón en que siempre hay amarguras. Para uno mismo. Un beso guapa.

    ResponderEliminar
  5. Algunas veces escribir es todo, lo único, que nos queda.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
  6. Bueno, ya sabes, en este medio, escribir, es como hablar, que se hace.
    Ahorita, con el virus este, ni los mas enemigos de las máscaras las podemos evitar, quien me lo iba a decir después de anciano, con lo que yo las detesto...
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  7. Tú escribe lo que quieras, que siempre nos dejas rumiando. A veces con una sonrisa, otras con una preocupación; pero siempre queriéndote y admirándote.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Te quedaste a gustito, eh?? Sonrío.
    El final apoteósico!!! Plas, plas, plas.
    Y me gustó ese remata cristos : "Para sonrisas el optimismo delegado en tus labios rotos" en el que reside la elegancia del sarcasmo.
    Mil cariños, mi chilanguita.

    ResponderEliminar
  9. Escribir es lo más jodidamente divertido que se puede hacer en solitario.

    ResponderEliminar
  10. en los tratos con otras personas todo es circunstancial y por eso la diplomacia. al final, cuando (¿por fin?) nos separamos de ellas, todo queda en el olvido.

    besos.

    ResponderEliminar
  11. Y yo escribo este comentario pero no opino.

    Ok.

    ResponderEliminar
  12. Trata de ser lo mejor que puedo aunque hay muchos que sonuna cagada

    ResponderEliminar

La titular de este blog, dama exquisita, dueña de su mente pero no de su cuerpo agradece la visita a este refugio de chilanga triste.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Nunca a un ser extraño le llamé mi familia