Páginas

viernes, 29 de enero de 2016

Musa sin retoques

Ustedes que saben ¡Oh ilustres conocedores del verbo y la gracia! díganme qué se hace para no sentirse perro sin patas cuando alguien ofrece su ayuda desinteresada. Samaritanos envueltos en papel celofán. Sin dobleces. Por el placer de ayudar nomás. 
Menguadas mis fuerzas balbuceo un no quedito. Sin fuerzas digo. El tesoro que me veo obligada a aceptar -no se trata de ser maleducada- palpita entre mis manos, no vaya a ser un sueño. Un respiro mientras llega el siguiente golpe. 
El orgullo mide el triple de mi estatura. Ogrina de amor se muere. Nadie puede vivir en la premura del tiempo. Si lo merezco o no es la incógnita a resolver. No me sé pequeña ni débil por eso no quiero aceptar lo que me dan. Me muerdo uno y la mitad del otro. 
Sentada en mi nido observo y escribo. ¿Por qué me cuesta tanto trabajo aceptar la ayuda? Y mi psicóloga favorita tan lejos de mi. 
Rueda fortuna. Digan click o no. 
Hablen ahora, aún queda tiempo. Dirijan este barco a la deriva, pero... sigo siendo el capitán en este mar de brumas. 
¡Hablen poetas! Ilústrenme nobles caballeros antes que me estrelle en el dique de la resignación.



35 comentarios:

  1. Yo tampoco acepto favores, se que hago mal, pero es mi manera de ser.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Somos seres ,todos distintos,no te sientas mal amiga,cada uno es como es y así esta bien que sea,abrazotes

    ResponderEliminar
  3. de lo primero (perro con cuatro patas), solo la ilusión.
    de lo segundo, (buen samaritano), ojalá a ratos perdidos todos fuésemos acaso, jejeje.
    eso va por tocaduras, que decimos aquí: se es de todo y de ná. Ora estupendos ora deplorables...
    quedes tranquila, querida Malque.


    besitos

    ResponderEliminar
  4. A mí me pasaría igual.
    No sé si es orgullo o dignidad mal entendida o qué es...

    Déjate mimar.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Ay Malque... pues a mi igual me cuesta aceptar ayuda, pero... orgullo no es, simplemente se que luego a veces... es mejor valerse por si misma... aunque se que debo aprender a aceptar ayuda de quienes quiero.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Aunque solo sea la presencia se agradece, Malque. La soledad es insoportable. Al menos para mi, que necesito la compañía como el agua y el pan.
    No así la compasión, sino la buena voluntad y la empatía mutua. El dar al ser amado lo mejor que tenemos. Tuyo es el lado bueno de mí misma, Malque, tómalo y acepta mi buena voluntad.
    Somos tan limitados, podemos tan poco que casi podemos nada y nada más.
    Por qué no tendré yo poderes milagrosos.

    ResponderEliminar
  7. Y si cambias el término favor por amor ?

    yo favores no .. amor del bueno siempre ese sin dobleces ni condiciones ese que no tiene ni admite orgullo

    va el mio, para ti , lo quieras o no

    te adoro

    ResponderEliminar
  8. Te respondiste sola, musa sin retoques: "El orgullo mide el triple de mi estatura". Mata el ego, y verás que mereces toda la ayuda del mundo porque eres una humana y no un ángel.

    Uno ayuda a la persona que quiere o que ama. Es extraño, porque el cariño pareciera que estuviera constantemente en peligro de extinción. Siéntete afortunada.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. No le des vueltas... Si es amor di sí, merece la pena arriesgarse. Si es otra cosa igual no. Di no. Beso grande.

    Salud.

    ResponderEliminar
  10. Si alguien te ha ofrecido su ayuda,te ha tendido la mano porque le importas,por amistad,por cariño,por el motivo que sea...esa actitud no abunda hoy en día...
    Eres afortunada Malque,como dice Julio David.
    Y haz caso a Toro,déjate mimar.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Yo aprendí a aceptar porque me di cuenta de que cuando yo quiero hacer algo por los demás me hace sentir bien y no lo hago por caridad sino por amor. Piensa que es amor lo que te tienen, no pena. Nadie podría sentir pena por una persona con tanto talento, inteligencia y dignidad como tú. Y no son pelotas, jamás las hago :P
    Besazos, guapa

    ResponderEliminar
  12. A la fuerza ahorcan. Yo creo que si uno ayuda de corazón, hay que dejarse ayudar, y dejar aun lado, el orgullo la vanidad, y no sé cuantas cosas más. Y ya no solo cuando está jodido de salud, sino aunque uno se encuentre más sano que una pera, siempre que presten ayuda, y se necesite, no hay porqué rechazarla. Otra cosa, es que lo hagan por interés, por cumplir y por quedar bien ante los demás. En ese caso, a esos que les den por donde amargan los pepinos.

    Besos Malque.

    ResponderEliminar
  13. Por Dios Malque! Tú lo has dicho, ayuda desinteresada!!!!!
    Qué sentirías tú si al ofrecer ayuda desinteresada te contestan lo que tú......? es cuestión de ponerse también en los zapatos de la otra persona!!!!!

    DMS.....!!!!!

    ResponderEliminar
  14. Cariño, lo único que te puedo decir es que practiques el "Hoy por ti, mañana por mí". A mí tú me has dado fuerza, valor y claridad varias veces y lo he aceptado como el desinteresado regalo que es. Acepta sin soberbia, aprende a recibir. Abrazos

    ResponderEliminar
  15. Si lo hacen de corazón, por el amor y el cariño que te tienen, no lo dudes. Es una suerte.

    Un beso, Malque.

    ResponderEliminar
  16. Cuesta reconocer a veces que no somos autosuficientes y que necesitamos la ayuda de los demás.

    ResponderEliminar
  17. Yo dejo que me ayuden y al final siempre soy yo quien acaba ayudando a quienes querían ayudarme. Y hasta que no he leído tu artículo que no me había parado a pensarlo.

    ResponderEliminar
  18. Ayuda desinteresada, bien dices ¿y porqué no aceptarla? somos humanos ¿quien te dice a ti, que a la vez, no ayudes tu a quien te ayuda? Como dice Toro, déjate mimar.
    Besos

    ResponderEliminar
  19. Mi querida Malquerida cuando las personas se ofrecen de corazón y sin que nadie las obligue a ello, es un regalo que uno debe aprovechar, seguramente por que ese amor que nos entregan es incondicional, no hay mala intención ni pretenden ganarse nada solo sentir que ayudan a los demás, por lo menos es lo que yo siento cuando actuó así.
    Besos

    ResponderEliminar
  20. tal vez sientas que aceptar una ayuda es aceptar -incluso no conscientemente- que en cierta manera la enfermedad te venció.

    no aceptándola te hace sentir que todavía tienes el control sobre ella.

    todo gira en torno al "yo" en sus más variadas facetas.

    besos.

    ResponderEliminar
  21. Estoy de acuerdo en que todo depende de dónde viene.
    Besos.

    ResponderEliminar
  22. Eres un buen capitán, tu solita pilotarás tu barco, nunca estará a la deriva contigo mandándolo, seguro... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  23. Dice Almudena Grandes en su última novela que es muy difícil pedir ayuda, pero mucho más aceptarla. Y creo que tiene razón, el motivo, lo desconozco

    Un abrazo, y déjate querer

    ResponderEliminar
  24. Es de sabios saber aceptar ayuda Malque y eso no demuestra debilidad, un gran abrazo…

    ResponderEliminar
  25. A mí me cuesta un montón aceptar ayuda o admitir que la necesito, así que estamos en las mismas...

    Un besote!!!

    ResponderEliminar
  26. Deja que te ayuden, pide toda la ayuda que necesites, que cuando estes bien podrás ayudar tu, esto es un toma y daca, hoy por ti y mañana por mi, así es la vida, en los momentos de bajón necesitamos ayuda y debemos pedirla y aceptarla sin orgullo, así que ahora te toca a ti ser ayudada, que te necesitamos con nosotros muchos años. cuidate y que te cuiden. Amiga Flor de María, te pondrás bien porque te necesitamos y te queremos. Dejate ayudar y pide todo lo que necesites. Te mandamos mucha energía de amor todos los quer te queremos que somos muuuuuchooooosssss. Besossss y abrazossssssssde apapuchonessss.

    ResponderEliminar
  27. difícil situación, habría que vivirla; creo no sea por orgullo, si no más por un tema de amor propio

    saludos!!!

    ResponderEliminar
  28. Al igual que no le negarías otros, no puedes negarle a alguien que te aprecia, el placer de ayudarte.
    Acepta el regalo, que es de doble sentido, para ti y para quien te lo entrega.
    Muchos besos, Malque.

    ResponderEliminar
  29. Cuando desde chiquita tuviste que revestirte de fortaleza cuesta un mundo reconocer la debilidad.
    Un abrazo amiga

    ResponderEliminar
  30. Cada persona es un mundo y yo he aprendido a respetar.
    Nuestra arrogancia, en cantidad de ocasiones, nos impide aceptar la ayuda de los demás.
    Cuando una persona, sin pedírselo, se muestra dispuesta a ayudar, yo lo consideraría un verdadero amigo y no me gustaría herir su sensibilidad.
    Pero muchas veces, la vida misma, nos da de tortas ¡tantas veces! que salimos fortalecidos de ellas y no sentimos la necesidad de que nos presten ayuda.
    Agradezco tus letras en mi espacio.
    Te dejo mis cariños en un fuerte abrazo.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  31. La buena vida siempre va de la mano con la poca vergüenza.

    ResponderEliminar
  32. Cuando te valoras como persona y nunca te dejas intimidar ni pisotear, eres persona digna, y tú te valoras, esa dignidad la llevas dentro y eres una de las personas más grandes que conozco, y créeme que tengo motivos para decirlo.
    Nunca rechaces ayuda si necesitas preciosa, eso también es tener dignidad.
    Mi admiración y cariño cielo.

    Un enorme abrazo.

    ResponderEliminar
  33. Y que de malo em permitir un poco de ayuda?? De verdad creo k la vida nos da oportunidad para desgastarnos un poco por los demas, sino k chiste tiene la vida! :)

    ResponderEliminar
  34. Tú no te dejas ayudar y sólo a ti corresponde saber, si es que lo quieres saber, el porqué. De lo que no dudo es que te faltaría y te falta el mundo para echar una mano y ayudar a quien lo necesite o necesitase.

    Besets, tesoro!

    ResponderEliminar

Usté habrá de disculpar la falta de respuestas a este soliloquio intrínseco en el que me hallo.
Visitaré su blog agradeciendo la visita tan pronto el tiempo y la memoria me lo permitan.

Suya pero no de usted

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje