Páginas

sábado, 9 de mayo de 2015

Mañana te corto ese greñero

La niña ha asumido bien el rol de madre.  
Hija-madre, madre-hija.
Se toma el papel muy en serio. Me cuida, me llama, me vigila, me procura, me regaña, me... En un descuido me baña, me viste. Limpia mis decadencias si acaso me faltara valor.
Me sueña.
Come, come, come. ¡Dios que madre tan ella! 

Vamos por la calle...

Cúbreme con tus brazos mi alma. 
Nadie te hará daño. 
Tira bastonazos mamá, dice enojada cuando en la calle la gente presurosa me empuja sin querer -o queriendo- ciega a su entorno. Insensible a su propia mediocridad me arrumban al sitio mismo del desprecio por el ser humano enfermo. Este mundo  no está hecho para los errores de dios. Como todo, los desatinos hay que esconderlos debajo de la vergüenza. Este mundo está hecho para seres perfectos y sin embargo nada me creas como te lo digo.

Ella habla fuerte para que la gente sepa que este aprendiz de quijote femenino lleva un escudero de pelo rojo y cuerpo delgadito como el querer de los poetas. Mi causa está perdida. Mente sana, ¿quieres más? Los molinos de viento ya no se mueven. Se han convertido en realidad. Moles de piedra de una sociedad decadente. Te mereces un novio poeta ¿Aún no lo olvidas? Falta poco.

La niña ata las cintas de mis zapatos -Espera mami no te agaches- haciendo nudos en mi desesperanza, las agujetas no me son obstáculo gracias a ella. No te ates a mi, sé libre como las letras de una canción de amor que me escribieron hace tiempo. Tú madre fue musa mi niña. De Abril y de todo el año. Suerte te de dios o el diablo. Las musas inhiben los esquemas.

Pone un poco de rubor a mis mejillas pálidas. Arregla el pelo rebelde de una madre cada vez más dependiente. Intenta poner orden al cabello peinado para ningún lado. Mañana te llevo a cortarte ese greñero, dice con esa voz de suyo tan mandona mientras los mechones disfrutan sus manecitas. Te voy a comprar pasadores, te enseñaré a ponértelos. Olvida que mi cabeza no admite adornos ni sujeciones. El pelo es sinónimo de mi vida. Barquito al garete. Tuyo es todo el mar que no poca cosa es. No te lo tomes de un sorbo, te puedes ahogar.

Y las rastas -¡a la vejez viruelas!- oh esas rastas como nidos de pájaros mandones sobre mi cabeza. Nidos de petirrojo muriendo de amor. Sangra corazón, te toca sufrir. Nidos de colibríes revoloteando rápido rápido rapidito que se acaba el viento. Libando mieles volubles. Estática vives sin existir. Nidos de pájaros de alas negras, plumaje brillante, pico lacerante en el vaivén de una vida tan así. Graznando en lo alto del tejado no dejan de mirar a su presa. Nido de pájaros balbuceantes exterminando un poquitín las ideas. Pájaros en el alambre. Pi pi pi ¿Pio?

La niña me mira, me acaricia, me defiende. Acompaña mis locuras con besos que al fin y al cabo esos nunca se acaban. ¿Me quieres mamita? Mañana te doy un masaje dice cuando se va quedando dormida. ¿Quién soy para merecerte?

La niña no quiere ser madre. 
Hay tanta miseria, los niños sufren, lloran, mueren. 
No seré verdugo de inocentes. 
Elegido ya un futuro sin hijos. Los príncipes se extinguieron dando paso a los patanes. ¿Este cuento se acabó? Modifica tu destino.

La niña se niega a ser madre. 
Niña reacciona, eres ya madre de tu madre y yo no sé qué hacer para cambiar tu suerte.















28 comentarios:

  1. Que niña tan dulce.
    Es niña, madre, ángel y tesoro.
    Todo en un gran corazón.
    Mi aplauso para ella.
    Mi beso para ti.

    ResponderEliminar
  2. Esa niñamadre es como su madrehija. Tiene los genios bien puestos de una persona de armas tomar, los sentires de una bien nacida y la sensibilidad de una mujer de los pies a la cabeza.
    Me uno al aplauso del Toro, a ver si lo convertimos en la ovación que se merece.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, mientras se asuma cualquier rol hay un trabajo que hacer y supuestamente sensación de ser útil...

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Malquerida, tu no teines que hacer nada, sólamente dejarte querer...
    Besos.Buen domingo y buena semana.

    :)

    ResponderEliminar
  5. Cuantas madres desearían ser hijas .. así como tú
    ya ni quiero pensar en el futuro ..
    yo parí príncipes plebeyos que viven con sus reinas .
    en fin .. me dejas pensando ...
    (miércoles ... la que me espera jjajaja y me río x no llorar )

    un beso y buen día

    /fiesta ahí, de las mamis-hijas de las hijas-mamis, no?.

    ResponderEliminar
  6. No somos nadie, Malque.
    A veces, y sin haberles pedido nada, va y aquellas manitas que acariciamos, va y regresan... y entonces nos decimos, que ni tan mal lo hicimos, y es bueno dejar que si quieren,hasta les dejemos despeinarnos o peinarnos.
    Vaya ese mezcal pechugón que me dejaste, y de un trago,y de golpe, mi pendejona linda, me lo echo pa dentro. Que mañana, será otro día, como dicen los pinches cabrones.
    Bss chingones.

    ResponderEliminar
  7. Ah, Malque, es un poema! Bello, desgarrador, que te abofetea en un par de líneas, está vivo y grita y canta :)

    Con el título me recordaste una pintura de Frida, aquella con la canción.

    Con greñas o sin ellas, el cariño para ti es grande. Besos!

    ResponderEliminar
  8. Hay amiga,caen unas lágrimas,sabes aquí hoy es el día de las madres,abrazos apretados.

    ResponderEliminar
  9. Realmente hermoso !!!

    Un abrazo mi querida Florecita. Bendiciones !

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdón pero me equivoque en el día es hoy .... Mil perdones cariño , error de no mirar el día en el que vivo .

      Eliminar
    2. Hola Malquerida .... Si te sirve de consuelo , yo soy soltera , no tengo pareja , ni novio , no tengo hijos ( Por mi salud ) no por que yo no quiera , que si por mi fuera tendria uno ... Pero viendo mi estado de salud , que porvenir le quedaria a mi hijo , te he leido y se me han llenado los ojos de lágrimas , por que yo de cierta manera , también cuido , peino ayudo en lo que puedo a mi madre , y también me dice , que soy una " Madrastrona" y que siempre le estoy mandando y regañando ... Pero yo solo , lo hago por ayudarla , por que veo que poco a poco , se va haciendo más mayor ella tiene ahora 67 años ... Y la pobre también padece de mareos y vertigos , y yo te digo ¿ Si no la ayudo yo , por mucho que me ayude mi padre , quién me va ayudar ?

      Cariño tedeseo un feliz día de la madre , que sera segun medijiste mañana , disfruta mucho cariño , que tienes una hija que vale mucho y a ti te quiere mucho , besos de tu amiga Flor.

      Eliminar
  11. Seguro lo hace con amor.
    Su suerte es tenerte, déjate querer y mimar por ella.
    Besos a las dos

    ResponderEliminar
  12. Qué bello: la niña jugando a ser madre, por adelantado. Y me gustó esa frase: "Este mundo no está hecho para los errores de dios", que bien lo dices cuando nos vuelven mueble viejo. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  13. No se...
    Quizá tengan razón las niñas que no quieren ser madres, aunque nos dejen sin nietos... :(
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  14. la vida camina en círculos.
    hoy por ti, mañana por mí
    así hasta el infinito.

    besos.

    ResponderEliminar
  15. Maravilloso, Malque. Todos lo seremos, tarde o temprano, o no habremos sido nada. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Conmovida por tu ternura, tu audacia y tu calidad literaria, te doy mi enhorabuena por esta excelente simbiosis madre-hija. Porque tú aportar cosas importantes a la vida de tu hija y a la nuestra.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Es el ciclo de la vida:

    Niña - Mujer - Madre - Niña

    ResponderEliminar
  18. ¡Cuanto te admiro! Dicen que lo que das, recibes, no se si será cierto, pero tu hija es fiel retrato de la ternura que tu derrochas.
    Un beso y mi cariño.

    ResponderEliminar
  19. Fui padre y madre para mis hijos y ojala ellos sigan siendo mis niños. Yo no quiero tener ni padre ni madre.

    Besos

    ResponderEliminar
  20. Nunca dejes a esa niña tuya, porque es muy tierna, es muy encantadora ypor aquí a todos encanta.
    Un besote!.

    ResponderEliminar
  21. Maravillosa la inocencia, el valor y el amor de esa niña que te cuida, ama y protege, que Dios la guíe y proteja siempre.
    Hace un tiempo que estoy ausente del blog y me limito a responder a vuestro cariño, pero cuando dispongo de unos minutos paso a unos pocos cada vez, hoy me emociono al leer tus letras, los niños son nuestro futuro, pero que futuro les espera a ellos? no quiero ni pensarlo.
    Cuídate y cuídala.
    Un gran abrazo lleno de cariño.
    Ambar

    ResponderEliminar
  22. Por aquí decimos que una mano lava la otra; y las dos la cara. Supongo que lo entenderás.

    Besos Malque.

    ResponderEliminar
  23. Hola Flor de María, muy bello lo que escribes. Cuando uno siembra, la recompensa es que recoge los frutos. Tú sembraste en su tiempo y el fruto ya está maduro.
    Yo no tengo hijos porque así lo elegí. Mi infancia fue muy dura y no quería que se repitiera la misma historia. Es un placer, a pesar de las lágrimas, leerte.
    Saludos y abrazos a millornes

    ResponderEliminar
  24. Te leo y me conmueven tanto tus relatos que muchas veces paso de puntillas y me voy sin comentar.

    Es muy hermoso lo que escribes y cómo lo escribes.

    Un beso,

    ResponderEliminar
  25. En ciertas noches cuento historias a mis hijos antes de dormir. Ahora están a mitad de la historia de una niña, que era una mujer adulta antes de que accidentalmente la absorbiera su computador a mitad de un cuento que estaba escribiendo. La niña se llama La Malquerida… Esta noche creo que aparecerá un nuevo personaje, quizás un hada, quien sabe, y aparecerá justo cuando la pequeña Malquerida al fin aterrice en España y conozca a su amigo Enrique.

    Un abrazo. Y otro para su admirable hija.

    ResponderEliminar

Usté habrá de disculpar la falta de respuestas a este soliloquio intrínseco en el que me hallo.
Visitaré su blog agradeciendo la visita tan pronto el tiempo y la memoria me lo permitan.

Suya pero no de usted

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje