Páginas

martes, 11 de noviembre de 2014

Obra maestra

Cuando los demonios dejen de atormentarme voy a reír sin culpa. Dejaré de creer que si lo hago alguien morirá. Sentencia grabada en lo más dentro de mi sensible corazón desde los tiempos inocentes en los que no pensaba que algún día te irías porque creía que las madres eran inmortales. 
Quedará todo sin huella incluso el daño en nuestras almas de niñas lindas.
Reiré tanto que mis carcajadas se oirán hasta la conchinchina y tú no sabrás qué hacer con tanta alegría desbordando de mis adentros. Serás feliz como nunca lo fuiste, yo estaré contigo.

No habrá reclamos ni nada que se le parezca. Dejaré en paz a dios, a Lucy y a Barry, Aceptaré sin chistar que si pasa algo no será mi culpa.
No me enojaré ni maldeciré por no tener dinero para comprar zapatos, perfumes, ropa o lo que sea que me haga sentir mejor cuando las depresiones ataquen sin medida. Llegará el día en que mis tenis eternos serán cambiados por las botas de gamuza que no existen -inventadas por mi- y como niña les mostraré como se puede ¨correr muy fuerte¨ con zapatos nuevos, bastón incluido.

Llegará el día en que los demonios dejen de atormentarme y pueda sonreír por todo y por nada. No me castigará más el tan sin embargo del destino. El diván y su abrazo de rebozo de seda no será más el lugar donde deseche recuerdos.
Cuando los demonios dejen de atormentarme no iré más a terapia porque todo lo malo que me aqueja habrá muerto. Los demonios habitantes agazapados bajo mi cama dejarán de ser inmortales. 

Cuando me cure y mi alma esté limpia tomaré la vida como lienzo inmaculado pintando en él todo lo bueno de mi. 
Será mi obra maestra de olores multicolor, Eufemismo vacío de una vida acalambrada de ideas sin sentido.

Cuando esté sana no tomaré medicamentos ni siquiera para nada. Cuando mis demonios mueran no volveré a tomar somníferos ni pastillas para ser feliz falsamente. Las ganas de ser diferente desaparecerán. Seré yo sin rencores ni traumas infalibles.
Demonios oscuros desaparecidos los sábados de exorcismo.

No perdonaré nada porque no soy nadie para hacerlo ni pediré perdón porque no creo merecerlo.El perdón no existe mientras el recuerdo viva.
No seré dura con nadie, ni siquiera conmigo. Seré la que tanto sueñas, la que ríe por nada cuando quiere. La que enseña en una sonrisa cuanto confía mucho en ti.
Querré a todo el mundo incluso a mi misma.

Cuando los demonios mueran y mi alma este curada, no volveré a tomar somníferos con coca-cola. No escribiré cosas tan sin sentido como este mi post del día previo a tu partida al viaje sin retorno y del que ya no encuentro qué decir porque tu recuerdo se está muriendo como esos demonios que crecieron conmigo y que poco a poco me están abandonando.

Aunque eso conlleve a ser lo que siempre quise y nunca han reconocido: parecerme a ti y tus ojos tristes.
Y es que si se fijan bien en mi mirada tengo un mucho de ti pero nadie se ha ocupado en mirar mi alma.
Vacuidad insensible en este mundo que no entiendo porque no fue hecho para mi (ególatra hasta las cachas), ni yo para habitarlo, (soy un grano de arena más sin importancia).


Click!













17 comentarios:

  1. Tienes un alma bella, yo sí la miro.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Dí que sí con dos cojones: y todos los demonios y fantasmas que les den por el culo.

    Besos Malque.

    ResponderEliminar
  3. unos demonios son a veces divertidos... en serio. hasta puede uno salirse a pasaear con ellos...


    en serio

    ResponderEliminar
  4. Abrazos mi Malque, no se me desanime. Agarra esos demonios y mandalos a volar. Ponle mucho esfuerzo y veras que esos demonios se van de tu alma.

    ResponderEliminar
  5. Pues sí Mal, la vida debe ser una obra maestra, y de los materiales y formas con las que la construyamos dependerá su belleza. No sé mucho de la vida, pero créeme que perdonarse a uno mismo es un excelente inicio y una experiencia liberadora..

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Déjate de demonios y de vainas perliferas y empieza ya, ahorita mismo...jajaja
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  7. Pero hay demonios que acompañan y son buenos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Tus demonios son muy afortunados.
    Que suerte tienen los cabrones...

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. sON un grano en el culo esos demonios, aveces es mejor hacerse amigos de ellos por que muchos por mas engaños no se dejan ir. PERO veras que abra un momento en que no estaran o estaran en silencio dejando de joder.
    escribes lindo. besos

    ResponderEliminar
  10. No escribiré cosas tan sin sentido como este mi post... que me obliga a releerlo. Y eso me gusta. Enhorabuena. Beso grande.

    Salud.

    ResponderEliminar
  11. esos demonios deberían hacer zapping e ir a fastidiar a otro lado.

    besos

    ResponderEliminar
  12. Que se fastidien, y si los ignoras se marcharán

    ResponderEliminar
  13. Si te lo crees, llegará el día.
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Tu alma se deja ver en cada escrito.
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Hola Flor María. ¿Coca-Cola con somníferos? Ummmm eres una diablilla.
    A mí no me molestan los demonios, me he aliado con ellos y es más divertido. Es mejor hacerse amiga de lo que te fastidia, así se olvida de ti y te deja en paz o le dejas tu a ello.
    Ojalá llegue el día y estés liberada de todo lo que te atormenta.
    Saludos y un abrazo grande

    ResponderEliminar

Soy un ser navegando en la incomprensión de sí misma.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje