Páginas

martes, 24 de junio de 2014

Casi poesía de caracolas insumisas

El miedo tiene instinto maternal, no te abandona del todo por más que intentes esconderlo bajo tus rizos.

Tal como lo había pensado, el domingo me dispuse a ir -¿así se dice?, necesito una maestra de redacción- a comprar la maceta. Tomé la pastilla ¨del buen caminar¨ esperando que hiciera efecto mientras me arreglaba. Pasada cerca de una hora crucé el bolso en mi pecho, tomé el bastón y emprendí el camino pero sólo pude llegar a la puerta de la casa.

Bienaventurados aquellos que caminan sin ayuda porque de ellos será el reino de las hazañas infinitas.

Me entró un ataque de pánico. Por mi mente pasó el temor de que mis pies no me obedecieran y quedaran anclados al piso. Sin el brazo seguro de Barry, mi vida afuera vale lo mismo que un poeta sin musa.
Me vi parada a mitad de la calle con los pies pegados al piso, convertidos en dos pesadas piedras me impedían dar el paso dejándome clavada a mi propia desventura. No no no no.

Dando marcha atrás dejé la audacia de apenas unos minutos antes colgada del perchero. Diluida entre el querer y no, aventé el bolso en el sillón escondiéndome tras la ventana.

Caracol caracol caracolito,
caracol caracol, saca tus cuernos al sol.

Veía a la gente pasar solos o acompañados caminando felices sin más nada que la dicha de poder ir a donde les plazca. Los envidié y no no fue envidia de la buena -esa no existe- sino que... Cuiden sus pies y sus manos y su todo. No lloren después de lo que advertido queda.

Como caracol tímido guardo mi cuerpo en mi casita y asomo las antenas sólo para dar fe de mi existencia.

Barry me recordó mi frase de batalla, la que olvidé desde hace tiempo: El mundo es de los audaces. ¿Dónde quedó esa audacia que me permitía no temer a nada?
Quizás debajo de mis pies, aplastada por esas dos piedras en que se convierten cuando olvidan que el mundo era mio y el que ahora transito con la ayuda de Barry. Por siempre Barry.

Apoyada en el bastón de la abuela -que ahora es mio- recorro el camino que algunos creen que es de espinas pero no saben que el mio está lleno de risas y de flores. Yo también sé querer pero tengo el defecto de no saberlo expresar. Herencias bordadas con sangre en la piel de los que han llegado.

Otro día, quizás el viernes lo vuelva a intentar. Cuando me sienta con suficiente valor para verme al espejo y reconocer a la Flor de María -no olvides mi nombre- que siempre ha estado ahí con esa audacia que la llevó a buscarse la vida donde nadie nunca imaginó. La que no se detiene sólo porque sus pies son de piedra vil y que espera un mañana para ser mejor, cliché barato pero verdad al fin.

El tiempo sólo te sana lo que no importa ya.











28 comentarios:

  1. Bien por Barry otra vez.
    Voy a hacerme fan suyo.

    No voy aconsejarte sobre lo de caminar porque nadie mejor que tú sabe las dificultades que tienes y los miedos que te generan.
    Ojalá puedas superar todo eso.
    De corazón.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. No te agobies, sigue tranquila dentro de lo posible, te comprendo, pero como dice nuestro amigo Toro, solo tu sabes hasta donde puedes llegar, gracias a Barry tu fiel compañero, espero mejore esa situación y puedas disfrutar un poco más de lo que vida ofrece a diario.
    Cuídate, un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
  3. Que buen texto !!
    Nadie puede opinar de lo que no ha vivido
    ni nade conoce los senderos que nos hacen felices
    sean con espinas o plagadas de margaritas
    Tu tienes un bastón en tu interior que es tu fortaleza
    aunque no quieras reconocerlo, ( públicamente )
    un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  4. Los miedos están para vencerlos, aunque reconozco que cuesta mucho. Yo estoy llena de miedos y ahí vamos, pasito a pasito. Un besote!!!

    ResponderEliminar
  5. desafortunadamente hasta en este punto hipergrotesco se nos alecciona en opinar acerca de lo que jamás se ha vivido.
    Pero hay una cosa segura: los males son menores cuanto más compartidos sean. Las espinas clavan menos cuanto mas ahondan.
    ¡ánimo, que no es cuestión de no caer, sí de levantarse a tiempo. ¿fórmula? no hay, 'Flor de María...
    un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  6. Podrías hacerte una chapa que diga "Te quiero", ponértela en el pecho y así no se te olvida decirlo, una seria especial para Barry, solo tenias que añadir su nombre "Te quiero Barry" y lo puedes hacer con la Bella, bueno, ella no sabe leer, pero en fin con alguien señalado que te interese particularizar.
    Por lo demás, deseo que te alivies y puedas caminar ágilmente y sin sufrir :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  7. Barney es genial! Te mando un gran abrazo Malque.

    ResponderEliminar
  8. te mando un beso y todo mi cariño para que luches contra tus miedos, quien no tiene miedos? yo convivo con varios pero los ignoro y los enfrento. y los dejo mudos.
    un beso

    ResponderEliminar
  9. Sin dudas, Barry. No se pueden olvidar esas batallas, son como nuestras columnas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Besos de ánimo y buen humor mi Malque... a seguir!

    ResponderEliminar
  11. Cuantas veces no nos animamos a dar el paso necesario y despues miramos el ayer y nos arrepentimos pues en el mañana no sera lo mismo que hoy.

    ResponderEliminar
  12. A veces temes como toda flor, y como toda flor recuerda que los malos vientos son circunstanciales. Ampárate en ese recodo de sol que nunca falta.
    :)

    ResponderEliminar
  13. Todos tenemos miedo, el más pintado los tiene, pero el mérito radica en ir superándolo, y de superación estoy seguro que tú andas sobrada. Con la edad esos miedos se van acentuando, y te lo digo porque a mí también me pasa, y a veces cosas que no tienen la mayor importancia se le hace a uno una montaña. Yo por ejemplo ya voy notando que muchas cosas se me olvidan, y me digo: joder estoy perdiendo la chaveta, y es normal, ya que cuando uno tiene treinta años, las cosas las afronta de distinta manera

    Besos Malque

    ResponderEliminar
  14. Hace poco hablé con una tía que hacía mucho no salía a caminar sola por que no le caminaban bien las piernas, y me contó que después dde mucho tiempo, cuando lo hizo, se le fue un poco el miedo.
    ojalá te pase a vos también. :)

    ResponderEliminar
  15. Que sorpresa Flor de María, que entrada más bonita, bueno , sí, yo la siento así, yo sabía que algún día lo dirías "se querer" que bien te suena... pero no te preocupes no te lo recordaré.... No sabes cuanto te entiendo que sino, si viví intentando que alguien que ame caminara y ahora a mi me apareciera un vertigo (que no es del oído) próxima semana Neurólogo en fin a lo nuestro me aterra caminar y que aparezca en el momento menos pensado aún mantengo la audacia pero no se cuanto más TE QUIERO :P

    ResponderEliminar
  16. Inténtalo mil veces... no dejes de intentarlo, hasta que puedas. Y.... podrás!!!
    Muchos besos, mi bella Flor.

    ResponderEliminar
  17. Me has dejado pensando con eso de que el tiempo sólo sana lo que ya no importa. Siempre había escuchado lo de que el tiempo todo lo cura, pero no con ese matiz.
    Besos, Flor de María. No olvido tu nombre.

    ResponderEliminar
  18. hiciste bien en no seguir si no te sentías segura para continuar. ya sabes, los grandes mininos sólo retroceden para tomar impulso y seguir adelante. para otro día será.

    besos.

    ResponderEliminar
  19. la cosa es seguir en movimiento malque, asi lentito pasitoa a pasito en bastonazos y viva barry :3. saludos

    ResponderEliminar
  20. Mal, tu tranqui, la vida de alguna forma esta para eso que haz dicho al final "El tiempo sólo te sana lo que no importa ya"

    Un beso.

    ResponderEliminar
  21. caracola... eres muy fuerte pero tu no te das cuenta
    y creo que no necesitas ni un caparazón

    ResponderEliminar
  22. Leí por ahí que el "movimiento es vida", no permitas que el miedo te paralice, no mientras tengas la oportunidad de ver cada amanecer...Te dejo un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Me ha encantado la frase "El tiempo sólo te sana lo que no importa ya." Y verás que con el tiempo estás mismas palabras que nos recitas hoy ya no tendrán importancia porque el miedo que tienes en estos momentos se marchitarán.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  24. Ohhh amiga, tu no andas, tu vuelas jajajjaja. Besos.

    ResponderEliminar

Usté habrá de disculpar la falta de respuestas a este soliloquio intrínseco en el que me hallo.
Visitaré su blog agradeciendo la visita tan pronto el tiempo y la memoria me lo permitan.

Suya pero no de usted

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje