Páginas

miércoles, 10 de abril de 2013

Rumpelstiltskin (Cuento narrado a mi manera)





Érase que se era un molinero que lo único que tenía era su molino y una bella hija. Érase que se era que este molinero quería que su hija fuera muy feliz y tuviera todo lo que él no podía darle -clásico de los papás-.
Érase que se era que quiso casarla con un rey. Cuando encontró al indicado le dijo que su hija tejía muy bien, incluso paja y la convertía en hilos de oro.
El rey puso a prueba a la hija encerrándola en un cuarto del castillo con montones de paja que al otro día debía estar tejida y convertida en oro.
Obvio la muchacha no sabía como fregados iba a hacerle porque si bien es cierto que tejía muy bien, no era cierto que convertía en oro la paja así que sin más se puso a llorar como clásica damisela de cuento infantil.
Resulta que aí estaba chille y chille cuando se le apareció un hombrecillo. Le dijo que parara de llorar, que a cambio de su collar de perlas él convertiría lo tejido en hilos de oro.
-¡Ya vas!- dijo la muchacha dejando de berrear y limpiándose los mocos.

Al otro día el rey viendo el tejido dijo: ¡Oh my god!- es verdad.
El molinero le preguntó: -¿Ton´s qué? ¿Te casas con mi´ja?-a lo que el rey respondió dirigiéndose a la chillona digo, a la muchacha:
-Si eres capaz de repetir lo que hiciste anoche te hago mi reina ¡mamacita! (esto no lo dijo él, lo dije yo).

El rey la llevó a otro cuarto lleno de paja cerrando con llave la puerta.

La muchacha vuelta a llorar y vuelta a aparecer el hombrecillo ofreciendo tejer todo a cambio de que  al  nacer su primer hijo se lo entregara.

-¡Papas!- dijo la muchacha sin pensar lo que prometía. Limpiándose los mocos y dejando de llorar se puso feliz.

Al otro día al ver el rey que la muchacha había tejido y convertido en oro todo aceptó casarse con ella.

Y todos ¡lalaralará! bien contentos y felices.

Pasó el tiempo y la reina tuvo a su primer hijo, entonces llegó el hombrecillo a pedir que cumpliera su promesa pero la reina dijo:
-Nel, no quiero-
-¡Cómo no, tu prometiste!- gritaba iracundo el hombrecillo pero la reina instalada en su no no y no.

Enojado dijo: Si adivinas como me llamo te dejo a tu hijo.

Y la reina: ¡mmmta! para saber cómo pinches te llamas está en chino. mmm -¿te llamas Pedro?
-No!
-¿José?
-Nopo
-¿Jesús?
-No
-¿Genín?
-Nel
-¿Gary?
-Tampoco
-¿Compi?
-Nop
-¿Barry?
-Obvio no
Y así le decía nombres y nombres y ninguno era el suyo

Entonces el hombrecillo dijo: -Te doy un día para que adivines como me llamo y si no lo haces me llevaré a tu hijo.
-¡Va!- dijo la reina abrazando a su pequeñito.

Se fue muy enojado y no vio que detrás de él iba un sirviente de la reina quien lo persiguió hasta el centro del bosque donde el hombrecillo hizo una fogata y bailando al rededor de ella cantaba: ¡Nunca podrá adivinar que Rumpelstiltskin me debe llamar!

El lacayo al oír esto se fue en friega de chismoso con la reina.

Al otro día le pregunta:
-¿´tonces ya sabes como me llamo?
-¡Rumpelstiltskin!- dijo ella
-¡Asht!- dijo el hombrecillo y haciendo sus rabietas hizo un hoyo en el piso desapareciendo sin poderse llevar al chamaco.
La reina abrazó a su hijo dando brinquitos de alegría ¡Viva! ¡Yupi! ¡Bravo! y así.

Moraleja: No entendí porque se supone que la reinita prometió algo que no cumplió, eso no se vale. O sea ¿se la perdonaron porque era buena o qué? En todo caso el hombrecillo también fue bueno porque la ayudó a salir del problema. Pero si se lo piensa bien ¿para qué querría a un niño el tipo? Quizás era viudo y necesitaba alguien con quien platicar o sepa la bola.





Pues bueno, este cuento le gusta a Natalia aunque no comprende mucho de lo que le digo, mi forma de narrárselo la entretiene. Espero que cuando sea grande no haga las preguntas que me hice porque entonces ni haciendo un hoyo en el suelo me salvaré de sus cuestionamientos sobre el porqué si alguien actuó bien le pagaron mal o al menos así lo entendí.
Mejor le hubiera contado Ricitos de Oro o mi cuento de Jocelyn, la cochinilla que le gusta comprar zapatos, esos no son tan complicados. ¿o si?









16 comentarios:


  1. Jajaja,... :D

    Muchisimas gracias por el simpatiquisimo guiño de incluirme en el relato. Gracias, amiga. :)

    Tipico de los poderosos: prometer y no cumplir o, lo que es aun peor, traicionar. Como hace esta reina con su palabra y su criado espia o topo.

    La reina de este cuento puede tener mucha alcurnia pero, poca nobleza.
    Puede tener mucha prosapia pero, poca integridad y ninguna honradez.

    Con estos atributos, cuando su hijo crezca, ¿Cuanto tiempo cree su majestad que este tardara en descubrir su exacta calidad humana?
    Y, mas: Tras exponer su vida como muestra, al final de sus dias, cuando su unico redito sean los achaques, los dolores y la enfermedad, tendra que añadir la soledad, pues nadie creera y confiara en ella y su palabra.

    Demuestra tener poco juicio quien se compromete ciegamente para salvarse de una situacion inquietante, mientras se labra un futuro angustioso, en vez de esgrimir, con humildad, la verdad desnuda.

    Pero, en la vida hay de todo. Y asi debe ser.

    Bss.

    Sartva mangalm
    Namaste

    ResponderEliminar
  2. A mí también me parece que no es muy edificante el cuento. Le gustará a la niña porque nombras al abuelo Barry.

    ResponderEliminar
  3. Tu versión de Rumpelstiltskin está más chida, sobre todo por esos personajes que dicen ¡Papas! ¡Oh my God! ¡Ya vas! jajajajaja

    saludos Malque

    ResponderEliminar
  4. Jajaja, me gustó tu versión del cuento. Bueno, los cuentos tienen siempre su buena parte de misterio, incluso de absurdos e ilógicos, y quizás eso hace que nos resulten siempre tan encantadores. Y en este caso ya se ve que deja muchas puertas abiertas. Hace años fui a una conferencia maravillosa que trataba del asunto de los cuentos de hadas, y la ponente, una doctora muy seria que había estudiado mucho el asunto, nos dijo que, en el fondo, todos los cuentos de hadas, que inventaron las abuelas para educar a sus nietos, tenían la misma enseñanza: el triunfo del amor por encima de todo, incluso cuando ya parece todo perdido. Creo que en este caso, aunque la hija del molinero seguramente tenía muchos defectos, triunfó su amor de madre por encima de los intentos de chantajes y de los trucos de magia del hombrecillo. Esa es mi interpretación. Besos, Flor, y saludos para La Bella.

    ResponderEliminar
  5. Si lo cuentas con la expresividad que lo escribes, puedo imaginarme a Natalia con los ojos como platos y cuando sea mayor recordará los cuentos que tú le contabas.
    Gran abrazo Malque.

    ResponderEliminar
  6. Qué lindoooooooo!!! Me encantó esta historia, y sí pues, es una moraleja eso de cumplir las promesas, pero esa su hijito!!!

    Un besito Malque!

    ResponderEliminar
  7. Lo que hay que recordar es que Rumpel desestabilizaba los mercados cambiarios. Por eso el rey estaba desesperado por conseguir oro para combatir la inflación.

    ResponderEliminar
  8. Te pasaré la factura por ponerme en el reparto...jajaja
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  9. los cuentos (al menos los antiguos) tienen un origen que parte de una realidad muy difícil y llegan a tener una explicación un tanto oscura dentro de su simplicidad.
    besos.

    ResponderEliminar
  10. ja ja ja

    No conocía este cuento, es bien divertido, pones a volar mi imaginación e igual me quede con la pregunta de ¿Cual es la moraleja? ¿Que tal que no tiene?

    pero me gusto mucho! =D

    Un abrazo enorme Malque!!

    ResponderEliminar
  11. Jajajaja, muy bueno el cuento, pero digo yo: si la desdichada encontró la forma de convertir la paja en oro, con ayuda del hombrecillo claro, para qué diablos querría casarse entonces con el rey?

    Moraleja: no seas suata chaparra, que eres tú quien tiene la gallina de los huevos de oro !!!

    Un beso, querida Flor

    ResponderEliminar
  12. Tal cual, Reina ¿Para que querría el hombrecillo al niño? ¿Y para que querría el Rey los hilos de oro? ¿Y para que querría la muchacha a un rey tan interesado, tendiendo los hilos de oro?

    Abrazos

    ResponderEliminar
  13. Qué curioso, escribí abajo y lo quería hacer aquí. Tal vez sea porque "Hoy los pasos hicieron un alto imprevisto". Beso.

    Salud

    ResponderEliminar

Soy un ser navegando en la incomprensión de sí misma.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje