Páginas

sábado, 7 de mayo de 2011

Dulce sollozo de celofán.






No sé porque nadie me cree cuando digo que las envolturas de los dulces de celofán me hablan, ya sé que suena difícil pero así es. A esta edad nadie cree nada a los adolescentes. Tengo doce años y todos piensan que estoy loca.
En las noches cuando mamá está lavando los trastos de la cena, ando revisando minuciosamente cada tramo del piso de tierra firme de mi casa, debo cuidar bien que no haya ni una basurita, ni una envoltura de dulce tirada porque me empiezan a ver con sus ojos tristes. ¿Piensan que estoy loca? No, de verdad les digo, los papeles y las basuritas sienten y sino ¿por qué a mi me hablan?
Mamá dice que no debo decir eso porque sino me encerrarán en el manicomio y como siempre he tenido miedo de separarme de ella peor será porque no me dejarán verla nunca más.
No debo decirle a nadie so pena que me juzguen loca, que las envolturas de los dulces me hablan.

Mis hermanos se burlan de mi, en ocasiones tiran papeles para que yo los vea y empiece mi sufrimiento. Me tapo los oídos o me doy la vuelta para no oír sus súplicas pero hacen tanto ruido sus voces de celofán que debo correr lo más lejos  para acallar los gritos de ayuda. Me escondo debajo de las escaleras y empiezo a cantar esa canción que mamita me enseñó para espantar las voces : 

¨Vamos a la huerta de toro toronjil
a ver al milano comiendo perejil
el milano no está aquí
está en su vergel
abriendo la rosa y cerrando el clavel¨.

Cuando ya no escucho las voces regreso cansada de tanto gritar y cantar, mis hermanos muertos de risa me preguntan qué es lo que me dicen las envolturas, ¿porqué ellos no las oyen, será que son de otro planeta?, no sé pero me lastima su insensibilidad con las basurillas.
Mi padre sentado en la cocina con su mirada dura se toca la hebilla del cinturón para advertirme que no debo caer en las provocaciones de mis hermanos pero no puedo resistirlo, debo recoger las envolturas o no podré dormir.
Con su voz fuerte me ha dicho ¨¡La basura no habla! ¿entiendes eso? ¡No habla! No quiero verte recoger nada o te daré de cintarazos ¿oíste?.

Bajo la mirada vigilante de todos me resisto a levantar nada, espero que se apaguen las luces, que se duerman y de puntitas sin hacer ruido ni moverme mucho para no despertar a mi hermana que duerme al lado, me levanto y voy a recoger las envolturas, una a una las voy juntando, oyendo como agradecidas acarician mis manos con su ruido dulce.
Las deposito en la chimenea, ahí donde se encuentra el frasco de polvo de neón, así tendrán luz y no sentirán miedo hasta que mamá limpie en la mañana y las bote a la basura donde reirán porque ya estarán todas juntas.
Dice mamá que las basuras no hablan que son voces en mi conciencia que piden ayuda para salir de mi cuerpo, yo no sé que sea pero al ver las envolturas en el suelo, las siento desprotegidas, con frío, desamparadas y lo que se me ocurre para evitar su sufrimiento es recogerlas y dejarlas en la chimenea, así puedo dormir tranquila y sus gritos no me despertarán a media noche.

Mamita siente que morirá de tristeza porque no puede verme actuar diferente a todos sus hijos, me  acaricia la frente y dice que no me preocupe, que siempre estará conmigo para defenderme de todo y de todos, yo me dejo querer y metida en su pecho aspirando su olor me quedo tranquila, sollozando quedito.

Pero madre ha muerto dejándome sola, sintiendo el vacío que una madre produce al irse. Las voces de las basurillas no me distraen ya, posiblemente mamá las metió en su ataúd para que no me asusten.
Mamita ya no está para defenderme de los tipos que quieren llevarme a un lugar donde hay otros como yo, que hablan y ríen con alguien que los demás no ven.
Quiero quedarme tranquila para no escuchar las voces pidiéndome recogerlas, no soportaría oírlas más pero no pude evitar sentir un escalofrío al ver esa envoltura de celofán en el patio mirándome con sus ojos a punto de soltar el llanto...
Corro a las escaleras tapándome los oídos y meciéndome mientras grito tan fuerte como puedo:

¨Vamos a la huerta de toro toronjil
a ver al milano comiendo perejil...¨











*Imagen tomada de google.

35 comentarios:

  1. Morena: Es una historia real de una niña que conozco que oye hablar a las envolturas de celofán te lo juro.

    No... no está loca.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Tienes mucho arte para contar estos relatos y a mi me encantan, siempre la imaginacion al poder,y viva esa niña y viva tú...un besote

    ResponderEliminar
  3. Hola Ángel:

    Si referiste el "cuento" a un hecho particular, y según dices la niña existe, es posible que siga viviendo una etapa infantil en la cual existen los amigos imaginarios y todo eso.

    El "pensamiento mágico" define muchas circunstancias y vivencias en niños y adolescentes.
    Son tan reales para ellos cualquier extravagancia, como -por poner un ejemplo- afirmar que tal o cual imágen de la Virgen "llora", dicha por un adulto.

    El ejemplo clásico del "pensamiento mágico" en el adulto, es creer cada fin de semana, que ganará la lotería y cambiará su vida.

    Pasar de celofanes que hablan a estatuas que lloran o billetes imprecisos, hay un viaje corto.

    Besos querida Flor.
    Daniel.

    ResponderEliminar
  4. Los adultos parece que olvidamos cuando fuimos niños y quizá teníamos un amigo imaginario, en este caso es el celofán...xq no preguntarle que le dicen, que quieren, me gustaria saber las respuestas.


    saludos desde la dimension!!!

    ResponderEliminar
  5. Es agridulce :_)
    Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
  6. :P

    esta rarita esta historia

    :B

    dicen que yo cuando estaba chiquita hablaba con las plantitas de las macetas ¬¬

    cuidatee

    ResponderEliminar
  7. Yo conoci a un par de amigos que le hablaban a las envolturas, pero a las de papel arroz y boletos del camion con los que envolvian una hierba muy curiosa :P

    Te aseguraste que los de esa niña sean realmente dulces? jajaja


    Abrazotes Malque!

    ResponderEliminar
  8. Un relato del género fántastico muy bien logrado. Me gustó muchísimo!

    Suerte con las nominaciones para los premios!!!!!!

    BESOTES AMIGA Y BUEN FINDE!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  9. Hola Malque:
    Qué feo debe ser que se rían de ti o te traten de loco cuando sientes, crees o piensas algo diferente que los demás.
    Me pregunto: ¿Cómo podremos saber quién está equivocado? ¿Y si la "realidad" es aquella de la que muchos descreen o se burlan? Sólo porque sean mayoria no significa que tengan razón.

    Emerson dijo: Los genios de la historia lo único que hicieron fue decir lo que pensaban, a pesar de las criticas, de la lógica imperante en la época, del pensamiento común, sin importarles que los trataran como locos.

    Besos

    ResponderEliminar
  10. Que bonito relato y que bonito titulo me encanto.

    Creo que todos alguna vez hemos pasado por algun momento en la niñez en el que los demás niños o hermanos se burlaban y reian de nosotros pero como dices ciempre estaba ahi mama para consolarnos :)

    saludos muy lindo me gusto mucho

    ResponderEliminar
  11. Hola! Mi nombre es Elizabeth Alfaro y soy estudiante de comunicación en México, en la Universidad Autónoma de Coahuila. Actualmente estoy en proceso de realización de mi tesis de tiulación y lleva por nombre "Querido Diario" con el que pretendo conocer los usos y las gratificaciones de personas que utilizan los blogs personales

    Tu blog me interesa, y me gustaría contactarte para realizar una entrevista de manera electrónica.

    Te dejo mi correo: elity1417@hotmail.com o bien alfaqe@gmail.com

    Espero tu respuesta!

    De antemano gracias! :D

    ResponderEliminar
  12. No sé si es más terrible que uno mismo empiece a sentir cosas que nadie más siente, o que esos que no las sienten empiecen a tratarte como extraño y alucinado...

    ResponderEliminar
  13. Yo hasta hoy no las he oído, pero si tu las has escuchado seguro que las podré percibir yo también, así que me voy a aprender de memoria:

    ¨Vamos a la huerta de toro toronjil
    a ver al milano comiendo perejil
    el milano no está aquí
    está en su vergel
    abriendo la rosa y cerrando el clavel"
    Besitos y salud

    ResponderEliminar
  14. Acabo de leer por los comentarios anteriores que se trata de una historia verídica. Es muy interesante, me resultan curiosas y especiales las personas a las que le suceden cosas 'fuera de lo normal' (por decir de alguna manera).
    De alguna manera, este relato me recuerda a "el Principito".

    saludos!

    ResponderEliminar
  15. ¿Recuerdas nuestra plática donde una niña recogía basuritas de celofán y la otra contaba sin cesar los números hasta llegar a un dígito?

    Y no no están locas :)

    Un dejo de tristeza me llevo con los últimos párrafos :(

    Saludos!!


    Pd. Que coqueta rana tienes de cursor en tu blog ;) no te la había chuleado jaja

    ResponderEliminar
  16. Como siempre... me complace mucho leerte. Me recordaste cuando yo era pequeña y con el celofán de los bombones y caramelos me hacía anillos de colores y después miraba a través de ellos y veía el mundo de colorines. BESITOS Y SALUDITOS ESPAÑOLES.

    ResponderEliminar
  17. y yo me sentía raro porque la tele me hablaba…

    ResponderEliminar
  18. ¿y por que no les hace platica? en una de esas descubre amistades nuevas sorprendentes.

    un abrazo!

    ResponderEliminar
  19. "Morena: Es una historia real de una niña que conozco que oye hablar a las envolturas de celofán te lo juro."
    ¡Por favor, Malque, por favor!

    Eres muy buena, amiga, y tu imaginación es formidable, felicitaciones.

    Besos.

    ResponderEliminar
  20. Una historia muy buena y una gran imaginación.

    Saludos

    ResponderEliminar
  21. A MÍ TAMBIÉN ME HABLAN CUANDO NO LAS VEO EN LA BASURA SINO ENSUCIANDO LA CALLE, ME DICEN: "X FAVOR, RECÓJENOS, LLÉVAMOS AL BASURAL. MIRA DÓNDE NOS HAN DEJADO BOTADAS"

    ResponderEliminar
  22. a mi no me hablan las envolturas....snifff.

    pero me gustaría hacerlo...

    ResponderEliminar
  23. Que lindo encontrar tan bellas letras. Yo te dejo un enlace de un programa de radio en tu méxico lindo sobre mis poesías y mi novela. Besos.

    http://radiolince.blogspot.com/2011/03/contar-para-leer_23.html

    ResponderEliminar
  24. Ahhhhhhhh malquerida, qué precioso post, me ha encantado, la historia es increíblemente tierna y original, como más de una vez ya nos haz compartido, qué bonito :)
    Van apapachos ;)

    ResponderEliminar
  25. Iba a comentar lo mismo que Morenä, pero ahora ya le capté... Da'h!
    Es que ser niño es lo mejor... Yo era muy solitario, y sí, me encerraba a jugar con mis carritos, hablaba mucho conmigo mismo, pero así me divertía.
    PS. De hecho sigo hablando mucho conmigo mismo.
    PS2. Tampoco estoy loco.

    ResponderEliminar
  26. Me gusto la narracion, pero curiosamente me gusto más, la etiqueta del texto "cuentos de mentes desequilibradas"

    Extrañamente me encanto esa frase.

    Saludos

    ResponderEliminar
  27. La historia es estupenda, MaLquE, cada vez aflora mas tu vena narrativa!

    y si la historia es real caray... hasta asusta un poco!

    ResponderEliminar
  28. Fibonacci: Gracias por tus palabras.

    Un abrazo.

    Dan: No conocía nada acerca del ¨pensamiento mágico¨gracias por compartir.

    ¿Quiere decir entonces que estamos locos?

    besos Dan.

    SIRACUSA: No había preguntas, sólo gritos pidiendo ayuda para no quedarse tiradas.

    Un abrazo.

    Noemí: Gracias mil.

    Un abrazo.

    Avecilla; Y sin embargo no por eso estabas loca ¿o si?.

    Beso.

    ResponderEliminar
  29. SyD: jeje claro que eran dulces te lo aseguro ja.

    Saludines.

    Stanley: Gracias.

    Ya casi viene el resultado final y trato de no presionarme jaja a ver como nos va.

    Un beso.

    Maribé: Hola.

    ¨Solo porque sean mayoría no significa que tengan la razón¨ ¿y qué se puede hacer para que vean que están equivocados?

    Ely: Gracias Ely.

    Mamá siempre está en todo momento aún cuando físicamente ya no.

    Un abrazo.

    elizz: Hola.

    Ya me pondré en contacto contigo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  30. Jan Berg: Creo es más terrible cuando empiezan a verte como extraño, lo sé.

    Un beso.

    Genín: Espero te la hayas aprendido ya, lástima que le tendrás que poner la tonada porque esa si no la pude poner je.

    besos.

    Alegra: Es real, extrañamente real.

    Un beso.

    Ziilyta: :(

    Tengo miedo Ziilyta.

    Liova: Jeje anillos, claro nosotras también nos hacíamos anillos con grandes piedras según el tamaño de la envoltura.

    Besos.

    ResponderEliminar
  31. Toño: :)

    Yayito: Ya no es posible.

    Besos.

    Antony: Es que es verdad Antony por extraño que parezca.

    Un beso.

    Julio-jagdo: Gracias.

    Un beso.

    OJT: :)

    ResponderEliminar
  32. Capitan TINTASANGRE: Lástima que no te hablen capitán, o quizás sería mejor porque supongo que te volverías loco.

    besos.

    Gracias por la bienvenida.

    Un abrazo.

    Otra vez a viajar al olvido: Ya lo escucho en cuanto tenga oportunidad.

    Un abrazo.

    Gabriel: Gracias, que bien que te gustó.

    Besos.

    Peyote: Yo hablaba con... y tampoco estoy loca jeje.

    Leinad: ¿Buena mi ocurrencia de crear esa etiqueta verdad?

    Un abrazo.

    Arañita: Gracias Araña, viniendo de ti agradezco tu halago.


    No te asustes... es real.

    ResponderEliminar
  33. Mi tío jura y perjura que su perro le habla, y se enoja cuando los demás nos reímos al escucharlo.

    Tal vez las personas que pueden escuchar otras cosas no están locas sino más bien privilegiadas.

    Saludos

    ResponderEliminar

Usté habrá de disculpar la falta de respuestas a este soliloquio intrínseco en el que me hallo.
Visitaré su blog agradeciendo la visita tan pronto el tiempo y la memoria me lo permitan.

Suya pero no de usted

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje