Páginas

lunes, 28 de marzo de 2011

Nacha la cucaracha gacha.






Un grito estridente hizo que abriera los ojos. Empezó a recorrer con la vista el cielo raso. Las paredes, la lámpara. Todo era tan conocido pero tan diferente. 
Le dolía la cabeza. Masajeó sus sienes, quería seguir durmiendo y cerró nuevamente los ojos.

Pero otro chillido hizo que asustada abriera los ojos. Entonces la vio. Una mujer con los pelos parados la señalaba  con dedo tembloroso. El esposo junto a ella con cara de fastidio la veía sorprendido.

Su mente empezó a trabajar a mil por hora. Recordaba que había salido a una reunión de cucarachas fiesteras. Tacho su novio y tres amigas salieron de rumba. Llegaron a la cocina donde trastes sucios y alacenas a tope ofrecían ante sus ojos excelentes platillos dignos de una señora cucaracha como ella.
Anduvo olisqueando y catando con sus grandes antenas, los mejores manjares que encontraba en platos sucios y restos de pastel por aquí y por allá.
Después de comer un poco, Tacho sacó su trompeta y empezó a tocar una alegre melodía. Nacha cantaba y tocaba la guitarra. Las amigas cantaban a grito abierto dejando salir notas tan desafinadas como ellas.

Repentinamente algo llamó su atención. Un chocolate envinado que aún conservaba su envoltura hizo que se relamiera los bigotes.
Se acercó, lo olisqueo y empezó a comer poco a poco. El sabor del chocolate y el vino empezaron a hacer sus efectos.
Los ojos se le cruzaban, los movimientos de las antenas se empezaron a hacer lentos. Quiso gritarle a Tacho el cucaracho pero su lengua no le obedeció. Sólo salieron palabras ininteligibles de su boca maloliente.

Siguió llenando de chocolate su gran estómago hasta que sintió que iba a explotar de tanto alcohol revuelto con chocolate delicioso. 
Así fue como Nacha la cucaracha, su novio y amigas, estuvieron bebiendo y comiendo a su antojo hasta que un spray amenazador hizo que todas se separarán y huyeran por sus vidas.
Corrió y corrió por paredes sucias y lugares mal olientes hasta que una luz hizo que se metiera a ese halo salvador.
Recorrió un río de agua sucia y salió por una coladera que daba al baño. Caminó hasta llegar a un sitio que de tan limpio lastimaba su nariz y antenas acostumbradas a la suciedad de su casa.
Sintiéndose a salvo, se tiró en una esquina de la recámara principal a dormir.

Era así como los gritos ahora la sacaban de la borrachera y asustada se encontraba ante una vieja gritona que con pequeños saltitos le pedía al enojado esposo que acabara con ella.

¡Patas pa´ cuando son!. 

Empezó a correr y correr con pasos cruzados deteniéndose difícilmente de los bordes de la pared. Se detuvo un instante para reconocer el terreno y volteó hacia arriba. Vio el tragaluz y corrió hacia él. Si llegaba ahí antes que la escoba amenazadora que el esposo blandía ya entre sus manos, estaría salvada.

Aspiró profundamente el aire limpio que reinaba en esa casa y echó a correr hacía arriba, hacía su salvación.
Se prometía a si misma jamás volver a comer chocolates envinados. Ya tendría tiempo de reclamar a Tacho y sus amigas que la hubiesen dejado sola. pero mientras seguía corriendo. Poniéndose a salvo de la escoba y alejándose de los gritos de la vieja que amenazaban hacerle estallar la cabeza. 
Corría por su vida, no quería que Tacho y sus amigas la recordaran como Nacha, la cucaracha gacha que  casi agarraban por borracha.









49 comentarios:

  1. Querida Malque:

    PrimeraSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS:

    Cucarachas???, y borrachas???.

    Besos...

    ResponderEliminar
  2. Un post lleno de imaginación y bastante humor que me vino bien.

    Un abrazo desde Japón.

    ResponderEliminar
  3. yo soy nacha la cucarachaaa (:
    jajaja
    te quiero mucho!

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno este cuento,. Malque, una cucaracha borrachina, ja ja ja.
    Besos, amiga.

    ResponderEliminar
  5. la mala vida de la pobre cucaracha, un saludo

    ResponderEliminar
  6. Buen cuento malque. Yo siempre me he preguntado si los pequeños animales, veran el mundo y su vida casi como nosotros, pero a su manera, como esta cucarachita. Pero yo quiero saber que paso, ¿se salvo?...
    Besos...

    ResponderEliminar
  7. Las cucarachas si que son malqueridas y no tú , que bonito relato

    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Nacha, la cucaracha gacha que casi agarran por borracha. Ahora comprendo por qué es tan difícil darles con la escoba, no paran de hacer curvas por que van borrachas.
    Excelente cuento y muy divertido.

    ResponderEliminar
  9. divertidísimo malquerida!

    pero a mi me pasa todo lo contrario, las cucarachas nunca escapan de mi, al contrario correr HACIA mi!

    ASCOOOO

    ResponderEliminar
  10. Grandes las cucarachas.. si sobrias soportan un holocausto, mamadas soportan un cataclismo..

    ResponderEliminar
  11. Are those bugs playing jazz?

    Buggy hugs!

    ResponderEliminar
  12. yo tambien, al igual que @ChocolateSenxual, ODIO A LAS CUCARACHAS.

    Pero buen relato, estaba doblado de la risa, póbre cucaracha, toda crudota y luegbo para que la anden corriendo a escobazos? #NoEsDeDios =S

    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Tienes una imaginacion prodigiosa y da gusto entrar aquí, para que la sonrisa aflore...un besote preciosa, me ha gustado

    ResponderEliminar
  14. Que lindo cuento., lleno de imaginación y aventura!¡

    Yo soy Natacha la muchacha borracha jajajajaja
    Abrazos.,

    ResponderEliminar
  15. jajajaja se le bajó la peda XD
    ¿o sea que con ella si aplica la de "andaba toda fumigada"?...

    ResponderEliminar
  16. jaja... espero que Nacha haya logrado escapar, y se haya recuperado de la borrachera jajaj

    Lindo cuento.

    Saludos

    ResponderEliminar
  17. literal mi malquerida
    sigue escribiendo!! :)

    pero en tu juicio eh?

    ResponderEliminar
  18. yo soy la nachaaaa y esta nocheee jujuju recorde la cancion las mil y una nachas!!!
    saludos floreceita!

    ResponderEliminar
  19. Querida Malque!

    Una vez más gran cuento!

    Ya sabes a quienes se los quiero contar verdad?

    Gracias otra vez querida Reina...

    Feliz dia!

    Te mando muchos abrazos

    ResponderEliminar
  20. Reina odio a las cucarachas las odio con odio jarocho :S les tengo pánico horror miedo todo junto a la vez :S

    ResponderEliminar
  21. Pobrecita Nacha, un desliz lo tiene cualquiera ¿No?
    Besitos y salud

    ResponderEliminar
  22. se me antojo el pastel, el chocolate y la borrachera. pobre Nacha, al menos le va mejor que a varios humanos que conozco que en lugar de maridos con escobas......... ah no esperate!, si conozco a un par a los que han sacado a punta de escoba y hasta pistola de alguna casa!!!

    me encantan tus cuentos, de algo tan sencillo haces grandes historias.

    soy tu fans Malque!!!

    ResponderEliminar
  23. Sencillamente..¡Genial!!
    que buen humor tienes
    Un abrazo colombiano

    ResponderEliminar
  24. ¡¡Vientos huracanados Doña Flor!!
    Te quedo bien divertido este cuentito, así cortito se disfruta mucho.
    Algun@s nos sentimos identificados ¿por qué será?
    Cuídate, que estés muy bien, luego nos leemos.

    ResponderEliminar
  25. jajaja y no has probado los rellenos de jack daniels son riquisimos!
    jajaja

    buen dia malque

    ResponderEliminar
  26. La Nacha que busque otra casa.
    Real Kill si se acerca a mis chocolates...
    (Te postee en facebook por genial)

    ResponderEliminar
  27. ¡Genial! ¡Qué gran relato! Es refrescante leer esto a las 4:00 horas de España, trabajando y haciendo un alto reparador y, ahora, estupendo.

    ResponderEliminar
  28. Jajajaja pobre nacha, seguro que para la próxima lo piensa muy bin antes de volver a tomarse siquiera un rompope.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  29. me encantó la cucaracha, ahi media bohemia comiend chocolate envinada jajaja

    ResponderEliminar
  30. Querida Flor:
    Este texto me gustó muchísimo. Ritmo sostenido, hilarante y muy tierno. Creo que es uno de los mejores post que te he leído. Enhorabuena! Besos desde Buenos Aires!

    ResponderEliminar
  31. Que buen relato. A veces tengo mucho de la cucaracha, pero también no tengo nada.
    Es un agrado volver a leerte.

    Besos, te quiero mucho!

    ResponderEliminar
  32. detesto con lo mas profundo de mi ser a las cucarachas...
    jaja
    beso enorme

    ResponderEliminar
  33. LA CUCARACHA, LA CUCARACHA... YA NO QUIERE CAMINAR... PORQUE LE FALTA, PORQUE NO TIENE MARIHUANA QUE FUMAR!!!!!

    Ayyyyyyyy la cucaracha que le gusta el "drinking"!!!! BESITOS Y SALUDITOS ESPAÑOLES.

    ResponderEliminar
  34. pobre nacha... y es que la cucaracha, ya no puede caminar... por que no tiene, por que le falta, marihuana que fumar... y chocolate, claro está

    saludos!

    ResponderEliminar
  35. Pues esa pinche Nacha se coló hasta mi casa anoche. Nunca, pero nunca he tenido yo cucas en mi casa y anoche que limpiaba la cocina salió de su escondite, obviamente no vivió para contarlo. Estoy que me lleva la chi......na poblana.

    ResponderEliminar
  36. Ni con todo ese toque humorístico que hace ver a las cucas divinas se me quita el asco de pensar en alguna de ellas.

    Bonito cuento.

    ResponderEliminar
  37. Jahaajahajhaajaja! Me encantó! Muy divertido tu cuento Malque! Te felicito!
    Y yo que cuando veo una cucaracha salgo corriendo!!! Jajaja
    Cariños

    ResponderEliminar
  38. Hola, muchichisimas gracias por pasar por mi blog...
    Me da muchisima pena, la direccion tenia un error, pero ya lo arregle...

    Gracias...

    Besos :D

    ResponderEliminar
  39. Hatsa se le bajo la borrachera, que si ponemos a un humano en vez de una cucaracha, pasa lo mismio y muy amenudo es malo tomar tanto alcohol o será el chocolate? xD
    Un saludote Malque
    p.d Tampoco me gustan las cucarachas

    ResponderEliminar
  40. las cucarachas son de los pocos insectos que detesto, junto con los mosquitos, pero una cucaracha ebria ... neta que divertido

    ¿sabes que hay un comercial de esto?

    es de estados unidos, es para prevenir que las personas conduzcan en estado de ebriedad

    te dejo el link:

    http://www.break.com/break-best-videos/creep-chase.html

    ResponderEliminar
  41. lo bueno es que nacha tiene muchas patitas para correr por su vida!!!
    Sino quedaria fumigada cual cucaracha extraña.

    ResponderEliminar
  42. Ja! buena hiztoria de la prima de Don Q Co. comadre.

    Estamos en Frecuencia.

    P.D. abrá A.A. p'a cucas?¿

    ResponderEliminar
  43. Tienes espíritu narrativo de niño para contar estas historias con animales. Con qué humor lo haces. Me he divertido con tu cucaracha borracha. Un abrazo. carlos

    ResponderEliminar
  44. Muy bueno. Muy buen relato.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Usté habrá de disculpar la falta de respuestas a este soliloquio intrínseco en el que me hallo.
Visitaré su blog agradeciendo la visita tan pronto el tiempo y la memoria me lo permitan.

Suya pero no de usted

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje