Páginas

martes, 24 de agosto de 2010

José Miauricio.



Tiene una semana que apareció en el patio de mi casa. Ayer pude verlo. Es un gato que ha llegado a instalarse desde hace siete días en la barda del vecino, atrás de mi casa y de ahí ponerse a cantar a la luna.

El gato café suave y choncho se ha enamorado. Sus ojos grandes y redondos denotan el gran amor que se ha ido anidando en su pequeño corazón. 
El gato se ha enamorado de la luna.

Sus maullidos lastimeros inundan la noche esperando ablandarle el corazón mientras ésta orgullosa lo mira detrás de una nube queriendo ocultarse del osado galán.

Este gato de barrio, ¿qué se cree al intentar poner sus ojos en mi? ha pensado.

Ayer por fin pude ver a quien después de buscar por varias noches no me dejaba dormir. Le puse nombre. Se llama José Miauricio. Supe que así se llama cuando lo vi. Tienes cara de José Miauricio. Así te vas a llamar.
Lo miré fijamente y le hablé:
Vaya así que tu eres quien interrumpe mi sueño.
Me miró indiferente y siguió entonando sus notas lastimeras.

Es color café claro. Sus cuatro patitas blancas muy juntas haciendo malabares en la barda para no caerse. No podría, es un gato acróbata. Debía serlo. De otra forma no me explico como es que llegó hasta ahí.
Al abrir la puerta del patio, volteó a verme. Sus ojos se tornaron rojos por el efecto de la luz. Dejó su canto por un momento para ver quien era el intruso que había osado interrumpirlo.
Al verme y darse cuenta que no ofrecía ningún peligro, siguió maullándole a la luna su canción de amor.

José Miauricio no se amilanó ante mi presencia.

Seguí haciendo nada. 

En algún momento vi que una araña patona...  no... mactans no... otra araña patona, bajaba en grandes zancadas la pared. Supongo que lo esperaban a cenar su esposa e hijitos porque tenía gran prisa por llegar abajo del lavadero donde está su casa. La dejé ir, hoy no estoy de humor para acabar con cualquier bicho que se cruce en mi camino. De pensar que puedo dejar huérfana a una familia de arañitas me pone los pelos de punta y dejo que siga su camino presurosa.

La horda de moscos que habita los tendederos revolotea buscando la oportunidad de que se abra la puerta de la cocina para meterse y atacar a los habitantes de la casa que hacen bromas a los chihuahuas quienes  voltean a verlos como pidiendo que los dejen dormir porque la siesta del día no fue suficiente.

Interrumpe mis pensamientos la banda de grillos que habita el patio trasero. Ensayan para la próxima serenata con la que acompañaran a José Miauricio a conquistar a la luna.

Ésta, altanera no se fija en ellos. Atenta como está arreglándose el cabello en un charco que encontró de las últimas lluvias de agosto.
Acomoda su pelo enmarañado tratando que ninguno quede fuera de lugar. Agarra una estrella y se la pone en un lado. No le gusta y se la quita. Toma otra y la va acomodando sobre su blanco pelo así hasta formar una diadema de estrellas.
Le gusta como queda. Le da el último toque con sus largos dedos. Se retira contenta. Ha quedado bella. José Miauricio quedará prendado de su belleza más de lo que ya está.

Sigo con mi no hacer nada en el patio observando como se mueven los seres nocturnos que se asoman cuando la noche ha caido ya y no hay nadie que pueda representar un peligro para su integridad.

De pronto algo llama mi atención. De la tierra de la hoja elegante ha sacado la cabeza una lombriz. Un escalofrío recorre mi espina dorsal. Un bicho rastrero, Me da miedo. Quito mi vista inmediatamente de ella. No tolero a los bichos que se arrastran. Siento que en cualquier momento me pueden atacar y quedarme inerme ante ellos. Mejor hago que no la vi y me doy la vuelta. No quiero pensar que pueda llamar a sus amigos los gusanos que alguna vez atacaron mi patio llevándome casi al infarto.
Prefiero retirarme y meterme como alma que lleva el diablo a mi cocina. Ahí estaré a salvo.

José Miauricio ha seguido con la vista todo lo que he hecho desde que salí. Entonando sus mejores maullidos no me quita la vista de encima.
Mientras la luna... allá arriba ha tomado una nube para recostarse, deleitándose con los maullidos de ese gato soberbio que cree que con sus tristes lamentos puede enamorarla. Sonríe feliz, le gusta sentirse admirada e inalcanzable.

José Miauricio ve muy arriba. La luna es más de lo que puede desear.

La luna está tan alto que nunca podrá llegar a ella. Se conforma con que todas las noches escuche sus tristes cantos de amor.
Pero insiste, en algún momento la luna puede caer rendida a sus pies o mejor dicho a sus patas y entonces sea el gato más feliz el mundo de los gatos.

Y yo... no podré dormir suspirando porque al fin José Miauricio ha conquistado a la luna altanera... el amor de su vida.

La inalcanzable luna por fin estará en sus brazos.









42 comentarios:

  1. El gato me recordó a mí, de pronto. Val me dijo ésta semana, tras mi tristeza de viernes, que debía poner mis ojos en el punto más alto.

    Miauricio se fijó en la luna. Yo prefiero, por el momento, apuntar al frente.

    ResponderEliminar
  2. me gusto mucho tu ntrada *_*
    Jose Mauricio, me gusta el nombre (:
    a mi mucho no me gustan los gatos, ya qe avces dan como cosa cuando lloran de madruguada parecen bebes u.u XD pero bueeno...
    saludos!!

    ResponderEliminar
  3. La semana pasada un grillo invadiò mi espacio y violò mi estabilidad mental, no me permitia dormir asi que busquè y busquè y revolvi pero no encontraba su escondite.

    Lo deje ser.

    EL cri cri nocturno me forzò a pensar en mi mismo y a afrontar mis errores, lo que hago mal y lo que hago bien.

    Despues de esa noche me di cuenta que seguramente se trataba de Pepe el grillo pero asi como un dìa apareciò se desvaneciò aunque todavìa lo busque en las noches.

    ResponderEliminar
  4. Me gusto mucho tu relato,hasta me imagine al gran Miauricio,que barbara Malque...!enamorado de la luna??que tierno jejeje.saludos mil.cuidate

    ResponderEliminar
  5. Madrinaaa aprovecha la fauna, monta un zoologico y cobra la entrada de los que vayan a verlo!!
    Te haras rica en poco tiempo y repartiras tu riqueza con tu familia entre ellos tu preferido ahijado virtual!!!
    jajajajaja

    Saludos canaritos

    ResponderEliminar
  6. muy buen retratocomo siempre mal querida!!! un gusto leerte por las mañanas!!

    ResponderEliminar
  7. Malque:
    tu relato y descripción son geniales!
    hasta sentí estar sentada en tu patio...jajaja
    un galán José Miauricio!
    kissesss

    ResponderEliminar
  8. Hola Ángel:

    Los gatos no tienen dueño, ni sentido de pertenencia.
    Hasta dudo que sean domésticos: los son porque quieren, por su antojo.

    Pero si te gusta o te cae simpático, con noche de luna incluída, toda la buena onda para vos.

    Ahora, ¿un nombre compuesto para una mascota? Miauricio suena bien y divertido.

    Besos, Flor, que siempre me sorprendes.
    D

    ResponderEliminar
  9. Me encanto el relato como José Miauricio hay veces que nos fijamos en amores un tanto cuanto difíciles de conseguir, pero bueno, cada quien luchas hasta donde puede, esperemos que este amor se realice pronto por el bien de José Miauriciuo y para que puedas volver a descansar toda la noche

    ResponderEliminar
  10. Ah! Josè Miauricio. Me encanto.
    Pero pobre, tiene competencia, muchos nos enamoramos de la luna y nos perdemos en su belleza.

    ResponderEliminar
  11. Hola Querida La Mal:
    ¡Cuánta creatividad!
    Ese mínino pasa a formar parte de los seres fantásticos que protagonizan tus escritos.
    Da gusto conocerlo e imaginarlo al leerte.
    No le tengas miedo a los gusanos, acuérdate que todos somos maravillas de la creación q°o´p
    Cuídate, que te vaya muy bien, luego nos leemos.

    ResponderEliminar
  12. O .0 ese jose Mauricio, los gatos siempre se creen mucho por eso me caen gordos, ademas la mayoria canta sin un buen ritmo, y aun mas rara ves cantan rock, naaa, prefiero los perros, son mas metaleros

    ResponderEliminar
  13. snif, yo recuerdo que de muy niño mate a un pobre gatito sin querer, metio su cabeza entre el refri y la purta y yo la cerre sin fijarme, lo mas traumante es que vi toda su agonia y no pude hacer nada, ¿porque me torturas de esa forma?, snif.

    saludos amiguita malque.

    ResponderEliminar
  14. jajajajajajajajajajajajajajaja qué chistoso que hayas sido tan linda con una familia de alimañas que espero no hayan sido venenosas, jajajajaja y qué gato tan bonito describes, más si está choncho como peluche; cuando puedas tómale una foto :D

    Saludos Malque!

    xD

    ResponderEliminar
  15. "Cuando la luna se pone regrandota como una pelotota y alumbra el callejon, se olle el maullido de un triste gato viudo y su lomo peludo se eriza con horror..."

    jejejeje
    que bonito vecino latoso tienes malque!!!
    dale una lechita a verrrr si asi deja de hacer ruiditos nocturnos jejeje

    ResponderEliminar
  16. No existe cosa mas placentera que cuando uno se esta cayendo dormido aparezca una gato a maullar a la luna y uno acabe perdiendo uno de sus zapatos preferidos.


    un beso

    ResponderEliminar
  17. Querida Malque:

    A mi no me gustan los gatos, y, ademas mi hermosa bebesota es alergica a esos animalitos.

    Besos...

    Mariposa Errante.

    ResponderEliminar
  18. Yo amo los gatos...

    Que bien por el gato que se haya enamorado de la luna. Yo hice lo mismo alguna vez... y encontré su palidez en mi hogar... Shalalala!


    saludos!

    ResponderEliminar
  19. A mi no me gustan los gatos, pero algunos me roban la atención, como a ti lo hizo José Miauricio.

    Afuera de mi casa vaga un gato... el no mira la luna, mira el horizonte, y se queda quieto por mucho tiempo, pero no quiero sentadito, sino como dispuesto a atacar... atacar al horizonte o qué se yo.. hasta me da risa, lo he visto sin moverse, en la misma posición como por 40 minutos.. no se sí ha durado más pq yo me aburro antes que el gato se mueva.

    No le he puesto nombre.. creo que se llamará "gato raro", jeje..

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  20. Yo prefiero los perros pero me gusto el Nombre de tu gato ...

    Por fin pudo alcanzar la Luna :)

    Un abrazo con cariño

    ResponderEliminar
  21. Tocayakzo galán.

    Amo a los gatos, son animales que sólo la gente inteligente sabe entender

    su nivel de comunicación es algo trascendente, hay que poner atención

    te aseguro que la luna ya le contestó, es sólo que a nosotros no nos hes permitido entender eso.

    Me alegro que hayas respetado la vida de los otros bichos.

    Kiss

    ResponderEliminar
  22. A mi no me gustan los gatos... pero solo por ser tú Jose Mauricio tiene un lugar en mi memoria =)


    ...no te olvido Malque!!

    ResponderEliminar
  23. Hola Malquerida!!!! Hermoso relato y buena moraleja se puede sacar. Me gustó y mucho. A CUIDARSE. BESITOS Y SALUDITOS DESDE ESPAÑA.

    ResponderEliminar
  24. Ijole, MaLquE, a mi me gustan mucho los gatos, pero esos que te dan serenatas a la violenta ley de a... fuerzas si se merecen un zapatazo, como en las caruicaturas =)

    Que bueno que te des tiempo para observar cosas mientras matas el insomnio, aprende mucho uno observando. Sobre las cosas a su al rededor y sobre uno mismo =)


    Gracias por no darme un periodicazo ;) ¡Duelen!

    ResponderEliminar
  25. Ey, muy buen texto!
    Felicidades =)

    Me gustó por el mensaje de perseverancia y de buenos finales.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  26. Chulada de relato, ay Dios contigo, saludame al gato y dile que tengo una hija que lo espera en Seattle.
    Saludos

    ResponderEliminar
  27. Cállate Tú: Al frente es a donde siempre hay que mirar y si se puede más arriba, pues adelante.

    Cuídate mucho.

    Te quiero.

    Brekiaz: Es verdad que parecen bebés y en la noche a mi también me asustan je.

    Saludos.

    INDRA: ¿Un grillo?, imagínate que yo tengo toda una orquesta en el patio de mi casa.

    Seguramente por ahí ha de andar pero calladito tal vez pensando.

    Saludos.

    Ojos: Si, los gatos siempre ven a la luna. Por eso digo que están enamorados de ella.

    besos a todos.

    Ahijado: Buena idea, eso haré. ya te mandaré tu cheque jeje

    Besos.

    Raptor: Muchas gracias por pasar.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  28. Moni: Tu imaginación voló y eso me gusta. Al menos te entretuve ja.

    Saludos.

    Dan: Hola.

    Gracias por la buena onda para mi.

    Si, un nombre compuesto. Todas mis mascotas tienen dos nombres recuerdas?: Benito Tiki, Babo Alejandro, Jason Enrique y ahora José Miauricio, ¿ves?, dos nombres.

    Gracias Dan.

    Un beso para ti.

    Toño: por el amor hay que luchar hasta el límite de nuestras fuerzas. hasta que pensemos que ya lo hemos hecho todo.

    Es lo que hace José Miauricio, luchar todas las noches por el amor de la luna.

    Besos.

    Peyote: Gracias.

    Pero puede que él por fin se quede con al luna. Quien sabe.

    saludos.

    Pherro: Ya son varios los que forman mi colección je.

    No, si no le tengo miedo a los gusanos. Les tengo ¡PAVOR!, me hacen sudar y llorar y sufrir y vuelta a llorar y a temblar y así.

    saludos.

    ResponderEliminar
  29. Crudito: Si cantan rock, ¿acaso no conoces al gato Rockanrolero?, pus aí stá, Hay uno por lo menos.

    Besos.

    Ángello: Perdón, no sabía.
    Además no debes sentirte culpable eras un pequeñuelo y no lo hiciste con malicia.

    Saludos.

    Pashmina: No son venenosas si no ya no estuviera contando esto jeje.

    Cuando regrese lo haré. parece que se ha ido de vacaciones.

    Cuídate.

    Diablita: ¿Lechita?, trataré pero lo que quiere es la luna pero ahí si ni como ayudarlo.

    Besos.

    taurómquico: Exacto! y sales y el gatito ya no está y tratas de dormir y vuelve a a parecer, aggg! que trauma.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  30. Crudito: Si cantan rock, ¿acaso no conoces al gato Rockanrolero?, pus aí stá, Hay uno por lo menos.

    Besos.

    Ángello: Perdón, no sabía.
    Además no debes sentirte culpable eras un pequeñuelo y no lo hiciste con malicia.

    Saludos.

    Pashmina: No son venenosas si no ya no estuviera contando esto jeje.

    Cuando regrese lo haré. parece que se ha ido de vacaciones.

    Cuídate.

    Diablita: ¿Lechita?, trataré pero lo que quiere es la luna pero ahí si ni como ayudarlo.

    Besos.

    taurómquico: Exacto! y sales y el gatito ya no está y tratas de dormir y vuelve a aparecer, aggg! que trauma.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  31. Mariposa: Ni modo, son lindos.

    besos.

    MK: Música de violines por favor para el Maestro Karnicero ja.

    Besos.

    Cuetzpallin: Es que José Miauricio es un gato muy bonito.

    ¿Gato raro?, jajaja suena bien.



    saludos.

    patricia 333: Yo también prefiero a los perros. José Miauricio es un visitante esporádico.

    Saludos.

    MauChido: Por eso YO los entiendo je.

    Si, seguro ya le contestó porque hace varias noches que no maulla, supongo que está feliz con ella.

    Los bichitos me dan miedo pero casi nunca los mato ni aunque sean gusanos. Bueno si, a ellos si los mato porque me dan pavor.

    Besos.

    ResponderEliminar
  32. ziily: Gracias, eres una linda.

    Yo tampoco te olvido.

    Besos.

    Liova: Hola Liova.
    Gracias por tus palabras.

    Un abrazo fuerte.

    Micky: Muchas gracias.

    Saludos.

    Arañita Patona: Se merecen eso pero ni modo hay que aguantar.

    Sipirili, obsrvar es lo que hago ahora en las noches.

    Nunca te daría un periodicazo ni a tus familiares jeje

    Besos.

    Flor: Hola, que gusto leerte de nuevo.

    Que bien que te gustó y captaste el mensaje.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  33. Atipica: Gracias por pasar y por tus palabras.

    Saludos.

    Malhechecito: Le daré tu mensaje en cuanto lo vea.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  34. vaya gato... lo bueno es que no hay que darse por vencido... un sueño puede llegar a ser una realidad...
    Besos y abrazos malquerida, nos estamos leyendo.

    ResponderEliminar
  35. mira yo nomas conocia al toro enamorado de la luna el de la cancion pero tambien hay gatos :D
    que bonito nombre le pusiste!

    saludos! Reina!

    ResponderEliminar
  36. Yo tenía un primo de jose Mauricio que era igual de enamoradizo. Nos cantaba largas serenatas. Un día no volvió más. Quizás logró llegar a su luna.

    ResponderEliminar
  37. me acorde de la canción del gato viudo....
    PD. y los bichos que vuelan no les tienes miedo? aaaah esos se pueden enredar en el pelo U_U

    ResponderEliminar
  38. dicen que no dormia nomas se le iba en puro maullar... D:

    ResponderEliminar
  39. El mejor homenaje a una mascota, hecho crónica. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  40. Que Nombre tan bnito para tu nueva mascota, aunque vay que tienes demacidado vecinos invasores en tu patio.

    Sabes... me encanta comod escribes todo, todo haces algo tan especial en tus escritos, como lo plasmar.

    Me gusto lo de la arania y la cena con sus hijos jajaja, saludos

    ResponderEliminar

Habrá de disculpar la falta de respuesta a este soliloquio intrínseco en el que me hallo.
Visitaré su blog agradeciendo la visita tan pronto el tiempo y la memoria me lo permitan.

Suya hasta que me canse de pertenecer.


la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje