Páginas

miércoles, 27 de mayo de 2020

Mala copia


Hoy toca hablar del alma. Sea pues, hablemos del sentir. De mostrar ante el mundo lo que se lleva dentro sin que nos de el mínimo de pudor. Los artesanos exorcizan sus demonios con el arte. Lo logran de tal manera que sin saberlo ayudan a los demás a asomarse a los sentimientos. Los propios, los que uno lleva dentro. 

Pocos son los que lo logran.  No todos tenemos la sensibilidad para ver el mundo al interior nuestro con los ojos de otro. Decimos ¨qué bonito¨ pero por dentro pensamos: ¨su madre sabe qué quiso decir¨.

Así las cosas. Los artesanos manejan con maestría el arte incomprensible del vivir plasmándolo en su trabajo. Lo muestran y poco les importa si a quienes como yo no vemos más que ¨unos pajaritos¨, una dama de cabeza extraña. Una pintura barroca, el grito desmesurado de un ser raro.

Ahhh qué bonito.

El arte está vedado al entendimiento de la gente ¨normal¨,  los entendidos, cultos seres de finura exquisita. Quizá la vida o los demonios que cargamos nublan la vista del alma. Alma negada  a la existencia cuando es ella quien les muestra lo invisible a los ojos. 

La poesía se sume en lo negro del entendimiento donde la razón no conoce salida fácil. Para ti, para mi, para quién sino somos unos cuantos los que del amor sabemos nada

Torpe de entendederas caigo en el común de la gente que no de la gente común. Hay días como hoy en que amanezco de aquella manera que ni yo me entiendo,
Algunos somos una mala copia de sí mismos o de otros que se dieron el lujo de embellecer el mundo.
Algunos somos las hojas que el viento riega por los pastos verdes del otoño inconcluso. Ya no es el sitio en que se esperaba a quién antes se amó. Es un desierto lleno de nadas flotando en el ambiente donde las parejas buscan su otra mitad cuando esta siempre estuvo pegada a él.

Tú y yo no existimos, acaso somos letras prestadas de textos manoseados. A lo más que aspiramos es a algún día ser leídos por otros ojos invisibles en nuestro entorno.
Mercenarios escribidores robamos letras haciéndolas versos para regalar a algún imaginario tal como somos tú y yo.












 



17 comentarios:

  1. Gracias. Y gracias por escribir. Beso.

    Salud.

    ResponderEliminar
  2. No existimos pero latimos.
    Si eso no es poesía, qué lo será?

    Besos mercenarios.

    ResponderEliminar
  3. sacar lo íntimo de uno mismo y mostrarlo a los demás sin el mínimo pudor nos puede hacer muy vulnerable en algunos casos.

    este pirata no corre esos riesgos.

    besos filibusteros.

    ResponderEliminar
  4. El arte es esa fuente salida, esa válvula de escape, creo. Muy reflexivo y jocoso tu post.

    Un abrazo y feliz día.

    ResponderEliminar
  5. Yo creo que el arte es muy subjetivo y cada cual lo ve según su razón le hace entender.
    Tú tienes mucho arte escribiendo ;-)
    Abrazossssssss

    ResponderEliminar
  6. Yo me he vuelto tan imaginario para los demás, que ya creo que a esta altura me confunden con un sueño.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  7. Gracias a todo ello vivimos, el mundo sin el arte es aburrido y en una pandemia eso se aprecia aún más.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Los seres humanos somos pensamientos latientes, unos se expresan con arte, otros sin ella
    El alma, quizás se esconda, pero latir, late.

    Gracias Malquerida.

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. No, si algo no somos, es mercenarios... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  10. Mis ojos invisibles te leen.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Me has hecho reír con ese, "su madre sabrá que quiso decir".
    Se puede no entender del todo pero sí sentir.

    Besos

    ResponderEliminar
  12. Desde luego es un tema controvertido para mi, me explico. Siempre nos han intentado vender y explicar las obras desde el punto de vista de los críticos y los entendidos, pero a mi desde muy temprana edad me ha gustado analizar y dar mi veredicto con lo que ha mi me había trasmitido. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Creo que nos han creado una cultura de ver el arte, para colonizar el espíritu. Y cuando el espíritu se niega a esa formas de ver, prefiere no ver, porque no encajan en un sentimiento o emoción que es más un iversal, que la espec´+ifica de los expertos comercializadores del arte, no de los in térpretes. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  14. Seres imaginarios hablando de cosas imaginarias para otros seres imaginarios.
    Al menos la imaginación no ha muerto.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
  15. Cada quien vemos y entendemos el arte a nuestro libre albedrío.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. El alma: esa quintaesencia sin nombre cuyos dueños aspiran a hacerla inmune....
    ¡Ay!

    😘😘😘😘😘😘😘

    ResponderEliminar
  17. Algunos los exorcizan, en efecto. Lo hacen de forma eficaz. Otros, para mala fortuna, no.

    ResponderEliminar

La titular de este blog, dama exquisita, dueña de su mente pero no de su cuerpo agradece la visita a este refugio de chilanga triste.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales