sábado, 18 de febrero de 2017

Sine qua non

La otra noche soñé que me disparaban con un arma de fuego. El entorno era de drogas. Un disparo -¡Bang Bang y al hoyo!- debe ser que no morí porque si no ¿Quién chingados está escribiendo?

Esperen, fue un sueño. Lo conté a Laura. En el baúl de mi memoria antigua conservo cacharros viejos. Pensamientos arcaicos merecedores de otra oportunidad. Si lo cuento no sucede. Es mi creencia, se respeta porque es mía y se acabó. Analizando la situación eso no es más que producto de las imagenes grabadas en mi mente durante los días pasados. Un arma en whatsapp -¿Te has preguntado alguna vez quiénes son mis amigos?- las gomitas de mariguana que me chuto los fines de semana -pronto llegarán a su fin- Un anzuelo -pecesita glu glu- lo mordiste facilísimo. Excelente mezcla para elaborar una pesadilla gourmet.
Despierto tocándome el alma -¿No me ves ningún agujero?- tanteo el terreno. La mano tocando la nada. Ninguna soledad es tan añorada cuando no hay nadie que te rasque la espalda. Erase una mujer abrazándose a sí misma.

Borro todas las páginas abiertas en el iPad. La sublime necesidad del cero -Te dejo un abrazo del 1 al 9 o sea sincero. O sea sin-cero. Entiendes ¿No? El barón rampante desapareció en un click -¿En qué página iba?- Npi pero son poquitas hojas, lo lees rápido. Ni tanto, llevo tres semanas y Cosimo -por favor no me leas hoy. nada que se baja del árbol.

La historia de Cronopios y de famas desapareció de otro click. Lecturas pendientes. Lectura punzantes. Lecturas sin comprender -vuelve a empezar-. Julio Cortazar dejará de verme todas las noches con su cara de sabelotodo oficial. ¿Qué hago pa' olvidar que ya no estás? Busco una película aburrida. El Quijote de la Mancha hace su aparición. ¡Puagh! Mi cerebro no tolera cinco minutos de narración. Perdón su ilustrísima seguiré regodeándome en mi ignorancia. Tengo unos ojos cansados de leer.
El Mercader de Venecia -¿Ese es Al Pacino?- ver tanta agua me hace querer ir al baño. ¿Te moriste mamá? ¿No ves que sigo aquí? Sine qua non. ¿Qué quiere decir eso? Sepa la bola pero ¿A poco no suena bonito? Cool -diría Natalia La Bella- Abuela apúrate tengo que enseñarte a correr antes de irme a casa.
¿Sabes que tu ausencia es una forma de violencia?

Escribes muy rápido. Yo qué dile al que mueve mis dedos al dictado de su fiebre hablantina. El tiempo se va en cuestión de ideas. Pareces ametralladora. Avientas ráfagas de letras a lo pendejo. Esa obsesión tuya de escribir sin tino. ¡A callar! Ya se me olvidó el sueño donde me mataban. ¿Entonces te morías? No. ¿Y si ves Los Miserables? Ay no. Buscaré otra manera de ser culta -el que nace pa´maceta no pasa del corredor- con mis desvelos o mejor me quedo así. Piedrita del camino viendo la vida pasar como quien la virgen le habla.

Oye, ¿Qué harías si supieras que hoy es el último día de tu vida? Contaría los minutos muriendo antes de puritita angustia. ¿Llegó el fin? La calaca tilica y flaca alucinará de risa al ver que no llegué a la hora que debía. Cuestión de seguir siendo congruente.

Nos vemos. Ay dios ¿Eso fue un balazo? Shhhhh. ¿Y si nos vamos a vivir a otro país? ¿Y si mejor te duermes y apagas de una vez por todas ese puto iPad? Si, pero ¿Tú crees que fue un balazo? Mejor ni te asomes no vaya a ser el diablo y tu sueño se haga realidad. Ai si no, que tu dios no te oiga todavía tengo muchas cosas qué hacer.



























jueves, 16 de febrero de 2017

Díganme quién fue

Un día cuando le salgan alas a mis pies o se vuelvan más ligeros que el aire me voy a levantar más rápido que un rayo, sin lanzar maldiciones ni implorar la ayuda de los dioses sordos voy a preparar el desayuno a todos como mandan las buenas costumbres. Con buena cara, desayuno nutritivo y calientito como lo hacía cuando mi mundo no se regía por horas enfermas.
Un día los despediré con un beso desde la puerta.
Un día, hoy no.
Hoy no será.
Ya revisé mis pies, no le salieron alas. Tampoco se hicieron ligeros porque tardé mucho en llegar al límite.
Un día será.
Hoy no.
Hoy aplico la frase de una señora de la Asociación de la que soy miembro pero no pertenezco: ¨No soy floja sólo estoy cansada¨.

¿Quién inventó el trabajo?
Natalia y yo somos tan felices cuando hacemos girar el mundo al revés. La ausencia nos clava alfileres en el alma.

Los abuelos son pa' reír y jugar y cantar y yo pos nomás quiero dormir. Pero ya les digo. No soy floja es que estoy cansada. No de la vida. Tanto madrazo da experiencia. Cuando uno de viejo se vuelve experto llega la hora de entregar el equipo -vulgo morir- y todo absolutamente todo vale madres. O no.

"Me levanto con una sonrisa y entre tantas prisas en casa la olvido" canta el puto Enrique. ¡Ay Enrique! Tan lejos de mi y tan cerca de Jose Girl.

¿Quién inventó el trabajo y la escuela y las obligaciones y el puto amor? Díganme quién. No pido discursos quiero saber nomás para aumentar mi sapiencia que sirve para un carajo.
"La luna es una daga manchada de alquitrán" canta el Sabina. ¿Y eso qué tiene que ver? Dirán ustedes. Nada, aquí nada tiene que ver con nada. Adiós, voy a ponerle alas a mis pies. Como el Ícaro con sus alitas de ángel norompounplato pero yo señores las pondré en mis pies. Y si no pues no. Mientras eso llega... Ya me voy ¡Adiós!














lunes, 13 de febrero de 2017

Hay flores que se yerguen sin aroma

Hace días cuando se rompió mi familia lo primero que pensé después de recibir el golpe fue cerrar el blog. Eso sucede desde que comencé a escribir pendejadas. Cerrar el blog para no tener distractores. Escribir es el cordel que ata la realidad con los sueños. La idea de cerrarlo no germina porque no quiero perder la capacidad de soñar. Le doy vueltas y vueltas en como hacerlo de la mejor manera. ¿Ven como me distraje de lo que nos -mi familia y yo- estaba pasando? Necesito tener la cabeza vacía para pensar.
Existo luego pienso.
Vivir es la consigna. La locura exige toda mi atención. Dejemos las virtualidades para después.
La voz de Barry me devuelve a la realidad. Miro su cara de susto. En las manos tiene los trozos de mi familia.
-¿Qué vamos a hacer?-  Pregunta.
Yoi que no soy más que un ente aterrorizado contesto: Trae pa' cá vamos a pegarlo.
Soy experta en resarcir resquebrajos -dije- pero vamos a decirle a Laura y a Bruno que nos ayuden. 'tonces nosotros tres aquí valientes pero asustados y Bruno tan lejos -bendito whatsapp- fuimos uniendo trozo a trozo todas las partes rotas. Sin echarle un vistazo al blog para no empaparme de optimismo seguimos la vida. La vida que ustedes pierden mientras me leen.
La cosa es que la virtualidad está unida a la real. No atada, unida. Pensar en cerrar el blog es como cuando pensaba suicidarme. Lo pienso no hago. Soy aprendiz de suicida marca patito. Chafa pues porque los suicidas se matan no lo andan anunciando. ¡Ay miren me voy a tirar de lo alto de mi cama! ¡Ayúdenme! Blah. Fin.

El domingo empieza la semana. Hoy es lunes por si no se habían dado cuenta ya se los aviso. Abrí los ojos, lei algo que me puso triste. Carajo tengo una facilidad para ponerme triste. Nada, nada no pasa nada Flor tú eres más que tu melancolía.
Saludé a mi gato que no es mi gato pero bla bla bla. Recorro su rabito con mi mano a manera de saludo. Le sirvo el desayuno. Pinche gato suertudo ni Barry tiene ese privilegio. Vuelvo a mi vida normal. Es lunes. Mi familia está unida. Yo sigo con mi puto blog soñando que soy escribidora y rezando -si ¿Y qué?- por la cura de todos mis males. No se rían. Ya sé que la cura la tengo en mis manos pero qué le voy a hacer. Soy ciega por elección.
Alguien decía que cambiara el nombre de mi blog porque es un sin sentido. Según yo la gente recuerda más a los que pierden con la cara al sol que a los que se levantan con una sonrisa todos los días.

Que mi familia se haya roto fue un golpe muy fuerte. Eso no hizo que cerrara mi blog. ¿Hay un golpe más duro que ese? Sí, que Barry deje de amarme. Por cierto ¿Ya les dije que alguien me donó medicina -la más cara de las que tomo- para cinco meses? ¿Saben lo que es cinco meses! Pues eso. Un gasto menos. Gracias srita de Guadalajara.
Y ya es todo. Como le dije a mi hija hace rato por whatsapp, "T smo" que significa Te amo. A ustedes tambiën los amo a otros nomás los quiero tampoco es ir por la vida de fácil. Después de todo la locura se vive bien con una pizca de cordura. Y por si acaso no lo hubiesen notado, estoy loca de atar. Gracias. Al rato vuelvo a corregir errores y resarcir entuertos. La Bella viene en camino y eso señores requiere una mente lúcida. No me distraigan. Estoy interpretando el papel más complejo de mi vida: ser abuela.




















domingo, 12 de febrero de 2017

El Ícaro en plenilunio


(Cuento de domingo)

Erase que se era una musa sin sueño. Los desvelos le tenían los ojos rodeados por discos oscuros. De tanto verla tras de su ventana la luna le había obsequiado un cutis platino. Cabellos de nieve. Sonrisa estentórea de ecos alucinantes.  Por las noches cuando se preparaba para dormir, seis caballeros hormigas se posaban a la altura de sus párpados jalándoselos para que no pudiese conciliar el sueño. El insomnio vestido de azul olvido hacía su aparición. Comandando un pelotón de hormigas negras  daba la orden de ataque cuando la oscuridad comenzaba a maquillar la noche. Los ojos de la musa comenzaban a expiar lágrimas de sueño. Entonces un pequeño conjunto de arqueros preparaba las flechas disparándolas a la diana camuflada en el iris. Decenas de saetas cruzaban el aire durante toda la noche haciendo que los ojos le ardieran al paroxismo del dolor. A medida que las horas pasaban iban adquiriendo un tono sangre rojizo.
Inquieta la musa se revolvía entre las sábanas mesándose los cabellos en cruenta desesperación. Los minutos desfilaban uno tras otro completando horas y horas despiertas. Cerca de la madrugada cuando las fuerzas habían menguado las ganas de dormir, se levantaba dando saltos y brincos -¿dónde habré leído esto?- Estiraba las ganas al punto de tocar el cielorraso de la habitación y empezaba la tarea por la que soportaba tanto desatino dejando por aquí por allá palabritas al descuido. Una palabrita bajo un hongo señorita. Otra sobre las flores de azahar. Una más en un atajo que había en un paraíso lejano. Otra escondida en las letras de la desesperación.
Por la madrugada llegaba un hombre extraño de semblante sereno. Ojos azules, manos finas de escritor sin rumbo. En llegandito el Ícaro -así se llamaba yo no tengo la culpa- de nobles sentires  recolectaba las palabras en una libreta de hojas hechas de sauce llorón en la que con fina letra garigoleada escribía versos de amor sereno.
Amor literario decía él
¿Es amor? cuestionaba ella en preguntitas juguetonas.
El Ícaro mirándola de soslayo se iba sin contestar. No es que fuera maleducado, lo que pasa que el aire juguetón de la musa cohibía su fina educación. Sin contar que debía mantener escondidas sus alas bajo la blanca camisa so riesgo de morir derretido bajo el fuego del amor eterno que la musa poseía en las yemas de los dedos escribientes. Caminar como si nada, cosechar palabras y mantener escondidas las alas no era cosa fácil menos si tomamos en cuenta que El Ícaro era hombre.
Pasaron los días, pasaron las noches. Pasaron los años.
El Ícaro y la musa disfrutaban su amor de letras. Sin corazones flechados entablaban pocas pláticas cortadas de tajo por el tic tac del reloj anunciando el despertar del sol y porque a él no le gustaba platicar caray.
Entonces
trastabillando la musa corría a esconderse bajo las sábanas de satín griego -¿o cómo era?- obsequiadas por el poeta una noche de luna caduca. La verdad ella prefería las sábanas de manta que su mamá le hacía cosiendo costales de azúcar comprados al tendero de la esquina. Hay que hacer pequeños sacrificios repetía una y otra vez la mente polvosa de la musa. Quería estar un poco a la altura de las circunstancias al tiempo que las hormigas cansadas también por la duermevela continua dejaban caer los párpados bajo un suave sopor tempranero.
Mientras tanto al ver a la musa alejarse El Ícaro empezaba a armar el rompecabezas de palabras que la musa le había regalado.
Pasado el mediodía por arte de magia el poema más hermoso del mundo era encontrado en el buzón de la musa sin sueño.
Poema de amor deshabitado entre un poeta y su musa.
-¿Amor literario?- preguntaba ella con mohín travieso.
-Amor de cualquier manera- respondía él pensativo.
Y colorín colorado este cuento de amor literario se ha acabado.


Fin









sábado, 11 de febrero de 2017

De familias rotas y la onomatopeya de un círculo vicioso

Mi familia se rompió: ¡Crash!
Bruno dice: ¡Gulp!
Laura dice: #$%&/()=&?($
Barry dice: ¡Ay!
Mi Alter Ego perro (el chihuahua viejo) dice: Grrrr
Babo Alejandro (el chihuahua joven) dice: zzzzzz
Panchito (el loro anciano) dice: ¡Mamá! ¡Mamá! ¡Mamá!
Milton Silvio (El mediano de los 3 huastecos) dice: ¡Hola! ¡Hola!
Sabina Cuca (La hembra de los 3 huastecos) dice: ¡Fifififiiiiiii!
Calixto (El gato que no es mi gato pero si porque vive en mi casa dice: Miau miau miau (¿Qué otra cosa podría decir un gato?)
la MaLquEridA dijo: ¡No chingues!





Cornadas donas pli malsato.


Double click.













miércoles, 8 de febrero de 2017

Una de cal por las que van de arena

Por cada maldición que lance voy a escribir un "gracias" a todos los ángeles que se han cruzado en mi camino. A ver qué pasa primero. Me aburro de escribir o se me acaban los ángeles. Son las 4:56 de la mañana. En el primer lugar Flor de María y sus maldiciones. Segundo lugar: la MaLquEridA y su pesimismo maldito. Uh ya lancé la primera. Tercer lugar: desierto. ¡Arrancaaan! ¡Tutururututututuuuuu! 1er Ángel: Pepe. Merece el mérito de ser el primero. Desde hace ocho años lucha por sacarme del agujero y no se ha rendido. Todos los días está al pie del cañón haciéndome la vida más ligera mientras fiel a mi intrínseca necedad digo ¡No! ¡Maldición debí poner primero a Barry! Ha pasado mas de la mitad de su vida cuidándome ptm. Ojalá diosito quiera y no me lea. ¡Loor a Pepe! ¿O a Barry? ¡Staris Junulino Chongo!
De aquí en adelante es su responsabilidad que sigan leyendo. Yo como Poncho Pilatos me lavo las manos. Ya me cansé de estar tirando el dinero a lo pendejo, si no me he de aliviar ¿Qué caso tiene seguir? Ámonos a la fregada de aquí. ¡Pinche pievderecho déjame dormir! Otro ángel: Laura. Además de mi ángelmse ha convertido en mi madre. Me niego. Los robots no tienen madre. Tipitipintom tipi tom. Hija-madre. Madre-hija. Dejarbsu vira para cuidarme. N'ombre.

lunes, 6 de febrero de 2017

Así fue como pasó

La reacción de mi cuerpo ante las gomitas de mariguana no han sido favorables.
Una sensación de tener la cabeza apretujada y sentirme ligera como si me hubiesen quitado un peso de encima tal vez.
De ahí en fuera ningún cambio.

Quizá la dosis no sea la adecuada.
Tal vez no estoy lo suficientemente deteriorada para que funcione en mi.
Puede que sea en aceite y no en gomas para que mi cuerpo lo absorba como debe.
¿Quién lo sabe?

Como sea no hubo cambio alguno en mi cuerpo.
Sigo siendo la misma mujer de voz inteligible y carácter huraño.
Ni modo.
De todas maneras por ser una medicina hecha con una sustancia prohibida hace que el precio sea muy elevado.
Tendría que tomarlo como medicina normal.
Por su alto precio nos es imposible además de arriesgado conseguirlo.

Así las cosas.
No pasa nada.
Los milagros no son para todos porque sino no serían tal.
Cotidianidades como todas en la vida.







¿Para qué llorar? No se soluciona nada con ello.
La vida sigue.
Todavía quedan muchos ángeles en la tierra.
Tengo la fortuna de no pasar desapercibida ante ellos.
Suertuda que soy.










jueves, 2 de febrero de 2017

Perdón madre no eras tú es Venus

Si escribir fuera una obligación ya lo habría dejado desde el comienzo,  La necesidad de hacer lo imposible por que las neuronas eviten morir es manteniendo la mente despierta. De alguna manera hay que hacerlo sabiendo que no hay manera de evitarlo. Autoengaño.

No hay otra forma más que escribiendo. No voy a aburrir con la misma cantaleta de la hoja en blanco ni tonterías. Ese no es problema, siempre hay algo que decir. Si a los demás no les gusta ya no es  asunto del que escribe.  El que por su gusto muere hasta la muerte le sabe.
La cosa es mantener viva el alma. Si para eso tengo que darle al teclado le doy pues que chingaos. Todo fuera como eso.

Mi ingenuidad traspaso las fronteras. Toca hablar de eso porque ya me cansé del post pasado. Una aburridera cuando vengo al blog y veo que no he escrito nada. Pos cómo si apenas puedo elegir con cual pie voy a caminar.

Miren...

Un día de esos en que suelo mirar el cielo, andaba un poco melancólica. Me acordé de mi madre bendita. Venia por la calle a eso de las siete de la noche. Vi una estrella muy grande y brillosa. Dije esa es mi madre para acto seguido bautizarla con el nada original nombre de ¨Mamá¨.

Desde entonces fue un ¨Hola madre¨. ¨¿Cómo estás madre?¨, ¨¿Cómo amaneciste má?¨, ¨Te amo mucho mamá¨.¨, y todas esas cosas que uno dice cuando la madre ya no está. Hay algunos que se nos fue vedado el hablar bonito y se nos atragantan los te quieros en el alma. Mami se va al cielo -todas las madres se van allá- sin haber sabido lo que es un te quiero de hijo mayor.

Y así la vida lalaralará.  Días en que veía la estrella y sonreía. Días en que no la veía y ni me acordaba.  Igualito que cuando uno tiene a su madre. Ahí está segura mamá en su casita porque no pensamos que algún día va a chupar faros la mamita  De tan aberrante la idea de que no son inmortales no le damos cabida que algún día no estará.

Entonces muere y se acaba todo en modus dramático. He sido huérfana casi toda mi vida. Primero por elección y luego cuando descubrí que mami no era inmortal.

Pues eso. para tener algo de que asirme en los momentos bajos bauticé sin saber al pinche planeta Venus con el nombre de ¨Madre¨..

Todo este tiempo la pinche Venus fungió de madre hasta que alguien sin saberlo me dijo que esa lucecita brillante era un puto planeta llamado Venus. Quémenme en leña verde por ignorante o mejor por soñadora. Es como cuando te dicen que Los Reyes Magos no existen o que las musas son flacas o de plano que ti marido te es infiel. ¡Tómala barbón! He vivido engañada con tal de tener una ilusión.

Y ya. así fue como otra vez me quedé huérfana.


Click!






Musa de un Toro Salvaje

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Hey si de cuando en cuando nos preguntamos qué demonios hacemos aquí.