viernes, 3 de marzo de 2017

Viernes de etiqueta

Aquí estoy yo sin ti canta Sabina escondido bajo mi almohada.

"Los viernes no me gustan".

En una nueva modalidad le quito la etiqueta del "no me gustan". Los dejo llanos, simples. Pasan de ser viernes descerebrados a nomás. El "tan sin embargo" se lo sigo dejando a los jueves. Si yo fuera día sería jueves para quitarle lo soso.

Sórdido, eterno, flojo, comulga con la aburrición sin fin. Vaquitas sin sus toros lamiéndose los cuernos. Pobres vacas les ponen los cuernos de mil maneras y ellas pastando sin enterarse. Perdiendo la vista en lontananza. ¿Quién no quisiera ser vaca pa´morir en lo mullido de un pasto tibio?


Yo no.
No me imagino estirando la pata en el pasto. Brrr cerquita de los gusanos eso si que no. Los gusanitos redonditos, anillados, con sus patitas caminando sobre mi piel.
Prefiero otras caricias menos abyectas.

Desde lo alto de mi 1.50 de  estatura pido mano pa´ morir cerquita a tu pecho como palomita con las alas rotas.

-¿Qué no eras vaca?

Me doy la oportunidad de un viernes vivir diferente. Bueno no, pa´ qué le hago si vivo y muero a como se me da mi real gana. Tal como he vivido sin dar cuenta de mis actos ni a mi sombra. Mira tú que eso del libre albedrío me lo tomo muy en serio. Libertad para qué os quiero si vivo encerrada en mi.
Destiérrame de tu corazón bendito.
Quitaron los muertos que cargaba en mis espaldas. La vida se vive mejor cuando se viaja ligera cual colibrí. Rapidito rapidito sin poner las patitas en ningún lado. Liba la miel sin poseerme. Florecita de alhelí quién fuera tú pa´morir perjumada.
Viernes de alegrías ebrias.

Los muertos regresaron a su sitio. Firmé la paz. Me siento tortuga sin caparazón.

-¿Qué no eras paloma?

Te quiero pero si preguntan lo negaré todo.

Ha llegado la hora de cambiar también de cantante que de amores seguimos igual. Los inquilinos viven en paz sin dirigirse la palabra porque no se conocen casi como en la vida real.

La vida con alas transparentes de hada disecan suavemente el latir de esta canción.












29 comentarios:

  1. Las vacas tienen mucha suerte, ya que mientras más cuernos les pongan mejor que mejor, eso quiere decir que las montan muchas veces. En cuanto a los muertos, lo más decente es que no hagan los locos, y se queden donde están. Coincido contigo plenamente en lo del viernes. A mí no me gustan para nada, ya que los fines de semana trabajo. El mejor día para mí, los lunes. Yo soy así de raro.

    Besos Malque.

    ResponderEliminar
  2. A mi los viernes me gustan... me hacen sentir medio libre, voy a confesarlo jajaja... saludos

    ResponderEliminar
  3. Sí, Flor. No hay que cargar con los muertos, hay que dejarlos morir bien muertitos y bien lejos, porque son muy pesados y no dejan seguir.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Los muertos a su lugar,abrazos y buen finde.

    ResponderEliminar
  5. Ni vaca, ni paloma, ni nada. Tú eres nuestra Malque y eres inimitable. Besotes!!!

    ResponderEliminar
  6. Eres original hasta para elegir el día que no te gusta, mi querida chamaca.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. El peor día para mí, desde chiquita, siempre fue el domingo.
    Cuando estiramos la pata y pasamos al otro lado (¿?) o a ninguno, ya no tiene importancia si es en el pasto o en la cama.
    Besotes.

    ResponderEliminar
  8. Vale.
    Te voy a hacer caso.
    A partir de ahora: Colibrí Salvaje...

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Qué bueno lo de "Te quiero pero si preguntan lo negaré todo".
    Yo me pido ser alhelí...
    ; )

    Un beso,Flor.

    ResponderEliminar
  10. A mí me encantan los viernes.
    Y me recordaste a Apolinar al hablar de los gusanitos :)
    El libre albedrío es muy serio, desde luego.

    Y la frase de Bella, jo, Malque, cómo te mima.
    No te quejarás.
    :)

    Un beso grandísimo.

    ResponderEliminar

  11. "Te quiero pero si preguntan lo negaré todo."

    Yo tb me quedo con esta frase... :))

    A mí me iría bien
    si pudiera ser...
    la flor de alhelí
    que lleva prendida,
    en el pico,
    el colibrí.

    Un beso y un cálido achuchón de 'viernes sin etiqueta'!

    :)

    ResponderEliminar
  12. Dejemos a las vacas pastando, sea viernes o no, cualquier día es bueno, aunque lo niegues con amor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. ...cerquita a tu pecho como palomita con alas rotas.

    Qué mejor sitio, no?
    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Vale...
    regreso, pero pa un tequilita no más de viernes con cara ya de lunes, y con su limón y sal sino no se vale, y solo si se le da por latir aun sea en una vieja esperanza, ese currucucú, paloma, y no más ya un latido de flores, que perdieron su aroma en noches de reproches...

    ;)

    https://www.youtube.com/watch?v=_iYLbGtPOto

    P.S. Versión de gente que sólo sabe cantar su grito bajo un murmullo, sin que "naide" la escuche ni suspirar, ni sepa de su latir...

    ;)

    Un abrazo cómplice.

    ResponderEliminar
  15. Los martes me gustan más.
    Una muerte apacible es dormirse y no despertar...
    Besos 🌸

    ResponderEliminar
  16. A mi eso de los dias de la semana, desde que soy jubilado y todos son festivos, perdieron su sentido de dias laborables, así que me da igual... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  17. Ains!!! las vacas pobrecitas son felices haciendo todos los días lo mismo. Aunque el cuerpo cada día se encoge un poco más intentaré no perder las alas de la imaginación, estos últimos meses que ni ganas de volar tenía fueron demasiado tristes. NO quiero que hoy sea el último día de mi vida como burro cargando alforjas. Hay que buscar algo a lo que amarrarse para sobrevivir. Animo reina porque eres "muy querida"

    ResponderEliminar
  18. Entonces debido al libre albedrío promulgó que todos los días sean jueves!!!

    ResponderEliminar
  19. El único problema de los viernes debería ser el encontrar mesa en algún bar/restaurante/etc.

    ResponderEliminar
  20. ¿vas a cambiar de cantante? la tienes fácil, de sabina pasas a enrique, y cuando os cansáis, haces el viceversa. ¡vaya estilo de escritura que estoy haciendo! se me está pegando un poco el vuestro.

    besos.

    ResponderEliminar
  21. Franca y libre, auténtica y personal. ¿Tortuga sin caparazón? ¡No!
    Tú eres ave, eres flor, tal vez viento..., seguramente Maga, porque tienes el don de hacer decir a las palabras lo que tú quieres que digan y ellas te obedecen. Envidia la mía, ya ves.

    ResponderEliminar
  22. Me gusta cómo vas pasando de un animal a otro a través de los párrafos.
    Pues sí, la chucha cuerera escribiendo, esa eres tú ;)
    Besos

    ResponderEliminar
  23. Está bien eso de quitar etiquetas molestas - aborrezco las etiquetas - a mi sin embargo meeencantan los viernes, mi querida MALQUE, después del sábado, es mi día favorito. A partir del medio día huele a fin de semana y eso me rechifla. Me alegra que te hayas liberado de los difuntos fantasmales aunque ahora sea tortuga voladora sin caparazón ;)
    Fíjate a mi las vacas siempre me parecieron animales bobos, ahí paciendo, moviendo el rabo masticando hierba con esa cara de aleladas y sin embargo, recuerdo cuando tenía exámenes finales en la facultad iba en el autobús rumbo a mi apreciar matadero ( el examen ) y un poco antes de llagar había enormes prados con muchísimas vacas pastando .. en esa época deseé tantísimas veces ser vaca que ahora las miro con cariño, para mi eran el súmmum de la placidez cuando a mi me comía la angustia y el miedo dentro ; ) en fin mi querida que en lo que si estoy contigo es que no me gustan nada los gusanos... de hecho tengo clarísimo que cuando me toque irme a mi que me incineren, porque si siento que empiezan babearme los gusanos encima ... salgo disparada de mi tumba rumbo a donde sea ; )

    Es pero que tu sábado sin etiqueta esté siendo fantástico y que si tienes que elegir animalito sí, creo que tú serías colibrí-paloma-gaviota-jilguero!

    MmuaaaaksS! inmeeenso con tooodo mi cariño y alas para que te llegue!

    ResponderEliminar
  24. Es cierto: "La vida se vive mejor cuando se viaja ligera cual colibrí". El equipaje de las culpas, los pesares y remordimientos, nos tiene hecha una joroba ahí donde debieran estar las alas.

    Más saludos!

    ResponderEliminar
  25. Vaquita de miércoles (nunca viernes)sin alas y sin cuernos! mejor? jajaa

    ResponderEliminar
  26. Antes me encantaban los sábados, hoy los domingos, si no tengo a los míos alrededor, se me hacen tristes y eternos.
    Tú eres de las personas que, como tienen alas, son capaces de volar alto y lejos.
    Llegas a cualquier rincón y a todos los que te leemos.
    Te dejo un fuerte abrazo.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  27. LLego tardísimo, no sé cómo definirás los lunes, día rabioso donde los haya.
    Qué texto tan tierno a la par que doloroso.
    Me encantas, chamaca.
    Besazos luneros.

    ResponderEliminar
  28. Jaja me encanta...lo siento soy del montón,los viernes mi cuerpo se despierta esta alerta y con los huesos flojos esperando el finde. ¿ Qué se le va hacer?
    Besos

    ResponderEliminar

La dueña de este blog, una parkinsoniana medio reina medio bruja, prófuga de la cordura, fan sin estilo del poeta trashumante y amante sin suerte de Enrique, agradece la visita y comentarios los cuales serán respondidos cuando el modo off impere en su mente (el modo on lo ocupa para caminar enfundada en sus secretos, sin bastón ni artilugios mágicos). No desespere, tarde pero devuelve la visita (si es que no lo olvida antes de abandonar este sitio).
Dicho lo dicho tiene usted la palabra, comente bajo su propio riesgo.

la MaLquEridA

Musa de un Toro Salvaje

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Hey si de cuando en cuando nos preguntamos qué demonios hacemos aquí.