domingo, 19 de marzo de 2017

Ángeles con comezón

(Textos inconexos)


Un buen día los ángeles vieron fraguarse una revuelta en el ala norte del cielo y vieron que esto no era bueno. Acudieron prestos a informar al Ángel de la Guarda, quien ocupado en sus propios menesteres hizo poco caso.
Sin tiempo que perder capacitaron al Alma Gemela para ser el paladín de la gesta heroica que se avecinaba en los cielos colmados de nubes grises. Juntando fuegos fatuos, quimeras, sueños envolventes en una bolsa de seda blanca, los mezclaron para formar una gran bomba con la que armaron al Ángel de la Guarda. 

Dándole una palmadita en las alas lo mandaron a solucionar el evento.



Sin saber qué hacer -ya que buscaba coincidencias- tomó la bomba entre sus manos, hizo tres pases mágicos, balbuceo oscuras pretensiones y sin más echó a volar con su destructiva carga hacia los tiempos venideros donde encontró a su Alma Gemela y vio que esto era bueno.

Los lugares comunes simpatizaron con él.



Depositando la bomba en un lugar lleno de cerros, fijó la vista en un espejo formado por aguas del Río de la Piedad con resabios de agua del alcantarillado citadino.

Reflejado el rostro, miró a su Alter Ego.Acercándose despacio hacia él dio tres piruetas atolondradas y faltas de carisma. Se ensalivó el pelo y con un mohín de frescura, se mandó un beso.


La lluvia empezaba a caer desvaneciendo la imagen en círculos miedosos..Diluyendo su propia imagen en el espejo de la destrucción, cerró los ojos y pidió a los dioses omnipotentes lo liberaran de su Alter Ego que le daba muchos dolores de alas.



Los dioses hablaron. Tu Alma Gemela no existe. Tu Alter Ego eres tú mismo. Las coincidencias hacen que creas hay otra igual que tú pero en realidad el Alma Gemela eres TÚ en otra versión.

El Alma Gemela se asustó. Cerca de ahí, un rayo cayó para poner punto final a lo dicho por los dioses.
-¿Entonces de eso se trataba?- preguntó a la imagen del río -Soy yo en otra versión.



Y viendo que Él no era Él, se fue a probar fortuna.
















30 comentarios:

  1. jajajaja A ver si tiene suerte... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  2. La versión de ti misma del revés sería algo así como...
    ɐu!әɹ soƃuoɥ ɹo|ɟ ɐ!ɹɐɯ ɐp!ɹәnb uә!q ....
    dado la vuelta más o menos vendría a ser esto:
    BIEN QUERIDA MARIA FLOR HONGOS REINA

    Pero ¿sabes qué? por más vueltas que le de, como tú no ha más que TÚ!

    Preciosa tu chifladura angelical... creo que en adelante no voy a peinarme, voy a hacer como tu ángel... me voy ensalivar el pelo y con un mohín de frescura, te mandaré un beso en medio de un abrazo inmeeeso!


    MmuaaaaaksS!



    ResponderEliminar
  3. Como todo lo tuyo,bueno,bueno,abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Y querías hacer desaparecer tu reino?
    Mi saludo para ti. No te trato de usted porque para mí todas las mujeres somos igual de importantes. Ni más ni menos.
    Mujeres, madres, esposas, amantes pero sobre todo naturaleza sabía y grandes corazones

    ResponderEliminar
  5. Tienes una imaginación fantástica.
    Besos 🌹 🌸

    ResponderEliminar
  6. No creo que sea mi alma gemela, sí que somos dos, la loca y la sensata...Un besazo enorme

    ResponderEliminar
  7. Somos tantos dentro de cada cuerpo que es casi imposible contarlos.
    Somos un ejército de alter egos que camina por los días absolutamente loco y desorientado.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Vine a leer tu relato, y vi que esto era bueno.

    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  9. Siempre hay que intentar probar Fortuna, al menos espiritualmente hablando.

    Besos.
    Ptecioso Malque.

    ResponderEliminar
  10. Tenemos muchas versiones de nosotros mismos. A veces mataríamos a alguna por lo mucho que nos molesta pero me temo que no se puede.
    Y luego están las almas afines, gemelas es mucho decir, que encontramos a veces por ahí y que pueden hacer buena pareja con alguna de las nuestras. Un lío.
    Pero tu texto muy original y bonito.

    ResponderEliminar
  11. Muy barroco y muy divino (tanto por celestial,como por hermoso) Mana, te aplaudo de pie.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Y ahora, Malquerida ese alter ego, como el fenómeno de la caja china, se fue diluyendo en Ricardo Reis, en Barba jacob, en Neruda,en Amado Nervo, y tantos otros heterónimos, que el real ya no sabe si es él, o sus máscaras...UN abrazo. carlos

    ResponderEliminar

  13. Amén!

    Yo a esta alturas ya no sé si voy o vengo... y mis 'Alter Ego' ya ni te cuento lo alborotados que están... :P

    Un beso y un achuchón de mi parte y de parte de todo mi caleidoscopio interior! :))

    :)

    ResponderEliminar
  14. es la historia más original sobre ángeles que he leído.

    besos.

    ResponderEliminar
  15. Tú también eres el mío...
    ;)

    Besos, chaparrita.

    ResponderEliminar
  16. Como los angelitos que cantaba Antonio Machín, que sean angelitos buenos.

    Besos Malque.

    ResponderEliminar
  17. Buenísimo.
    Somos tantos dentro y, a la vez, uno sólo.
    Tengo unos cuántos hoy que se encuentran ¡alborotados!
    Y no por la primavera.
    :)

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  18. Me habían dicho que tenía un alma gemela y que me la iban a presentar... Leyéndote no sé si tengo ganas. Mira que se me pega como parte de mí misma. Si conmigo sola tenga más que suficiente, ¿Qué hacer con un alter ego?
    Original, imaginativa, con la firma como no podía ser menos de Malque.
    Besos.

    ResponderEliminar
  19. Hasta ahora mi alma gemela, es aquella cuando me miro al espejo.
    ¿Mi Alter Ego? cuando escribo.

    Seguimos buscando hongos,
    Abrazos,

    ResponderEliminar
  20. Madre mía, Malque, esto de los ángeles de la guarda es un tema de lo más surrealista e inquietante.

    Tu mágico relato me recordó un sueño que tuve.

    Se me apareció mi supuesto ángel de la guarda, desnudo, todavía con el pelo chorreando de la ducha, y acercándose mucho a mí me dijo:

    "Pregúntale a Dios, ¿por qué odía a John Denver?" Literal.

    Apunté la historia al despertarme y luego averigüe que el tan Denver era un cantante muy dado a los temas religiosos y ya muerto en accidente, y me compadecí de él, por ser el ángel de la guarda de alguien tan descreida como yo.

    Hoy Maria dejó escrito en mi blog del Almacén que somos las abuelas más marchosas de la blogosfera y ya no te cuento lo que opina de nuestras nietas...

    Mucho besos,

    ResponderEliminar
  21. Creo que cada alter ego, refleja solo una parte de las múltiples facetas que tenemos. Dios me libre de alguno, o alguna.
    Me encantó tu relato.

    ResponderEliminar
  22. Un relato precioso e imaginativo. Ha sido todo un placer leerte.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  23. Qué requetebonito, Malque, me ha encantado.
    Yo tampoco creo en las almas gemelas. Dentro de nosotros está todo, lo que vemos fuera es una proyección nuestra.
    Besos.

    ResponderEliminar
  24. Menos mal,como existiera mi alma gemela...apañada iba la pobre!
    Qué buen relato has sacado de la teoría de los alter egos.

    Besos.

    ResponderEliminar


  25. Jaja...me encanta¡¡. Y el ángel de la guarda recibió la revelación,una buena y otra mejor. Adiós al alter ego que todo lo confunde y también a esa alma gemela que nos la venden como algo que nos completa.
    Besos

    ResponderEliminar

La dueña de este blog, una parkinsoniana medio reina medio bruja, prófuga de la cordura, fan sin estilo del poeta trashumante y amante sin suerte de Enrique, agradece la visita y comentarios los cuales serán respondidos cuando el modo off impere en su mente (el modo on lo ocupa para caminar enfundada en sus secretos, sin bastón ni artilugios mágicos). No desespere, tarde pero devuelve la visita (si es que no lo olvida antes de abandonar este sitio).
Dicho lo dicho tiene usted la palabra, comente bajo su propio riesgo.

la MaLquEridA

Musa de un Toro Salvaje

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Hey si de cuando en cuando nos preguntamos qué demonios hacemos aquí.