domingo, 5 de marzo de 2017

Acostadita comiendo espíritus

Ahora que nadie me mira dejo caer mi mano del borde de la cama. Cierta estoy de que los fantasmas que asustaban a mi hermano no existen. Bajo mi cama no hay nada. Si hubiese algo Barry me habría advertido sobre ellos anoche que se asomó a recoger los trocitos de virgen caídos en un accidente. El pedestal que la sostenía se partió en tres pedazos. ¡Crash!

En casa convergen ateos, católicos y ángeles en santa paz. La libertad de creer en Dios, en el Diablo o en sí mismo se respeta. Libertad de ser sin dañar a los demás. Si alguien cree en la virgen poniéndola en un altar se respeta aún cuando los niveles de entendimiento rayen en lo absurdo cotidiano. Cada uno puede ser libre con sus propias cadenas. Cuando se es sometido por uno mismo el castigo se carga con gracia y sin gracias.

-En tu recámara hay fantasmas abuela- preguntaba  Natalia cuando conoció el miedo a la oscuridad. En mi cuarto se construyen espectros según el ánimo con que uno se va a dormir. Si no quieres que te molesten haz como yo, toma dos capsulitas de color azul faramalloso. RIP de varias horas.
-Los monstruos no existen preciosa- ¿Acaso has visto alguno?
Si si si Maléfica reencarna en mi cuando me enojo pero soy yo. Esa bruja tampoco existe.

Entonces dejé caer mi mano ¿No?
Anoche tenía la mente obnubilada, recíproca y analfabeta porque tenía el escalofrío ceñido al cuerpo. Por aquello de las recochinas dudas levanté con pomposa parsimonia mi manecita poniéndola con suave desdén sobre mi panza. Eché a andar la imaginación pero los entes bizarros no hicieron su habitual aparición. En su lugar llegó a mi mente el instante en que La Bella y yo íbamos a ser arrolladas por un auto la semana pasada. Todo por ir pensando. Cruzando en mitad de la calle un coche a velocidad moderada hizo su aparición despertándome de mi consabido ensimismamiento. Senil Florecita de Alhelí eres tan pero tan tú.

Como rayo cruzó por mi mente correr al otro lado -siendo sinceros a menos que tuviésemos alas llegaríamos sin un rasguño-o echarme para atrás. ¿Cómo mi mente obtusa de villana infravalorada tuvo el tiempo de pensar? El coche estaba a tres parpadeos de arrollarnos entonces apreté a Natalia contra mi cuerpo y sacando agilidad de nosédónde madres me eché para atrás mientras el coche pasaba rasurándonos los apellidos ilustres. No se lo dije a nadie. No le di la importancia que tiene. Esa noche inventando fantasmas con la ropa del armario vino a mi mente el incidente. Se lo conté apenas amaneciendo a Barry luego a Bruno y por último a Laura. A Cridsty no. Igual ya lo sabe pero el impacto será menor.

Me recomendaron, me dijeron, me entendieron. Es posible que no me permitan llevar a Natalia a ballet porque no es la primera vez que sucede. Lo entenderé, ni modo. Mis reflejos están disminuidos, lo reconozco. Lo admito. Lo abomino como quién besa una flor arrancada de raíz. Sin posibilidad de vivir más que un instante de felicidad efímera. Las flores conservan la pureza estando en tierra. Después ya no hay nada.

¿Y eso qué tiene que ver con fantasmas? Se preguntaran. Si ustedes no lo saben leyéndolo yo menos que lo escribí en ayunas de un domingo conceptual. Me fui.



Mi amas vin pli.


















32 comentarios:

  1. Qué buen humor, y el empleo de la digresión, en un pots, donde a base de zancadillas de uso literario, buscas sacarnos del quid que lo motiva. Quizás para no darle importancia al problema de la reducción de tu capacidad de reacción. Pero, no. Vos misma te burlas de tus cosas, y para ello el buen gusto por escribir y el juego gracioso de la palabra ("el coche pasaba rasurándonos los apellidos ilustres") para entrar la rayuela de una entrada de colección. UN beso. Carlos

    ResponderEliminar
  2. Yo creo en ti.
    Salvaste a La Bella porque eres mágica.
    Tienes poderes magníficos.
    Lo sé.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Siii! pienso como Toro
    Natalia contigo no tiene miedo.
    Un beso Malque :)

    ResponderEliminar
  4. A la Bella no le pasará nada malo estando contigo.
    Lo sé yo,que sé muy pocas cosas,pero esa la sé.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. No te los comas todos, abusona, pásame alguno... (espíritu) a ver si así acabamos con los monstruos ya de una. Sonrío.
    Cada uno puede ser libre con sus propias cadenas, y sólo por eso, te seguirán dejando llevar a la Bella al ballet ;)

    Un abrazote, pendejoncita linda.

    ResponderEliminar
  6. No importa si no la puedes llevar a ballet, si así lo decidís entre todos, lo que importa es cuánto os queréis.
    Me gustó mucho cómo dices que la protegiste.
    :)

    Un beso grande, querida Malque.

    ResponderEliminar
  7. “En mi cuarto se construyen espectros según el ánimo con que uno se va a dormir.” Pues entiendo que esperaras encontrarlos debajo de la cama. Imagino tu ánimo después del incidente del coche. Como sentirse flor arrancada.
    Tuviste la agilidad que solo el amor por alguien da. Seguro que Natalia durmió como un lirón.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  8. Eres más fuerte de lo qué piensas, Malque, también yo creo en ti, te admiro y aprecio.
    Besos 🌹 🌸 💐 🌼 🌷

    ResponderEliminar
  9. Uf! menudo susto debiste pasar, pero ¿Ves? De donde no hay no se puede sacar, reza el dicho popular, y tu sacaste una envidiable agilidad para esquivar el auto, así que tienes, porque la sacaste para proteger a la Bella... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  10. Sabes me he encariñado contigo,abrazos.

    ResponderEliminar
  11. Eres como una roca aunque no lo veas y no lo sientas. Un besazo muy grande

    ResponderEliminar
  12. en mi casa también se respeta la creencia de cada uno aunque en lo único en que sí intervine fue cuando le dije a la mayor de mis hermanas que no envíe ángeles desde la suya porque ángeles son todos, los buenos y los malos, y ella generalizaba pensando en que todos loa que enviaba eran "buenos".

    besos.

    ResponderEliminar
  13. Yo también tuve suerte con mi abuela. Como la Bella.
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. La Bella estaba en buenas manos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Los fantasmas siempre está ahí planeando, tenemos que aprender a convivir con ellos, aunque no nos gusten. Una brazo.

    ResponderEliminar
  16. Esas cosas no se cuentan a la parentela, es mejor guardarlo en la mente como un recordatorio cuando volvamos a cruzar la calle.

    Besos

    ResponderEliminar
  17. De una, de otra o de cualquier manera... disfruto mucho de tus escritos.

    Gracias, un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Las creencias hay que respetarlas siempre. Todo lo que ayude a los demás es digno de respeto.
    De lo otro, entiendo el susto que te debes haber llevado. Lo bueno es que sólo fue eso, un susto.

    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  19. Menos mal que no os pasó nada. Pero la Bella está a salvo contigo, seguro.
    Besos.

    ResponderEliminar
  20. jajaja meencantan tus domingos conceptuales y este expresionismo abstracto concreto tuyo que pintas entre sustos y suspiros mientras dejas que tu mano caiga, repose contra tu vientre o aprietas fuerte contra ti a esa cosita preciosa que es Natalia sabedora de que ahí, no hay auto que pueda dañarla y a ti tampoco mi cielo, el ángel de la guarda es un artista en situaciones como esas, lo sé por lo que trabaja el mío.. lo tengo harto al pobre ; ) en todo caso bien por ti!... esos espíritus malignos no tiene nada que hacer contra tu poderosa magia ... y sí, tb yo creo en ti, por supuestísimo que creo en ti.

    Mil besos preciosa en este lunes hiperealista a punto de terminar afortunadamente, a ver si el martes nos sale surrealista o impresionista ... decide el galerista jajaja MmuaaaaaksS!

    ResponderEliminar

  21. Los espíritus comen de tu mano... ;)

    Esa que 'Bella' siempre entrelazará con la suya bien fuerte.

    Un beso y un cálido abrazo!

    :)

    ResponderEliminar
  22. Sí, eres mágica, Bella está amparada contigo.

    Besos mil

    ResponderEliminar
  23. Como se suele decir, eres su Ángel de la Guarda.

    Besos Malque.

    ResponderEliminar

  24. En cuanto a rituales a la hora de dormir en mi familia se usan todos ....
    Me encanta como proteges a los tuyos,trago saliva y me digo lo consiguió.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

  25. En cuanto a rituales a la hora de dormir en mi familia se usan todos ....
    Me encanta como proteges a los tuyos,trago saliva y me digo lo consiguió.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  26. Yo sí veo la relación entre ese casi-accidente y los fantasmas que te inventas por las noches. Que si las hubiesen atropellado, adivina quiénes serian ahora unas flamantes almas en pena...

    Saludos y saludes!

    ResponderEliminar
  27. Si me preguntan quién es mi escritora favorita... Y mi memoria no es infiel, solo algo torpe.
    "Ahora que nadie me mira dejo caer mi mano del borde de la cama...".

    ResponderEliminar
  28. ¡Qué bien escribes! He quedado impresionado... me ha gustado mucho.

    Saludos

    ResponderEliminar
  29. Eres pura roca, me sigue fascinando tu forma de escribir.
    Yo si creo en ti.
    Gracias por tu visita.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  30. Me ha gustado mucho la frase de Bella de que es Maléfica cuando se enfada. Como que me identifico un poco o bastante.
    Cuentes lo que cuentes, me gusta leerte. Eres la chucha cuerera una vez más.
    Besos

    ResponderEliminar
  31. Tienes un ángel de la guarda muy ágil. Y La Bella, otro mayor.
    Flor, creí que te había comentado antes en esta entrada, porque la leí. Qué raro.
    Beso.

    ResponderEliminar

La dueña de este blog, una parkinsoniana medio reina medio bruja, prófuga de la cordura, fan sin estilo del poeta trashumante y amante sin suerte de Enrique, agradece la visita y comentarios los cuales serán respondidos cuando el modo off impere en su mente (el modo on lo ocupa para caminar enfundada en sus secretos, sin bastón ni artilugios mágicos). No desespere, tarde pero devuelve la visita (si es que no lo olvida antes de abandonar este sitio).
Dicho lo dicho tiene usted la palabra, comente bajo su propio riesgo.

la MaLquEridA

Musa de un Toro Salvaje

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Hey si de cuando en cuando nos preguntamos qué demonios hacemos aquí.