jueves, 16 de febrero de 2017

Díganme quién fue

Un día cuando le salgan alas a mis pies o se vuelvan más ligeros que el aire me voy a levantar más rápido que un rayo, sin lanzar maldiciones ni implorar la ayuda de los dioses sordos voy a preparar el desayuno a todos como mandan las buenas costumbres. Con buena cara, desayuno nutritivo y calientito como lo hacía cuando mi mundo no se regía por horas enfermas.
Un día los despediré con un beso desde la puerta.
Un día, hoy no.
Hoy no será.
Ya revisé mis pies, no le salieron alas. Tampoco se hicieron ligeros porque tardé mucho en llegar al límite.
Un día será.
Hoy no.
Hoy aplico la frase de una señora de la Asociación de la que soy miembro pero no pertenezco: ¨No soy floja sólo estoy cansada¨.

¿Quién inventó el trabajo?
Natalia y yo somos tan felices cuando hacemos girar el mundo al revés. La ausencia nos clava alfileres en el alma.

Los abuelos son pa' reír y jugar y cantar y yo pos nomás quiero dormir. Pero ya les digo. No soy floja es que estoy cansada. No de la vida. Tanto madrazo da experiencia. Cuando uno de viejo se vuelve experto llega la hora de entregar el equipo -vulgo morir- y todo absolutamente todo vale madres. O no.

"Me levanto con una sonrisa y entre tantas prisas en casa la olvido" canta el puto Enrique. ¡Ay Enrique! Tan lejos de mi y tan cerca de Jose Girl.

¿Quién inventó el trabajo y la escuela y las obligaciones y el puto amor? Díganme quién. No pido discursos quiero saber nomás para aumentar mi sapiencia que sirve para un carajo.
"La luna es una daga manchada de alquitrán" canta el Sabina. ¿Y eso qué tiene que ver? Dirán ustedes. Nada, aquí nada tiene que ver con nada. Adiós, voy a ponerle alas a mis pies. Como el Ícaro con sus alitas de ángel norompounplato pero yo señores las pondré en mis pies. Y si no pues no. Mientras eso llega... Ya me voy ¡Adiós!














22 comentarios:

  1. En mi habitual ego, todo lo que dices resuena fuerte... la diferencia es que lo dices de manera exquisita!! tienes un carácter que ya me quisiera yo al menos por un domingo en la tarde. Eres querible mujer. Y admirable. Salud por Ti!

    ResponderEliminar
  2. Me han gustado mucho estas letras, yo también a veces me siento cansada y quiero alas... pero luego veo a esos dos de 3 años y 6 meses que están colgados de mis piernas y todo se le olvida.
    Saludos Malque

    ResponderEliminar
  3. En la mente tienes las alas, Malque.
    Muchos besos y 🌸 💐 🌹 🌸 💐 🌸

    ResponderEliminar
  4. Alas tiene tu pluma que capta ideas a vuelo y las ensarta tan bien para que nosotros disfrutemos. Una frase de todo tu discurso se ha saltado como un resorte mal ajustado y se me ha pegado a mí: La ausencia nos clava alfileres en el alma. Solo esta frase ya es en sí un microrrelato.
    Mis besos te dejo Malque con todo mi cariño.

    ResponderEliminar
  5. Cualquier día te vas a despertar con alas. En ti lo creo posible. Un besote!!!

    ResponderEliminar
  6. Yo creo que las plumas no son compatibles con la carne humana, no creo que tendré alas, nunca...
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  7. Tus alas es escribir.
    Besos.
    Y un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Tu ya tienes alas en el alma y a través de ellas vuelas alto.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Nada de hacer desayunos.
    Que te lo traigan a la cama.

    Como la reina del país de los hongos que eres.

    :)

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. ¿Cómo que no tienes alas? Entonces por qué yo te las veo. Besote.

    ResponderEliminar
  11. Ya tienes alas, Malque.
    :)
    Y aquí todo tiene que ver con todo. Todito, todito ...
    Girar el mundo al revés, os lo tenéis que pasar pipa ...
    :)
    Me encanta la frase de Bella, jajaja, no te puede quedar más claro. Claro, clarito.

    Un besazo.
    Y otro para Bella.
    Contundentes.

    ResponderEliminar
  12. Ojalá te salgan alas en los pies. Pero las tienes en la cabecita, niña.
    Precioso texto.
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. No sé quién fue!

    Tu tienes alas escribiendo.
    ; )

    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Dile a tu imaginación que te las preste, pero no para preparar desayunos sino para echar un vuelecito por ahí y luego, cuando las alas vuelvan a ella, nos cuentas lo que has visto.
    Besos, chamaquita.

    ResponderEliminar
  15. Va a ser que no mi querida MALQUE, ni alas, ni aletas ... mejor! no te imagino planeando por la cocina intentando no chocar tus alas con las paredes como esos pajaritos que por un descuido se cuelan por la ventana dentro de casa y volando a porrazo limpio de pared a pared. Siempre deseamos lo que no tenemos...( mi madre quiere ruedas en vez de pies. Le duelen terriblemente los metatarsianos plantares, los tiene destrozados y sin solución...bueno, si la hay pero ella no quiere cirugía , así q no la hay )

    Disfruta de las preciosas alas que tiene tu mente, nadie vuela más y mejor que tú con ellas .. lo demás se te concederá por añadidura ; )

    Mil besos y ...
    Adiós! ( como dices tú :-)

    MmuaaksS!

    ResponderEliminar
  16. Con las alas rotas y la sonrisa colgada en una canción de Sabina desde un tal día de mayo, te digo algo que no viene a cuento: uno se perfuma, y no se huele pero señora mía ! que rastro divino deja a su paso... Esa esencia es la tuya, la que atrapa, la que cobija
    Y a ver quien es el guapo que a las prisas mientras hace las tareas canta , sonríe, habla , y ........ vuela como tú , eh?
    Diría no sé , aunque sé que Natalia tiene la mejor : a ti
    sumo y me salen dos. tal vez existan más , tal vez, pero a mi ni me importa, te tengo ( egoístamente) a ti
    Tómalo como chantaje emocional si te da por ahí , total ni me voy a enterar jajaja

    besos gorditos volando van !



    ResponderEliminar
  17. mientras nadie nos quite la fantasía de soñar despierto donde todo es posible, todo está bien.

    besos.

    ResponderEliminar
  18. No te salgan alas, que si tienes plumas, yo te como en caldo.
    Un beso, mi Flor.

    ResponderEliminar
  19. Buenos días, reina. Cierra los ojos, respira despacio, borra interferencias de la mente y ponte a soñar...vuelas ya verás, vuelas y olvidas. Tal vez tengas que practicar, eh, pero merece la pena. Buen finde

    ResponderEliminar
  20. Nada más rico que compartir la risa con un niño: la mejor manera de esperar hasta que un día, pues, nos salen las alas pedestres.

    Un abrazo a tu sapiencia.

    ResponderEliminar
  21. Está clarísimo que llevas alas en la cabeza ;)
    Besos.

    ResponderEliminar

  22. Como mejor se vuela es con la mente y el corazón... y a ti te sobra de ambos dos.

    Un desayuno (dulce) con tiempo es uno de mis 'momentos' favoritos... y un lujo.

    Un beso y un cálido abrazo con alas que te los vuelen hasta allá!

    :)

    ResponderEliminar

La dueña de este blog, una parkinsoniana medio reina medio bruja, prófuga de la cordura, fan sin estilo del poeta trashumante y amante sin suerte de Enrique, agradece la visita y comentarios los cuales serán respondidos cuando el modo off impere en su mente (el modo on lo ocupa para caminar enfundada en sus secretos, sin bastón ni artilugios mágicos). No desespere, tarde pero devuelve la visita (si es que no lo olvida antes de abandonar este sitio).
Dicho lo dicho tiene usted la palabra, comente bajo su propio riesgo.

la MaLquEridA

Fui musa del Cantor de poemas alucinantes.

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón
de sol escondido
y mil silencios largos.
Es beso de agua
y luz de ciegos
en el desierto diario.
La leo y me leo.
La leo y la siento.
La leo y la quiero.
Vamos de la mano
desconocidos
y alejados
por los caminos
rotos y astillados
de la vida cansada
y del tiempo huraño.
Refunfuñamos por todo
y hasta en el infierno
tienen miedo
de que un día aciago
lleguen nuestros pasos.
Chocamos con mil horas
arañamos las rutinas
odiamos la compasión
nos dan risa los ángeles
y mucha pena los diablos.
Nos cansa todo
y más que nada
el resto de los humanos.
A veces herviríamos
a los que nos rodean
y otras daríamos la vida
por hacer reír a un chavo.
La Malque es un corazón
de sol escondido
y mil silencios largos.


Toro Salvaje

Hey si de cuando en cuando nos preguntamos qué demonios hacemos aquí.