Páginas

sábado, 30 de julio de 2016

Alguien espera por mi

Podría quedarme viendo el techo toda la mañana. Ni los pájaros negros habitantes del tejado han despertado. Madrugada gris, cielo encapotado. Silencios quebrados por un goteo en la llave de la cocina. Sábado mudo. Vacaciones. Dormir. Esperar que la cama alucine terminando por vomitarme  del lado acostumbrado. Reacciones en cadena. Despierto. Estoy consciente. Un ligero temblor sacude el pie derecho. En el pequeño mundo de los proscritos todos creemos tener la solución a nuestros males. Toca como todos los sábados en que Cinderella Star amanece sola, elegir entre los perros y ella. A fuerza de costumbre ganará. Es más fácil limpiar a los perros. El movimiento en la calle comenzó. Apasionada por la nada. El temblor desaparece por instantes. No hay prisa. La casa me es innecesariamente grande. Inasequible capacidad de ver el mundo desde otra perspectiva. Acostada en la cama la vida no presenta muchas variantes. Las nieves del Kilimanjaro están resultando buen somnífero, no paso de las primeras líneas. Sigues sin saber si me quieres o no. Todo a mi alcance. Las gafas para leer, el libro gordo de Mariano Azuela -somos lo que leemos- mis tenis viejos, las marcas en el piso, el café de la mañana, Calixto arañando la puerta de la cocina. Los tres huastecos no despiertan todavía. Mis mascotas dependen de lo que pueda hacer por ellos. ¿Por qué tenías que preguntar qué me gusta hacer? ¿no ves que estoy aferrada como clavo ardiente a un suspiro? Nunca he sabido qué quiero de la vida -algún día soñé ser maestra- y ya. La mente solitaria blasfema. Hoy toca por un rato ser independiente, veamos qué se puede hacer, la prisa no corre por mi.
Un pajarillo trinando detrás de la ventana distrae mis pensamientos. Mejor hubiera nacido pájaro, de todos modos seguiría siendo rara. Rara avis del montón. La rareza no está en mi cuerpo sino en mi mente. Incomprendida de la suerte. ¿Qué me gusta dices? Npi. Tengo que hacer algo estúpidamente memorable con mi vida antes que se termine. No quiero estar con una pata en la tumba lamentándome de no haber hecho nada por lo cual alguien tuviera siquiera un ápice de ganas de recordarme.











martes, 26 de julio de 2016

¿Y el título?


Esa es la mera verdad, me refugio en el "no puedo" porque "no quiero". La apatía me consume. Todo me da flojera. Maldigo mi conciencia al saberme consciente. No quiero leer, no quiero caminar, no quiero caminar, no quiero escribir, no quiero nada. El off me tiene un poco harta. Tener que esperar el efecto de la pastilla me aniquila. Tanto por hacer y yo aquí sentada como gorda de Botero. Me va a pasar como Pedro y el lobo, cuando de verdad no pueda hacer algo no me creerán. No les he dicho que a veces mis mentiras son piadosas. Es mejor decir "no puedo" a fin de cuentas soy una "discapacitada". El "no quiero" pocos lo soportan. Hacer que mi espíritu se anime me cuesta un huevo y la mitad del otro. Es cuando digo a mi familia quiero pintar, quiero mover un mueble, quiero cambiar cortinas. Es un mudo grito para decirles "¡Chingada madre, mírenme estoy viva! Soy la razón del no ser. Entonces maldigo al estúpido pp. Saco fuerzas de sepa su madre dónde. Me digo hoy si cambiaré cortinas, hoy si lavaré el baño, hoy si voy a salir a caminar. Muero de envidia cuando veo a la gente divirtiéndose afuera, paseando, corriendo. Viviendo. Tengo logros, muy pocos. Lavé la cocina el domingo. No sé cómo pero contagié a Laura para cambiar el librero. Barry le ayudó. Natalia me hizo "correr" para que los demás vieran que puedo hacerlo haciendo un gran esfuerzo. Corrí dos veces ida y vuelta. Moría de la pena. Mi familia viéndome. Me sentí oso pero lo logré. Pronto regresará La Bella de vacaciones. Estoy limpiando toda la casa. Mis manos chonchas y hermosas están dañadas por el esfuerzo. Las estoy obligando a moverse. Voy a arreglarle hoy su recámara, la que fue de su padre cuando vivía aquí. El domingo le escogí de entre todos mis libros los que le voy a regalar. Le haré un rinconcito de lectura o de lo que quiera. Ese será su lugar cuando quiera estar sola. Está junto a la ventana para que pueda ver cuando Calixto merodea por los tejados. Ella sabrá qué hacer. Le gustará. Lo sé. El secreto del "no puedo" está en la compañía. Si digo "no puedo" me ayudan. Si me ayudan se quedan un rato más conmigo. Si se quedan más conmigo se traduce en menos tiempo sola. Se traduce en ganas de vivir, en alegría, en sonrisas. En sacrificio. Disfruto estar sola pero también disfruto a mi familia. Quiero llorar.
Quizá vuelva para corregir lo que escribí. Ahora no tengo ganas. Me voy un poquito a la chingada. Ni siquiera pensé en el título. Ni modo que se llame "No tengo ganas". Como dice el amor de mi vida: hoy no estoy para nadie. Igual nadie me buscará pero me doy mi importancia.













viernes, 22 de julio de 2016

Hojarasca

Imaginar
de ti lo perfecto.
Soberbia candidez
reflujo de amor.

Somos fuertes
en la soledad de los océanos.
Existencias atrapadas
en los párpados...

Amantes
que
nunca
fuimos
dime quién te escribe poemas
en la oscuridad de la noche.

Letras ignoradas,
versos desfigurados sin son ni rima
para toda ocasión.

Olvidar,
nada tiene remedio.

Ser diferentes en la igualdad,
nunca seremos
porque ya fuimos.

Soy tu propio defecto.

Por muy lejano que parezca,
ser tu virtud.

Madrugadas de Abril,
marejada
en luna llena.

Silencio
porque
te quiero.

¿Qué pasa después de un Sí?
¿Algún día habrá respuestas
o es todo lo que hubo
y
lo demás no fue?

No queda más por guardar
que tu sonrisa
y
una mirada de soslayo.


















martes, 19 de julio de 2016

Me besó el diablo

Tranquilos no crean que sigo hundida en el hoyo negro de la depresión, para nada. Mis depresiones duran el tiempo que tardo en escribirlas aquí. A veces duran un día pero eso es si lo permito.
 
Dicho lo dicho, cuando en México decimos ¨Te chupó el diablo¨ o ¨azotó la res¨, quiere decir que alguien se cayó.
Pues eso, el sábado azoté. El costal de huesos gordos fue besado por Lucy el sábado pasado.
 
¿Y eso qué tiene de extraordinario? se preguntarán. Todos los días la gente se cae y no es noticia. Ya sé pero este es mi blog y se alimenta de cosas sin embargo que me suceden.
 
El chiste es que iba caminando en mi recámara muy quitada de la pena, ¡lalaralará! cuando ¡mocos! los pinches pies se quedaron pegados al suelo. Mi humanidad siguió para adelante como si nada perdiendo el equilibrio. Metí la mano izquierda para detenerme de algo pero se me torció. Luego metí la derecha pero no había de dónde agarrarme. La pared se acercaba peligrosamente a mi cara.
 
¡Barryyyyyyyy!

-Oh alguien me necesita- dijo el superhéroe subiendo de volada las escaleras.

Cuando llegó, yo estaba tirada en el suelo llorando como pinche Magdalena. ¡Ay me caí! ¡Ay mi mano! ¡Ay mi piecito izquierdo! ¡Ay mi costilla! ¡Ay de mi! (Después Barry me contaría que se iba a caer en las escaleras por correr en mi auxilio).

Traigo adolorido todo mi hermoso cuerpecito. Cuando camino con la andadera me duelen las muñecas. Me duele desde el occipucio hasta el último de los olvidos. Si me duele el píloro, ignórolo.

La cosa es que lo verdadera y realmente importante es que esta es la primera caída en la que estoy consciente de que el pp ha tomado otra parte de mi en sus garras. Se adueñó de mi equilibrio. Camino como borracha. También me quedo parada como si estuviera jugando al ¨engarróteseme aí¨ ptm.
Todavía no puedo reír de ello (las caídas siempre son muy graciosas mientras no sea uno el que se caiga).
Está cabrón niños, muy cabrón.

Les voy a decir cuando platiqué a mis hijos la caída: Cuídense niños, cuídense aunque no sepan ni de quién. Estén alertas, muy alertas. Abran bien los ojos, el enemigo acecha y nadie nunca está preparado para enfrentarse a una batalla de vida o muerte.

Depresión, demencia, pérdida de la memoria, del equilibrio, rigidez, apatía, alucinaciones, pesadillas, voz inaudible, etc y etc es el panorama al que me enfrento todos los días. No crean que nomás estoy pensando qué me va a pasar hoy, para nada. Vivo mi vida como cualquier mortal y así me va.
Vencí al insomnio pero han vuelto las pesadillas. El infierno niños, el infierno. Pero ¿qué tal? mírenme, estoy viva y sonriente a pesar de ser una gelatina andante.

¿Contra qué me enfrento hoy?

Por lo mientras tengo qué buscar una buena excusa para decirle a Bruno que la computadora se me cayó, pero no fue mi culpa lo jurito por el dios del ciberespacio. Es que se enredaron los cables en mis pies y era yo o la compu. Adivinen a quién salvé.


Abur



















sábado, 16 de julio de 2016

¡Bang!

En momentos como estos es de bien nacidos agradecer no tener un arma en casa (no te preocupes no pienso ser mi propio verdugo).

Cuando a una depresiva el mundo en su delirio se le viene encima no encuentra otra solución más que meterse una bala entre ceja, oreja y media madre. Ah pero en casa no hay ni siquiera un arma de juguete. Tener una promotora de la paz en la familia ayuda a crear un ambiente armónico exento de violencia de cualquier tipo.
A falta de balas queda buscar en el cielo raso una solución menos abyecta que no ocasione molestias a terceros. Sin manchas obscenas de rojo líquido ni curiosos viendo con qué cara quedaste. Moscardones absurdos metiendo las narices donde no fueron requeridos. Avechuchos del dolor ajeno denle de comer a su sórdida vida.

¿Quién se acabó el tequila? ¿y el mezcal? A falta de balas uno se inmiscuye en el cielo vacío. Los pliegues de tus sentidos están mal acabados. Las regresiones cuestan caras. Cuéntame algo bonito. ¿Y esta mancha de dónde salió?

Te cansa buscar de qué manera poner tierra de por medio entre la realidad y los sueños porque  maneras hay pero tu obnubilado cerebro no deja ver que si quieres morir cualquier cosa es buena. Admítelo, hace mucho te convertiste en prófuga del suicidio. Ay bueno si pero eso qué.

-¿Quieres pizza?
-¿Eh?

-¿Ya comiste?
-No

-Tu pelo es viejo.
-Hoy leí que no hay malos días sino malos momentos. 

Escondes tus planes para otro día. Nadie si quiere ser bien visto se muere con la panza llena y menos por propia mano. Permite un poco ser dueña de ti misma. Haz dejado de ser el centro del universo. 

-Búscate alguien porque yo ya me cansé.
-Yo más.

 -¿Te gusta el ron? 
-No para morir deshabitado.

 














martes, 12 de julio de 2016

¿Qué sería de mi?

¨Si¨ quito los signos de admiración de ¨mis¨ textos dejaría de gritar en silencio. Sin el "bueno" me sobrarían "muchos" espacios. Si elimino "¡Ya sé!" y "quizás" los posts se acortarían. Sin "habría", "hubiese" y "habremos" tendría más tiempo para actuar. Si borro el "hasta" y el "pero" no hay nada por decir. El ¨cuándo" no tendría razón de ser. Descartando el "yo" y el "mi" quedaría cupo para los demás. Si sustituyo "ay" por los "ja ja" me mato. Ahí si no oigan. Excluyendo el "pp" de mis textos sería "feliz". Eliminando el "no" la vida estaría vacía. ¿Contra quién ¨entonces¨ voy a luchar?
Nadaría juntito a todos los peces siguiendo la misma ruta. ¿Glu glu? ¿Qué vida es esa? Liquidando los "lugares comunes" me volvería muda. Si dejo de mencionar a ¨Enrique¨ y a ¨Emilio¨ dejo de respirar. Si no hablo del "insomnio" en el que ¨habito¨ comenzaría a dormir. Dejaría de ser "Flor" convirtiéndome en una sin chiste "adormidera". Sin "amansalocos" ni "pastillas mágicas" los posts no tendrían sentido. Si quito al "Barry" ¿Con quién me voy a enojar? Comenzarían a agonizar los "siempre" y mis "nuncas". Si dejo de hablar de " poetas" y "musas" tal vez se empiecen a amar. Si no menciono "decadencia" ni el "y" sin apariencia mis textos cobrarían vida. "Dios" y "Lucy" cesarían de pelear dentro de mi. ¨Insomnio¨ dormiría ¨por fin¨.
El "creo" eliminado sería una certeza absoluta. Quitando los signos de interrogación ¨dejaría¨ de existir. Los guiones no se inmiscuirían en los monólogos sempiternos. Las "nubes gordas" comenzarían la dieta sin ya ¨nadie¨ con la mirada en ellas. La "cordura" y la "locura" daríanse la mano dejándome en paz. Si no menciono a "Natalia" ni a "La Bella" los textos tendrían color "muerte". Dejando de escribir tantas sandeces mi cabeza estallaría y "cierta" estoy de que a nadie le gustaría que ¨la MaLquEridA¨ anduviese por ahí recogiendo trozos de sí misma. "Onomatopeya" al calce. "Ignota" sabiduría de quién" sabe que nada sabe "escribiendo" estupideces para "no morir en el intento" "aunque" el "hasta" se subleve "sólo" consigo mismo.

El ¨cerebro¨ de teflón al que nada se le pega no aprende palabras nuevas. ¨Inherente¨ al ¨victimismo¨ mi alma deambula por el camino equivocado.
Mi ¨condición¨ de mujer ¨enojona¨ de ¨ojos tristes¨ rodaría por el ¨abismo¨ de los poemas ¨inventados¨. Las ¨hojas en blanco¨ se agotarán cuando con mi ¨lenguaje sencillo¨ se transformen en ¨textos¨ que nadie comprenda.
Eso será cuando ¨termine¨ de ¨aprender¨ dedicándome completamente a dormir en mis laureles ¨soñando¨ con ser una ¨escribidora¨ famosa.


¨Amén¨












domingo, 10 de julio de 2016

De poetas arrepentidos y nuevas formas de ver la vida

Comencé un nuevo tratamiento. Un dia si, un día no. Hoy me quieres, mañana tampoco. Mi mente antes poderosa debe recordar que las pastillas de liberación prolongada no se toman diario.
Activado el cerebro. Tin chas mol, cuaz. Listo. Proceso de recordado completado. Hoy no mi amor, hoy no toca.
Soy un robot ¿recuerdan? Tipi tipi tom tipi tom.
¿En qué he caído dios mío? Pienso, sueño, vivo, desvarío medicamentos. Estúpido pp te has apoderado de mi. Ojalá fueras poeta. Posesionado de mi mente y corazón viviría sólo para ti. Entregada a tu amor lo demás valdría gorro. No escribes versos ni siquiera puedo algún día pensar en llegar a amarte. Eres mi ruina. La vaguedad de mis pensamientos. La muerte de mi espíritu. El ocaso de mis letras. La ambigüedad en los latidos del corazón.
Has cambiado mis pesadillas por sueños sin memoria. Ya no despierto gritando ni temblando, estúpida analogía posesionándote de mi. Hoy dices si y mañana nanay no hay sueños de amor hermosos. Lujuria recalcitrante no caigas en el abandono. ¿Dije lujuria? eso no se lleva con amor.
Ideas cortas fluyendo de mi cabeza. El pelo blanco no ata las formas. Se acaba el tiempo. Amanecen las pájaros de vida retumbando en mi cerebro. Olla de grillos saltando de un lado a otro. El misticismo de los poetas termina cuando empiezan a hablar. Se tornan humanos. Invisible existencia.
Doy a la vida un paso firme. Tengo la edad que represento, mi cuello lo grita. Esmirriado el cuerpo transmito locura serena. Los locos suelen no ser peligrosos, es que nadie los entiende.
¿De verdad me quieres? Hazte una pregunta. Sin pensar contesta. El mundo es de los audaces. Hoy es domingo. No te vayas, quédate un poco más. Lanza un te quiero en despoblado, ya iré yo por él. Aún con los atajos el camino es largo. Hoy queda un día menos para vivir. No soy un sueño. Real, existo y siento. Vivo en el refunfuñar de tus letras. El hálito del paraíso lleva impregnado mi nombre con aroma de azahar. Vivo en ti.
Una vieja forma de existir sin ser.

Abuela, tú que sabes tanto de lluvia dime si lloverá mañana.









miércoles, 6 de julio de 2016

Un trago de tequila

Comparo ser feliz con un trago de tequila, le da vida a mi rostro. Las mejillas se ponen coloradas. El alcohol deshinibe. La felicidad también. Cuando soy feliz me da por hablar mucho. Cuando bebo tequila también. grito mi felicidad. Soy un cascabel. Me da por decir a quién más amo que los amo más que a mi misma. Es verdad sólo que nunca se los digo. Quiero a todo el mundo. Me vuelvo sensible bajo los influjos de la felicidad. Instantes imborrables. Un te quiero echado al mar, un estar contigo sin sentirme una caricatura. Deshinibo mi alma. Hablo, hablo y hablo igual que Milton Silvio.

Tanto quiero decir, no se me entiende nada. ¿Cómo? ¿Qué dijiste? Quiero hablar, gritar, caminar, bailar, sentir como ayer. Laura y Natalia adornaron esta vida. Le dieron luz con su presencia. No quería que se acabara. La Bella se quedo dormida junto a mi en el sillón de la marmota. No quise subirla a mi recámara. ¡Dios! pesa tanto con todo ser tan delgadita.

Laura. Laura. Laura. Mi niña, la amo tanto. Y Bruno, les dije que los amo mucho. Me debes cuarenta besos y cuarenta abrazos, que no se te olvide. ¿Qué te digo? Los médicos a veces se equivocan. Te quiero. Yo más. Yo... te quiero mucho. Instantes. Olvido el dolor de ya no ser. La lluvia en el tejado. Momentos. Arrullo de gotitas como el canto de una madre. ¿Cómo estás? Bruno me regaló su computadora. Me regaló las ganas de seguir escribiendo. Laura me obsequió su tiempo. De su mano saboreé por instantes la bendición de poder caminar.

¿Cómo te llamas en mis cuentos muñeca? Me llamo Bella porque soy muy hermosa dice la niña. Tan pequeña adiestra a Laura sobre como enfrentar a un ladrón. -Si te quieren robar la mochila les dices: ¡No me robes porque si no yo también te voy a robar!- inocencia pura.

La felicidad es un arte complejo que no sabía disfrutar. Mi rostro tiene las huellas de la amargura. Mis letras escriben los dolores a que me enfrento. La felicidad es un mecanismo de defensa. Como antes escucho a todo volúmen a Enrique ¿Qué importa si suena el teléfono y no lo oigo? Es un instante. Mi vida es un momento de dulce amargo. No te entiendo. Hoy ya no es ayer. Los efectos han pasado. Ayer es mañana. Cruda recalcitrante. Mañana es ayer. Momentos. Instantes. Paredes blancas esperando el toque de mis dedos. Hasta el último momento disfrutaré el sublime arte de poder caminar. ¡Salud!



 
 
 
 

lunes, 4 de julio de 2016

Salvavidas

-¿Cómo se va a curar si no toma la medicina?- preguntó el neurólogo. -Así no se puede- dijo agarrándose la cabeza en señal de desaprobación.
-Las contraindicaciones me inquietaron decidiendo no tomarla. Junto con los antidepresivos el panorama es aterrorizante- contesté.

-Parálisis agitante es lo que sigue-

Acudo al neurólogo sin crearme expectativas. Teniendo una enfermedad neurodegenerativa no hay más que esperar. Todo avanza, ni un paso atrás o detenerse siquiera. Ni maíz palomas, ya te fregaste. Florecita, Florecita ¿dónde estás que no te veo? Me gusta esa canción un muchito.

El médico no me reconoció. Las condiciones en las que estaba eran por demás deplorables. Me temblaba hasta el apellido.
-Nunca la había visto así- dijo mirando a Barry.

Pogh y su novia nos acompañaron junto con La Bella. Sin saber qué hacer al verme salir, comenzaron a caminar. No atinaron a ayudar a Barry conmigo. Tomando a Natalia de la mano nos dirigimos al coche.

¨Parálisis agitante¨, suena feo ¿no? Mi cuerpo se moverá sin control pero yo no podré hacerlo por mí misma.
El titiritero destino se cansó. Soltando los hilos de mi voluntad me está dejando a la deriva y sin timón como dice Enrique. Como él, nunca me perdí, siempre seguí el camino correcto.

Como sea, no puedo hacer una tragedia como las que acostumbro, Natalia me vería. No puedo dejarle ver a una abuela abatida si siempre le he dicho que no se llora por nada.

Además ya no lloro.




 
 




Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje