sábado, 5 de marzo de 2016

Ser Chucha cuerera es cuestión de estilo

¡Virgen del Chongo Parado, escribí esto hace seis años! ¡Mátenme! Malísima redacción. No entiendo de verbos, adjetivos ni la chingada pero juro por todos los buenos escritores que soy una bárbara. 
Fue mi primer cuento. 
Las almas buenas como ustedes necesitan un respiro. Los pensamientos abyectos descansan hoy.
Sírvanse ustedes, es domingo.

Historia de amor de una pulga llamada Rosa.





Vivía en un Gran danés. Había llegado ahí por mera casualidad porque antes vivía en el pelaje de un perro callejero.
Le gustó el pelo del Gran danés desde que cayó ahí por azares del destino. Ella es una pulga. Una hermosa pulga llamada Rosa que vivía en el suave pelaje blanco y negro de un Gran danés.

Rosa se levanta todas las mañanas estirando sus tres pares de patas a todo lo que da. Bosteza, se talla sus ojitos, se calza sus pantunflas rosas y se dirige al baño a darse una ducha. Rosa es una pulga muy limpia.
Le gusta sentir el agua sobre su cabeza, eso la relaja. Cuando ha terminado de bañarse, regresa a su recámara a buscar la ropa que se pondrá.

Escoge un vestido negro con flores color rosa seco. En realidad todos sus vestidos son negros pero con diferentes estampados rosas. Así que cualquiera que se ponga será un vestido negro con florecillas rosas.

Rosa se pone su ropa interior cuidadosamente. Ya que se ha puesto la crema que hará que su piel se mantenga tersa y suave.
Después su vestido y sus zapatos de medio tacón con los que andará dando brincos por aquí y por allá todo el día sobre el lomo del Gran danés. Se rocía sobre su piel morena, unas gotas de su perfume favorito. Se acomoda el pelo con los dedos frente al espejo y sale a pasear.

A Rosa le gusta mucho su casa. Desde que llegó a vivir al lomo del Gran danés vive muy tranquila. Podía echarse dondequiera a dormir y si tenía hambre, inyectaba su lanceta en cualquier lado del perro y comía hasta hartarse. Se limpiaba sus patitas con sumo cuidado, tomando después su siesta de media tarde. teniendo sus antenas alerta para que el Gran danés no  la fuera hacer polvo si tenía comezón.

Le gustaba escuchar música y recorrer toda su casa dando brincos de alegría.

Cuando está triste Rosa, se sube a las orejas del Gran danés. Desde ahí puede ver todo lo que hay afuera. Entonces se recuesta en medio de las orejas y se pone a soñar. Sueña en encontrar el amor.

A Rosa le gusta mucho el baile y no teniendo otra cosa que hacer, ensaya sus mejores pasos yendo de un lado a otro imaginando que un príncipe pulga la toma entre sus brazos, la besa y se la lleva en su brioso caballo a disfrutar su amor en las noches de plenilunio.
Le gusta girar y girar haciendo que su vestido de vuelo se alze dejando ver sus largas y bien torneadas patas traseras, imaginando que el príncipe pulga la espera al final de las escaleras.

Un buen día - como pasa en todos los buenos cuentos que se precien de serlo - sacaron a pasear al Gran danés. Rosa se arregló desde temprano. Se sentó en la cerviz del perro  y agarrada con sus seis patitas se dispuso a disfrutar del paseo.

Todo íba normal, sha la la la lá.

El Gran danés agarrado de la correa por su amo avistó a lo lejos un Rottweiler que también lo vió y emprendieron los dos la carrera para encontrarse y armar una gran pelea.
Rosa se escondió bajo la correa del Gran danés, en el cuello, así no podría pasarle nada. Estaría segura hasta que todo pasara, fuese lo que fuese.
Al encontrarse los dos mastines, se empezaron a olfatear dejando paradas sus colas para reconocerse sin que el encuentro pasara a mayores. El Rottweiler era manso y el Gran danés no era bravucón. Sólo se reconocieron y siguieron su camino.

Visto lo visto, el Gran danés fue recuperado de la correa por su amo, siguiendo su camino sin que hubiera mayor incidente.

Pero...

Al estarse olfateando los dos perros y reconocerse, un pulgón que habitaba en el Rottweiler vió la oportunidad de cambiar de casa. La suya ya no le gustaba. Todo era negro y aburrido y el pulgón quería cambiar de aires. Vió en el Gran danés la oportunidad que esperaba así que dió el gran salto y... cayó cerca del cuello donde Rosa asustada se escondía.

El pulgón que se llamaba Joaquín se levantó sacudiéndo su choncho cuerpo. Revisó a su alrededor reconociendo el terreno. Lanzó una fuerte carcajada y se paró dando un gran salto.
Joaquín era muy bromista, le encantaba hacer chistes de todo y por todo. Cuando vivía en su comunidad de pulgones, era muy apreciado porque les hacía la vida más ligera a todos con su buen humor.

Pero algunas veces ya no lo aguantaban, no sabía estar serio ni callado.

Al caer cerca del cuello del Gran danés, Joaquín vió algo moverse. Debajo de la correa se asomaban unos ojos asustados. El pulgón se acercó con mucho tiento. Alzó la parte de correa donde se escondían esos bellos ojos temerosos, se asomó lo más que pudo y vió a una hermosa pulga dispuesta a soltar unas patadas si osaba tocarla.
Joaquín le tendió la mano a Rosa, ayudándola a salir de su escondite.

Entonces la vió en todo su esplendor.

Rosa con su vestido negro floreado y sus mejillas arreboladas, estaba frente a él en toda su belleza. Joaquín quedo extasiado viéndola a los hermosos ojos cafés que tenían un brillo especial.
Se quedaron así sin sentir pasar el tiempo. Joaquín le tenía tomada la mano.

Rosa sabía que por fin había llegado el amor a su vida.


Algún día lo reescribiré, cuando sea una chucha cuerera y sepa usar los verbos, adverbios, adjetivos y la chingada. Vale la pena... creo.

















44 comentarios:

  1. No le quites ni pongas ni una pulgarada de adornos. No fuera cosa que a los dos tórtolos los desestabilices de su estrenado gozo.
    La felicidad está en cualquier parte. Todo es cuestión de mirar bien por dónde pisar y no andarse con demasiado remilgo.
    'Cuentico cuentau'. Delicioso y más que fuera!
    besos, querida Malque

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dices bien, "demasiado remilgo". Si no tuviera esta cabezota tan enmarañada. Si no pusiera tantos peros. Si no hiciera tantas preguntas.

      Hola Pilar del bolso rojo

      Eliminar
  2. No cambies ni una coma.
    Es un cuento precioso.
    Si empiezas a cambiar cosas perderá su encanto.
    A mí también me pasa con los poemas que escribí hace mucho. Los leo y pienso " peroooooooooooo cómooooooooooooooooooo pude escribir eso tan horrorosoooooooooooooooooooo" y me dan ganas de cambiar cosas....
    Somos nosotros los que cambiamos.
    Lo que escribimos hace años era porque sentíamos, pensábamos y soñábamos de aquella manera.
    Y creo que no hay que cambiarlo.

    Besos fijos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy segura que si lo compongo se reduciría a la mitad. Quitando tanto repetido quedaría lindo pero ya no sería bonito.


      Quede así pues el cuento bonito de la pulga Rosa.

      Besos Toro

      Eliminar
  3. Para ser tu primer relato no te puedes quejar, Malquerida.
    Es muy original y sobre todo encantador.
    Buenos dís Malque.
    Disfrútalos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días. Aún no amanece. Con tú permiso volveré a dormir.
      Sus comentarios tan amables me alegraron el comienzo del domingo.


      Un abrazo somnoliento

      Eliminar
  4. Es un cuento precioso. Yo no lo tocaría, que está muy bien así. Seguro que perdería naturalidad.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. No pasa nada, Malquerida. Releo en mi mente artículos de cuando empecé en mi primer blog allá por el 2006, y no me hacen ni puta gracia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuánto me costó aprender que de verdad no pasa nada.

      A mi este cuento me hizo mucha gracia por lo mal escrito.

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Precioso. Besos.
    Extraorninario.
    Un abrazo Malque. Feliz semana. Y feliz domingo.

    ResponderEliminar
  7. Feliz también para ti líndisima Amapola.

    Un beso

    ResponderEliminar
  8. A mi me gusta así, tal y como lo escribiste.
    Un beso preciosa

    ResponderEliminar
  9. Pues a mí me gusta así, me parece precioso.
    Mil cariños mexicanita linda (Te mando mil porque hace mucho que no te mando ninguno, perdón soy un canalla)

    ResponderEliminar
  10. Quede así el lindo cuento de la pulga Rosa!
    Es tierno y bonito.
    Y Joaquín? un amor!
    : )

    Un beso.
    Se lo contaré a mis sobrinos.

    ResponderEliminar
  11. Lo de virgen del Chongo parado me tiene muerta de la risa, jajajaja.
    El cuento es muy bonito. Está claro que has evolucionado muchísimo y has encontrado un estilo muy personal y original, pero estoy con los demás. Retocar no sé si es buena opción, igual te quedaría un mezcladillo de quien eres ahora y la que fuiste. Es un cuento, lindo.
    BEsos

    ResponderEliminar
  12. Sinceramente no retocaría nada, todos tenemos un principio y el tuyo es lindo...bonito cuento.

    Besos

    ResponderEliminar
  13. No mujer, no cambies nada, está perfecto y tiene la frescura de haber salido directamente de tu cabeza, si ahora le das vueltas, cortas aquí y allá no será lo mismo... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  14. A mí me gusta como está, con sus verbos, sus adverbios y sus adjetivos (y la chingada).

    Besotes!!!!

    ResponderEliminar
  15. Ya te dije el otro día que muchas veces bajo al desván de tu casa .. de puntillas y a escondidas
    No reniegues de tus letras y tus sentires , es hermoso conocer a una persona, como es , como era , la esencia no cambia , solo a veces las maneras o las formas de expresarse
    No hace mucho se lo dije a una persona que admiro al igual que te lo digo a ti ahora .
    Gracias por este regalo de colores , en un domingo frío

    un abrazo al vuelo ...... no saltes¡¡¡¡¡ él sabe donde posarse

    ResponderEliminar
  16. Gracias mi bienquerida, por no cambiar ni una letra.
    Es un precioso cuento tal cual está.
    Nunca pensé que una pulga tuviera nombre y diera para componer un precioso cuento.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
  17. Hola hermosa, desde siempre fuiste talentosa, me encanto el cuento y se lo leí a mis hijos, lo malo es que se quedaron picados, quieren saber de la boda de Rosa y de sus bebés, así que te agradecería la segunda parte, sin adverbios, ni verbos, ni nada, así, sencillo y maravilloso, así como eres tu. Por cierto, sentí que te reflejaste en Rosa. Un beso.

    ResponderEliminar
  18. ¡¡ Qué preciosidadddddddd!! Hola flor de María, me ha encantado. Es un cuento precioso. Seguro que algunas veces nosotras hemos sido unas pulgas muy coquetas :-) Me ha encantado. Seguro a la Bella la has dejado boquiabierta porque la ha debido de gustar mucho. Preciosooooooooooooooo. Gracias por compartir.
    Saludos y abrazosssssssss

    ResponderEliminar
  19. Lo he pasado rebien con este cuento tan divertido, tierno y visual, Malque.

    Un buen ilustrador podría hacer maravillas con esta historia de amor puelguil. Esa pulguita con tus precisas descripciones da mucho juego.

    Un beso,

    ResponderEliminar

  20. Di que sí... 'linda chucha cuerera'... que para estilosa tú.

    Solemos ser muchas veces nuestros jueces más severos... e injustos.

    Como antes otros que yo, opino que lo mejor 'no menealo'.

    Pregúntale a 'La Bella'... creo que será una juez justa... la mejor a la hora de hacerle digna justicia a este chévere cuentito... ;)

    Un beso y un cálido abrazo... ¡sin pulgas!

    :)

    ResponderEliminar
  21. Y de ahi nacieron los piojitos.

    Besos

    ResponderEliminar
  22. El hecho de que puedas darte cuenta según tu propio criterio, si el teto está bien o mal escrito, es señal de que nunca has dejado de progresar en la escritura. Y eso, mi querida bloggera, es muy importante.

    Saludos!

    J.

    ResponderEliminar
  23. ¿Cambiar? pero que te pasa mujer es que estas loca?de cambios nada,abrazos miles.

    ResponderEliminar
  24. Me gusta así, salvaje y de un tirón. A poder ser no toque nada, lo veo auténtico, con patina de viejo. Jajaja!!!
    En serio, está fenomenal.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Que bella historia de amor!! me gustó mucho.
    Besos

    ResponderEliminar
  26. Ya ves? y le dieron vuelo a la hilacha!!! jajajaja

    abrazo ♥

    ResponderEliminar
  27. ¡Madre mía!!!, Malque, si el de la lombriz me gustó, este cuento no te digo nada. Qué precioso. ¿Cómo vas a cambiarlo?
    "...los hermosos ojos cafés que tenían un brillo especial."
    Es de esas cosas que no sé qué decirte, cuánta ternura y belleza.
    Y, además, la frase de Bella, sabia, tan pequeña decir esto, una niña increíble.
    Me he quedado muda de belleza, de ternura, de todooooo ...
    Me gustaría guardarlo, si me das permiso.
    Muchas gracias, montones de besos, mi querida Malque. Mi mejor escritora de cuentos. No cabe más ternura.
    ¡Virgen del Chongo Parado!, jajaja, eres simpática, simpática ... lo leeré más veces ...
    Muchos besos para Bella :)
    Sois maravillosas.

    ResponderEliminar
  28. Es lo más lindo, la naturalidad. Dentro de que esa historia maravilloso.
    Abrazo, mana.

    ResponderEliminar
  29. Jajajajaja ¿se puede hacer de algo tan...tan...natural de algo, tan incómodo :) un cuento-relato tan gracioso tan bello, tan lleno de ternura y amor?
    No cambies nada de él, derrocha gracia, ingenio y talento.

    Ser Chucha cuerera es cuestión de estilo, jajajaja.
    Me ha encantado la frase.
    Eres una incuestionable e "INGENIOSA CHUCHA CUERERA".

    Besos y un abrazote.

    ResponderEliminar
  30. Precioso cuento que podría acabar con aquello de fueron felices y comieron perdices.... y tuvieron muchos pulgarcitos (aunque ese ya sería otro cuento, no?)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  31. a mí me gustaría mejorar mis relatos más antiguos, si no los hago, no es porque crea que han sido escrito en piedra y que no deben modificarse, sino por la falta de tiempo.

    el tuyo es un buen relato.

    besos.

    ResponderEliminar
  32. Es precioso y yo no lo modificaría porque era, entonces, tu momento justo. Ya eres chucha cuerera, si eso quiere decir mujer inteligente. Besetes.

    ResponderEliminar
  33. A lo largo de la vida, cada persona va escribiendo lo que siente en ese momento, como percibe su entorno, lo que se está imaginando y quiere transmitir. Mientras no haya faltas de ortografía, todo está perfecto, es el estilo del escritor en esa etapa de su vida y es digno de todo respeto.
    Tú has logrado que nosotros, al leerte, participásemos de esa historia que nos ha mantenido entretenidos hasta el final, pese a tratarse de una pulga, (menos mal que no vivo en un puerto de mar, donde abundan), tu relato amoroso es de lo más original y me ha parecido perfecto.
    Gracias, amiga mía, por entrar a visitarme y ponerme unas letras, no me gustaría perderme este relato tan tuyo que me ha hecho sonreír por la participación de esos dos "personajes" en una historia de amor.
    Te dejo cariños en un fuerte abrazo.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  34. Encantador cuento con todos los ingredientes para perderse en la bella historia del amor, encuentro y su príncipe que le haría reír, hummmmmm
    Siempre `por muchos años que cumpla, estos buenos cuentos me convierten en la protagonista y gozo , tengo miedo como ella y me sonrojo si me encuentro a quien galantemente me ofrece su mano.
    No vi nada de grámatica, vi tu cuento y en mi sueño se convirtió. ¡GRACIAS¡

    (te contaré un chiste (dicen que muy malo) de pequeña me hacía reír mucho: salen dos pulgas del cine y le dice una a otra: cogemos un perro o vamos andando????

    Mi calido afecto, desde el más profundo respeto.

    tRamos

    ResponderEliminar
  35. Hermoso cuento, y queda muy bonito tal cual. Besos artista.

    ResponderEliminar
  36. CReo que no necesitas recomponerlo. Está escrito de manera natural, y primitivamente encantador, esta historia de la pulga y el pulgón que se hicieron amantes. Si algo me fascina, de la fabulación de POmbo, y la de Augusto Monterroso, es la capacidad con la ob ligada personaficación de los animales, encantarnos, y tu cuento encanta, como otros que he leído en tu blog. UN beso grande. Carlos

    ResponderEliminar
  37. Hoy te digo lo que más de una vez me has dicho tú después de leer lo que me has dejado en casa que¡No me hagas llorar , porras! que voy a parecer una mocosa crónica cuando salga ahora a la calle :P
    ... Si pudiera , te aseguro si pudiera me iría ahora a tu casa y sin mediar palabra te levantaría en volandas porque tu eres :
    https://www.youtube.com/watch?v=JnBiwgvxu4g
    te adoro, lo sabes ¡

    ResponderEliminar
  38. Hola pulguita jaja acabo de leer tu precioso cuento y ahora veo a la otra MaRía levantándote en volandas y no sé sobre qué comentarte.. a lo mejor sobre que a veces cosas insignificantes tamaño pulga pueden hacernos sentir grandioso tamaño inmeenso.. o que las pulgas también tienen derecho a amar .. y que a lo mejor son ellas las que mejor aman aun siendo microscópicas o a lo mejor que debo callarme y decirte solo que siempre que te leo sea lo que sea en dolorido, tierno, dulce, salado o amargo siento que tras estas letras hay una enormidad de mujer y que da igual cómo se tu cuerpecito ... ni cuan roto y desajusto anda tu mente y tu alma es hermosa .. eso hasta Rosa y Joaquín lo sabían cuando brindaron en su banquete de bodas por su madrina MALQUE ;)

    MmuuuuaaaaaaaaaksS! inmeeenso preciosa !
    escribe lo que te de la gana.. todo lo que haces en letras lo haces de pm!
    (estoy educándome a decir palabrotas, no me salen fácil, así q para empezar practico en siglas .. veremos si consigo desinhibirme jajaja )

    ResponderEliminar

La dueña de este blog, una parkinsoniana medio reina medio bruja, prófuga de la cordura, fan sin estilo del poeta trashumante y amante sin suerte de Enrique, agradece la visita y comentarios los cuales serán respondidos cuando el modo off impere en su mente (el modo on lo ocupa para caminar enfundada en sus secretos, sin bastón ni artilugios mágicos). No desespere, tarde pero devuelve la visita (si es que no lo olvida antes de abandonar este sitio).
Dicho lo dicho tiene usted la palabra, comente bajo su propio riesgo.

la MaLquEridA

Musa de un Toro Salvaje

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Hey si de cuando en cuando nos preguntamos qué demonios hacemos aquí.