Páginas

lunes, 25 de enero de 2016

Por un si acaso vuelves

Ya pasó todo, a lo que sigue. Dale a las tragedias y al amor el tiempo suficiente para morir y fortalecerse. En ese orden.

Todavía tienes dedos y fuerza y letras e ideas e imaginación y actitud y una hoja blanca y poesía de esa tuya tan mal escrita y tienes cielo y ojos y camino y un alto y un siga y tienes demasiado y nunca poco. 
Tienes un siempre y un antes. Tienes un mar de olas sin bautizar y un poeta disidente y un amigo a la  espera por ti y un jamelgo de patas chuecas y mucho por leer y un retorno ineludible y un te amo aplastante y diatribas inteligibles y palabras por rescatar, desayunos que compartir. Volcanes para escalar y una mentira qué explicar.

Tienes celos.

Y un para siempre sin comillas y sin caducidad y un y interminable. Y unas pastillas no inventadas y una bicicleta sin recursos y un libro no escrito y me tienes a mi que no es mucho pero es todo lo que tengo.

 Tienes dudas agónicas y tres dedos de frente.

Tienes huellas que seguir y un pantalón por estrenar y unas horas flojas y manecillas sin rumbo, semáforos sin alto y ¨que le den por culo¨ para entender y un cielo por rescatar y un infierno que compartir. Tienes dos mejillas rotas y un miedo recién adquirido. Un saco de deseos y tres clavos que quitar. Tienes una deuda permanente y los bolsillos vacíos. Mil textos para editar y todos para  borrar. Un ¨dónde estabas¨ mudo y un ¨aquí para siempre¨. 

Tienes un nuevo brillo en los ojos.

Tienes un Tú y Yo por existir y tres poetas desmemoriados y ropa para planchar y besos por redactar y revivir líneas muertas y un dios para que te explique y unas luces que apagar y otras que prender. Y una luna para asombrar y un sol que no calienta. Amigos que se van y muchos que se quedan. Gestos por descubrir, orgasmos sin construir. Vorágines para detener y piedras para tropezar. Tienes una orden y tres para obedecer.

Tienes todo y tienes nada. 

Mira tus manos escribiendo. Una cabeza pensante, un estómago pidiendo desayuno. Tienes un ¨maratón¨ por delante. Y una nieta como ejemplo. Una medalla para ganar y un no sé para pensar.

Tienes y eso lo dice todo.

A lo que sigue, los lunes no desmenuzas reflexiones.

















Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales