jueves, 29 de octubre de 2015

Estereotipo perverso

Si se me ocurriera -tal como se me ocurre de vez en diario morir- crear un hombre a la medida de mis circunstancias, crearía un ser inhumano. Con voz bajita -para no temer sus enojos- y así seguir "hablando" con mis querencias sin temores. Colocaría un botón de pánico para que en los momentos off corra en mi ayuda salvándome de cualquier ridículo que de mi provoque. Le inventaría un cerebro brillante, capaz de crear todo lo inimaginable. Ay no, mejor eso no, en mis manos sería un arma letal sujeto a mis estados de humor banal. Dejaré que mi prototipo piense por sí mismo.

En el cuerpo no me afanaría mucho. Sería persona normal. Más alto que yo -la seguridad en forma de estatura- ni gordo ni flaco -tal como Barry es- solícito pero no servil, con el pelo lacio pero bien peinado. Los rizos en el hombre no los tolero, no entiendo como en Barry los acepté. Mi prototipo no tendría barba -después de ver lo que ha provocado externar mi afición por los barbudos prefiero que no la tenga, ay dios-.

Sus brazos y piernas deben ser como los de Bruno -quiero que me lleve de nuevo a la entrada de los infortunios. Ay Muny quiero morir en tus brazos-. Loas a mi hijo bienamado. (No te enojes conmigo mi querida por escribir esto, sabes que mi amor por ti es más grande que todas las olas que forman todísisimos los mares del mundo).

Ojos tendría dos si no llamaría mucho la atención con un tercero que pudiese ver el futuro. De color como los míos. Azules como los tuyos no porque me marearía como cuando tengo el mar bajo los pies. ¿Te he dicho que conozco el mar? ¿Habrá gente que no lo conozca? Npi. En un mundo como el que habito no conocer el mar sería una blasfemia.

Mi prototipo sería un poco cuerdo, un poco poeta, un poco risueño, un poco loco, un poco banal, un poco sensible. Un poco tú. Un poco como yo no lo soy. Que adivinara el momento exacto en que necesite un beso o un abrazo ya de perdida -perdida pero no de las perdidas perdidas ¿eh?- pobres perdidas incomprendidos seres que ni en maldición alguien quisiera ser como ellas. El dios bueno debería ser un poco benévolo por sobre muchas cosas con quienes de amor no viven.
 ¿A quién hablo yo? Quimera crucificada encima de mi cabeza.

Ya me cansé de escribir y pensar.

Las horas de la locura imposibilitan ver lo que escribo con paulatina "creatividad". Dios salve al mundo de la mezquina cerrazón de mujeres como yo que idean crear seres acordes a sus intereses sin valorar de fijo y sin aspavientos lo que a mano tienen. Y ya. Fin. Omito disculpas por la mala redacción y renglones seguidos, como siempre culpa mía no es. El iPad no ha aprendido a escribir.
¿Levantarme a escribir en la computadora, dices? ¡Calla insensato soez! ¿Sabes lo que tardaría en llegar hasta allá palurdo? Llegaría al escritorio a la hora exacta en que el sol abanique su hermosura. ¿A quién interesa un texto amanecido a mediodía? Además se me iría la "inspiración". Por cierto, descubrimos que el celular de Barry funciona con la voz. Si no fuera quién soy se lo cambiaría por el obsoleto mío pero nah, no lo ocuparía. Mi celular es de los pocos en este mundo con el que su dueña puede vivir sin él.

Abur ora si, el amanecer me atrapará con el alma en desbandada. No busquen cordura en mis textos -si es que alguien le da por tratar de entender mis adentros-. Nada de mi se aprende. Me declaro loca antes que los cuerdos lo hagan por mi. ¡Deja mi Yo escribir lo que quiera que de ti no hablo! ¡Ay inquina relación tengo yo con los lugares comunes! Preciso leer más aunque de ello nada aprenda. Sin saber sigo sin ver. Digan click o lo que quieran. La cosa es entablar un diálogo de sordos. Profundo aprendizaje nutre mi alma de palabras nuevas. Aparta de mi el Yo como prioridad. Escribe, lo demás ya no corre por tu cuenta.¡Espérame, no te vayas sin mi! ¡No me dejes sola en esta vida que no entiendo!
















lunes, 26 de octubre de 2015

El escarabajo

Silencio, he oído una voz es posible que alguien se acuerde de mi...* Algunas veces cuando en las madrugadas entro a la cocina temo encontrarme con el escarabajo de Kafka. Hay agradecimientos que por obvios no tienen cabida. Las risas que no entiendo. Él y Yo ya no somos los mismos. Me suscribo a una página para recibir información y desde ese momento no vuelvo a saber nada. Ole con ole. Si tú me quisieras como yo te quiero...* La inimaginable vida de Edgar Alan Poe. Un día amanece la buena noticia, pronto habrá cura para el pp. Al otro día dicen que no es el momento. Indescriptible amor. Perrito perro ha regresado a casa. Hacer una cosa me obliga a otra. Nada hay que por obligación sea bueno. No estés enojada conmigo, me quiero conforme a mis necesidades. ¿Por qué alguien que no me conoce habría de regalarme algo para que mi vida sea mejor? Tuyo es todo lo que no tiene dueño...* Barry y su amor invaluable. Mi mezquina necedad de ser diferente. Los Apellidos Ilustres reunidos, desde lejos miro su felicidad. Nunca me he sentido parte de ellos. ¿Pertenezco a algo? Con tu jarabe de flor venenosa...* Mi terapeuta favorita no sabrá qué hacer con mis silencios. Anabelle Lee. La crisis económica golpea al más pintado. Todo se detiene. No me digas lo que pude haber sido, el pasado no vuelve para rectificar nuestros errores. Para escribir algo bonito debo dejar de hacerlo. ¿Y si esto no es un sueño? ¡Despiértame por favor, ya no puedo más! El cuadro del ego desapareció con un poco de mis circunstancias. Marco y La Lupa, su cercanía me reconforta. ¿Sabes algo de mi primera infancia? Dímelo, estoy armando mi rompecabezas. La rueda de la fortuna está abajo. He descubierto al Barry desconocido. Gato me saluda, Gato me araña. Gato me quiere. Bruno y yo matamos dos arañas enormes. Creo que acabamos con un matrimonio en ciernes. Ella bajó del auto para darme un beso. ¿De qué champú usas? No hay nada más desesperanzador que una despensa vacía. Si alguien me lee que sea por puro masoquismo. No es queja simple observación. ¿Quién era Santaclós? Ese miedo que me da a que seas parte de mi soledad. Cortame las venas de amor, ausencias. A él y a mi ya no nos une ni el whatsapp. Flor de Mariguana, me gusta me gusta. Escúpelo pronto ¡maldita sea!* Somos tan solitarios que al final no aceptaremos nuestra mutua compañía. Extraño tus rizos. La lluvia de anoche me trajo tu ausencia. No se lo digas a dios. Cada uno se dedica simplemente a salvar su propio pellejo...* Si no podemos comprar tu medicina a veces, imagínate la de Babo. Por mi mente nunca pasó el dormirlo. Mítico deseo de amor inconcluso. Admiro a Laura y su trabajar por amor al arte, lástima que eso no pague las deudas. ¿Por qué no te peinas? María. ¿Mamá? ¿Estás ahí? Cuando el alguien y el nadie me lea. Tú y tu sonrisa de amaneceres lluviosos. Lo bueno de tener a mis perros es que el hablar de mí pasa a segundo término. Lo que sigue te va a gustar... ¡Dios mío tengo un perro convaleciente en casa! Voy a dormir en brazos del tú desconocido. Mi vida es una plaga de ausencias. Escóndete un mundo que nadie lo sepa,
cierra las puertas y espera,
ha llegado tu hora
y dudo que alguien merezca un segundo así...*











*Enrique o no siempre en mi vida.


sábado, 24 de octubre de 2015

Mi hermano y mi perro

¿Pensará en nosotros? ¿Creerá que lo hemos abandonado en esa oscuridad a la que no pertenece? ¿Pensará en no volver a vernos? ¿Estará triste o la anestesia le impedirá dormir su imaginación? Tal vez Babo Alejandro ni se entera que existe y todas estas preguntas que me hago a través de él no son más que mis temores al abandono recalcitrante adherido a mis venas desde tiempos inmemoriales. ¿Lo dije bien?

Babito fue operado de emergencia ayer. Cálculos en el riñón el diagnóstico. Se opera o se duerme. Hay que llevarlo de inmediato al hospital veterinario.
Por mi cabeza pasó un pensamiento ¿cómo lo voy a llevar si estoy sola con la niña? Fue todo. No es cosa de dejarlo morir como si tal cosa.. Vi como sufría, ¿cómo podía quedar inmune ante su dolor? No es para aplausos ni reconocimientos. Es cosa de ¨humanidad¨. 

Tomé al chihuahua en brazos, el bolso, el bastón, la niña. ¡Vámonos Nati! -los regaños vienen después- está bien, lo acepto. Puse en riesgo a la niña, al perro: a mi misma pero si no llevaba a Babo al médico habría muerto ante nuestros ojos asustados. No me contestes con un ¨Lo que yo haría...¨  porque no había nadie. Si tienes respuesta para ¨se estaba muriendo¨ admito la guillotina y lo que se te antoje. No la hay ante lo evidente. De lo que pudo suceder y evité está todo dicho. Estamos vivas. Bien ¿no? pero por vida de dios y María Santísima no lo vuelvas a mencionar. Sudo frío.

Miento cuando digo que tengo miedo de esto o aquello. No lo tengo, el valor lo traigo en la sangre (la estupidez también, lo admito). Decir miedo es decir ¨no puedo¨ y de esos tengo un gran terreno abonado. Ya no caben los temores. Después de ti y de mi ya nada importa.

Oye...

¿Pensará en nosotros? ¿Creerá que lo han abandonado en esa oscuridad que no le pertenece? ¿Pensará en volver a vernos?¿Estará triste? Tal vez el segundo José ni se entera de lo mal que está su salud y todas estas preguntas que me hago a través de él no son más que mis temores por el qué dirán al no por preguntar por su salud.

El segundo José estuvo en el hospital. El corazón otra vez -siempre el corazón- junto con una anemia aguda lo llevaron a estar internado en el ese lugar frío lleno de abandonos e historias comunes.

Estoy más interesada por mi perro que por mi hermano. Hay una poderosa razón -válida o no- por la cual me informo a través de terceros. Veo más a Babo que a él. No es desinterés es realidad nomás.

Tengo más de media vida de no verlo. He olvidado sus gustos, sus aficiones -menos el de escuchar a The Beatles- todo lo que de él se refiera. Es un desconocido. No conozco a mi hermano. Si a eso le agregamos mi lejanía voluntaria de Los Apellidos Ilustres no hay más que hablar.

Suena frío, cruel, quizá inhumano interesarse más por un perro que por una persona  Todos tenemos o nos ganamos un lugar en la vida de los demás. José está muy lejos de mi. Yo no creo tener deseos de acercarme. Antes quería ver a los dos José y a Felipe pero el tiempo mengua las ganas. Los deseos y el cotidiano sentir nos alejan de los sueños. (No le digan a nadie pero alguna vez soñé con ganar un concurso de esos televisivos donde el anfitrión reunía familiares que por alguna circunstancia tenían años de no verse. Un día dejé de soñar aterrizando en el tiempo. Se acabó el programa y con él mi sueño). Como toda Flor, despegarme de la tierra que me arropa es la muerte.

Al final de los finales se resume todo, Babo está aquí. El segundo José está tan lejano como tu mirada de la mía.















sábado, 10 de octubre de 2015

¿Algún día sabré quién rompió mi guitarra?

No tengo ni puta idea de cómo salir de este círculo vicioso. Tomar la actitud correcta y acabar con todo. No me refiero al suicidio sino a acabar de veras con lo que me lastima.. Situaciones que tienen solución pero lo pienso porque no me siento preparada. Caigo en cuenta que no sé resolver mi vida porque siempre hubo quién lo hiciera. Muñeca rota de ojitos pintados de morado purple.

Digo ahora sí, esto se acabó, esto no es para mi, no es la vida que quiero y sin embargo inconscientemente vuelvo a caer. La misma situación se presenta por milésima vez, por milésima vez caigo.

Hoy estoy en las mismas, al ras de la cornisa sin tener valor de tirarme desde lo alto de mi cama. Me enojaré pero no voy a gritar, ni a maldecir. Permaneceré en silencio. Ya no quiero volver a empezar, ni siquiera sé cómo terminar. Pareces una virgen me dijeron. ¿Hay vírgenes enojonas? Santa MaLquEridA, no suena mal. Santa Diabla virgen y mártir.

Debiera tener el valor que surgió al decirle a Barry lo de las citas médicas. Salió tan normal. Se lo solté a bocajarro mirándolo a los ojos, sin darle tiempo a reaccionar le dije todo. Barry se ha vuelto impredecible. No te preocupes, yo lo arreglo. ¿eh? ¿eres tú o estoy soñando? 

Hoy no vale que me beses.

No fui a terapia, estoy avergonzada con mi psicóloga favorita. No tengo derecho a jugar con su tiempo. Desde que no soy dueña de mi cuerpo doy muchos traspiés. No es culpa de nadie, el destino juega con nosotros. Durante el juego hay algunos que se salen, no soportan la presión y lo abandonan. Hay otros que siguen porque tienen esperanza. Hay otros que como yo, no quieren seguir pero no terminan por abandonarlo porque después de todo el jugar es emocionante.

Ya no quiero seguir viendo doctores, no quiero depender de alguien. Doy todo de mi pero no es suficiente. Quiero ser libre de analgésicos mentirosos. Quiero ser elemental. No requiero de ¨ánimos¨ para seguir simplemente ya no quiero jugar.

















El blues de la cornisa

¡Me rindo!

jueves, 8 de octubre de 2015

De súbita intención

Bien, deja de dar vueltas en la cama Flor de María, levántate y pon manos a la obra. A ti que te gusta tanto pensar resuelve tus problemas domésticos de la mejor manera. Échale cabeza al asunto, no queda mucho tiempo.

Primero: ¿Cómo decirle a Barry que el 20 de octubre tienes tu próxima cita? Decírselo y ya -pensarás- pero la cosa no es fácil. 
Barry está agotado lo sabes bien de tanto andar en hospitales y visitas médicas. Decirle que hay otra en unos días no parece ser tanto problema. No lo fuera sino porque primero hay que ir a dos oficinas gubernamentales y luego a trabajo social y luego de juntar los documentos ir al hospital ora si de a deveritas es la última te lo juro. 
Decirle a Barry lo de la cita es como ponerse a torear hincado y con los ojos vendados. No se le juzgue, -dios no lo permita, ni yo- si fuera él me habría abandonado hace mil años. Lo entiendo, ser el cuidador de un enfermo no es fácil y si encima el enfermo soy yo, estamos jodidos. No me hago la víctima como dicen por ahí, las cosas como son. ¿Te duele la verdad? si me dijeras que ya no me amas si, lo demás no hace mella en mi espíritu de flor voluble y caprichosa.

A darle que es mole de olla.

Segundo: Estoy cayendo a plena conciencia en el abandono. Me baño, despeino mi cabello, me perfumo, es todo. Nunca he sido muy femenina. No he sido amante de pintar las uñas, ponerme afeites y todo eso que acostumbran las mujeres para verse mejor. Soy una cabra cerrera, si me dijeran que lo único que hay para comer es pasto verde aceptaría sin chistar. Nah, mentira ¿a quién pretendo engañar? lo digo por no dejar. Soy un reverendo desmadre. 
Debo hacer algo conmigo o veré a Barry partir de mi sin poder hacer nada. Servido en charola de plata. No estoy preparada para vivir sin él. No me critiquen si no saben de amor. El modelo antiguo en el que fui acuñada trae una leyenda que dice: hasta que la muerte los separe. Yo lo digo y lo repito, nací el mismo día en que lo conocí.  ¿No lo entienden? Es amor nomás, nada qué entender.

Tercero: No hay nadie que pueda llevarme a terapia. Laura trabaja el día de la cita, Bruno no puede por lo que ya sabemos, Barry ni pensarlo, la negativa a que siga yendo a que le den nombre y apellido a mis traumas es absoluta. Ni siquiera tengo a favor el que mi terapeuta favorita le guste, ya lo superó.
Cristy no maneja, me llevaría en transporte público, eso aquí y en China es suicidio por mi condición (pinche palabrita me estoy aficionando a ella).

Fiel a mi costumbre y sin tanto pensarlo le soltaré a Barry la noticia. ¿qué puede pasar? gritará, despotricará, dirá todo lo que ya sé. Al final apenado me ofrecerá disculpas e iremos al médico tomados de la mano.Bueno no, más bien yo me apoyo en su firme y hermoso brazo.
Ya me di fuerza escribiendo mis inquietudes aquí, es un plus de vida para hoy. La cosa es armarme de valor, valor que todos los días pierdo en el mismo instante que abro los ojos y veo que no es un sueño. He despertado, todo sigue igual con la diferencia que ya es hoy.

Digan click (si es tuvieron fuerzas y llegaron hasta aquí, si no llegaron pues no digan nada).













sábado, 3 de octubre de 2015

Por el placer de ayudar

Con tu risa en la piel.

Ha pasado el tiempo. Cinco semanas para ser exactos. Tú con ese orgullo solapado que no te permite buscarme. Yo, aprieto los puños para no escribirte. Los silencios, me acostumbraste a ellos. Me ayudaste a salir de tantas con tu risa de norteño francote y dicharachero. Te extraño. En esta lucha de egos los dos estamos perdiendo. No pasa nada dirás cuando vuelvas porque es seguro que vas a regresar. Te conozco tanto que sé que ahorita mismo estás pensando en mi. Somos almas gemelas ¿recuerdas. Regresa ya payaso, te toca volver. Tenemos permiso. Estamos más allá del bien y del mal. 

Des-haciendo.

He aceptado la ayuda desinteresada de Marco para deshacerme de recuerdos abollados, tantas veces llorados que me hacían doler. Añeja perseverancia de querer mantener atada a un objeto sin voz pero con demasiadas caricias en sus bordes guardados en lo alto del ropero. Momentos ociosos de quién lo cree todo perdido.

Me está ayudando a allanar el camino. Con todo tropiezo, con todo choco, con todo caigo. ¡Dios! ¿por qué tuvo que pasar tanto tiempo en darme cuenta que tengo un hermano que me quiere? Y La Lupa, con todo y ese carácter bronco y peleonero se está preocupando por mi.

Me aconsejan, buscan información que me pueda servir, me animan a empezar -pero ahora si de verdad ¿eh?- la dieta cruel que me permitirá vivir más tiempo, claro si es que no antes muero por el simple hecho de morir sin desearlo. La vida es así, cuando das todo por sentado la vida te zarandea para de nuevo ubicarte en el lugar que te corresponde.

Restaurador de recuerdos, Marco me devolverá una Flor de piel lozana que algún día soñó en una vida perfecta.

Usted decide...

La señorita médica insiste en ayudarme a sabiendas que soy un caso perdido. Mis males están más allá de toda cura. Para sanar necesitan revivir los muertos y eso nunca se ha visto.
Sin paga, regalándome su ciencia, ajustándose a mis tiempos por el solo placer de ayudar a un semejante. Y dicen que en México no hay gente maravillosa.

-¿Y bien?
-Sigo a pesar de Barry quién insiste que la terapia no me sirve para nada. No se da cuenta que mi psicóloga favorita es la válvula de escape para encontrar mi redención.

Clávate tú sola en la cruz, 

La lucha con mi mente y cuerpo es muy dura. La última batalla me dejó un dolor de cabeza de los de antes -cuando todo empezó- bañada en sudor ante el susto de Barry quién sin comprender lo que pasaba me ha dado la mano como siempre. Aferrada a ella sigo junto con La Bella y todos los que con todo y mi negativa para aceptar la ayuda que solícitos me brindan se resisten a dejarme sola.

Un día se van a cansar, me van a dejar sola y...

Desde el trono de tirana impávida en el que me encuentro acepto la ayuda porque siento que eso me hace ser el ser humano que no soy.

Puedo -sin venir a cuento- con la dignidad remendada vivir el futuro inmediato. Igual pocos saben el parche que le tuve que poner para poder seguir viviendo sin que mi corona de reina sufriera ninguna abolladura.

Me estoy haciendo vieja, tengo los sentimientos a flor de piel.
¿Por qué nadie ha inventado una computadora para parkinsonianos? cada vez me cuesta más escribir. 
No estoy enojada -y tú ni te enteras-.
Mis sentimientos claros como las letras que no escribo. Sin embargo te quiero canta Sabina muy en mi interior.

Adiós sin fecha de caducidad, regreso cuando mi sismo particular entre en modo off. Mermadas las fuerzas me queda el placer de dormir sin amansalocos de por medio.



















viernes, 2 de octubre de 2015

El Señor H2O

Alguien tocó a mi puerta

-Toc toc toc

-Soy el Señor H2O- abra por favor- me dijo amablemente una voz tras de mi puerta.
-No gracias señor, hoy no- respondí sin asomarme. Sabía quién era por eso no salí.
-Toc toc toc-
-por favor abra -contestó ansioso
-¡Achis! por qué tanta insistencia.

Ante el apremio del tipo abrí la puerta
-¿Cuánto está dando de recompensa por su perro?
-¿Eh? 
-Por el perro, ¿de cuánto es la recompensa?
-No lo sé, mi esposo maneja eso ¿por qué?
-Yo sé quién lo tiene.

Así empezó el retorno de Babo a la casa.

Cuando me dijo dónde se encontraba -relativamente cerca- le pedí esperara que llegara Barry para ir con él. Hice algunas llamadas, contacté a medio mundo para que me monitorearan y esperé la llegada del hombre de mi vida.
Transcurrido un tiempo, nos fuimos en busca de la felicidad eterna -bueno no, estoy exagerando pero sí- tomé el iPad por si las moscas no nos lo quisieran entregar y salimos disparados 

Cuando llegamos lo vi echado bajo un plástico, se le asomaba nomás su colita. Había caído una tormenta la noche anterior. Si el perro durmió afuera no quisiera saber lo que sufrió. Morí poquito (y tú ni te enteras).

-¡Babo!- ¡Babito!- grité

Entonces de debajo del plástico salió mi perro, saltando de gusto comenzó a chillar. Yo lloraba de puritita emoción urgiendo a Barry para que tocara la puerta 

La dueña de la casa al oír la alharaca salió, se nos quedó viendo sorprendida, entonces Barry le dijo:
-Es el perrito de mi esposa, se le extravió- decía mientras señalaba mi cara llorosa. 
-Él la cuida, está enferma y es su compañía.

-¡Babo!- ¡Babito!- grité

En el clímax del culebrón que se armó, yo lloraba a moco tendido pidiendo desesperada a la bendita señora que abriera ya por favor. 
La mujer quitó el cerrojo haciéndose a un lado, Babo saltó hacía mi y se puso a lamerme la cara. Barry con los ojos llorosos -¿quién dice que los hombres no lloran?- me sostenía para no caerme. El Señor H2O desesperado  porque tenía que seguir trabajando no dejaba de mirar el reloj. Como pude abracé a mi perrito, le di muchos besos y dije: -¡Si es!-

De todo lo que pasó después no tengo conciencia. Recuerdo entre brumas a Barry entregando la recompensa mientras Babo era olfateado groseramente por Tiki quién al reconocerlo se fue directo a su cama  a seguir durmiendo.

Por la noche bañado y comido volvía a roncar perdido en la comodidad de su cama. Sus lloros en las noche (la mujer nos dijo que Babito chillaba mucho en las noches) habían quedado atrás, estaba otra vez en casa.

De lo que pasó durante su ausencia lo escribiré en las próximas semanas. 
¡¡¡No cierto!!! ¡¡¡No se crean!!! prometo no hablar de mi perro hasta que yo duerma ocho horas seguidas. 

A la mañana siguiente todo volvió a la normalidad; Babo ladrando al aire, SabinaCuca y MiltónSilvio pidiendo desayuno, Natalia cantando, Barry tomando café, Benito Tiki dormido, el teléfono sonando. Si no 

En la cocina yo volvía a ser muy feliz, la vida en compás de espera.
Si no hubiera sido por el Señor H2O...
















Musa de un Toro Salvaje

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Hey si de cuando en cuando nos preguntamos qué demonios hacemos aquí.