Páginas

viernes, 31 de julio de 2015

El metódico canto del gallo en tres capítulos y un plus de al tiro sin chiste

(Textos para leer sin prisa en las madrugadas de relojes carentes de manecillas)

No pretendo hacer una apología de mis pesadillas, lo que quiero es dejar constancia de ellas por si algún día mi psicóloga favorita encuentra interesante estudiar mi caso. Tampoco creo que sea fascinante ni siquiera como proyecto a largo plazo pero por lo menos podrá distraerse de su habitual exorcismo de almas.

Me siento chango.

Mi Yo interior incapaz de todo y nada, dedica su vida a merodear nocturnidades lejanas. A las diez de la noche exactas viajo a través del tiempo para instalarme cómodamente -cuando suceden las pesadillas- en la casa paterna (algo hay en esa casa porque son el principal escenario de mis delirios nocturnos). 
La casona situada a la orilla de la carretera está cercana a la primaria donde más de cuatro generaciones de Los Apellidos Ilustres -yo incluida- aprendieron a balbucear los primeros fervores patrios.
Cruzando la carretera pero por debajo existía un puente oscuro a pesar de la luz del día. Sombrías paredes guardianes de miedos infantiles. ¡Corre, Corre que te va a salir el muerto!
Cuando de pequeños necesitábamos cruzar al otro lado, lo hacíamos por dicho puente como almas que lleva el diablo. Nos daba miedo que nos saliera uno de los tantos fantasmas perdidos cuyos cuerpos en vida fueron atropellados por los coches que circulan a alta velocidad. La carretera de la muerte le pusimos debido a los muchos accidentes que ahí ocurrían.
-Pobrecitos muertos, -¿de ónde serían tü?-
-Pos sepa mana-.
-Han de ser juereños-
-Sabrá dios manito-

En fin, de viejo -hoy me parezco a ti- un pequeño recuerdo desencadena sinfín de vivencias pasadas obligando al olvido cruel de la memoria los hechos que en su tiempo eran cotidianos.

Caput

 Primera, segunda y tercera llamada, comenzamos pa´ ahorrarnos tiempo.

¡Pásele pásele señito! ¡Llévese tres pesadillas en el mismo sueño! ¡Llévelo, llévelo! ¡Oiga, mire, vea!
¿Le pongo tres pesadillas pa´ llevar mi seño? ándele, estamos en oferta.
¿Ton´s qué?

Precaución: 
Antes de dormir asegúrese tener siempre a la mano un acompañante por si la pesadilla se pone de pelos y tengan a bien despertarle en el paroxismo del terror de un mandarriazo entre ceja, oreja y media madre.

Capítulo I

En el sueño también se sueñan sueños.
Trabalenguas embusteros.

En el primer intento de la búsqueda perentoria del sueño profundo, veo a una persona muy cercana a mi, con la cabeza echada a un lado, pareciera que está dormido, no me atrevo a despertarlo. Está con su familia. Hay algo amorfo a sus pies, indicativo de que algo malo sucede. Lo miro. No hago nada. O si, me pregunto quedito si acaso está muerto. Me asusto. Inmóvil quedo ante dicho cuadro. Realidad absurda. Esto no puede estar pasando. No. 
-A ver tócalo- 
-Nel, mejor tócalo tú a ver si cierto que eres tan machito-.

Perdiéndose sin saber cómo en los laberintos morbosos del sueño, mi Yo aparece en otra escena de esta tragicomedia en tres actos y un plus metido a la de sin susto.

Capítulo II

Ojos azul moribundo

Incapaz de recobrar el hilo de la historia, mi Yo interior se sitúa en la gran sala de la casa de marras. Sin entender cómo, veo a mi Alter Ego perro con el pelaje gris y la mirada cubierta de una tela de azul moribundo. (Nota de la autora o sea yo mera: Mi Alter Ego perro y Yo tenemos un pacto no escrito de morirnos juntos).

Al verlo moribundo, corro -en mis sueños no estoy enferma- hacía él. Lo abrazo con lágrimas en los ojos -ni modo que en dónde- y grito como si estuviera en telenovela chafa: ¡Nooo! ¡Mi perrito no!

Lo tomo entre mis brazos y echo a andar a la cocina. Cuando reacciono llevo en mis manos al Alter y a una muñeca antigua, sin pelo, sin ojos y con un hilo grueso de sangre brotando de la cuenca derecha fundiéndose con otro hilillo escurriendo de la comisura de los labios. ¡Virgen del Chongo Parado, acógeme en tu santo seno!

Continuará...

(mañana le sigo porque ora si amiguitos este post es más largo que el último nombre que me inventé. Además pronto serán las 4am, acúerdense de lo que pasa a esa hora. Si no se acuerdan aí después les digo, ya no me entretengan que todavía me falta cruzar la sala, subir los trece escalones que me separan de mis aposentos y los pasos que nunca he contado para llegar a mi camita).

Descansen si quieren y si no, pus no.












miércoles, 29 de julio de 2015

Tomando un poco de conciencia

Saliéndome un tanto de la placenta prismática en la que de diario tengo inmersa la cabeza, redundante menester de quién poco o nada sabe de temas coherentes, acabo por ver que el lugar de confort en el que me sometí a propia voluntad, mamo sólo lo que me conviene. 

Discuto conmigo mi caótico proceder, aciago delirio de quién a mi se enfrenta, 
entrañando una inescrutable presunción de lo que creo e incito a borrar de la memoria el oscuro y trémulo futuro al que me enfrento. 
En días predominantemente lluviosos y atardeceres bucólicos, pierdo la mirada por instantes, 
fijándola en el punto exacto donde segura estoy miran los tus ojos azul vestidos de amor glorioso.
Ay de mi y de mi escasa prosapia. Tú no miras pa´ bajo y Yo no alzo los ojos tan alto.

Cultura irrelevante de una seudo poetisa -conmigo mueres- devanándose los sesos queriendo sangrar la delicada grieta de un corazón que no se pierde por mi. 
Interludio de amor -tic tac ding dong- incomprensible, medianamente escrito en una madrugada de olores brujos donde el perfume de tu cuerpo se hace dueño de mi nula inteligencia. 
Bruna sensatez que de mi te apiadas, dime quién soy y en qué lugar me encuentro. 

Exprime las memorias 
-dolores exacerbados, ayes cantarinos, dulces besos purpúreos-
cundiendo mis delirios de alegrías insanas. 
Amores superfluos, 
gentiles vanaglorias que de mi -sin yo quererlo- emanan. 
Fortuita casualidad el choque de pupilas como tantas hay en este claroscuro mundo en el que habitamos. 
Exquisito dolor corre por las venas. 
Punto final.

Lenguaje simbólico jamás conceptuado. 
Tú tan de mi,
Yo tan sin cordura. 
Tregua sin causa ni efecto. 
Versos que no son verso. 
Amores de dueños sin dueño de común acuerdo. 
Locura demencial. 
Amores que no se explican y ni quién pueda entender. 
Amores nomás
¿de letras muertas?







martes, 28 de julio de 2015

Me falta un escalón o me sobra piso

¿En qué nos quedamos, en qué nos quedamos? ¡Ah si, ya me acordé!

Como les iba diciendo, después de dos semanas de un calor de los mil diablos -por cierto debo dejar de decir diablos porque la niña preguntó el por qué digo esa palabra, -¿Mamá, por qué la abuela dice ¨diablo¨?- en fin. Modificación de lenguaje en aras de dejar una buena imagen a mi niña.

Estaba pensando en que si me voy al infierno ¿cómo le voy a hacer para que el calor no me haga daño si aquí con el de la tierra muero debido a las alergias que me provoca? No  imagino cómo le haré cuando me esté asando en el meritito infierno. Tendré que hacerme amiga de Lucy pa´ que me ponga en el lugar menos caliente. Estaría bien que me pusiera en la puerta. Recibiría a todos con una sonrisa de oreja a oreja. -¡Hola mi Toro ¿cómo estás?!- -¡Hola Pepe, qué gustazo! Pásale a lo barrido aunque trapiado no esté- -¡Emilio qué milagro! ah no perdón Emilio no irá al infierno. Es cuate de dios.  

Lo malo es que a mis amigas no las veré allá, todas son unas santas -no es burla, es la verdad- son un alma de dios. No dicen groserías ni maldiciones, son bien portadas y muy educadas. Como dirían en mi pueblo, ¨leidas y escribidas¨. ¿ Cómo es que soy su amiga si soy tan malhablada y además milpolar? npi.
Estaré solita pero bueno, dios así lo quiso y me apego a su voluntá. Tendré a los amigos pa´ mi sola. ¿Se imaginan?

¿En qué estaba? Ah si, en lo de la lluvia, pero como este post ya se hizo largo como la cuaresma mejor lo dejo pa´ otro día.

Es que fíjense, apenas está amaneciendo. -¿Y eso qué?- se preguntarán ustedes. Pues mucho, acúerdense que soy parkinsoniana y tiemblo a la menor provocación -y sin ella también- entonces queridos amiguitos a esta hora de la locura por más que quiera no puedo escribir. Mis dedos me juegan malas pasadas y dan click donde no deben borrando todo y es cosa de volver a empezar. 

Eso no está chido.

Ahora que lo pienso: ¿Cómo le voy a hacer cuando ya no pueda escribir? Sepa la bola. Creo que en realidad estoy dejando de hacerlo no por mi intrínseca depresión sino porque me tardo taaaaanto en bajar de la recámara al sillón de la marmota que cuando llego quedo tan extenuada que mejor me duermo. 
Cuando a pesar del agotamiento logro encender la compu, mis dedos han quedado tan dueños de sí mismos que no obedecen mis mandatos de escribir lo que quiero sino que se empeñan en apretar teclas que no deben.

Escribir en el cuarto oscuro es imposible dado que es recinto sagrado. Nah nocierto.La realidad es que tengo que poner la lap en mis piernas y si mis manos tiemblan no les cuento cómo lo hacen mis piernitas de pollo.
Blah qué importancia tiene nada. Hay cosas más relevantes -dicen los activistas de escritorio- que preocuparse por no poder escribir retales de  una vida fallida.

Por eso dejé de usar el celular, era como escribir durante el sismo más sismo de todos los sismos. Primero dejé de comunicarme con mi familia, después con mis amigos y después con mis hijos. El celular es obsoleto para mi yo parkinsoniano. Dedos mudos.

Y pos bueno, tenía escrito en mi memoria un post muy bonito sobre algunas cosas que ocurren en mi vida -ya saben que soy muy exhibicionista- pero ya no puedo controlarme.
Aí ustedes habrán de disculpar, nomás quería que supieran que estoy viva. Como sea pero viva. Eso ya es ganancia ¿o no?

Bueno bai.

Por cierto, ¿alguien sabe acerca de las cookies y la unión europea y los avisos para advertir sobre estas? Apareció un aviso en el escritorio de blogger que debo poner en mi blog para los visitantes del otro lado del charco, y pus como no sé nada de eso, me asusto.

Gracias amiguitos, voy a retomar fuerzas. Aí los vidrios nos cortamos.

Chido.

(Lo bueno que no podía escribir, ¿se imaginan si pudiera?.















domingo, 19 de julio de 2015

Una aventura con Jano








Cuando el sentimiento no deja fluir las palabras
y se agolpan formando una pasta en la garganta,
el Gracias se mimetiza en silencio, roto por los latidos de un corazón apresurado.

El abrazo de dos desconocidos
cimbra al hoy que será cualquier día
montados en motocicleta
desafiando al viento
y al miedo galopante de dos manos
ceñidas a un cuerpo forjado de letras.

Gracias eternas Jano.













viernes, 17 de julio de 2015

El ayer de una musa desempleada

Desde dentro:

Las lágrimas confundíanse con las gotas cayendo de la regadera. Hipaba silenciosa. Manos a los costados. Pies juntos. ¿A las cuántas caídas se les hes perdonado a los valientes permanecer en el suelo antes de volver a levantarse más por las palabras de ánimo de los demás que por el deseo de querer permanecer tirado otro ratito? Espera, los valientes tenemos derecho y también izquierdo.

Lloro poco -tres lágrimas a lo sumo- no hay que desperdiciar los llantos en cosas tan superfluas como el no poder caminar. 
El agua a mis pies se ha puesto roja. No maldigo al calor por respeto a quienes les gusta. Si por mi fuera viviría un otoño-invierno eterno. 
Me está saliendo sangre de la nariz. 
No hago nada, dejo que fluya a su antojo. Nadie muere de hemorragia nasal bajo la regadera. Yo al menos, no.

Con los ojos fijos en el torrente rojo, repaso lo poquito vivido del día. Tan pocas horas llevo y ya me quiero morir por primera vez en el hoy que fue ayer. No son pensamientos funestos. Lúgubres acechanzas en un jueves amanecido incierto.
Ideas de que hoy se acabe todo porque es mejor así.
Yo lo sé, porque soy la mamá y no se me discute,
¿entendido? 

La musa ha quedado desempleada. ¨Su poeta¨ ya no muere por ella. Esta historia está pa´ cortarse las venas con galletas saladas pa´ que duela. 
Dejo la historia para después. Los culebrones ya no tienen éxito. Lo de hoy son las fugas. De la casa, de la cárcel, de sí mismos. Merito como yo.
Fugarse de sí mismo sin que nadie te alcance.
¿A mi o a ti?

Necesito urgente alguien que me lleve a cortar el pelo o mi hermosa melena corre el riesgo de ser mutilada por mi y la desesperación de arrancar de mi cabeza el calor sofocante de  una canícula malhumorada.

Metallica y su Nothing else matters pegada a mi lengua. ¿Cómo me la quito de la cabeza? Quizá hasta que la escuches y me digas qué te pareció. He pensado tanto en ti y tus cantos brujos de sirena. ¿Y si los imprimimos y los vendemos y...?

No me caso con ningún proyecto.. Estoy situada a un lado del camino. Ahí tiradita sobre mi costado inservible, agarrando fuerzas para levantarme. Otro rato más porfa. 
¿Vas a ir a la presentación del libro?
Is barniz.

Con un ¨ánimo¨, ¨tú puedes¨, ¨no hagas drama¨, ¨ni que fuera para tanto¨, hago un papalote y lo echo a volar. Sortilegio de querencias. 
-¿Eso quieres? ¿quedarte tirada?-
-Sólo por hoy-
-Sea, es tú vida-
Nada más no hagas daño a quien no lo merece.
¿Quién lleva acento?
Tú y tus estúpidas bromas tan sin chiste.

¿Y el agua roja? ¿Y mi cuerpo desnudo? ¿Y mi vergüenza? ¿Y mi empleo de por vida de musa? ¿Y mi pelito? ¿Y mis ideas? ¿Y mi independencia? ¿Dónde estoy toda yo? Mi valentía comienza al abrir los ojos y ver que sigo viva. 
Levante la mano quien diga que no lo soy. Ya hablaremos de ser valientes en este mundo de yos en declive. Renglones torcidos cargando con la enfermedad y con el saco pesado que es el seguir sonriendo para los demás.
No culpo a nadie de lo que me sucede. Cada uno carga con sus propios desenfrenos. Nadie se sienta aludido (nota aclaratoria por aquello de las recochinas dudas).

¿A los cuántos madrazos se nos perdona a los valientes no levantarnos? 

Hoy es viernes. Escribo desde el diván de la marmota escuchando a Metallica (le di descanso a Enrique, él también tiene derecho).
Hoy me escribo porque ayer no pude. Cuestión de dedos intransigentes confabulados con la modorra de julio.

Hoy quizá nadie se entere de la vida de una musa desempleada. Elucubraciones fantásticas de una vida sin espinas. (Las corté como se cortan las uñas enterradas, sabiendo que volverán a salir).

La valentía empieza cortándose el pelo por propia mano. Eso señores aquí y en China es valentía pura.
Y si no, pus no tampoco es que quiera que me aplaudan.

Un saludo desde el diván de la marmota
Se despide de ustedes la MaLquEridA (musa desempleada).

Hasta luego.

¿Habrá entre el respetable público un poeta sin musa? ofrezco mis servicios por nula paga. Además ser musa es muy sencillo. Nomás te sientas, pones cara de circunstancia. Manitas en el  regazo y ya está.
Ofrezco mis servicios por el simple hecho de ser mujer convertida en poesía.
Cosa fácil ¿no?





















miércoles, 15 de julio de 2015

¡Lo encontré!

Sabía que lo de los bichos que veo no es cosa de ahora. Está cabrón niños y niñas, muy cabrón. Parece que desde hace poco más de tres años mi mente se dispersa en un mundo de insectos y yo en mi lecho de mujer un poco tan sin embargo. Mi descripción perfecta. Febriles ausencias romanceando con quimeras paradójicas. 

Extraña (post escrito en borrador el 10 de marzo del 2012)

Comencé a ver insectos una noche estando sentada frente a la computadora. Con el rabillo del ojo alcancé a ver una manchita negra caminando en la pared. Voltee para mirar bien pero no había nada.

Alzando los hombros seguí en lo mio.

Poco tiempo después tuve una sensación extraña. Sobre mi brazo caminaba un ser pequeño y raro, semejante a un escarabajo. Me sobresalté, quise apartarlo de inmediato pero al parpadear ya no había nada.

Los bichos raros que veo, caminan en la pared casi siempre o en el respaldo del sillón. En ocasiones en mi brazo izquierdo pero eso ocurre solamente cuando tengo la luz apagada y la lamparilla lo deja ver.
He querido decirlo pero pensarán qué estoy loca y me mandarán al manicomio. Le tengo miedo a ese sitio así que procuro que mi mente abyecta se quede muda.
Para que los insectos no me molesten los encierro en un frasco de tapa dorada, no de otro color. El tipo que me lo vendió dijo que si la cambiaba, los bichos saldrían a comerme los ojos.
Después con sus tenazas morderán el corazón hasta dejarlo vacío. Tal vez debería dejar que lleguen a él y se lleven un chasco porque hace tiempo el corazón no alberga sentimiento alguno.

Anoche cuando miraba la televisión empezaron a salir hormigas gigantes de debajo del sillón. Detrás de ellas salieron cerca de diez hormigas más pequeñas haciendo un ruido incongruente para sus pequeñas patas que arrastraban como si estuvieran cojas.

Entonces agarré mi zapato y comencé a matarlas una a una. Un furor se apoderó de mi mano, como si algo superior la guiara para acabar con todos los bichos.
Las más grandes me miraban asustadas. Las pequeñas ni se dieron cuenta de dónde les llegó el golpe mortal. Acabé con ellas.

Esquizofrenia -grupo de enfermedades mentales que se caracterizan por alteraciones de la personalidad, alucinaciones y pérdida del contacto con la realidad- dicen que se llama.

No puedo terminar con los bichos. ahora mismo está uno limpiándose las tenazas para morderme la espalda. Voy a prender la luz para ahuyentarla. Me muerde tan fuerte dejándome un gran dolor que no se quita con nada. Quizás ese sea la causa del dolor que no me deja dormir.

Otra vez estoy oyendo ruidos en la cocina, creo que han empezado a meterse a mi casa, voy a acabar con ellas con el vinagre blanco. Eso me dijo el tipo que me lo vendió, vinagre blanco especial para matar bichos mentales.

Espero que con las veinte cajas que compré alcance para matarlos a todos y me dejen escribir en paz.


Este es el post que escribí en ese tiempo. Puedo claramente saber cuál es ficción y cuál es la realidad. Como en ese entonces escribía cuentos, quizá hice mezclas raras pero eso no es lo interesante. Lo es el que desde entonces ya veía bichos.

Afortunadamente la señorita médica me tranquilizó explicándome la razón de las alucinaciones. Con este descubrimiento tal vez cambie algo en lo dicho por ella, o no y pueda seguir mi vida feliz como una lombriz.

Estoy preocupada niños, muy preocupada. He estado registrando mis paranoias y no me había dado cuenta de ello. Mi memoria tiene visos de extravíos que sin mis escritos no tendrían fundamento o algo así.

Como quiera que sea me sigo documentando no vaya a ser el diablo y me agarre desprevenida. Ahora entiendo perfectamente la razón por la que escribo.















lunes, 13 de julio de 2015

Él y Yo

No concibo la forma de contestar correctamente lo que él me comenta cuando se pone serio.
Nunca le atino.
Si digo Sí es No,
si digo No, era Sí,
y así por toda la eternidad.

Él piensa,
Yo actúo.
Él ama la vida,
a mi me gusta coquetear con la muerte.
Él es fino y educado.
Yo soy tan así.
Él casi no sonríe,
Yo lo hago menos que él.

Él respira libros,
Yo inhalo tristezas.
Él tiene tanto de qué hablar,
Yo nomás hablo del parkinson.
Él tiene un vocabulario elevado,
Yo soy muy elemental.
Él busca la belleza interior.
Yo sólo quiero caminar bien y cortarme el pelo y oler bonito y...

Nunca terminaré de entenderlo, supongo que él a mi tampoco. 
Somos dos seres solitarios que un día se encontraron en el mundo virtual y que con el paso de los años siguen ¨juntos¨.

La verdad es que él es uno de los muchos que me da pena que me lea porque lo hace casi desde el principio -aunque no me comenta- y siento que la Yo de antes no ha evolucionado. Sigo siendo la misma y eso si es de dar pena.

Él y Yo hablamos un idioma distinto
y
sin embargo
somos amigos.

Seres extraños,
más extraños que el mar que nos separa
y las palabras que nos unen.



Tashi deleks











sábado, 11 de julio de 2015

Los como yo


Dejémonos de juegos (le hablo a mis otros yo), centrémonos en lo verdaderamente importante en este momento: las alucinaciones.
:
Esto se está pasando de tueste.

Ayer vi de soslayo algo que se movía en la cocina. Pensé que era Calixto -mi gato que no es mi gato pero si porque vive en mi casa- quien a veces entra a recordar los tiempos en que robaba las croquetas de los chihuahuas metiéndose a la cocina a comer de hurtadillas mientras los perros dormían la siesta eterna.

Centré la mirada en el punto donde el algo se movió. No había nada. No me quedé con la duda. Fui a la cocina para cerciorarme de que lo que vi estaba ahí. Fui a más. Asomándome al patio vi que Calixto estaba muy mono dormido en su camita.

Alucinación en estado estupefacto.

No le comenté a nadie nada, no debo dar pie a nada. Sigo siendo yo la misma, la de antes. La de siempre.

Hay un pero existente en esta vida mía.

Tengo una cita a primera hora de la mañana. Por la importancia de la misma no pude dormir bien.
Desperté cerca de las tres y media de la madrugada, quise escribir acerca de la felicidad y otros asuntos menores pero el temblor no me deja concentrar.

Escribí en algún lado la efeméride absurda que invento cuando mi cabeza nada en modo off. ¨Un día como hoy pero de 1950 yo no era ni siquiera un proyecto¨.

A mi no me dieron las diez ni las once, la una las dos y las tres, no. A mi me dieron las cinco y seguía con el ojo pelón.
Recordé que debo tomar la pastilla amansadora de pies rebeldes para cumplir con la cita. Me levanté, realicé  todos los requisitos por mi impuestos para poder mirarme al espejo y que los demás me vean como la misma persona bonita y decente que se fue a dormir anoche.

Terminada tan complicada tarea -el pelo sigue sin aceptar que el cepillo lo someta- me dispuse a bajar la escalera. Nunca nada me es tan fácil como bajar los trece escalones y de paso dar los buenos días al dios que desde lo alto de la ídem hace caso a Barry cuidando de mi.

La cosa es simple. sin paja, sin adornos.

En este país tercermundista en el que vivo, la mayoría de las familias compra pan para la cena y el desayuno y la comida y todo. En mi país comemos mucho pan.
Dicho lo dicho y aclarada la aclaración, debo decir que para tomar la primera cápsula del día mi estómago debe tener algún alimento o corro el riesgo de echar fuera todo lo comido. Mareo absoluto. Condición sine qua non -valga la expresión- para ser borracha sin haber bebido una gota.


Recordé que Barry dejó la bolsa de pan en algún sitio. El amor de mi vida no es precisamente amo del orden como yo, deja todo donde caiga.

Así que mientras calentaba el agua para el café fui por la bolsa del pan y ¡No había nada! Dios, yo la vi,  era verde lo juro.
La busqué por todos lados incluso en los más absurdos como lo sería dentro del refrigerador. La nada como respuesta. La inexistencia absoluta de lo que vi.
No había nada, no hay nada. La bolsa no existe. Fue una alucinación y esto señores y señoras que me leen, ha dejado de ser gracioso.

Mi condición de ser humano da paso para ser marioneta de un alguien que me resulta incomprensible. El yo de una que no soy yo. Mi mente disoluta coquetea con quien no existe.

Esto se puso color de hormiga y yo señoras, señores y señoritas estoy temblando de miedo.




















miércoles, 8 de julio de 2015

Ella



Ella es tierna: Abuelita ya no hay que pelearnos.
Ella crea: Abuela te hice una ¨sopa de canasta de joja¨.
Ella siente: Abuela no tiembles, me das miedo.
Ella aprende: Abuela, estoy gordísima.
Ella piensa: Abuelita ¿puedes caminar?
Ella es certera: Abuela aquí saliste fea.
Ella sabe contar: Veintiocho, veintinueve, veintimuchos.
Ella es soñadora: Quiero ser bailarina de ballet.
Ella extraña: Papá y mamá ¿dónde están?
Ella acaricia: Abuelita linda te extrañé.
Ella es mandona: Abuela quiero leche.
Ella se enoja: -¡Vete de mi vista!- -¿Yo?- -¡Si!-
Ella quiere: Ven mi Sabinita te voy a abrazar.
Ella tiene miedo: ¿En la cocina hay monstruos?
Ella es astuta: -Di las palabras mágicas- (por favor y gracias). -Mamá se las llevó-.
Ella sabe: Abuela come zanahoria para que tu ojo sane.
Ella obedece:¨Plometemos set fieles y leales a los plincipios que la patlia nos malque¨. (La niña hace honores a la bandera).
Ella enseña: Dame la mano abuelita, te voy a enseñar a caminar.
Ella llora: -Abuela, arrúllame como mi mami-. -Ven preciosa reina mía-  -Así no dice mamá- -Oh perdona-
Ella experimenta: -Mira  abuela, estoy brincando en este charco-. -Te vas a enfermar- -Claro que no-
Ella es linda: Toma abuela, te traje estas flores (las cortó de mis plantitas, aggghhh).
Ella ¨habla¨ inglés:: -¿Cuántos años tienes Natalia?- -Guan, tu, tli, casi for.
Ella pregunta: Abuela. ¿eres feliz?
Ella canta: Libre soy, libre soy, no puedo ocultarlo más.
Ella chantajea: -¿Ya no quieres que sea tu nieta?- -Si- -Entonces préstame tu iPad-.
Ella es frágil: Abuelita abrázame.
Ella protege: Ven mi Tiki tan chiquito. (Tiki es mi alter ego perro)
Ella es todo.
Ella es Natalia La Bella y yo si se trata de vivir, vivo por ella y si se trata de morir, muero por ella y háganle como quieran.













martes, 7 de julio de 2015

Del amor y otras cosas equivalentes a un suspiro

Prefiero...
seguir soñando que voy a morir de amor.
Del altar a la tumba.

Mi corazón late a tu ritmo...
todavía.
Líneas paralelas.

¿Me hiciste daño?
Dardo certero
alas de mariposa.

No debí guardar tantos suspiros,
¿qué hago yo con ellos?

Desangro mi alma
gotas rojo corazón.

Sin ti la vida se extingue
flor de enamorada.










domingo, 5 de julio de 2015

Adentrándose en el mundo prohibido

¡Albricias! ¡Alegraos conmigo compañeros no estoy loca! Todo tiene una explicación. Absolutamente todo, incluso lo inexplicable.

La ¨cosa¨ que se posó en mi espalda estando en casa de Bruno, existe. Es real... en mi mente. Lo pude ver sólo yo porque YO soy la que está enferma. No lo inventé, la ¨cosa¨ existe como existen los bichos que caminan sobre mi escritorio, en la pared, en el piso. Todos existen. Yo las veo y no estoy loca, ¡no señor! 
No estoy esquizofrénica ni paranoica. Puedo decirlo abiertamente sin temor a que me refundan en La Casa de la Risa. Todo está ahí. No me juzguen orate, quién lo haga ya puede irse directito al universo puro de la realidad.

Adentrándome en el mundo prohibido del parkinson -ahí he estado todos estos días- he encontrado respuestas a mis desvaríos.
La pérdida repentina de memoria, el cambio inexplicable del sonido de mi voz, el llanto inagotable del ojo derecho, todo es a consecuencia del pp. Conocía acerca de ello pero nunca he estado más consciente de su mezquina realidad.

Las pesadillas que me han atacado sin misericordia son causa de lo que tenía que ocurrir. Que Barry despierte debido a mi movimiento intenso es consecuencia del pp. Así tantas cosas. Así tantos inexplicables causantes de las más profundas depresiones. Así tanto vivir. Sonámbula en días soleados.

Sombras, ilusiones ópticas. Vistas innegables de todo lo inexistente. Dormir en todos lados no por floja, juro que tengo sueño. ¡Maldito Parkinson que me robas lucidez de los días felices! Entierro tu nombe bajo las piedras de mi propia desolación. Arrástrame a tu mundo. Haz de mi lo que por mi no sería. Me entrego a ti indefensa ante un dios que no me ve porque no existe. A Él nunca lo he visto ni en los más oscuros laberintos.

¿A quién se le ocurrió inventar semejante insensatez? ¿Un dios? ¿Un diablo? ¿Un todo ejercido sobre un débil? Un todo junto como castigo o un premio a tanto indefinible.. Valiente para no suicidarse ante tal vista y cobarde para no ejercer la autodestrucción. (Tengo una capacidad inagotable para ello).

¡Dios, y yo creyendo que me estaba volviendo loca!

¡Que suenen fanfarrias! ¡Que resuenen los claros clarines, Flor de María no está loca!

Hoy es día de fiesta, el mundo de lo abyecto está fuera de mi por lo menos hasta que no cometa algún acto que ponga en duda que la mente ha dejado de ser absolutamente mía.
Todo existe incluyendo tú amor por mi.

En esta semana de introspección (lamento haber preocupado a todos aquellos a quienes se preocuparon. Era necesario un alto cada vez más frecuente en el camino), tuve oportunidad de echar un vistazo al mundo oscuro del parkinson. Está cabrón, lo admito pero no había otra forma de encontrar respuestas que nadie podía darme sino era estar en la antesala del infierno. Que no le digan que no le cuenten, el infierno existe señores, vengo de ahí.
El infierno donde el amor eterno no tiene cabida. Las parejas perfectas ocultan su imperfección bajo la vestimenta de compleja felicidad.
¨Quiero que mi felicidad dure tanto como la tuya¨.

El amor puro e inagotable de dos que nacieron para amarse en esta tierra -en las venideras se acabó el tiempo- está llegando a su conclusión.
El amor eterno tiene fecha de caducidad. Doy fe de ello.

Y mientras empieza el fin voy a descansar en paz, que no a morir. Para morir hay que vivir primero. Yo solamente he existido en un mundo totalmente parapléjico.

*Mis frases pierden sentido cuando son cortadas en el punto neurálgico. Pierden todo sentido imbuido por mi a lo poco sensato -negativo o no- que escribo


Agradecida por siempre, regreso al mundo que alguien escogió por mi. (Si en mis manos hubiese estado escoger, habría elegido otro peor porque de eso se trata, de marchar a contracorriente por el simple hecho de ponerle sabor a la vida).

Sonrían, sean felices, hagan lo que quieran. El mundo es totalmente suyo en lo que a mi respecta.

Un placer.

















Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje