Páginas

lunes, 30 de marzo de 2015

Incluso los gatos duermen los domingos

Me he perdido en el tiempo. La brújula se ha estropeado. Ignoro qué día vivo. Si es domingo o lunes. Siento los ojos llenos de arenilla. Cuesta trabajo mantenerlos abiertos. Extraviada estoy en estos días de no dormir a hora fija. Los espacios discurren en mis dedos. ¿Cuándo me perdí? Si es domingo quiero ir al cine, hace mucho tiempo que no voy.
Si acaso fuese domingo puede que coma fuera, atascándome de comida chatarra. Vicio adquirido en la niñez. El sí de los padres malogran las virtudes de una niña caprichosa y sin amigos que hace de su palabra ley. Mandato divino. Nada que discutir.
Si es lunes me levantaré temprano. Siempre ocurre. Han comenzado las vacaciones. Tengo la vida para mi solita. Tan te quiero tanto. Qué más da si no lo digo. No encuentro qué hacer con ella, con mi vida digo. Duermo de día, despierto de noche. Los ojos con arenilla impiden ver más allá de la punta de mis pies. Mis labios húmedos y consecuentes quieren hablar. Decir algo, saber qué día es.
He pisado un grillo. Ya no habrá historia.
¿Domingo o lunes? Nadie a quién preguntar. Estoy perdida en el gris ignominioso de una vida calladita. Noche volviéndose día con el adiós de las estrellas. De noche mis padres vienen. Poesía para un domingo sin excusas. Mis dedos tiemblan en esta hora doblemente insensata. Escribir es cuestión de tener tiempo y paciencia. El tema aparece sin ser nombrado. Nadie entenderá. Esto es así. Las letras también están solas. Vete de mí mentecato ser que arruinas mis desvelos. Deja que vuelva la cordura en este día que se avecina sin nombre. Un pensar tan sin embargo y mi pelo peinado para ningún lado. Perfume de Flor de María dame cobijo en tus quebrantos. Oríllame al suicidio entre tus brazos.
Los días serán para mi. ¡Córtale ya! Termina tu relato sin pies ni cabeza y vete a dormir que va a ser hora de despertar y los gallos no tendrán a quien cantarle. Duerme los días. Las noches son más de leer. Nada de lo que diga quedara escrito en la memoria de mis muertos. Calla mujer calla y cierra los ojos.
Incluso los gatos duermen los domingos, ¿Los lunes también? Cómo saberlo si ni siquiera sé el día que vivo.
















31 comentarios:

  1. En mis días perdidos, esos como bien dices, que no sabes si es Lunes o Domingo, para mi son para holgazanear, tirarme en el sofá y gritar sin voz.
    Espero que la arenilla desaparezca, eso sí, escribe lo que quieras, desnuda o vestida...pero escribe.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué día es Musa? Dime quë día es. Sólo eso.

      Eliminar
  2. el tiempo... esa brújula que nos ata...

    "ni siquiera sé el día que vivo" quizás sea la experiencia de mayor libertad que te hayas imaginado!

    (me encantó tu frase: "El sí de los padres malogran las virtudes de una niña caprichosa y sin amigos que hace de su palabra ley.")

    beso grande,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya está. Es lunes. Sólo ha bastado con ver la fecha de mi post. Como nunca me leo esos pequeños detalles pueden volverme la lucidez.

      Gracias niñas.

      Eliminar
  3. Mis labios húmedos y consecuentes quieren hablar. /// Siempre querrán hablar! Beso Malque!

    ResponderEliminar
  4. ¿Que importa que dia es? ¡Ni la hora! ¡ni nada de nada!, somos libres para hacer lo que nos venga en gana.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Te voy a contar un cuento corto: Había una vez un put* lunes de mierd*. Fin.
    Respira porque ya mañana es martes. Beso

    ResponderEliminar
  6. A mi me pasa eso muchas veces, no saber ni el día que es y me pasó que una vez no supe ni el año, y no es mentira jajajaja. Besito querida Malque.

    ResponderEliminar
  7. Es lunes, con sabor a miércoles.

    ResponderEliminar
  8. Y que importa,el día que es?
    todos los días son buenos para leerte amiga.abrazos miles.

    ResponderEliminar
  9. POS QUE MAS DA QUE DÍA SEA...
    ABRAZOS
    CARLOS

    ResponderEliminar
  10. La Malquerida centrifugando su corazón.
    Ahora lo tiendes y que se seque al sol.

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Lo de no ponerte el reloj, porque no tienes necesidad de saber la hora, es una bendición. Poder prescindir de conocer el día tiene que estar mejor todavía. Lo de no interesarse por el mes tiene que ser la leche. Cuando podamos despreocuparnos del año seremos libres de verdad.
    Besos, chamaquita.

    ResponderEliminar
  12. Toda la culpa es del cambio climático y de la hora , yo también un poco desubicada con los días , besos de flor .

    ResponderEliminar
  13. ¡Es lunes! Será por eso que no sabes en qué día vives, porque los lunes son así con la resaca del fin de semana.
    Me gustan mucho tus divagaciones, un encadenamiento de dudas, de hacer o no hacer, de sentirte solidaria con el gato dormilón...y todo contado con muchísimo talento literario. ¿Cómo si no iban a gustarme tanto estos desvaríos tuyos?.
    Por si acaso, te recuerdo que mañana es martes.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Sin pies ni cabeza, es una bonita forma de pasar un tiempo, pero solo de vez en cuando :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  15. para los gallos todos los días son iguales pues cantan invariablemente a las 5 am. no hay domingo de descanso para ellos.
    los gatos duermen de día y salen de noche a seducir gatas callejeras. el asunto les gusta tanto que al igual que los gallos, todos los días son iguales también para ellos.
    los únicos aburridos somos nosotros los humanos que ni cantamos bien de día ni seducimos bien de noche a las chicas callejeras.

    besos.

    ResponderEliminar
  16. Hay dias perdidos, hay dias que no deberian existir, mas aun asi estan. No podemos elegir mas que el gato que queremos para nosotros. Solo nos queda tirar para delante y seguir. detenerse si vemos alguna pizca de luz y quizas ahi darnos cuenta la fragilidad de esta vida. Mi abrazo Malque

    ResponderEliminar
  17. Hoy te dejo mi abrazo
    deja que los gatos duerman ...
    ... hay gatos que producen insomnios perennes intentando arrancar la piel a jirones que duerman o se vayan a maullar lejos muy lejos , que su ronroneo es puro engaño , solo despiertan cuando necesitan que les acaricien el lomo

    .... diras buah esta divaga
    no importa cada cual con su locura
    y cada gato con sus miserias

    feliz semana

    ResponderEliminar
  18. Es algo bueno a veces eso de no saber qué día es. Un besote!!!!

    ResponderEliminar
  19. Mejor vivir en relatos donde uno desconoce los días y los gatos hacen a su antojo... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Mientras se pase bien y se pueda tirar hacia delante, lo demás no importa. Da lo mismo el mes, el día, el año y la hora. Cuando uno está chungo es cuando las fechas se graban, así que lo mejor no saber en el día que estás.

    Besos Malque.

    ResponderEliminar
  21. no se por que tengo la manía de querer controlar todo, incluso, hago inferencias sobre lo bien que puede ser un dia dependiendo del pasado, mi vida es jugar, vivir, disfrutar cada minuto, no importa si es martes y el perro pasa puntual a las 10 am y orina la llanta de mi auto, o si es sábado y estallo de euforia por que mi equipo hizo un gol...

    Un abrazo Malque...

    ResponderEliminar
  22. Este texto me produce una sensación de desasosiego, pero por otro lado me encanta la poética que encierra. Un escrito que me llegó.
    Un beso grande, mi querida.
    HD

    ResponderEliminar
  23. creo que cada dia es importante, cada dia... hasta los lunes

    ResponderEliminar
  24. A veces siento que hay una epoca de mi vida que no entra en mi cronologia oficial, esos dias que ni se distiguen uno del otro, saludos.

    ResponderEliminar
  25. Aqui nos desorientamos con tantos feriados
    Abrazo

    ResponderEliminar
  26. Nadie es feliz, no, ni por decreto ni por amor. Y es cierto, nadie nace para nadie. En Semana Santa: "Dios, perdónalos porque no sben lo que hacen". (Ni lo que dicen). ¿Qué? Si Dios existe necesariamente existe Satanás. Aún hay esperanza... Beso.

    Salud.

    ResponderEliminar
  27. A cada día, le duerme un gato, sí.

    Besos, Malque.

    ResponderEliminar

Chiquita, de cabeza que cambia constantemente de color. De mirada triste con pestañas de burro. Vive donde puede haciendo lo que quiere. Todo se ve mejor desde un segundo plano.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje