sábado, 28 de marzo de 2015

Dos suertes y una esquizofrenia en reposo

Acusome padre de creer en fantasmas y dioses menores. 

No es para menos, los sucesos que han estado ocurriendo en mi casa en los últimos días son para salir huyendo pero como no tengo pa´ónde correr pus me calmo y como si nada pasara. (Las letras se mueven).

La cosa es así: 

Primero Barry oye voces pensando que soy yo. Nanay, no me culpen, yo estaba perdida en el tercer sueño. (Guarda la cordura para otros eventos circunstanciales)

 Luego: 

Oigo que alguien sale de la recámara deshabitada de Bruno. Pasos calmos llegan -¿Por qué digo llegan?- a las escaleras y comienzan a bajar. Solo dos escalones y se detienen. (Punto final. Hay fantasmas rondando las esquinas). 


Despuecito, otro día:

Natalia no sabe -es niña por dios- que en mi cabeza de esquizofrénica disoluta -ay no, eso se leyó muy feo. Mejor sin disoluta- los tambores retumban en las noches de sueños vulnerables al hastío, dejando sin dormir este cuerpo de amaneceres dudosos. (Es de día, el sol me lo restriega meticuloso en las pestañas).

 -¿Cómo has dormido mijita? 
-Bien abuela, pero los tambores no me dejaron dormir. 
-¿Eh? 
-Los tambores de tu cama, abuela, hacían mucho ruido. 
Mi hermosa niña oyó en sueños los tambores imaginarios de su abuela. Ella no sabe que los escucho y sin embargo... (Sustitos.com).

Peccata minuta.

Acúsome padre de creer que los espíritus fugitivos del descanso eterno que El Vecino Asesino expulsa de las mentes débiles que lo consultan, andan haciendo trastadas en mi casa. Mi mente tercermundista piensa en ello cada noche que la cabeza intenta descansar en la panza mullida de la almohada. ¿Qué está pasando? 

El domingo anterior -saliendo tempranito a buscarme la vida- encontré de frente y sin aviso al vecino asesino. Traía en los brazos -caminando como podía- el cuerpo cuasi sin fuerzas de la chamana. Bruja mayor, esposa del vecino quien funge como diosa omnipotente ante seres de poca fe que le rinden pleitesía en pagos bastante gordos. (Dime de qué sufres y te diré cuánto sale la consulta)

Así las cosas. 

Los entes expulsados visitan mi casa. Yo no creo en eso -creer deveritas deveritas, no- pero de que algo está pasando es más que seguro. Algo inexplicable que mi mente poblada de disertaciones halagüeñas se resiste a creer. (En mi casa habita un fantasma)

 'tonces,

Por aquello de las recochinas dudas, tengo en la entrada de mi casita una sábila poderosa ahuyentadora de malos presagios y fantasmitas extraviados. Falta ponerle moñito rojo pero se me perdona porque soy nueva en esto. 
Ignoro si hay otro escudo protector pero por vía de mientras con eso es suficiente. (Escápate de los fantasmas y en otro acaso, escápate de ti)

En corriendito:

Mucho me temo que a mi regreso a terapia, la señorita médica vestida cual Sherlock Holmes tendrá otra locura que atender.(Onomatopeya del alma, deshazte de mi antes de volverte loca). 

Acúsome de no guardar la cuaresma y de comer carnitas en época de crisis.
Polvitos que el viento trajo, no se posen en mi alma, no.
Primavera pasada por agua. Tardes de quimeras bajo el árbol de satín.

Fin.

Para soslayar el tiempo entretengámonos en conejitos encerrados en el armario. (Contemos hasta diez).

Acaso más...

Si alguien pregunta, digan que soy una historia inventada por mi. Mujer con mente de teflón, buscadora de amores tardíos con ojos limpios detrás de la mentira.
Seré salva.
No tendré encerrona con los locos en la casa de la risa sin chiste. (Eres una flor escondida entre los guijarros de la vida).

A-diós le pido.




No me mires con esos ojos porque te puedo decir que si.











25 comentarios:

  1. Vade Retro Malque!!!!
    Vade Retro!!!
    Jaajajajaja

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. No, no estás loca querida Malque, es que los espíritus existen, y algunos tocan violines y otros tambores, y por si te sirve de algo yo los vi dos veces y se que existen. Haz unas cruces con agua bendita por tu casa y que te dejen, se irán a otro sitio y os dejarán en paz. Prueba a poner un vaso con agua y sal debajo de la cama de la pequeña y otro debajo de la tuya, la sal se llevará lo negativo que haya. Verás como te dejan. Beesosss

    ResponderEliminar
  3. Visitandote , te dejo estos sentires:
    Busquemos algo positivo en cada día.
    Incluso si algunos días tenemos que buscar más arduamente que otros.
    .
    Buena Semana !!!!!

    ResponderEliminar
  4. Yo tuve un conejito lindo en mi coche y se comió unos cables que me costaron una plata, y no era un fantasma, que esos, en el supuesto negado de que existieran no podrían hacer daño al ser inmateriales y no tener dientes... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  5. Afloje con los hongos.... o llame a un exorcista. Salud!

    ResponderEliminar
  6. Ese humor de tu texto, pondrá esos fantasmas en fuga, Malque...Un abrazo y mi afecto. Carlos

    ResponderEliminar
  7. Ese humor de tu texto, pondrá esos fantasmas en fuga, Malque...Un abrazo y mi afecto. Carlos

    ResponderEliminar
  8. Esos fantasmas los echarán afuera, el buen humor de tus textos. Un abrazo y mi afecto. Carlos

    ResponderEliminar
  9. Joer... Qué bien me lo paso leyéndote, Malque!!! :D Tienes el sentido del humor hiperdesarrollado. GRACIASSSSSSSS por compartirlo con nosotros y hacernos pasar tan buenos ratos.

    :)

    Beso grande, reina de los hongos y de las risas.

    ResponderEliminar
  10. Madredelamorhermoso, nadie podrá decir que tu casa es aburrida. Y menos todavía que tú no lo cuentas bien y con sentido del humor.
    Besos, chamaca.

    ResponderEliminar
  11. Hola Flor de María, bueno lo más importante es llevarse bien con los espíritus inquilinos. Hace tiempo mi compi y yo los sentiamos. De momento andan tranquilos., A mí me dan más miedo los vivos.
    Saludos y abrazosssss

    ResponderEliminar
  12. ¡Ay amiga! ya sabes que no creo en ellos pero si te sirve de algo, mi abuela ponía una escoba detrás de la puerta cada noche, con el palo hacia abajo y los flecos hacia arriba y en el balcón tenía un ramo de olivo que precisamente iba a bendecir mañana por el día de ramos.
    Un abrazo afectuoso

    ResponderEliminar
  13. ¡ya quisiera escuchar música en mi casa cuando todos duermen y no hay ningún aparato musical prendido!
    lo que siempre escucho es un tronar de paredes sin orden ni concierto.

    besos.

    ResponderEliminar
  14. Y de lo que llego a captar mi entendimiento espero y puedas convivir tranquilamente con los nuevos inquilinos y con los que quedan por venir. Beso chocarrero.

    ResponderEliminar
  15. Madre mía¡ con el miedo que me den los fantasmas, y eso que no he visto ninguno, que si lo veo, jinco el poleo...( o sea, que me muero)
    En mi casa, por la noche , lo único que se oye, son los ronquidos de mi marido.
    Bss, bonita

    ResponderEliminar
  16. ay ay ay ¡Perdona Malque! pero lo de los tambores me ha mataooo!! jajjaja
    a comer carne .. que es muy protéica y aleja fantasmas

    Un beso bien grande

    que pases un domingo estupendo

    ResponderEliminar
  17. A veces pasan cosas raras que uno no sabe explicarse... y más con los vecinos que tienes. Un besote!!!

    ResponderEliminar
  18. Vaya que me ha dado miedito!!!!
    abrazos miles

    ResponderEliminar
  19. Eres la alegría del huerto me lo paso pipa leyéndote, gracias guapísima y no te preocupes tu eres nuestra alegria con fantasmas y sin ellos!!!
    Besos

    ResponderEliminar
  20. Tienes ingenio hasta para hablar de fantasmas.
    Yo he nacido en una tierra donde se cree en las meigas, yo no he visto a ninguna, pero dicen que haberlas sí que las hay.
    Cariños y buena semana.
    kasioles

    ResponderEliminar
  21. Si es o no es, nunca lo sabré, pero desde luego, contándolo como lo cuentas, Malque, vellitos de punta me has puesto, aunque por otro lado a mí estas historias me encantan y las cuentas con mucha gracia.

    Besos apretaos, querida Malque

    ResponderEliminar
  22. El que no ha escuchado cosas extrañas o pretende explicar lo inexplicable es que no sabe de que sortilegios nos envuelve la vida...que es un todo...de luz y de sombra...

    saludos!

    ResponderEliminar
  23. Algo buscaran, pero me temo que también andan perdidos.

    ResponderEliminar
  24. Vale.
    Pero yo necesito contar más de diez. Si pillo algún conejito de esos, ya te aviso.

    Y te hago ojitos... sólo para saber a qué me dirías que sí.
    :P

    Saludito y besito, Malque.

    ResponderEliminar

La dueña de este blog, una parkinsoniana medio reina medio bruja, prófuga de la cordura, fan sin estilo del poeta trashumante y amante sin suerte de Enrique, agradece la visita y comentarios los cuales serán respondidos cuando el modo off impere en su mente (el modo on lo ocupa para caminar enfundada en sus secretos, sin bastón ni artilugios mágicos). No desespere, tarde pero devuelve la visita (si es que no lo olvida antes de abandonar este sitio).
Dicho lo dicho tiene usted la palabra, comente bajo su propio riesgo.

la MaLquEridA

Musa de un Toro Salvaje

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Hey si de cuando en cuando nos preguntamos qué demonios hacemos aquí.